Censo
Últimos temas
» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/08/17, 10:22 am por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Busca y encuentra

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 05/12/09, 03:02 pm

Se tomó su silencio como una especie de “si”, y dejó el asunto. Quizá con otra jarra de vino para él y una de hidromiel para Arale pudieran retomar el tema, pero ahora daba un poco lo mismo.

Pocas veces había permanecido en un sitio el tiempo suficiente como para que las inevitables tramas políticas le llegaran a interesar. Este reino podría ser una excepción, a juzgar por la invitación que había recibido… pero aun así, al menos esa noche, no le importaba en absoluto.

Ya de pié, tampoco puso iniciativa alguna para soltarle la mano a la rubia. En lugar de eso, acarició distraídamente sus dedos con el pulgar, en un gesto casi (casi) inconsciente. Pero lo mejor sería concentrarse en la tarea en mano…

Al igual que Arale, no tenía idea de la cantidad de veces que por su mente pasarían incontables variaciones de esa frase.

De momento, se limitó a soltar la mano de la rubia cuando ella la pidió de regreso sin palabras. Sintió la suya un tanto vacía por unos momentos, pero el mango de su ballesta estaba ahí para mantenerlo ocupado.

Giró la cabeza en la dirección marcada por la rubia. Más allá de la explicación que le había dado hacia unos minutos sobre los “puntos neurálgicos”, Kelisay no tenía la menor idea de a dónde iban. Por eso se limitó a asentir cuando ella marcó el camino, y la siguió sin decir nada.

Por un lado era una pena que tuvieran que ocupar su tiempo en perseguir a aquella gente. Pero por el otro, sin aquellas dos presas, esa “cita” tendría poca razón de ser.

Si se daba la oportunidad, tendría que agradecerle a aquellos dos.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 05/12/09, 03:03 pm

Correr por los techos para ella se había vuelto tan habitual, que se desplazaba con tanta naturalidad como si estuviera en la calle. Mientras fueran planos no le veía “necesidad” a estar girando la cabeza a supervisar el avance de Kelisay, así que forzaba a no hacerlo. Pero pronto la calle terminó, al menos esa manzana y deberían saltar. Era en ese punto en que aplicaba la pregunta que le había hecho de si tenía miedo a las alturas.

Aun quedaban dos casas antes de tener que saltar. Debía tomar la decisión, saltar por el frente o hacia el lado y buscar una mejor opción para cambiar de acera, una que implicara un salto menos riesgoso teniendo en cuenta la cantidad de alcohol en su sangre.

El alcohol debería ser mayor, y le encantaría que así fuera, prefería estar en el bar, al calor de los maderos y las piedras conteniendo el calor humano, elfico, enano y de cuanta criatura humanoide habitaba en el reino, que estar corriendo sobre los techos a por una misión que aun no entendía. Por supuesto, lo que ella quería de alternativa, incluía de forma obligada a Kelisay.

Cuando se dio cuenta de este pensamiento, de esa línea en su pensamiento que debía estar centrado del todo en cómo iba a cruzar, se sonrojó y se llenó de más razones para no girar a verlo, ya fuera detrás de ella o a su lado. Por qué ese pensamiento? Y peor aún, por qué esa reacción de su parte ante este?

Algo no estaba bien. Por poco se detiene en seco, pero no lo hizo aunque el cambio en el ritmo sí que fue notorio. Si la línea de pensamiento seguía por donde iba, en donde quedaba… él. El corazón le dio un vuelco al darse cuenta que, de alguna forma, la respuesta inmediata de su mente, antes que la culpa hiciera acto de presencia, fue que de momento no era importante, que eso era algo que podía pensar después.

Ahí estaba el punto de cruce. Tres vigas delgadas ubicadas entre los techos de la última casa y la que tenía a un lado, no al frente, eso desviaría por un poco el recorrido, pero con algo de suerte encontraría por donde más cruzar.

Por fin se giró a ver a Keli, no por verificar como iba, si no por hacer un análisis de si sería sencillo para él cruzar por un espacio tan pequeño. Y entonces los vio. Mejor dicho, las vio. Sombras desplegándose en el techo, de la misma forma en que se desplegaban las de ellos por la luz proveniente del cielo, a un costado de acompañantes que no veía aun.

- Eres muy lento! – se burló y corrió más rápido, rogando al viento que él no fuera a caer al cruzar por las vigas a las que dieron alcance en varios pasos y para las cuales tuvo que desviarse, patinado un poco en el suelo.

Solo al llegar al borde, se dio cuenta que la distancia entre las casas era bastante amplia, que no sería tan simple como dar un par de saltos y llegar al otro lado. Tendrían que correr sobre las vigas, y nunca tan literal, porque al verla s de cerca mas parecían estructuras para colgar la ropa que para algo hecho para el tránsito de personas.

Se aventuró a dar el primer paso sobre una de las vigas y esta vibró bajo su pie bastante inestable. La caída era más alta que lo que ellos habían tenido que subir. Volvió a mirar sobre su hombro, las sombras se siguieron moviendo, deteniéndose solo un instante antes de seguir. La superficie efectivamente estaba ligeramente inclinada.

- Nos están siguiendo – dijo con urgencia y volvió la vista al frente y luego a él – ten cuidado, no te vayas a caer – otra vez ese tiente de preocupación en su tono – Has cruzado por tubos así antes? Es sencillo, solo pon un pie delante del otro, muy rápido y no mires a bajo – de nuevo hablaba rápido, estaba nerviosa, no tanto por las personas que venían, si no por él, por lo que le fuera a pasar. No esperó más y puso el ejemplo, esperando que Keli la siguiera por la viga de al lado.

Inició a correr los metros que separaban las casas. La viga se bamboleó de forma bastante peligrosa, incluso crujió bajo sus pies. No le iba hacer frente a las sombras que cada vez estaban más cerca
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 05/12/09, 03:09 pm

Una cita en los tejados, en plena noche, sin más iluminación que la delicada luz de las estrellas, pintadas en un cielo limpio y sin luna, es poco menos que perfecto si se sabe llevar. La tranquilidad, la escasa luz, la inherente privacidad de un sitio tan inaccesible… todo lo que uno pueda desear.

En contrapartida, correr por los techos en plena persecución de algo apenas más tangible que un par de sombras, no era natural. Las tejas se soltaban, los tirantes crujían de manera peligrosa, los respiraderos eran trampas para los tobillos…

Lo bueno era que el vino estaba casi por completo fuera de su sistema. Lo último que quería era que el alcohol le jugara en contra y le hiciera pasar vergüenza frente a la rubia, y caer a la calle luego de tropezar le sonaba a una buena manera de hacerlo.



