Censo
Últimos temas
» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/08/17, 10:22 am por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Busca y encuentra

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 03/09/09, 05:49 pm

En el capitulo anterior....

En un Bar, en algún punto cercano a una ciudad circundada por un valle llamado Mágico, pueden converger todo tipo de personas, todo tipo de acontecimientos y por supuesto, todo tipo de historias.

Es así como dos extraños se cruzan, por casualidad o por destino. Él, aburrido, sin nada mejor que hacer opta por una copa, ella parece estar huyendo de la monotonía aunque no sea eso lo que la lleva al bar. Como es de esperar, la curiosidad de encontrar una persona con una sola ala, despierta todo el interés de ella en el kamael, pero se encuentra acostumbrado a esa clase de miradas, aun cuando ella se pasa en su desfachatez al mirarlo. Antes que la situación se ponga incomoda, y cada uno con su bebida en frente, emprenden una conversación que pronto los lleva a una mesa para los dos. Se dan sus nombres, ella miente en el suyo porque no está ahí por socializar

A los ojos de alguien más es una charla de bar más, pero comentan sobre la vida, sobre sus pasados sin dar muchos detalles privados específicos ella, abriéndose de forma particular él ante una extraña, pero si compartiendo cada uno su forma de pensar, hasta tocar fibras más sensibles.

En el transcurso de la charla, entraron dos personas que captaron la atención de ella y cuando se retiraron se ofreció a ser de guía de por la ciudad de forma inmediata en un momento en que el toque de queda era un hecho. Al no tener nada mejor que hacer, intrigado por lo extraño de la situación y con deseos de conocer la ciudad y tal vez continuar con un jugo iniciado en el bar, él la sigue

Si embargo, el alcohol ya hacía de las suyas...


Busca y Encuentra


Cuando pensó que no podría ponerse más roja, tuvo el detalle de apartarle el cabello que estorbaba en sus ojos; el tiempo nuevamente se elongó para ella, por un momento, entre los dos, estaban haciendo que la situación se prestara para todo tipo de cosas para todo tipo de interpretaciones, al menos desde los ojos de ella, al punto que por poco baja la cabeza con todo y la mirada, pero aun así se mantuvo en firme. Era un muchacho lo mas de simpático y caballeroso. Sin embargo la noche seguía, los acontecimientos no daban espera y sabía que por mas que quisiera estar ahí, en tan particular compañía, tenía que moverse.

- Es cierto, pero por alguna razón siempre termino aquí. Lo cual es bueno, porque hasta la fecha a demostrado que se conoce a personas interesantes - sonrió con demasiada inocencia, en lo que se daba la vuelta rumbo a la salida.

- Vamos, pues - De la forma más cándida lo tomó de la mano y lo guió rumbo a la salida, empujando la puerta con la mano libre y dejando la mano de él en lo que cruzaba el umbral rumbo al aire frío de la noche, que en mezcla con el licor que tenía en la sangre, le hizo sacudir un poco la cabeza.

La noches estaba fresca, despejada, dejaba ver alguna estrellas, que de momento era opacadas por el farol a la entrada del bar. El cielo no tenía luna, cosa que ella agradeció, eso le facilitaría un trabajo que ya se había complicado al traer a Keli con ella. Pero no le importaba, aun pensaba que podía hacerlo sin que las cosas se cruzaran.

Avanzó un par de pasos extras hacia la noche, hacia el campo despejado que se abría frente al Bar de Hök y mientras lo hacía su mano soltó el botón que sostenía su capa. Mientras se deshacía de ella embutiéndola de mala manera en la bolsita de sus armas, se giró para mirar a Keli. De nuevo estaba sonrojada, esta vez no tenía que ver con la vergüenza, sino con el cambio de clima, con el roce del viento y por supuesto, con el alcohol.

Debajo de la capa llevaba el atuendo de siempre, en diferentes tonos de azul, ropa ajusta, casi toda en licra, que le permitía moverse con mucha mas facilidad. Para la niña el detalle que marcaba su figura, era insignificante y hasta algo de lo que no se había dado cuenta, después de todo, solo era un pantalón que venía desde su cadera hasta casi los tobillos por debajo de los botines y la trusa mallada que llevaba de todo eso no se veía siquiera, más que en sus brazos y eso porque sobresalía después de las mangas de su camiseta atada a la cintura y que también le llegaba un poco mas abajo de la cadera dando la idea de una pequeñísima faldita. En resumen un shinobi shōzoku muy a su estilo

Debido a que los tonos de azul eran oscuros en su mayoría, puestos contra la oscuridad de la noche alcanzaban verse negros, perfecto para sus labores. Por supuesto, no parecía estar armada

El giro, sin embargo, no había sido del todo para darle la cara a Kelisay, sino para detectar en que punto estaban y que ruta habían tomado sus blancos. A penas los vio, todo lo que tenía que hacer era pensar en como seguirlos desde ese punto sin perderlos y sin hacerse notar teniendo una compañía que no sabía nada de lo que estaban haciendo.

Aunque el problema inmediato no era ese, sino que, no más salir Keli unos pasos más allá de la puerta, esta se volvió a abrir con dos de los hombres que estaban en el bar, los cuales, los miraron de arriba abajo y sonrieron de forma que tal que de inmediato despertaron la desconfianza de la niña y apagaron su sonrisa.

- Quedan arrestados por violar el toque de queda - dijo toscamente uno de ellos

- Ah?? -
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 03/09/09, 06:27 pm

-Voy a tomar eso como que me consideras interesante -comentó con una sonrisa, la cual se transformó en una ligera mueca de confusión cuando la rubia lo tomó de la mano y tiró alegremente de él. -Te sigo -repitió con un muy ligero deje sarcástico.

La situación de ser llevado fuera del bar de turno “a rastras” por una mujer no le era nueva, muchas veces le había sucedido. Una joven fogosa por aquí, una camarera ofendida por allá…

El contexto, sin embargo, le era extraño. Todo el contexto. La charla, la pareja de extraños, la candidez de su acompañante… dicen los que saben que el gusto está en la variedad, o algo así.

Entre el vino, la chimenea del bar y el inevitable calor humano que se acumulaba en su interior, Keli había olvidado que la noche era más bien fría. Se apresuró a ponerse su capa en cuanto la joven le soltó la mano, pasándola por debajo del ala con la naturalidad que da la costumbre, cubriéndose más el lado derecho del cuerpo que el izquierdo. No era algo del todo práctico, pues dejaba a la vista su ballesta cargada e interrumpía un poco el movimiento del brazo derecho… pero la ropa de abrigo no se caracteriza por ser práctica, y toda una vida de frías noches en vela le habían enseñado a sobrellevar esos detalles.

Además, si había que pelear, siempre podía quitársela.

Mientras maniobraba con su ropa, observó algo extrañado (sensación que se estaba haciendo de lo más común) como Arale guardaba su propia capa en la minúscula bolsa de armas. Cosas más raras había visto, pero no por eso iba a cortarse en preguntar…

…si no hubiera sido porque se distrajo un poco. Claro, para ella podía no tener importancia que la ropa oriental que llevaba marcara su figura, pero para él, pues… era un detalle notorio.

Dos detalles, de hecho: Su figura y la forma en la que se lucía. Eso, sumado a las mejillas sonrojadas y la sonrisa cándida, pues… Arale se veía bien.
Se alejó un par de pasos de la entrada, acercándose a ella mientras una parte suya (la parte menos sobria) intentaba aun en vano entender la situación.

-Entonces… ¿a dónde vamos ahora?

-Quedan arrestados por violar el toque de queda. -La voz, ligeramente afectada por el alcohol, venía de la puerta del bar. Keli suspiró un tanto resignado, y se giró a ver a sus nuevos acompañantes.