Quedarse atrás era otra buena manera de hacer el ridículo. Decidió tragarse la frase que afloró a su garganta (“No es mi culpa que seas una chica tan rápida”) por considerarla apenas un poco más ofensiva de lo necesario, y se limitó a soltar una carcajada mientras aceleraba el paso.

-No soy lento, tan sólo te presto atención. -Se puso a la par de ella, e hizo un rápido repaso visual de los posibles caminos que había para cruzar la calle. -Pero si quieres que deje de mirarte…

Así que los seguían. Debían de ser buenos, no recordaba haber escuchado nada.

-Sí, veo que es sencillo. -Por extraño que pudiera ser, esta vez no fue irónico. Pero había un problema. Si los tubos crujían con el peso de ella… -Arale, no hay manera de que eso aguante mi peso. Voy a probar algo.

Podía cruzar de otra forma. Pero le tomaría tiempo, quizá más del que tenían antes de quienes los estuvieran siguiendo los alcanzaran. No es que le importara encontrárselos, pero la rubia parecía apurada y eso significaba que no había tiempo para pelear.

Era algo… sencillo. En teoría. Un conjuro de invocación que creaba algo así como tentáculos de ¿sombras? Nunca lo había analizado demasiado, sobre todo porque duraban poco y las contadas veces que los había usado, había sido durante alguna pelea. Todo lo que sabía era que salían del suelo y atrapaban al oponente más cercano hasta que él se los ordenara, o hasta que se disiparan. Lo cual solía ser bastante rápido, seguramente por falta de práctica.

Daba igual, por lógica debían durar el tiempo suficiente como para que cruzara hasta el otro lado de la calle, y por descontado que aguantarían su peso. Que su lógica se basara en varias suposiciones no era del todo importante en ese momento.

Se puso en cuclillas en el borde del tejado, y tocó la pared con la palma abierta. La idea era invocar si no varios, al menos un tentáculo que cruzara la calle. Y tras unos largos segundos de concentración lo logró… casi.

Para cuando Arale hubo cruzado un único apéndice surgió de la pared para enroscarse en una de las vigas, aparentemente reforzándola y haciéndola bastante inapropiada para colgar ropa.

-Podría ser peor -murmuró para sí, mirando sin ver por encima de su hombro.

Sin levantarse de su posición de cuclillas, comenzó a caminar por la viga “reforzada”, con los brazos cerca de sus pies por si resbalaba y el ala firmemente plegada contra su espalda para que no le hiciera de paraviento. No era tan complicado como había creído al principio, y lo cierto es que no tardó mucho más que su acompañante en cruzar la calle.

Pero no miró para abajo. Ni para atrás.

Llegó al otro lado justo cuando el tentáculo o lo que fuera se empezaba a secar y quebrar como una planta marchita. Se puso en pie con bastante alivio de estar en terreno firme, si es que un tejado puede considerarse como tal, y dejó que su ala se acomodara en una posición más cómoda.

-No lo hago tan bien como tú, pero al menos te mantengo el paso -comentó con una media sonrisa. -¿Seguimos o les hacemos frente?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 23/12/09, 07:29 pm

La carrera había servido para que los colores por cada uno de los comentarios dichos por Kelisay, los que captó de inmediato y los que tardó en darle sentido. Si en algun momentose ofendió, cosa que en la que vino a pensar tiempo después, mucho tiempo después, simplemente no lo asimiló en el momento.

Ahora solo estaba mas atenta a que la viga no cayera y la gravedad hiciera el resto del trabajo con ambas, mas pendiente de poner un pie delante del otro lo suficientemente rápido como para llegar al otro lado antes que... la viga cedió, tuvo que dar un salto desde donde estaba y cayó, por fin de forma "profesional" sobre el segundo techo al tiempo que la vara caía completa al fondo. Se había zafado desde el otro extremo.

- Me vas a decir que estás gordito!! - No se había fijado en las acciones de Keli mientras curazaba, aunque no hab[ia perdido detalle de las cosas que le decías, que incluso le sacaron una sonrisa divertida, burlona al respecto. Pero al llegar al otro lado y girarse mientras le decía, riendo al final de la frase, y notar que había usado sombras, su sonrisa se apagó.

De los pies de él pasó a sus ojos y de ahi de vuelta a la viga, con sombras marchitas que se precipitaban como ceniza de papel al vacío a hacerle compañía a su improvisado puente. Contrariada, mantuvo la vista en el abismo oscuro de esa calle, ajena a la rapidez con la que se acercaban los que los seguían. No era la primera vez que viera a alguien que no fuera de los suyos usar sombras y estaba al tanto, al menos en la teoría, que muchos seres mas eran capaces de dominarlas.

Pero siempre, y a pesar de ella misma y de sus seres queridos, había asociado su uso a personas que traian el desequilibrio al mundo... a los que, de forma arbitraria y muy erronea, llamaba "malos". Casi sin darse cuenta, con mucha lentitud, en especial para lo critico del momento, la vista abandonó la caída, se movió por el techo hasta toparse con los zapatos de Keli y subió a lo largo de su cuerpo sin detenerse, por raro que fuera, en su ala, hasta llegar a los ojos y entonces, solo entonces, aun con sorpresa, extrañeza dio un paso atrás, alejandose de él.

Las palabras de él sonaron lejanas, por debajo de las propias en el pensamiento ~ que importa, es solo una técnica, es una buena persona, tú lo sabes.. ~ sí, lo sabía, el corazón le decía que una cosa no tenía que ver con la otra... se le estaba rompiendo uno de sus esquemas.

- Manipulas sombras - no era una pregunta, mucho menos un reproche, solo parafraseaba, perpleja, lo visto. Una forma de tener esa explicación que dejara tranquila a su parte racional.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 23/12/09, 08:23 pm

-No, pequeña. Solo digo que tu eres delgada. ¿Estás bien? -La pregunta era más que nada por educación, el salto de la rubia había sido perfecto. Había un tinte de preocupación en su voz, cierto, pero no tenía motivo de ser.

Las sombras eran visibles ahora, recortadas contra los tejados y el cielo nocturno. Cruzar aquello les había tomado bastante más tiempo del pensado. Pero también le tomaría tiempo a sus perseguidores, especialmente si rompía las vigas que quedaban.

Le dirigió una mirada a Arale, preguntándose si le molestaría que cometiera un pequeño acto de vandalismo contra la propiedad de la ciudad, y medio notó la extraña mirada que ella le dedicaba… pero pasó inmediatamente a un segundo plano, sus perseguidores no iban a esperar y sus presas tampoco. En fin, considerando los destrozos que ya habían hecho, no le pareció que romper un par de tendederos de ropa fuera tan malo.

Ni se molestó en sacar su arma. Una golpe con el talón rompió una, dos golpes rompieron la otra. Los crujidos hicieron eco a lo largo de la calle que corría debajo, pero acostumbrado al zapateo de sus pies contra las tejas el sonido aquel no se le hizo estruendoso… aunque sí un tanto discordante.

-Eso debería darnos tiempo, al menos tendrán que buscar otra forma de cruzar.

Miró entonces a su acompañante con extrañeza. Manejar sombras… nunca lo había pensado muy a fondo. Hacía lo que hacía, punto. A veces le era de utilidad, como en ese momento, otras veces sólo servía para cansarlo.

-No sé si “manipular” sea el término -respondió, con la vista perdida en lo que quedaba del tentáculo marchito. -La verdad es que no sé muy bien lo que hago, o con qué lo hago. Me da la sensación de que traigo algo de otro lugar, si es que eso tiene sentido para ti, pero nunca me dediqué a comprobarlo. -Miró entonces a su mano derecha, la cual se oscureció levemente al rodearla de… ¿oscuridad? -Si quieres, luego lo analizamos más a fondo. ¿No deberíamos seguir, ahora?

Al igual que la afirmación de ella, su pregunta no era reproche, sólo un recordatorio. La perplejidad de la rubia no le pareció del todo rara, invocar cosas como esas no era normal y eso hacía “natural” la sorpresa de Arale. Y mientras tanto, sus perseguidores se seguían acercando…
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 14/01/10, 02:31 pm

Verdad o no, tragó ingenuamente cada una de sus palabras, creyendo con toda su inocencia en lo que le decía, y sin buscar razones por las cuales tendría que evadir la pregunta de esa forma, o por qué habría de ser diferente a como lo exponía él, incluso sin hacer una proyección hacia ella misma y su mediocre manejo de las sombras.

Asintió quitándole toda la tiza al asunto, sin darse cuenta que era mucha, muchísima, en particular porque su propia sombra se tensó cuando la mano de él se cubrió de oscuridad. Él le decía que le fluía de forma natural y ella le creía como si eso tuviera mucho sentido.

Volvió a mirar en redondo, ubicándose. Los hombres estaban a rango de flecha y se habían percatado del derrumbe intencional de las vigas de acceso. Si acaso le hubiera preguntado si le importaba que hiciera algo de vandalismo su mente se habría desconectado y pensado en los días lejanos en los que con sus pocos amigos rompían vidrios de las casas de aquellos que les caían mal en su ciudad natal, se habría reído y lo habría alentado, ya no por estrategia si no por travesura. La caída de la viga por la que ella había corrido había sido fortuita pero conveniente, así que tumbar las otras sin duda era algo que “tenía” que hacerse.

- Por qué no lo has comprobado? No te causa curiosidad? – el primer paso que dio para alejarse del lugar, seguido de su pregunta, fue detenido por el silbido de la flecha cortando el aire. De forma instintiva se inclinó un poco para eludirlo pero no iba en contra de ella, ni de él, sino que fue a clavarse en la pared de la puerta de acceso a ese techo donde estaban, con una cuerda.

Pensando en que ella no las convocaba, a la s sombras, que muy poco de los suyos lo hacían, sino que manipulaban las ya existentes, cortó la cuerda que seguramente le serviría de puente a quienes los seguían, pero entonces, en represalia, los soldados que ahora estaban mas cerca aun, apuntaron sus arcos contra ellos y dispararon de nuevo; dos flechas cada uno, con la misma técnica de ella: la primera al blanco, la segunda al posible punto de evasión.

La niña dudó mas tiempo del que sabía que disponía pero al final se decidió a hacerlo. No tenia caso quedarse con sus cartas guardadas menos cuando ya conocía una de las que Keli disponía. Hizo un par de katas, moviendo al final el brazo de un lado a otro pasando frente a su cuerpo, cortando el aire.

La brisa que de por sí tenía un poco de fuerza en los tejados, sopló un poco mas duro, lo suficiente para levantar polvo, revolverle el pelo a ella, y repeler las flechas.

- De acuerdo, corramos – casi gritó y mientras el viento prevalecía corrió.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 27/01/10, 04:04 am

Kelisay no mentía. No sólo porque no sentía que tuviera que mentirle, sino porque básicamente el asunto de su magia no le importaba lo suficiente como para hacerlo. Y si no había mentido sobre su raza o historia, ¿por qué hacerlo con su magia?

Sí, había detalles que no había mencionado, pero no por ocultarlos o por usar la típica y trillada excusa de "no preguntaste", sino porque en la situación en la que estaban, no se le ocurriría profundizar en algo que ni le interesaba ni acababa de comprender. Quizá más tarde, cuando estuvieran tranquilos, podrían hablar largo y tendido sobre magia, general y particular. Después de todo, la conversación que había tenido con la rubia acerca del destino había sido de lo más interesante.

-Sí me da curiosidad, pero sólo cuando lo hago. Luego se me olvida, creo. -Flechas. Levantó una ceja, medio burlándose de sí mismo. No había pensado en flechas. -Además, no sabría cómo.

Flechas con cuerdas. Tan simple, tan efectivo. Tan tonto de su parte no tomar en cuenta algo tan simple y efectivo. Empuñó su espada, pero Arale se le adelantó... bueno, un pequeño cuchillo era mucho más apropiado para cortar cuerdas que su enorme espada.

Kunai, cierto, kunai. Pero ya que la había desenfundado, bien podría darle uso. ¿Punto de evasión? ¿Para qué? Ya bastante con ocuparse de una flecha, no tenía sentido preocuparse por otra disparada deliberadamente mal. Su espada era tan ancha cómo él mismo cuando se paraba de costado, y casi tan alta. Eso bastaba para cubrir cualquier tipo de proyectil...

...desviado por una corriente de aire.

-¿Tú hiciste eso? -No, claro que no, era sólo la naturaleza que de repente estaba de su parte. -Buen truco.

Los virotes eran más cortos que las flechas. Y más delgados. ¿Cruzaría uno la barrera de viento? Valía la pena intentarlo. Disparó uno hacia donde el pié del perseguidor más cercano, bien visible ya, estaría en unos instantes. Si cruzaba la barrera, al menos el tipo ese tendría que detenerse para esquivarlo. O quizá no lo hiciera y resultara herido de una forma muy tonta.