-Asique toque de queda… no molesten. -Alcohol, compañía interesante y curiosidad se confabularon para que el kamael deseara sacudirse la interrupción lo antes posible. A un vago (a la vista) gesto suyo, una nube de oscuridad cayó sobre los guardias. Se volvió hacia su acompañante, y por tercera vez en la noche dijo con una sonrisa -Te sigo.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 04/09/09, 04:44 pm

La niña no reaccionó en lo más mínimo mas allá de lo que expresó. Siempre creyó que un toque de queda aplicaba para la ciudad en sí y no para todo espacio donde pudiera moverse. No tenía sentido que los arrestaran en ese momento, menos cuando estaban a punto de ir a por los espías que debía detener y para lo que aun no tenía una buena excusa para decirle a su nuevo amigo.

Estas fueron las razones por las cuales en un primer momento no reparó en la capa que se había puesto y en como esta dejaba al descubierto su particular ala, tampoco en la pregunta que le hizo, después de todo fue cortada por los guardias.

Para cuando quiso darse cuenta, Keli los había encarado y contrario a lo que había visto en el proceder de muchas personas no los agredió. Le agradó el detalle, mucho, tal vez demasiado, al punto de obtener de ella una sonrisa de aprobación.

Por supuesto, el que la tramara con su estrategia desvió todo pensamiento, o intento de este por ser, del hecho que había utilizado sombras. El entorno de los hombres era más oscuro, si ella no lo había hecho tendría que haber sido él. 

- Wow! - fue todo lo dijo, maravillada, y empezó a caminar como si nada de eso estuviera pasando, demasiado relajada para la situación, demasiado afectada por el alcohol en su sangre para darse cuenta de la gravedad de las cosas.

Por supuesto  los guardias retrocedieron y empezaron a decir a gritos toda clase de improperios, pero estaban confundidos como para atreverse a dar un paso al frente.

- La idea es ir a la ciudad y te propongo un juego para conocerla - propuso aun con su sonrisa y acelerando el paso no solo por su presa, si no también por la posibilidad de ser cumplida la amenaza de cárcel. Pero sus ojos también dieron de nuevo con el ala y como si fuera un deja vu, la observó con curiosidad, la misma que tenía cuando entró al bar y lo vio.

- Pero mira que es un juego muy extraño y medio tonto, eh? - Con un pésimo sigilo y disimulo, se cambió de costado al caminar con él, para quedar junto a su ala y con un dedo volvió a tocar una pluma aquí, una pluma allá sin dejar de caminar y por supuesto, sin mirar al frente.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 07/09/09, 01:28 pm

Que raro, el alcohol normalmente envalentona a los guardias a hacer algo más que lanzar insultos al aire… en la sobriedad, aquellos dos debían de ser unos verdaderos cobardes.

Como respuesta a la expresión de asombro de su acompañante, Keli le giñó el ojo y le sonrió, como burlándose de los soldados. Se acomodó un poco mejor el cuello de la capa, y se apresuró a alcanzarla.

Le agradó la naturalidad con la que la rubia se tomó el asunto. No perdió la sonrisa, no hizo ningún ademán a desenfundar sus armas. Nada, ni siquiera un leve cambio en su respiración. Era como si tuviera cosas más importantes que hacer que andar peleando con un par de soldados. Sencillamente siguió su camino, al parecer entrando en papel de guía turística…

Un juego. Otro juego. ¿Cuántos iban ya? Se pasó la mano por el pelo, y hasta sonrió al ver cómo la muchacha se quedaba mirando su ala. Arale había resultado ser lo suficientemente interesante como para aceptarle esa clase de… detalles.

-¿Una búsqueda del tesoro o algo así? -preguntó con un deje de sorna, aunque… bueno, si, su ala era llamativa. Sobre todo de noche, parecía brillar… algo de lo más molesto. Siempre tenía que preocuparse en oscurecerla por medios mágicos cuando quería pasar desapercibido, y…

-¿Son suaves? -preguntó con el mismo descaro con el cual ella tocaba sus plumas, aunque con un amago de sonrisa en el rostro y la mirada. Aprovechando que se encontraba distraída, estiró el brazo y le quitó la cola del pelo. Acto seguido, extendió el ala por completo, en sus casi tres metros de largo, y la agitó un par de veces para despeinarla con el viento.

Se puso el elástico a modo de pulsera y recogió su ala, todo esto sin alterar la expresión de su rostro.

-Me encantaría conocer la ciudad, y parece una buena noche para… jugar. ¿Qué tienes en mente?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 07/09/09, 08:17 pm

Búsqueda de tesoro. No podía imaginarse el kamael que tan cerca estaba de la verdad con esa pregunta, pero los términos en los que iba a proponerle las cosas a Keli distaban un poco. Si su atención no estuviera puesta en el ala, se habría turbado, pero no fue así en su lugar, siguió con su propuesta, sin dejar de juguetear con el ala.

- Nop, pero parecido. – lo dijo con una sonrisa de infantil picardía – si lo son – dijo aunando un tema con el otro sin tener problemas al pasar de un tópico al siguiente – no son como las de las aves, son más esponjosas, oye... oyee!!! – protesto, haciendo pucheros, en la medida en que le retiraba el elástico con el que se sujetaba el cabello, pero sin hacer ninguna acción que se lo impidiera en lo más mínimo, aunque si tensa por si le tiraba del pelo más de la cuenta, y protestando nuevamente cuando hizo crecer al viento. Pero para no dejarse, se dio la vuelta, caminado de espaldas en lo que él la batía, con esa sonrisa de inocente fascinación por lo que lo veía hacer.

Soltó una risita socarrona cuando él mencionó jugar, lo hizo por la forma en que lo dijo, se podía prestar para toda clase de mal interpretaciones y por poco se sonroja.

- Recuerdas a los hombres que salieron antes que nosotros? Que te parece si los seguimos aun dentro de la ciudad, miramos que hacen y tratamos que no nos vean, así iremos a donde van ellos y vas conociendo la ciudad sin tener una ruta preestablecida que pueda ser aburrida o predecible – de nuevo hablada con cierta rapidez que se cortó cuando por entre las plumas inferiores del ala se coló una flecha que por poco también la roza a ella, de inmediato otra flecha se perdió por encima de la cabeza de ellos.

- mmm creo que no eres bueno intimidando soldados – en su tono aun se notaba un poco el efecto del licor, pero al decirlo ya no había sonrisa.

Los guardas que habían quedado atrás, les apuntaban con sus arcos, con muy mala puntería debido al alcohol, pero uno de ellos se acercaba con espada en mano
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 08/09/09, 05:57 pm

-No, mis plumas no son como las de las aves. ¿Cazas pájaros muy seguido, Arale? -acomodó la cola de pelo en su muñeca, y sonrió. ¿Intentaría la joven recuperarla? Estuvo a punto de preguntarle si quería saber hasta dónde llegaban las dichosas plumas, pero ella cambió de tema y él no quiso forzar las cosas.

Seguir a la pareja feliz… la rubia ocultaba algo, eso era seguro. Y el hecho de que hablara tan rápido aumentaba esa certeza. Pero pasear sin rumbo fijo y sin que ella tuviera que hacer de guía sonaba interesante, sobre todo porque les permitiría concentrar su atención en otros temas.

Como rastrear.

Bueno, era algo fuera de lo común, y eso ya lo hacía “interesante”, valga la rebuscada redundancia. Además, quizá cuando los alcanzaran descubriría para qué los seguían.

-Suena bien. ¿Alguna idea de por dónde se fueron? -la situación no daba como para ponerse a olfatear el aire, pero si no quedaba alternativa lo haría. -Auch… eso dolió. Y no me refiero al ala… -sino al comentario de la joven.

El virote mal apuntado lo había rozado, arrancando un par de plumas, algo no muy doloroso pero siempre molesto. ¿Por qué todos asumían que su maldita ala era alguna clase de punto débil? Se volteó a encarar a los soldados mal intimidados, sólo para descubrir que si le habían atinado era de pura suerte.

Manoteó con desdén su ballesta y apuntó directo a la cabeza de uno de ellos. Pero la vista se le nublaba por instantes, y no lograba asegurar el blanco.

-¿Los matamos y ya? -preguntó en tono de broma, más que nada para hacer tiempo y apuntar mejor.

No, derramar (mucha) sangre no era la mejor forma de iniciar una salida. Ni de continuarla. A menos que la compañía fuera muy peculiar… para bien o para mal, Kelisay conocía a ese tipo de personas y Arale no parecía una de esas.