Daba igual, no se iba a quedar a mirar. La rubia decía que había que correr, asique correría. Arale era perfectamente capaz de dejarlo atrás, pero tampoco era cuestión de hacer el trabajo por ella.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 27/01/10, 06:09 pm

El virote , contra todo pronostico hecho por Dul, cruzó la barrera de viento. Sabía que por lo general, cuando alzaba barreras en contra de disparos de ballesta, eran con mayor fuerza, pero hasta ahora entendía por qué y hasta por qué se vería la ballesta como un arma mercenaria, sin honor.

Interesante.

Emprendieron la huida por los techos, su blanco debía estar lejos ya pero eso no era impedimeinto, tenían que apurar el paso y con algo de suerte les darían alcance. No lo dejaría atrás, por mucha urgencia que tuviera de darles alcance. La ventaja que sentía tener, era que él también corría lo suficientemente rápido para darle alcance a ella.

Le preocupaba el asunto de aquellos que los seguían, sabía que la barrera no les dejaría mucho margen, aunque sería de ayuda. De haber sabido que la saeta de Kelisay había dado en lleno en uno de ellos que no tuvo el tiempo para quitarse de su trayectoria, se había tranquilizado un poco.

Salto a salto por los tejados, dando la impresión, no tan falsa, que en cualquier momento caería al vacío, les dieron alcance apoyando su teoría. Ahí iban, caminaban muy rápido, miraban de un lado a otro por las calles, como los espias que eran, temiendo ser sorprendidos quien sabe por quien.

- por la resistencia, dah? -
susurró por lo bajo para si misma y de inmediato los señaló, ubicando de tal forma que, desde la altura, tenían una visión de ellos, de lo que hacían y de las posibles rutas a tomar. Se los señalaba a Kelisay, que los viera, con una sonrisa de triunfo, no solo por darles alcance (aunque le falta el aire por la carrera) sino por mostrarle con hechos su teoría de los puntos neuralgicos.

Estaban justo sobre uno de ellos. A sus pies se vía una glorieta con una pequeña plaza, mas bien un parque con muy pocos árboles, solo banquitas ubicadas aquí y allá. La clase de sitio que resulta ser un buen punto de encuentro durante el día y un lilndo lugar para tener una cita romantica a cualquier hora, en especial en la noche... en una noche como esa. A la placita daban unas cinco calles por las que se podía transcitar con un carruje, si se tenía cuidado, o con caballos, pero también había un par de callejones bastante estrechos, por los que pasaría alguien que necesitara llegar con prontitud a otro sitio o escapar.

Se echó un poco para atrás para que no la delatara su voz.

- Esperemos a que se muevan, que tomen una vía y entonces... los agarramos y... - si, su cohartada de hacer las cosas por diversión. Vale, él ya sabía que mentía un poco, pero tampoco se iba a delatar de esa forma; sin embargo una sonrisa de picardía, se saberse pillada en su travesura continuó - les damos un susto - ajáh, si claro.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 28/01/10, 07:12 pm

Era rápida. Muy, muy rápida. Él también lo era, quizá en una carrera llana le mantendría el paso y hasta le ganaría. Pero saltar por aquí, saltar por allá, frenar en seco, cambiar de rumbo para saltar otra vez...

Si, le mantenía el paso. Apenas. Y cada vez más a penas.

Y también apenas reprimió el suspiro de alivio que le nació del alma cuando frenaron de forma más o menos definitiva. Por fin les habían dado alcance. Y de paso, habían dejado atrás a sus propios perseguidores, la menos de momento. ¿Resistencia? ¿No era sobre eso que pintaba la pelirroja hacía unas noches? Interesante.

La plaza que se abría debajo y delante de ellos era realmente reconfortante: no más tejados. Y aunque la idea de que la rubia quisiera saltar sobre alguno de los pocos árboles que había no se le hacía del todo inverosímil, en tal caso él la acompañaría desde el suelo.

Ahora que podía ver bien (sin puntitos de colores frente a sus ojos) miró a donde ella le señalaba. Por la actitud de aquellos dos, Arale no se equivocaba al señalarlos como a sus presas. Casi parecían chiquillos nerviosos a punto de robar dinero de la cartera de la madre.

Y por fin, la rubia se pisó en su historia. No la miró, pero medio sonrió con la misma picardía que adivinaba en su rostro.

-¿Un susto, Arale? -Soltó una risita, sin dejar de vigilar a las presa. -Es un buen motivo para perseguir a alguien por media ciudad en plena noche, si... o también podrías decirme la verdad. ¿Quiénes son esos tipos y por qué los perseguimos?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 28/01/10, 08:31 pm

- Si - susurró, sin mirarlo, aun con esa sonrisa de pícara - les llegamos por la espalda y les decimos Bu!! - le costaba, mucho, pero mucho, no reirse pese a la gravedad de la situación frente a ella.

Se retiró de su punto de observación y lo miró a los ojos. En ese punto de la ciudad había mas luz o por lo menos incidía en él de una forma diferente. Sonrió, ya no con diversión si no con cierta resignación para dejar su farsa.

- Como te dije, tu los persigues porque quieres conocer la ciudad - el grado de convencimiento en su voz dejaba de lado que por algun momento se le hubiera pasado por la cabeza que lo hiciera por estar con ella o que se imaginara que esperara llegar a algo más con ella - yo... - pasó saliva y volvió a mirarlo, asomándose por su punto de observación - porque son espias y tienen una información que quiero - lo dijo con naturalidad, como si no le importara, como si cerrar el puño con fuerza junto a su pierna, la forma pesada en que respiraba, controlando cada exhalación oprimiendo el diafragama, tensa, no fueran signos de lo mucho que le costaba estarle confiando eso a alguien que bien podría ponerse en cu contra por no conocer de lado de quien estaba o estaría cuando tomara partido si algun día lo tomaba - y que voy a recuperar - no lo miró, ni por el rabillo del ojo, haciendo un esfuerzo por evitarlo, por mantener esa imagen de persona concentrada en la tarea.

Se estaba jugando demasiado, desde el exito del a misión, hasta su vida.

La forma en que respiraba solo se normalizó cuando las piedras de las calles dejaron escuchar pasos que se acercaban presurosos. De forma instintiva se llevó la mano a la bolsa de kunais, saando uno despacio. No fue la unica en sacar armas. Los hombres qu seguían, desenfundaron con violencia, listos para atacar, pero se detuvieron y en lugar de una lucha lo que se daba abajo era una especie de negociación.

- No tienes porque involucrarte en este problema - mantenía su tono a la altura de un susurro - buuueno, mas de lo que ya lo hiciste. Si no quieres puedes dejar las cosas hasta ahí, si no... - bajó la vista y tomó aire, había cometido un error, cuando lo hizo no lo vio así, pero ahora... - perdoname por haberte arrastrado a esto a ciegas, no tenía derecho. Si quieres seguir adelante, se me ocurre un plan, pero habrá que movernos - por fin giró la cabeza a mirarlo, con seriedad, siendo concecuente - si prefieres retirarte, al otro lado del techo hay una escalera de madera que ayudará a bajar, si vas siempre a la derecha, no, a la izquierda y por las sombras podrás salir de la ciudad sin problemas - sonrió de nuevo, traviesa, fijando la vista al frente para no perder detalle - aunque sería mas divertido si te quedas -

Los hombras abajo parecían empezar a discutir y mientras, en la lejanía se escuchaban mas pasos acercándose
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 28/01/10, 09:17 pm

-¿Con máscaras, o así al natural?

Aquella chica era rara. Ya se había dicho eso antes, pero no dejaba de ser cierto. Como ella, se retiró de su punto de observación. No había dejado de sentir la espina en la nuca que eran sus perseguidores, pero de momento la que dirigía la situación era ella, y no la iba a apurar.

Que raro era el contraste entre la chica alegre, despreocupada y algo torpe que venía demostrando ser Arale con respecto a esta versión suya, tan decidida y ¿orgullosa? Como fuera, le sentaba bien. Se la veía bonita, atractiva. No necesariamente más que antes, pero de alguna forma se hacía notar.

Parpadeó con fuerza. Se había distraído, y tenía la mirada perdida en algún punto detrás de los ojos de la rubia. Mal momento, mala idea.

-Técnicamente te persigo a ti, ¿sabes? -"Perseguir" era la palabra, no "seguir". -Dices recuperar... ¿o sea que alguien te la quitó a ti antes?

Sonrió con cierta ironía, pero con amabilidad por detrás. La chica se había puesto nerviosa al confesar aquello. El kamael no terminaba de entender la necesidad de mantener algo así en tan estricto secreto, pero sí comprendía el paso que significaba que se lo hubiera contado. Y se sintió... halagado. No traicionaría el secreto que ella le había confiado, primero porque Arale le caía bien y segundo porque no tenía motivos para hacerlo.

Y eso significaba que si en el futuro llegaba a tener motivos para traicionarla, tampoco lo haría.

De todas formas, la rubia le ofrecía una sencilla vía de escape. Definitivamente era una chica muy rara.

-Insisto, te perseguía a ti. Y no me diste ningún motivo para retirarme de esta persecución, asique... -Dejó la frase en el aire, con la intención de zanjar el asunto. Ya estaban en eso juntos, fuera lo que fuera "eso" (cita, visita turística, misión espía). Y el hecho de que ella no quisiera que se fuera también influía. -¿Tienes idea de quiénes son los nuevos?
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 28/01/10, 09:58 pm

Se había puesto roja, inevitablemente lo había hecho, pero el color en sus mejillas no había interferido con ningunas de sus reacciones mientras se sinceraba. Cada vez que él insistía en que la perseguia a ella, por alguna razón, tal vez por un poco de vanidad, se ponía más roja.

Alguien con un poco mas de astucia y de paranoia, habría tomado sus palabras por el lado negativo, la seguía por alguna razón epsecifica. Pero ella, en medio de su inicencia lo atribuyó al lado bonito de la frase. Le apetecía estar con ella, había encontrado algo interesante en una mocosa jugando a verse mayor.

Por eso, de alguna forma no le extrañó la forma en que reaccionó con cierta emoción, muy bien disimulada, cuando decidió quedarse.

- No, pero sabía que podían llegar - lo dijo con seriedad, concentrada en su tarea, pero sonrojada aun con sus palabras y su atribución. - Lo que sea que llevan no era mío, pero tampoco se sabe lo que es y como pueda repercutir en la gente de este reino - en cualquiera de los bandos - por lo tanto hay que saber de que se trata y esa es mi tarea -

Los pasos se oían cada vez más cerca. Había darse prisa.

- Estan tardando mucho en moverse - se quejó por lo bajo - Este es el plan. Nos separamos para cubrir mas terreno y salidas, si, nos separamos, dejas de seguirme un rato para cercalos a ellos - aunque se le filtró una sonrisa, seguía estando seria - Son tres, pero no tienen porque representar un problema, si les caemos desde ahí y ahí podremos tomarlos por sorpresa y tomar lo que tienen con la información - señaló los dos puntos, a los cuales debían llegar desde el techo aun - y ... rayos!! - se estaban separando ellos de ante mano, dos y uno, tomando por calles opuestas en la glorieta, justo por donde ella esperaba llegarles.

Sus ojos rojos se movieron rapidamente de uno a otro hasta que dió con lo que quería: uno de ellos se acomodaba un cilindro, el cilindro que venía siguiendo ella. El que iba solo.

- Listo? - era pregunta retorica, pues si no lo estaba se escaparían todos. Dio un paso a tras lista para ir a por el que estaba solo y que como un golpe de suerte iba por el camino que había señalado para ella, dandole la espalda a Kelisay.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 29/01/10, 04:47 am

Terminado el no tan sutil... galanteo, siguió el ejemplo de la rubia y se concentró en los blancos. Dos de ellos ya habían demostrado una agilidad pasmosa, y no parecían llevar armas. Por lo tanto, lo más lógico es que su modo de pelear fuera el mismo que el de su acompañante: armas pequeñas, "magia" y velocidad.

-Ya veo -fue todo lo que dijo cuando la rubia le explicó sobre el recién llegado y lo que debían de robar ellos dos. Era todo cuanto necesitaba saber y quizá un poco más, no tenía queja alguna.

Observó la negociación, aunque su atención estaba puesta en lo que planeaba Arale. Reprimió un "tu espalda es más bonita que la de aquellos dos" en pos al profesionalismo (el de ella) y asintió con la misma media sonrisa con la que hubiera dicho aquello.

-De acuerdo. Nos reencontramos en el bar, a menos que esta sea una excusa para darme el esquinazo. -Soltó una mueca, dando a entender que jamás pensaría que alguien pudiera complicarse tanto para lograr algo tan simple. -Listo.