Cambió el blanco hacia el brazo derecho del soldado que empuñaba la ballesta y disparó, haciéndole un feo corte en el antebrazo. Mientras tanto, el otro desenfundó la espada y cargó hacia él sin mucha ceremonia.

No estaban tan borrachos…
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 08/09/09, 06:31 pm

- Nooop, yo no cazo – confesó sin mayores explicaciones al por qué no lo hacía, más bien atenta a lo que hacía con su cola y reprimiendo con mucho éxito una expresión de congoja por creer su coleta perdida; en su lugar lo miró a los ojos y respondió a su sonrisa sacándole la lengua. Ya buscaría el momento para recuperarla.

- Creo que van esa dirección – dijo señalando hacía donde las sombras alargadas por la luz de la luna se movían, sin dejar ver el objeto que las proyectaba – o son ellos o es una criatura salvaje y peligrosa – sonrió de oreja a oreja. Esa alternativa no dejaba de parecerle la mas probable debido al imán que tenía para atraer esa clase de criaturas.

Se sintió un poco mal por haber herido su orgullo con su comentario, pero el darse cuenta que para ella era gracioso disipó todo sentimiento de culpa

- Por qué?? Si es cierto. Mira – señaló aun cuando él ya, no solo había volteado a mirar, sino que apuntaba con su ballesta. La facilidad con la que lo hizo impresionó un poco a la niña que recuperó esa sonrisa tonta de persona ligeramente bebida.

Soltó una risita estúpida ante su pregunta, creyendo, totalmente convencida, que lo decía de broma, cuando se soltó el virote, los ojos de la niña se abrieron de par en par, alarmada por lo que acababa de hacer.

- NO!!!! – chilló, mas que gritó, dejando que el sonido se extendiera en la planicie en la que estaba el bar. Por impulso y no por sabiduría, sobre todo porque ya era tarde y la saeta estaba impactando en el brazo del soldado, empujó el brazo de Keli desviando aun más el blanco

Miraba angustiada el resultado de todo, el como se acercaba el otro mientras el compañero se sujetaba el brazo. No podía dejar que entraran en combate, no si no quería que alguien muriera cerca a ella.

- Te puedes quedar con mi elástico – dijo regresando a un tema que no tenía ya nada que ver con el nuevo contexto, menos con un hombre que se les acercaba espada en mano – pero no se la puedes obsequiar a ninguna mujer, ni a nadie, ni te la puedes – casi que de la nada le salieron dos kunai a la niña que lanzó de forma inmediata contra el hombre que los atacaba – dejar robar – sin fijarse del todo en donde habían dado sus armas, encaró a Keli frunciendo el ceño para que viera que hablaba muy en serio – y deja de tratar de matar a la gente!! – lo regañó - y – apretó los labios aun con esa mezcla de nervios e ira – y… y… - no encontraba como decirlo.

Aunque en apariencia ambas armas se dirigían de forma mortal hacia el soldado, una de estas se clavó en su pierna, haciéndolo poner la rodilla en el piso, y el otro, se clavó justo al pie de su bota frente a él, a modo de advertencia. Desde afuera, el tiro había sido perfecto, desde su punto de vista había fallado, no debía darle de lleno en la pierna, solo rozarlo para asustarlo. Sin embargo el alcohol había hecho de las suyas con su puntería.

- Vámonos ya – lo sujetó de la muñeca sin esperar respuesta y lo haló de prisa en dirección a la ciudad para seguir a los espías. Por supuesto, tanto escándalo, atrajo la atención de quienes estaban dentro del bar y pronto, hubo más gente, fuera que dentro.
- Alto ahí!! –
- Ninnngún alshto – dijo otro que parecía estar más ebrio
- Arréstenlos a todos – gritó otro soldado
- Arresta a tu madre!! – contestó un cuarto y le dio un puño, empezando una pelea entre todos los que habían salido del bar, soldados, comunes, mercenarios, viajeros, aunque algunos guardias no perdieron de vista que aquellos dos de ojos rojos, empezaron todo y querían irse.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 15/09/09, 08:28 pm

-¿“No”?

Se tambaleó un poco por el empujón que le propinó la joven, y se vio obligado a extender y girar ligeramente su ala para mantener el equilibrio.

-¿“No”? -La encaró con una ceja ligeramente levantada, mientras volvía a colgar la ballesta de su cinturón. -¿Por quién me tomas? Pero si no iba a…

Se vio interrumpido por una perorata sobre un elástico, y entre el alcohol, los soldados y lo lisa y llanamente bizarro de la situación, no logró articular palabra. Claro, intentó decir algo un par de veces, pero Arale no dejó de hablar ni para lanzar sus… ¿qué demonios eran esas cosas? ¿Cuchillos, dagas…? Finalmente, optó por lo práctico y puso sus dedos índice y medio sobre los labios de la rubia para que guardara silencio, aunque fuera por un segundo.

-…y juro solemnemente guardar el elástico con mi vida -dijo con un tono apenas más sarcástico que el de costumbre -pero sólo si nos vamos ahora. No planeaba matarlos, pero si nos quedamos no habrá muchas alternativas…

…pero ella se le adelantó, tomando la muñeca de la mano que le mantenía la boca cerrada y rompiendo el infalible sello de silencio que tanto trabajo le había costado crear. Se dejó llevar (o más bien arrastrar) por la rubia, mientras que por su embotada mente cruzaba la idea de intentar cargar la ballesta con su única mano libre.

Mientras tanto, los clientes del bar que salieron a ver qué causaba el escándalo acabaron por superar en número a los soldados, quienes tuvieron que dejar de lado la persecución de la pareja que intentaba seguir a la otra pareja, al menos de momento.

-¿…y a dónde vamos? -preguntó, tras una carrera por entre calles y callejones por lo que esperaba (y dudaba seriamente) era el camino que había tomado el par de extraños. -Arale, espera.

Se detuvo y la tomó por la mano para que hiciera lo mismo. Aguzó el oído un momento, para comprobar si los guardias los habían seguido o no, pero aparentemente no habían podido.

-¿Tienes alguna idea de a dónde pudieron ir aquellos dos?

El aire fresco y la adrenalina estaban disipando los efectos del alcohol, algo que agradecer.

De hecho, llegó a tener la suficiente lucidez como para notar que estaba tomando a Arale de la mano.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 15/09/09, 08:50 pm

El que le costara callarse no quería decir que dejara de escuchar las cosas que se le trataban de decir, mucho menos que pasara por alto las frases inconclusas que se expresaban y cortaban cuando ella iniciaba y parecía no terminar.

Se había equivocado en su apreciación y así se lo había hecho ver él; una parte de ella se sintió avergonzada por haber prejuzgado, por haber tomado de forma literal lo que había sido solo una broma, pero lo que no se dio cuenta fue que otra parte de ella se llenó de júbilo por su error, por dar con una persona que, aunque no parecía la típica alma caritativa que es todo bondad, dulzura y justicia, si respetaba la vida de otros, de un posible enemigo y de un problema potencial que sin duda les pisaría los talones.

Para la niña era toda una novedad estar con alguien que contemplaba la situación con cabeza fría y no se iba por ninguno de los dos extremos, neutralizar sin matar para salir del problema o cortar con todo matando ya fuera en el acto o a quien se interpusiera. Keli se lo estaba explicando: va a tocar si no queda alternativa. No era parte de sus opciones, no parecía estar en sus planes inmediatos. Tres simples frases y se hizo acreedor a un altísimo concepto en el inconciente de la niña.

Un lugar donde siempre estaría sin que ella lo notara, algo que le daría respaldo y validez a las cosas que el dijera y la confianza que se acababa de ganar de su parte. Pero era eso, el inconciente.

En el conciente y la realidad pasaba algo totalmente diferente. Lo miraba a los ojos, perpleja, con los suyos un poco abiertos por la sorpresa y sobre todo sonrojada. Efectivamente la había callado. Pero la forma en que lo había hecho también la había cohibido. Con los dedos en sus labios, el mundo se había detenido y toda la sangre se había ido a su cara. No solo había callado su perorata, si no su flujo de pensamiento.