Sonrió e hizo ademán a alejarse por donde ella le había indicado, pero algo lo retuvo. Algo más que los pasos de sus perseguidores, cada vez más cercanos. ¿Qué había sido aquel paseo, entonces? Como misión espía, aun no terminaba. Como visita turística, había sido original e informativa (había aprendido a no subir jamás a un condenado tejado) y si era una cita, a todas luces estaba terminando.

-No, espera. -Además, si era esto último, modestia aparte que había ido bien. Lo suficientemente bien como para terminarla como merecía. ¿Y cómo se suele terminar una primera cita que sale bien?

Toda esta línea de pensamiento se dio de forma absolutamente natural y prácticamente instantánea. Las cosas eran lo que eran, o lo que hacían que fueran. Quizá hasta el momento no había sido ninguna de esas tres cosas, quizá había sido todas ellas y alguna otra más. Pero si quería darle énfasis a un aspecto en particular, pues...

-Con tu permiso...

Se le acercó un paso y se inclinó sobre ella, pasando una mano por su espalda sin retenerla, sin atraerla, sólo con un disimulado aire protector. Su otra mano fue a apartarle un mechón rebelde del rostro con un movimiento fluido, acompasado a su otro brazo y al resto del cuerpo como si fueran pasos de un baile que conocía bien.

Depositó entonces un muy suave beso en los labios de Arale. Delicado, corto, hasta tímido si tal palabra se aplica a alguien que acaba de tomar la iniciativa con fluidez y confianza. Fue menos de un segundo, o quizá un poco más, el tiempo apremiaba y ni sus cazadores ni sus presas esperarían a... eso.

-Ahora sí, listo.


[F.d.i.: Si, pide permiso]
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 29/01/10, 03:54 pm

Algo dentro de ella se removía inquieto por la perspectiva de dar por terminada la velada de esa forma. Por supuesto no tenía por qué finalizar ahí, aun quedaban varias cosas por hacer e incluso cuando todo terminara podrían seguir con su amena charla. Si, eso se le antojaba un mejor final para la noche.

- Debe haber formas mas interesantes y menos indirectas de dar un esquinazo no crees? - lo decía en broma, no quería darle el esquinazo como lo había llamado él, le agradaba estar con él, no estaba segura de si era por su caballerosidad o por su estilo, y a cierto nivel era fascinante. De no ser porque la tarea que tenía entre manos así lo requería, aplazaría todo lo que estuviera en sus manos el tener que separarse.

Por otro lado, no creía que verse en la taberna fuera la mejor opción. Tendrían que encontrarse en la ciudad, pero no lo dijo, solo asintió mientras se planteaba como haría para encontrarlo una vez que cada uno tomara su camino.... esa noche y cualquier otro día.

Dejó sus pensamientos de lado, sus deseos y el interés por seguir conociéndolo tendrían que esperar. No era tanto a Kelisay como a esto a lo que le daba a espalda lista para irse cuando fue él quien la detuvo. Se giró a verlo sin desandar lo que ya había avanzado y en lo que esperaba que hablara se le acercó, demasiado cerca; con sorpresa su cabeza guió sus ojos en dirección al brazo que la sostenía por la cintura, volviendo rápidamente el rostro hacia él sin entender, en un primer momento, que era lo que estaba sucediendo.

~con mi... ? ~ Para cuando cayó en cuenta de lo que estaba haciendo, sus labios ya estaban juntos. Se congeló por completo, sin que eso fuera un impedimento para abrir los ojos de par en par, por lo repentino de la situación, pero al sentir la suavidad de sus labios tocando los de ella fue como si esa gran figura de hielo se quebrara en miles de fragmentos, provocando un vacío en su interior muy parecido al que produce el vértigo al caer y caer y seguir cayendo desde una gran altura. No caería porque Kelisay la sostenía, mientras la tuviera abrazada no había riesgo físico de... Se sobrecogió por dentro y sin control de sus actos cerró los ojos.

En cuanto se separaron, dio un paso atrás, aturdida. Aunque había sido corto, había sido un buen beso, algo en su interior decía que se encontraba ante alguien que sabía como hacerlo mientras otra parte de si le hacía caer en cuenta que él (o quizá ambos) habían estado esperando por ese momento, por la ocasión para robarle un beso. Abrió los ojos contrariada, porque no debería estar contrariada. Eso era un robo.

Levantó la vista hasta sus ojos, impactada, sabía que podría perderse en ellos si los miraba por mucho tiempo, dio dos pasos al frente y

PLAAAAFFFFF!!!!!!

Su mano extendida lo golpeó en la cara y el golpe de la cachetada resonó contra el silencio mortuorio de la noche, la mano le ardía por las ganas con las que lo había golpeado y sin duda atrajo la atención de aquellos a quienes seguían.

Cómo era posible que hiciera tal cosa? en que estaba pensado ese degenerado? Ni que ella le hubiera estando señales que se pudieran interpretar erróneamente durante la noche para llegar a algo así, o si?? Ella solo quería pasar una velada entretenida tal y como iba hasta ese momento, es que acaso tenían ideas muy diferentes de lo que era algo entretenido?

- Atrevido!! - dijo entre dientes pero lo suficientemente audible y entendible para que captara el mensaje. Le habría gustado gritárselo, pero eso implicaba delatar aun más su posición.

Se dio la vuelta airada y con las mismas, con paso rápido empezó a refunfuñar alejándose

- Con mi permiso.. JA!!!, cual permiso, lo que es, es un abusivo, como se atreve, es que habrase visto la falta de respeto y .. - se detuvo de nuevo, sin girarse, al caer en cuenta que con ese golpe tal vez el kamael desistiera de ayudarla y dejara ir a los otros dos. No creía que fuera así, esperaba que no fuera así. Motivo de más para darse prisa.

Empezó a correr, huyéndole a esa otra parte , pequeña, que le decía que, a pesar de su enojo, le había movido cosas y le había gustado.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 31/01/10, 11:57 pm

...

¿...?

¿...qué?

De acuerdo, algo no cerraba. Su cabeza de lado, casualmente apuntada a donde la sombra de sus perseguidores se hacía más y más notoria. Su mejilla ardiendo, su oído aturdido por la sonora bofetada. Su orgullo, aun sano porque todavía no entendía lo que acababa de pasar.

...

...no tenía sentido. El rechazo no le era ajeno, pero esa bofetada, sumada a todo lo anterior... simplemente no tenía sentido, el contexto era... era...