Fue incapaz de retirarle la vista de encima, parpadeó un par de veces y luego asintió con la cabeza a lo que le decía y su cuerpo, antes que pensara en cosas que no era oportunas, se puso en movimiento iniciando por la lengua.

Los soldados y la pequeña reyerta que se había iniciado quedaron atrás. Su objetivo, permanecía adelante, sacándoles ventaja. De esto modo, alcanzar la ciudad fue sencillo, sus calles oscuras apenas iluminadas por farolitos aquí y ala les dieron una muda bienvenida. Se veía tenebrosa, una de esas noches sombrías en las que la imaginación juega muy malas pasadas y toman de ejemplo para asustar a los niños que no quieren hacer caso… una noche en una ciudad que no parecía necesitar del toque de queda para que callejones estuvieran solitarios.

Lo que no era impedimento para seguir adelante. Los había visto entrar por un punto especifico y a partir de ahí los había perdido de vista, por lo que la carrera al interior de la ciudad fue bastante descuidada hasta que estuvieron tan adentro que ya no se distinguía el límite de la misma, solo entonces recordó eso de ser precavida, en parte por Keli.

No respondió a la pregunta que le hiciera, pero cuando pidió esperar sí se detuvo, alerta por si había dejado pasar algo, eso, según ella, por que la verdad sea dicha se detuvo porque él la retuvo, porque hubo un cambio de manos, ya no lo sostenía ella a él, sino él a ella. Se volvió para mirarlo pasando por alto ese pequeño estremecimiento que nacía de su mano y moría en la columna… o era en el estomago? … primero miró las manos juntas, luego lo hizo a los ojos aunque le costaba enfocar.

- Eso creo – sonrió confiada. Si tenia idea, mas que a ellos estaba siguiendo sus sombras. Bajó la voz para seguir hablando – no conozco todos los recovecos de la ciudad, pero si ciertos puntos ne… - cerró los ojos e hizo un esfuerzo – neurálgicos – palabra copiada de su hermano – que funcionan del mismo modo en el día y en la noche. Si yo quisiera perder a alguien, trataría de llegar a ellos, porque desde ahí se puede desviar hacía cualquier zona de la ciudad más fácil, más directo – volvió a sonreír, pero la confianza en su sonrisa se iba perdiendo para volverse otra vez tonta, de una persona afectada por los tragos. Sin duda, no estaba acostumbrada a beber.

Volvió a mirar sus manos y en medio de su estado atontado, la sonrisa se volvió cálida. Haló, no para soltarse, sino para invitarlo a continuar.

Con cuidado se acercó hasta la esquina de esa cuadra, sacó uno de sus kunai y lo usó como espejo para revisar. Parecía estar despejado. Bajó el arma y tomó todo el impulso que pudo para correr calle arriba, pero antes de dar el segundo paso se giró de forma brusca e intempestiva para mirar a Keli con una expresión de preocupación muy marcada

- No vayas a poner en riesgo tu vida por una moñita, por favor – pidió con suavidad, bajando la vista y llevándose el pelo detrás de la oreja, antes de volver a darse la vuelta y volver a tomar impulso de forma visible, pero antes de dar el primer paso se volvió nuevamente, abrió la boca para decir algo, pero de inmediato se arrepintió y ahora si, corrió calle arriba.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 03/10/09, 08:20 pm

Las noches sin luna eran perfectas para esa clase de “paseos”. Los pocos faroles que había encendidos (o que quedaban encendidos) estiraban las sombras de formas exageradas, logrando que un descuido te hiciera visible a calles de distancia. Además, su luz ocultaba la gran mayoría de las estrellas, dando la impresión de que estaba nublado y ayudando a crear el… ambiente.

Más allá del toque de queda, las calles se mantenían desiertas, quizá por ese irracional miedo a la oscuridad aplicable a todos aquellos que podían dormir e intentaban hacerlo mientras durara la noche.

Lo cual hacía de aquel un momento aún más silencioso.

Pero Keli, habiendo vivido toda una vida de noches, daba estos detalles, estas diferencias con el día, como algo demasiado natural como para ser notado. Eran cosas grabadas en su subconsciente, así como todo el mundo evita mirar directo al sol o asocia las nubes grises con la lluvia.

Lo que sí notaba gracias a su fino oído, era el remarcado sigilo de Arale. Él hacía lo posible por moverse en silencio, y la verdad sea dicha, lo lograba bastante bien. Pero se notaba a la legua que la rubia había sido entrenada para aquello, y que él no.

Era todo en ella. La ropa ajustada que tan bien sabía lucir, su pequeño bolsa (aparentemente sin fondo), incluso su pelo ahora suelto… todo parecía llevar una fluidez, una armonía cuidadosamente estudiada para, bueno, para no hacer ruido.

En esta excusa para observar su figura se ocupaba el segundo plano de sus pensamientos, mientras escuchaba lo que la rubia le decía sobre la ciudad y el posible destino de la pareja.

-Y supongo que sabes cómo llegar al punto neurálgico -interesante forma de llamarlos -más cercano. -No esperaba una confirmación, simplemente se le escapó pensar en voz alta. Al menos se le escapó la parte más “presentable” de sus pensamientos.

Momento… ¿eso era una sonrisa? ¡Por fin, algo mínimamente comprensible en el comportamiento de Arale! No es que no sonriera nunca, de hecho era lo que más había estado haciendo desde que la conoció. Pero era la primera vez que sonreía así… Aunque tampoco estaba seguro de cómo era “así”.

De todas formas, era algo y no se iba a quejar. Dejó que la rubia tirara de él, y medio sonrió al ver el uso que le daba a ese extraño cuchillo suyo. Aprovechó ese momento para quitarse la capa, y para preguntarse para qué se la había puesto en primer lugar.

Cierto, al salir del bar habría esperado cualquier cosa menos una persecución de ese calibre.

Al notar que ella se preparaba para correr, asumió que el camino estaba libre y se dispuso a hacer lo mismo. Fue por eso que casi se la lleva por delante cuando ella se volteó tan repentinamente, y aunque sus ya no tan embotados reflejos evitaron el choque, tuvo que dar un paso al frente para no perder el equilibrio.

¿Mo… ñita? ¿Poner en riesgo su vida?

Primero el ángel de alas chamuscadas y la elfa pintarrajeada. Ahora esto. ¿Qué tenía él con las locas extrañas, o como prefieren ser llamadas algunas, excéntricas? ¿Es que no había un punto intermedio entre lo deprimentemente normal y lo peligrosamente extraño?

Bueno, él se las buscaba. Y no podía decir que la estuviera pasando mal, en absoluto. ¿De qué se quejaba?

Al girarse la rubia por segunda vez, Keli atinó a desandar el medio paso en carrera que había comenzado. Supuso que Arale iba a añadir algo más, aunque a decir verdad no tenía idea de qué podría ser. Quizá esperaba una respuesta de su parte, respuesta que no había dado por pensar que iba a quedar dirigida al espacio vacío que ocupara la joven.

No había llegado a juntar aire para decirle que no se preocupara por él, que sabía cuidarse y que era un niño grande, cuando ella ya había echado a correr.



¿Para qué molestarse? Cargó su ballesta, y corrió detrás de ella.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 03/10/09, 08:29 pm

No solo Dulfary y Kelisay se movían de forma sigilosa por entre las calles. Efectivamente los faroles que estaban encendidos tenían un propósito y por eso eran aquellos que mejores sombras ofrecías, delatando a quienes transitaban por esa zona de la ciudad. De esta forma habían sido vistos no mas ingresaron y ahora estaban siendo seguidos a distancia prudencial.

El asunto con los faroles era que no solo delataban a los infractores del toque de queda, si no a los soldados que tuvieran la precaución de moverse de tal forma que sus sombras no se proyectaran, como era el caso de los que los seguían. Solo que cuando Dulfary se giró por segunda vez, no lo notó.

- Claro – dijo cuando el parafraseaba su punto sobre ciertos hitos de la ciudad; lo dijo con cierta actitud sobrada tan solo porque para ella era obvio que si hablaba de eso era por algo – y ahora lo vas a saber tu para que aprendas a ubicarte – el complemento de su oración llego varias calles adelante, donde levantó la vista al cielo y se detuvo a mitad de cuadra.

Lo había estado llevando por diferentes recovecos, una ruta un tanto anormal aun para estar persiguiendo a dos extraños; alguien paranoico podría pensar que lo estaba llevando a una trampa, aislándolo en un lugar donde poder aprovecharse de él, que seguro tenía cómplices, los mismos que supuestamente estaban siguiendo. Pero, la niña no le estaba tendiendo ninguna trampa y de hecho estaba cumpliendo con su oferta, le estaba mostrando la ciudad, sin que fuera el típico recorrido turístico de “allá, a tu derecha, se alza la estatua del Carpintero, famosa porque se dice que sus maderos… “.

Si acaso era cierto que le estaba tendiendo una trampa, parecía estar un poco desubicada de su plan original, ya que miraba en todas las direcciones, con expresión seria, evaluando, especialmente los muros. Si seguían por las calles los iban a perder.

En su análisis visual se detuvo en él, mirando su ala y al hacerlo se volvió a dispersar, se acercó un paso hasta él preguntándose nuevamente que se sentiría tocarla o que el ala la tocara a ella, miró el espacio vacío del lado izquierdo, debería ser raro un abrazo de su parte, pero luego lo miró a él

- Le tienes miedo a las alturas? – preguntó sin tacto alguno.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 07/10/09, 08:43 pm

Le mantuvo el paso sin demasiados problemas. Sin notar, al igual que ella, que de nuevo estaban siendo seguidos. Y sobre todo, con una divertida sonrisa en el rostros.

A pesar de haberle ocultado el verdadero motivo por el cual estaba siguiendo a la pareja (sí, lo sabía) la rubia había mantenido su promesa de darle una visita atípica a la ciudad. Y aunque no tuviera interés alguno en darle uso a esa clase de conocimientos sobre las calles y los callejones, debía admitir que era la clase de cosas que nunca están de más saber. Y sobre todo, que resultaban entretenidas de aprender.

La sobrades en el tono de Arale le dio igual, después de todo él era sarcástico por defecto y a nadie parecía molestarle. O al menos nadie se lo había dicho hasta ahora.

-Siempre es bueno saberlo -comentó más para sí mismo que para ella.

Y no, la idea de una trampa no se le pasó por la cabeza. Simplemente asumió que buscaba el rastro de la pareja, el cual Keli daba por perdido desde hacía ya un tiempo. Por eso la miró extrañado cuando se detuvo, y enarcó una ceja al ver que contemplaba (de nuevo) el espacio vacío donde uno esperaría ver su otra ala, distrayéndolo de la visión de la chica a penas agitada y ligeramente sonrojada que tenía en frente. ¿No habían aclarado ya el detalle de que sólo tenía un ala?

Quizá quitarle el elástico no había alcanzado para enseñarle la lección. Y el callejón era demasiado estrecho como para despeinarla con otra ráfaga de viento. Otra idea era quitarle el cinturón de… esa ropa extraña que usaba. ¿Acaso lo había llevado hasta un callejón para eso? No, a estas alturas el kamael estaba bastante seguro que no era de esa clase de chicas.

¿Miedo a las…

-…alturas? -siguió más o menos el mismo recorrido que había hecho ella con la vista, por las paredes y los tejados, y por fin comprendió. -¿Me vas a llevar por los techos?

Otro punto por originalidad. Hubiera preferido dejar la analogía de los juegos, básicamente porque si se ponía a analizarlo… tenía la vaga sensación de ir perdiendo. Pero era una costumbre muy difícil de dejar de lado, sobre todo en ocasiones como esa.

-No, supongo que tiene algo que ver con nuestra herencia -el asco con el que pronunció esta última palabra fue totalmente inconsciente -pero nunca escuché de un kamael con miedo a las alturas. -Volvió a levantar la vista hacia los techos. Tenía una vaga idea de cómo subir, pero iba a dejar que ella siguiera en su papel de guía. -Pero antes… ¿por qué los estamos siguiendo, Arale?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 07/10/09, 08:58 pm

Sonrió de oreja a oreja. Había captado la idea. En su fuero interno no creía que fuera tan obvio y lo vio como algo grandioso que se supiera anticipar a sus planes de esa forma.

- Exacto, ir por los techos, tendremos mejor vista y los seguiremos mas fácil -


Por un momento, con su tono, por la forma en que se refirió a su herencia se dio cuenta que se había equivocado en la forma de preguntar, pero no pediría disculpas, no en ese momento en que le tiempo apremiaba. Y de cierta forma había obtenido su respuesta.

Por otro lado, si el desatestaba su herencia, no era culpa de ella, aunque si lo fueran sus comentarios para recordárselo por mas que fueran sin querer. Y tampoco debía ponerse tan sensible. Por supuesto, si fuera un comentario incomodo contra ella, sin duda su sensibilidad si saldría flote y haría un gran escándalo o tendría alguna reacción bastante infantil.

- Yo nunca escuché de un kazekage al que lo odien las sombras y mírame – soltó una risa nerviosa, que ganó confianza y se rió con ganas de su propio chiste. Una risa corta y poco estridente, que terminó en que ladeara la cabeza.

- Perfecto, entonces vamos – giró en redondo buscando los puntos de apoyo por los cuales subiría, cuando él preguntó lo que ella no quería preguntara. Se tardó un poco en volverse y sobre todo en responder.

Sus ojos brincaban de un punto a otro en el callejón, pero ya no era buscando los puntos de apoyo, sino buscando una respuesta creíble que no estuviera relacionada con la verdad, pero sabía, muy dentro de ella y por encima de su nivel de alcoholemia, que la versión original de: una practica simple para moverse por la ciudad, ya no era creíble o que tal vez nunca lo había sido y aun así él le había seguido el juego.

Lo miró de nuevo, a los ojos, guardando silencio de forma prolongada, no sabía como responder a eso, sin admitir de forma abierta su mentira inicial, pero en su mirada estaba la duda del por qué le preguntaba eso; desvió la mirada a otro sitio. Como fuera, sabía que no podía decirle la verdad y sin duda le sabía muy mal el tener que mentirle cuando él había sido tan sincero con ella.

Pasó saliva y sin voltearse a mirarlo empezó a responder.

- Porque por la ruta que traían, parecían venir a la ciudad y no sabemos su ruta, así conoces la ciudad y… - apretó los ojos aun buscando como darle fuerza a lo que le estaba diciendo. Y nada. No era justo mentirle. Meterlo en lo que podría ser un gran problema si algo salía mal, a ciegas o peor aun, engañado.

No se detuvo a pensar en porque no podía hacerlo. A pensar en esas razones que por una vez, por extraño que fuera, estaban más allá de lo que consideraba era correcto o no; era como si hubiera algo más, algo que le incumbía solo a la persona que tenía a su espalda.

El silencio fue demasiado largo para que él pudiera hacer sus conjeturas, cuales fueran.

Suspiró y bajó la vista sin mirarlo. Sí había una razón y no podía darla. Había sido muy egoísta de su parte arrastrarlo, debió haberse desecho de él, pero… por la misma razón que no podía continuar con la mentira hacia él, tampoco quiso dejar las cosas en ese punto en el bar. Y ninguna de las dos las reconocía, de ninguna de las dos se había dado cuenta de forma consciente.

- esa es la razón por la que tu los sigues… - dijo despacio – tengo que darte la mía? – preguntó en un susurro.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 31/10/09, 03:44 pm

La imagen mental de una persecución sobre los tejados de una ciudad desconocida en una noche sin luna se le hizo… llamativa. Que no le tuviera miedo a las alturas no quitaba que le tuviera respeto al detalle de separarse peligrosamente del suelo, al fin y al cabo que sus ancestros pudieran volar no significaba nada para él. Pero siempre y cuando pudiera soportar la caída, no le importaba demasiado.