¿...Contexto? ¡¿Contexto?! ¿Había algo que pudiera llamarse "contexto" en todo lo ocurrido desde el maldito momento en que la loca aquella se había fijado en su ala? ¿...qué le pasaba por la cabeza a la rubia? ¡¿A qué infiernos estaba jugando esa, esa... esa mujer?!

Ahora sí le dolía el orgullo. La palabra "atrevido" quedó revotando un largo rato entre sus oídos antes de que su cerebro se acomodara y tomara sentido, junto con las protestas que Arale profería mientras se alejaba. Los ojos del kamael echaron chispas, puede que literalmente, en cada una de las tres miradas de odio que dirigió a su entorno.

Una a la rubia, mientras se alejaba. Vio sin ver que se detenía por un momento antes de seguir, pero giró la cabeza antes de que aquello tomara forma en su ya revuelta mente.

La segunda a sus presas, que evidentemente no se habían perdido nada de la escenita. Pobres de ellos, esperar había sido un error.

La última fue a sus perseguidores, que también se habían detenido. Toda aquella escena, en su conjunto, debía de ser una de las cosas más bizarras que había visto el kamael. Y probablemente cualquiera, incluidos los tipos armados que venían persiguiéndolos desde hacía tanto.

Lo bueno era que la situación resultaba tan jodidamente ridícula, que hasta se les había olvidado que tenían intenciones de matar a sus presas.

-¿Algo que decir? -les siseó entre dientes, sabiendo que todo aquello había llegado a su máxima extravagancia y que nada podía empeorarlo. -¿No? Pues genial.

Disparó con su ballesta. No tenía idea de cuándo la había cargado, y quizá ni siquiera lo había hecho y estaba disparando algún tipo de virote mágico, la verdad es que le importaba un maldito bledo. El tipo al que había herido en el pie cayó muerto, o gravemente herido, o lo que fuera, y una sonrisa sádica adornó el rostro de Kelisay. La rubia ya no estaba cerca, le daba igual matar a aquellos tipos.

Mierda, casi le daba igual matar a la jodida rubia.

Pasó por alto el retumbar en su pecho que le decía que eso último era mentira, y bajó del tejado de un salto. Su parte práctica, su instinto y su ansia de sangre pasaron a compartir el mando de sus acciones: El perseguidor que quedaba vivo iba a seguirlo, no tenía duda de aquello. Acababa de matar a su compañero y se había encargado indirectamente de que perdiera el rastro de Arale. Por lo tanto, sólo quedaba él.

Sus presas, en cambio, probablemente intentaran seguir con su misión, lo cual implicaría pelear o huir... y de una forma u otra, Keli conseguiría la sangre que necesitaba para calmarse.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 05/02/10, 08:32 pm

En cuanto el techo se terminó bajo sus pipes, cayó con todo la fuerza de la gravedad hasta la calle, agazapandose como un gato al tocar las piedras del suelo y levantar un pequeña nube de polvo que se dispersó a lo largo del callejón.

Se levantó rápidamente, y al enfocar la vista en laruta que debería seguir el espia, este estaba en medio d la calle, justo a la esquina, mirandola con cierto desconcerito que ella interpretó como desafío. El reto le habría parecido de lo mas interesante y hasta divertido, de no estar tan molesta como estaba por el abuso del kamael.

Dio dos pasos lentos hacia él, que dio un paso hacia al lado, en ruta para continuar con su tarea y empezaron a correr ambos, un tras el otro. Concentrada en su misión, tal y como estaba, sus pensamiento y emociones poco a poco pasaron a estar en control, llegando incluso a relegarse.

Sin duda eso era favorable, ya tendría tiempo para evaluar lo sucedido, para estar enojada, para decirle unas cuantas verdades a Kelisay, para sentirse mal por haberlo golpeado, para sentirse orgullosa de abofetiarlo por lanzado, para pensar hasta que punto otros solo veían en ella una personita ingenua de la cual aprovecharse, para sentir ira por estar contrariada por la forma en que se le había movido el piso con ese...

Apretó el puño y su siguiente movimiento sin dejar de correr fue lanzarle un cuchillo al espia que en el ultimo segundo se apartó, girando por una esquina, cada vez alejandose mas de la placita. La niña corrió más rápido y al voltear, por la inercia se estrelló contra la pared contraria de esa calle, rebotando a tiempo para evitar el segundo ataque consecutivo que le hacia el espia con una espada corta. El primero, lo había fallado cuando ella tomó la esquina de forma tan amplia.

Al darse espacio para contra atacar, el hombre corrió de nuevo, para caer varios metros mas adelante por el kunai que se le clavó en el muslo, el cual sacó con rabía y un quejido por lo bajo mientras se levantaba y trataba de recuperar la distancia que había puesto con la muchacha y que rápidamente se iba acortando.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 30/09/10, 03:15 am

La pareja de futuros difuntos bordeaba la plaza, probablemente queriendo esquivar las zonas despejadas, pero se movían como si quisieran llegar al otro lado. Hacían bien quedándose en las sombras, siempre podían esconderse en los callejones o treparse a los tejados... si eran como la condenada rubia, probablemente tuvieran una facilidad pasmosa para ello.

En definitiva, lo importante era que huían.

Quizá no se tuvieran confianza en un combate directo o tal vez estuvieran apurados, lo cierto es que sabían que Kelisay los seguía y no parecían tener intenciones de esperarlo. Bueno, el kamael esperaba que lo supieran, de otra forma significaría que eran unos verdaderos inútiles.

Él los seguía, si, pero desde lejos. Y también se sabía perseguido, pero no estaba seguro de si esperar a ser alcanzado y arriesgarse a perder a aquellos dos, o si continuar con esa ridícula cacería múltiple y quedar, posiblemente, atrapado entre cazador y presas.

Pero por debajo de la poca lógica que podía imponerle a aquella escena, seguía furioso. La mejilla aun le ardía, y probablemente fuera a hacerlo durante el resto de su jodida vida. Seguía sin entender lo que había pasado, normalmente reconocía con rapidez a las locas histéricas que se comportaban así.

Era demasiado raro, Kelisay había conocido bastante a fondo a muchas mujeres, y la fauna de bar solía ser de lo más predecible en ese sentido. Arale no encajaba en ningún estereotipo, y eso simplemente lo desesperaba. Quería y no quería volver a verla, debajo de su lógica y su ira había una buena dosis de curiosidad… pero al mismo tiempo, su orgullo estaba demasiado herido. Y prefería las cosas simples. Las mujeres simples.