En alguna parte de su mente, sabía que aquella línea de pensamiento oscilaba entre lo errático y lo contradictorio, pero no le prestó demasiada atención. El alcohol seguía haciendo su efecto, después de todo.

-¿Pasas mucho tiempo en los tejados? -preguntó con distraída curiosidad, tras lo cual frunció levemente el ceño sin comprender del todo. -¿Kazekage?

No entendió ni la palabra ni la alusión a las sombras, asique no pudo compartir la risa de la rubia. Una verdadera pena. Pero ahora que estaba seguro del camino a seguir, tenía una idea relativamente clara de cómo subiría. Un ladrillo salido por ahí, un salto hasta aquella especie de balcón… no era complicado.

Y… ¿había dicho algo malo? Aparentemente. Le mantuvo la mirada con tranquilidad, sinceramente confundido por la reacción de Arale. Y esperó con paciencia su respuesta, sin presionarla, aprovechando el momento en que se volteó para volver a recorrer mental y visualmente su camino hacia el techo.

Eso que dijo la rubia… era mentira. Él lo sabía, ella lo sabía, y estaba bastante seguro de que ella sabía que él lo sabía. Pero al igual que antes, no era quién para exigirle una respuesta a nadie. Tan sólo enarcó la ceja, dispuesto a dejar el tema. Ya saciaría su curiosidad… o quizá no.

Bueno, ella siguió hablando, y parecía mucho más conflictuada de lo esperado. ¿Tan necesario era guardar sus motivos en secreto? ¿Tanto le costaba mentirle a la gente? Suspiró, cada vez más confundido por Arale.

-No, no tienes que hacerlo. -Con toda naturalidad, le puso una mano en el hombro y dejó que ésta se deslizara por su brazo. -Pero si quieres hacerlo, no me voy a ofender. -Su mano llegó hasta la de ella, pero no la tomó. Siguió camino hasta soltarla, y desvió la vista a la pared por la que pensaba trepar. -¿Yo primero?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 31/10/09, 04:43 pm

Pasar mucho tiempo en los tejados. Si supiera qué tanto. A veces pensaba que era limpiadora de chimeneas de tanto estar por las partes altas de la ciudad. Pero sin duda era una muy buena forma de desplazarse, sin retrasos, sin llamar mucho la atención.

- Es divertido, en especial cuando no quieres toparte con mucha gente – sonrió con cierta malicia y de inmediato agregó frunciendo el ceño sin entender tampoco a que refería cuando preguntó por su gente – qué es eso? – desvió la conversación con lo demás que se dijo y sucedió.

Era un alivio el que no tuviera que contarle y haberle reconocido que le ocultaba la verdad. Parte de esa confianza y serenidad de ella volvió. Ahora si evaluaba del todo como subir. Apoyarse en esa pared, luego con ese apoyo pasar a esa pared y de ahí a… un escalofrío la recorrió desde el a nuca y se volvió a tensar cuando le puso la mano en el hombro y le recorrió el brazo. Su cabeza giró a mirarlo, a la cara, aunque no la viera, sorprendida. El roce de sus manos fue cuando menos, extraño. Puso de nuevo la vista en un punto perdido en el infinito. Sopesó el asunto. Y tomó una decisión. Tendría que decirle en algún momento, pero no sería en ese.

- Adelante – tenía curiosidad en ver como subiría. Lo siguió y aguardó a que subiera.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 31/10/09, 04:47 pm

-Aun no me dices qué es un kazekage -comentó distraídamente, dejando casi en el olvido el porqué de la persecución.

Recorrió una última vez el camino a seguir con la vista, y tras ajustar mejor la correa de su espada, se puso a ello. Primero hizo pie en el ladrillo suelto, usándolo de escalón para saltar al balcón cercano. Se colgó, balanceó y trepó con bastante soltura, tras lo cual se permitió unos instantes para mirar a su alrededor. Lo siguiente era subirse a la baranda del balcón y de ahí saltar al tejado, nada muy complicado…

Le dedicó una sonrisa a Arale desde allí arriba, pensando que la escena típica era al revés, y se dispuso a dar el último salto. Pero antes, una de las macetas le llamó la atención. ¿Claveles? Bueno, el dueño de casa no extrañaría uno… segundos después, Keli estaba sosteniendo un clavel blanco entre sus dientes mientras se trepaba al tejado desde el balcón.

-Ya estoy listo -canturreó una vez arriba, sentado con las piernas cruzadas mientras hacía girar la flor entre sus dedos y contemplaba el paisaje. ¿Por dónde iría a trepar ella?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 31/10/09, 04:55 pm

- No? – preguntó en un punto medio entre el sarcasmo y la ironía, pero sin el animo de ser ofensiva. Había logrado en parte su objetivo, no tener que contarle las razones que tenía ella para seguirlos, pero había resultado en algo peor, tener que hablar de su gente con la misma confianza con la que él había hablado de los suyos, con la diferencia que ella no los detestaba en lo más mínimo, de hecho los envidiaba y admiraba. Iba a ser complicado. Tendría que contarle. Por encima, como hacía con todo el mundo. Con su ropa incluso lo podría reducir a su mínima expresión, es decir, a que eran un clan ninja. No estaría muy lejos de la verdad pero tampoco estaría revelando nada. Como fuera, de nuevo sonreía, con picardía, sin preocupaciones mayores por el mundo.

Su plan a seguir consistía en… qué pasaba si empezaba a correr por la ciudad ahora que él estaba de espaldas subiendo al techo? Enarcó una ceja mirando su destreza al escalar con ayuda de los objetos del entorno. Por qué tendría que correr de él? Por no responder preguntas? O precisamente por eso? Porque realmente quería responder a sus preguntas y ser sincera con él? Por que lo sería.

O le huía a algo más? Lo miró fijamente desde el piso un poco extrañada tratando de entenderse a si misma. Pero para las sombras que la seguían las cosas parecían un tanto más distintas, incluso mucho, mucho mas bizarras, las cuales no se disiparon ni con las sonrisas que se dedicaron mutuamente, ni menos cuando la muchacha, se llevó una mano al pecho y se inclinó un poco hacia delante en una extraña reverencia hacía el hombre del balcón.

La niña estaba jugando y se portaba como el galante caballero que cortejaba a su dama en el balcón del castillo. El juego duró muy poco, tenían prisa.

Su plan de escalada consistía en valerse de los muros por parte y parte saltando de uno a otro usando el impulso y el rebote como medio de ascenso… Pero también podía hacer las cosas como las estaba haciendo él: mucho más sencillo.

Retrocedió un poco en la calle y corrió tomando impulso, saltó y apoyó ligeramente el pie en el ladrillo y de ahí, con la fuerza del salto y el refuerzo se sujetó del balcón; la fuerza que imprimió en los brazos al alcanzarlo le bastó para hacer una voltereta un tanto incomoda y caer dentro del balcón. Claro que perdió pie y resbaló dentro de él cayendo de cola por un momento al piso. Lo atribuyó a la humedad de la noche y sin darse tiempo a la autocompasión se levantó y se posicionó en cuclillas en el barandal y de ahí al techo. Solo que cuando pisó el borde del tejado, el pie volvió a patinar. Solo fue uno, pero bastó para que toda ella se fuera abajo.

Su expresión de sorpresa y susto no tuvo precio. La sensación de vacio casi la hace gritar, pero sus manos fueron un poco mas agiles que sus pies y se sostuvo del borde antes de caer al callejón. Solo que una de las tejas, esa misma donde había afirmado el pie y fallado, se desprendió cayendo. Soltó la mano de inmediato y la agarró en plena caída. Lo último que podía permitir era que se estrellara y delatara que había intrusos en la ciudad.

Estaba muy nerviosa, el corazón le latía aceleradamente, tenía los ojos cerrados con fuerza tratando de resistir su propio peso con una sola mano y ya casi se veía cayendo ella, en lugar de la teja.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 31/10/09, 05:00 pm

Mientras tanto, el kamael seguía sentado allí, en el tejado, totalmente ajeno a las dudas que asaltaban a la muchacha. Y es que él era una persona bastante libre en aquel sentido: No tenía secretos de vida, ni misiones oscuras y complejas. Si no hablaba demasiado con la gente no era por secretismo, sino por simple y llana falta de confianza. O mejor aún, falta de interés.

Si la chica hubiera huido en aquel momento, lo más probable es que creyera que había visto algo y la habría seguido para ver qué ocurría, nada más.

Y es que Keli tenía su propia forma de demostrar confianza, ya fuera consciente o inconsciente.

Por suerte no se dio aquella situación. Simplemente observó cómo la rubia trepaba del mismo modo que él, y “casualmente” desvió la mirada cuando ella fue a dar contra el suelo. ¿Se había caído? No lo sabía, él no había visto nada.

Medio sonrió al verla resbalar. La agilidad de la chica era… desbalanceada, por decirle de alguna manera. Poca gente hubiera patinado de esa forma al saltar a un tejado, pero prácticamente nadie habría podido atrapar la teja de esa manera.

Dejó la flor a un lado, entre dos tejas para que no se la llevara el viento, y sostuvo a Arale por la muñeca. La miró desde arriba con una sonrisa cándida, sin tenderle la otra mano aun. No había peligro alguno, la caída era de un par de metros, nada que no pudiera soportar cualquier persona mínimamente entrenada.

Nada les impedía jugar un poco.

-Entonces… ¿qué me decías de los kazekage? -sólo entonces le acercó la otra mano, sin dejar de sonreírle.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 31/10/09, 05:10 pm

Mantenía con esfuerzo el peso de su cuerpo, su ceño fruncido así la delataba, no solo era el peso, era el balanceo al que se sometió al soltar la mano para atrapar la teja. No era la primera vez que tenía hacerlo, pero si una de las pocas en las que lo debía hacer de forma intempestiva.

El problema no era caer, no estaba tan alto para hacerse un daño grave, pero el asunto era el sonido, atraer sobre ellos oídos que no quería que supieran que estaban por ahí “vagando” en la ciudad. Miró al suelo y al mirar hacia arriba para tratar de subir, que aun no tenía idea de cómo, se topó con los ojos rojizos de Keli y su mano sujetando su muñeca.

Se sintió muy torpe, pero se sintió aliviada, saber que podía contar con él. Su sonrisa le dio confianza y fue eso lo que impidió que se tomara de muy mala forma el momento tan oportuno para hacer esa pregunta. No lo pudo evitar también sonrió.

- Aun no te digo nada, pero ya te contaré – levantó la mano con la teja, teniendo la confianza de estar sujeta por la muñeca, la dejó en el alar y tomó su mano. Sonrió mas tranquila, al menos el corazón ya no se le quería salir.

Con su ayuda logró subir hasta que sus rodillas estuvieron de nuevo la superficie estable del techo. Suspiró con alivio y por el esfuerzo, se preguntó si pesaría mucho, pero no expresó la pregunta.

- Son mi gente, mi familia – susurró pero sonreía con orgullo de hija. Le puso la mano en el hombro y su sonrisa se volvió muy cálida, de gratitud sincera que no se quedó solo en el gesto – muchas gracias – no es que pensara que tal gente no se le pasara por la cabeza, o que creyera que la dejaría caer o a su suerte, solo que de verdad estaba agradecida.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 05/12/09, 02:44 pm

La ayudó a subir sin dejar de sonreírle, y hasta se le pasó por la cabeza levantarla hasta la altura de su rostro y tenerla colgando por las muñecas unos momentos. Pero no, la teja suelta no le daba mucha confianza acerca de la integridad del techo, mejor moverse con cuidado.

Se volvió a sentar como antes, e inclinó la cabeza en respuesta al agradecimiento de la rubia. Asique los kazekage eran su gente…

-No fue nada. Entonces, ¿es tu pueblo? ¿O más bien tu apellido?

Miró a su alrededor, disfrutando del paisaje nocturno. A pesar de que estaba oscuro, las estrellas y los pocos faroles que había encendidos por las calles alcanzaban para recortar la silueta de los tejados contra la oscuridad general, dando una escena de lo más tranquila… que contrastaba con la misión-paseo que tenían en mano.

Con una sonrisa sin nada de sarcasmo, en parte porque inconscientemente estaba seguro de que no se vería en aquella oscuridad, tomó el clavel de entre las tejas y lo puso frente al rostro de Arale.

-Es imposible aburrirse contigo -comentó como quien no quiere la cosa, como si no le diera importancia a la flor que le ofrecía a su acompañante.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 05/12/09, 02:54 pm

Era difícil decir algo más sobre su gente, no tanto por tener que decirlo, si no porque el tiempo apremiaba sobre la distancia que les tomaban los otros. Si la situación fuera, otra, si las razones de su paseo fueran otras, se explayaría tanto como él, al hablar de los suyos, obviamente sin dar información que los comprometiera. Tal vez Naseem tenía razón y haberla dejado salir dela ciudad, era el equivalente a revelar la existencia de ellos al mundo. Pero la niña creía en los cambios y en que no todo se puede hacer desde las sombras, hay cosas que se deben dejar correr libres como el viento.

- Mi pueblo – dijo tratando de centrar la idea que le daba la impresión ya corría por la cabeza de Kelisay, pero de inmediato corrigió – Mi Clan. No es mi apellido, pero son mi familia – el orgullo con el que sonrió no era el de la vanidad, sino el de un infante que no ve fallas sino cosas buenas en su familia y se siente agradecido de pertenecer a ella – Ojala que no esperaras que dijera que somos algo así como una sociedad secreta, que intenta proteger y salvar al mundo mua ja ja ja ja - al decir lo último lo dijo con bastante teatralidad, pero sin alzar la voz, consciente que uno, no debí, dos, habría sido mucho mejor con algo de fanfarrea

Su atención estaba, totalmente puesta en el kamael, para ella no había noche sin luna, ni detalles curiosos y pacíficos en la escena. Solo él, la conversación que tenía y las expresiones que hacía. Claro que, eso de añadir detalles a la escena siempre sería algo que la dispersaría. En medio de la oscuridad le costó un poco de esfuerzo enfocar eso que le estaba regalando, pero cuando estiró la mano y sus ojos organizaron la imagen y se dio cuenta de lo que era, solo la sorpresa fue mayor a su júbilo.

No recordaba que alguien le regalara flores. Tal vez sí, en el pasado, pero al menos en ese instante no lo recordó y su reacción fue la respuesta de una primeriza ante esos regalos que para ella siempre habían sido muy significativos; la sonrisa en su cara por poco y no cabía, no le quitaba la vista de encima y miraba el sencillo clavel como la cosa más maravillosa que hubiera dado el mundo para sus ojos.

En un gesto involuntario se llevó la planta hasta la nariz y cerrando los ojos, se dejó llevar. Apartó la florecita solo cuando ya estuvo prácticamente sobre él cuando se le abalanzó para darle un abrazo, totalmente conmovida por el detalle.

- Que lindo, gracias!! –
lo decía mientras avanzaba, pasando por el alto el asunto de no aburrirse con ella, tal vez, si lo hubiera tenido en cuenta, habría advertido sobre la gran probabilidad de tener tanto entretenimiento que resultaría peligroso para integridad física.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 05/12/09, 02:54 pm

-¿Y tu clan es de aquí, de… Cascadas? -le tomó un segundo recordar el nombre del lugar en el que estaba. Tenía ya su buena ración de viajes, a veces se le escapaban los nombres de los pueblos y ciudades.

Y el vino ayudaba.

-No, a decir verdad no sé lo que esperaba. Pero sería interesante si tu deber fuera salvar el mundo, ¿no crees? Quizá no lo sepas, pero sea -adoptó el mismo tono que usara ella segundos antes, también sin levantar la voz -¡tu destino!

Arale estaba cerca, y por eso no se le escapó la enorme sonrisa que le produjo la florecilla. No se esperaba algo tan efusivo, ni tan… Arale estaba muy cerca. Encima suyo, de hecho.

Y el detalle de lo tierno o dulce que esto era se le pasó totalmente por alto al sentir las tejas crujir bajo el peso combinado de ambos. Y luego el tirante que había debajo hizo un sonido bastante peligroso, y bastante notorio. Lo suficiente como para que lo escucharan los dueños de casa, de eso no cabía duda. Y para colmo, el dichoso tirante empezaba a ceder.

Sostuvo a Arale por la cintura, y de nuevo agradecido de que fuera tan liviana, giró sobre su espalda con todo y rubia, saliendo de encima de ese punto tan frágil del techo.

El crujido se detuvo, pues ahora el peso de la pareja se repartía por una viga principal. Y mientras se oía movimiento en la casa que había debajo, el kamael le sonrió a su acompañante.

-¿Lo de "lindo" dices por mí, o por el clavel?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 05/12/09, 02:56 pm

- Noo – dijo en el tono que se usa cuando se dice una barbaridad – si fuéramos de aquí sin duda habríamos hecho algo para que el reino no decayera tanto y de alguna forma lo habríamos preservado de su alto grado de corrupción. Mi clan es de mucho más al oeste – la dirección cardinal la dijo al azar pero con naturalidad.

Su risa no se hizo esperar con lo que le dijo después. No se burlaba, solo se divertía y hasta había algo de nerviosismo en esta. No se consideraba salvadora del mundo, solo buscaba el equilibrio que le permitiera a los demás vivir mejor y por supuesto más felices sin afectar o estar por encima de la felicidad de los demás, claro que con esto se podía salvar el mundo, al menos de los seres “pensantes” que en él habitaban, o mantenerlo a salvo, pero para ella era diferente.

Risa que se apagó con el clavel, sonrisa que se esfumó con el sonido del techo al ceder bajo ellos. Al sonido inicial se tardó en reaccionar al no asociarlo con lo que sucedía, más bien lo vio como la reacción natural del techo ante su brusco movimiento, y cuando por fin quiso reaccionar, apoyando del todo la planta del pie lista para saltar, Keli la sujetó por la cintura y rodó alejándolos de la frágil zona, cambiándole todo el panorama, no solo de su evasión de la caída, sino del contexto ambiental y por qué no? personal.

Lo qué el hacía tenia todo el sentido del mundo, sin embargo, su primera impresión fue que respondía al abrazo, cosa que le encogió el corazón, y junto al detalle del clavel la conmovió bastante. ~un ser sensible y espontáneo~ se dijo ella en medio de su ingenuidad.

Rodaron, pues, sin impedimento alguno, hasta que el techo dejó de quejarse, hasta que ella quedó bajo él, mirándolo con un poco de extrañeza antes que su mirada se perdiera por un segundo.

Por un instante, el lugar se llenó de humo, polvo o neblina, la niña no estaba muy segura que era lo que nublaba por sectores la vista, su espada ya no estaba contra el tejado, ni contra las incomodas tejas de barro cocino, sino madera, lisa, ligeramente astilla en algunas partes, trajinada. Sus ojos se movieron de un lado a otro confundida, el entorno se le antojó ajeno, pero aun permanecían lagunas cosas, era curioso que parte de eso estable era Kelisay, que aun la tenía por la cintura, el que estuviera sobre ella, sus ojos mirándola, su sonrisa ¿irónica? ¿sarcástica? los ojos de ella aun en los de él sorprendida mirándolo sin mirarlo, y así como el contexto cambió en un segundo, en el siguiente su voz la sacó de ese cruce de realidad, el cielo nocturno volvió a estar sobre ellos, las tejas bajo ella, su mirada dejó de estar perdida, Keli... bueno, él si seguía sobre ella, sonriéndole. Le devolvió la sonrisa.

Con técnica más que fuerza, como siempre, hizo que de nuevo giraran apenas él terminó su pregunta, quedando ahora ella sobre él, sentada a horcajadas, su sonrisa cargada de picardía; en su rostro natural de niña se vería traviesa, en su cara de falso adulto se veía un poco más sugerente.

- Por… m… -
le puso el índice en la punta de la nariz – por ambos, por supuesto – haciendo fuerza con las piernas se levantó y dio un saltito atrás para darle espacio a él y le ofreció la mano para que se levantara – vamos antes que nos saquen más ventaja y los perdamos – invitó en lo que la otra mano guardaba el clavel en su bolsita, donde estuviera a salvo del ambiente y de ellos.

[b]
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 05/12/09, 02:56 pm

-¿Tan mal están las cosas por aquí? -preguntó con un tinte comprensivo en su tono. Había notado una cierta tensión por todo aquello del toque de queda, y sabía algunas cosas por aquella aventura nocturna, pero no tenía idea de qué tan serio era el asunto.

Luego de un par de idas y venidas dentro de la casa, el movimiento se detuvo. Tal vez los ruidos de ese tipo no fueran nada nuevo para los residentes. Debían de estar en un camino muy transitado entre los tejados, o algo por el estilo…

Se dejó llevar por el giro de Arale, medio extendiendo su ala sobre el tejado para estar más cómodo y (por supuesto) sin soltarle la cintura. Esa sonrisa, sin importar si era pícara o sugerente, le quedaba bien a la rubia. Sería tan sencillo tirar suavemente de ella, y…

…verla levantarse.

Que pena… Casi se había olvidado de la pareja a la que perseguían. Se arrodilló antes de levantarse y tomó la mano que la joven le tendía. Con la espontaneidad nacida de lo perfecta que era la situación para aquello, besó el dorso de la mano de Arale antes de levantarse del todo, sin tirar de ella.

-Es usted muy amable, señorita. -Sonrió levemente, y desvió la vista hacia algún punto perdido entre los tejados. -¿Hacia dónde ahora?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 05/12/09, 02:58 pm

El qué tan mal estaban las cosas, solo dependía del cristal con el que se le mirara la situación. Para algunos era muy buena, para otros era terrible y para los ajenos al conflicto era simplemente inconcebible o daba igual mientras no los tocara. Era difícil responder a eso. No si quería sesgar a la gente, pero cada quien se podía dar cuenta de cómo era la situación y luego, si ponerle un calificativo.

No sin cierta sorpresa detalló cómo, de alguna forma, rechazaba su mano para levantarse y en su lugar, le daba en beso en esta. El cosquilleo fue instantáneo; subió desde el dorso de mano a través del brazo y bajó por la columna para instalarse en el estomago. Su sonrisa cambió. Se hizo nerviosa, reflejando esa ligera confusión que se gestaba en ella. Se mantenía en su concepto: Que lindo! Todo un caballero. Además se había levantada sin apoyarse en ella, la única razón por la que no la contrarió fue porque no le soltó la mano.

Ella tampoco se la soltó. Apretó el agarre cuando creyó que se valdría de su ayuda, sin relajar la mano aun cuando se dio cuenta que no lo hacía. No le importó no soltarla, de hecho parecía no darse cuenta de ninguna de las dos cosas. Había otras cosas.

Había otras cosas. Cuantas veces más se repetiría esas tres palabras, en todas sus versiones en adelante. Si lo hubiera sabido, de todas formas habría hecho las cosas como las hizo.

- Lo sé - reconoció sin falsa modestia, recuperando la confianza que había perdido su sonrisa, pero dirigiendo la vista en sentido contrario al que lo hacía Kelisay, en el sentido en el que debían haber huido los hombres que cada vez estaba más convencida que había perdido.

No podía seguir retrasándose. La sonrisa se fue apagando hasta quedar en su carita una expresión mortalmente seria, a la que solo le hacía falta fruncir el ceño. Puso la vista de forma fugas en los ojos de Keli antes de bajarla hasta las manos unidas. Lo soltó antes que le saliera con algún comentario en donde le pidiera su mano de regreso y la hiciera sonrojar. No fue un gesto grosero, de hecho lo hizo con bastante cuidado, pero había sido notorio que lo había soltado.

- Por allá – señaló con la cabeza, mientras sus manos le retiraban el pelo de la cara. Sin dar más espera, sin perder más tiempo, que se dio cuenta que quería perder, empezó a correr sobre el tejado.

Por supuesto, las otras dos sombras, también corrieron.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.