Aunque fueran aburridas.

La rubia no era aburrida.

¡Era irritante, basta!

Sus orejas dieron un instintivo tirón hacia atrás al oír un crujido algo lejano, de madera y cuerda. Lo siguió un silbido agudo, y el kamael se tiró hacia un costado para esquivar la flecha que iba dirigida a donde estaba momentos antes… casi seguro que a su ala. Todos atacaban su ala. Pudiendo apuntar a su cuerpo, a sus piernas… no, siempre a su ala. O como debían de verla todos esos predecibles idiotas, "la cosa grande y blanca". En fin.

Sus presas no se detuvieron, por lo que él tampoco lo hizo. Sólo cargó su ballesta, esta vez con un virote real, y se detuvo el tiempo necesario para girarse y disparar. Su perseguidor esquivó el proyectil con sorpresa, pero el kamael no aspiraba atinarle… se conformaba con que se diera por aludido.

La pareja, aun a cierta distancia, dobló en una calle que se alejaba de la plaza. Y Keli, que empezaba a cansarse de aquel ridículo juego (y de aquella carrera que parecía interminable), se apresuró a seguirlos.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 30/09/10, 03:18 am

El haber logrado detenerlo por un momento no fue suficiente y lo sabía. Debía seguir corriendo hacia él si quería no solo detenerlo del todo, si no quitarle la información que debía obtener. Deber, detener, las dos palabras se repetían en su cabeza muy rápido, hasta que por fin el enojo que sentía contra Kelisay y contra sí misma por ser tonta fue pasando.

El sujeto seguía cojeando, pero daba largas zancadas a pesar de eso y pronto desapareció en la siguiente esquina. La niña se apresuró a entrar en ella y esta vez la espada si logró cortarle la ropa. Genial, cuantas veces estaría a punto o caería en el mismo truco? No se quiso responder, solo le faltaba que además y para colmo, Kelisay volviera a tomarla de sorpresa y la besara de nuevo, asumiendo era una mujer de esas con las que se podía hacer lo que se le diera la gana.

- Pues no!!! – gritó por lo bajo dándole un puño en la quijada al hombre, con tanta fuerza, carente de técnica alguna, que lo envió al piso. Por supuesto, la miró sin entender nada, y tenía lógica puesto que se lo decía a Kelisay en el futuro y no al hombre en el presente, pero eso no era un obstáculo para atacarla de nuevo, esta vez el filo se cruzó con un kunai y cuando ella dio un paso al frente para asegurar su presa, este le hizo un barrido que la envió al piso. Se levantó con mucha agilidad, demasiada incluso para la herida que tenía y le puso la punta del arma en el cuello.

- Te vas a quedar quieta o te… - no terminó. Estaba harta que le dijeran que hacer, cómo reaccionar, empujó la espada por el filo con la mano desnuda, rallándose tanto el cuello como la mano, dos cortes demasiado superficiales incluso para sangrar y con el kunai trató de herirlo en la otra pierna, pero él dio un salto atrás, sacó una pequeña daga y se la tiró a ella.

En el momento en que se apartó para no hacerse daño, corrió nuevamente y se perdió en el siguiente callejón. Se levantó tan rápido como pudo y fue tras él, doblando la esquina de la misma forma que las dos anteriores.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 30/09/10, 03:22 am

Kelisay dobló por otro callejón, el tercero que doblaba a la izquierda, con dos desvíos a la derecha intercalados, sin la preocupación o el peligro que corría la rubia al hacer lo mismo. Su ira no apagaba su instinto, sino todo lo contrario. Lo ponía en control.

Sus presas se movían en diagonal con respecto a la plaza, camino a la zona baja de la ciudad… y en dirección al bar del que habían salido en un principio. No era que se acercaran precisamente, pero esa era la dirección aproximada que seguían, y el detalle le molestaba.

La persecución múltiple también le molestaba. El corte que una flecha no oída le había hecho en la mejilla, la certeza de que tendría que verse con la rubia de nuevo, el elástico que aun llevaba en la muñeca, el jodido aire. En aquel momento, le molestaba todo.

Pero ya, basta, estaba cansándose en todos los sentidos y la parte mala del alcohol bebido comenzaba a hacerse notar. Sería mejor pensar un poco… ¿por qué estaba haciendo aquello? Más allá de la obvia y molesta respuesta de "se suponía que era una cita interesante", lo que intentaba recordar era el objetivo específico.

¿Recuperar información para Arale? No, no, robarla. Tenían unos documentos importantes para la rubia, o algo así le había dicho… desvió la atención (no la vista) del camino, sin dejar de correr, buscando algo en los alrededores que pudiera servir para el esbozo de idea que se iba formando en su mente.

Cajas de madera, trapos viejos, basura, algún que otro méndigo o cadáver… no, no, no y no. ¿Quizá algo delo que llevaba encima pudiera servir? Recordó aquella tarde, algo que alguien hizo llegar a sus manos… o más bien a su bolsillo. Sí, eso serviría, lo había cargado en la parte de atrás del cinturón toda la noche y por fin le daría algún uso.

-¡Hey! -gritó ya sin cautela alguna, sinceramente harto de todo aquello, cuando tuvo en su línea de visión a sus presas. -¿No se les cayó algo?

Bien aferrada en su mano torpe, la cual levantó alto para que la escasa luz diera de lleno, estaba el tubo metálico con la invitación que había recibido de baya uno a saber quién.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 30/09/10, 03:23 am

El callejón al que entró estaba profundamente oscuro. Tras dar un par de pasos apresurados dentro de él, se dio cuenta que no veía más allá de un palmo de su nariz y, eso, era mucho decir. No podía tratarse de otra que un hechizo de Oscuridad. Potente.

Si fuera la kazekage que debía ser, podría usarlo a su favor, pero no. Era Dulfary, la hija problema del Líder del Clan.

Sacó dos cuchillos y estos giraron en la oscuridad. Caminaba con mucho cuidado y sigilo, atenta a su oído y al menor ruido en el ambiente. No sería tomada por sorpresa, pero… no había nada. Un silencio perturbador que no sería ella quien lo rompiera.

Se detuvo. Una respiración no muy lejos de ahí. Se fue tras la pista de esta, con la misma lentitud de la cautela y de pronto, escuchó un gemido y algo que estuvo segura fue un golpe. Corrió en su dirección y en el trayecto tropezó con algo y cayó al piso. Volvió sobre sus pasos. Un cuerpo.

- Ay no – se quejó. Palpó el cuerpo y pronto su mano tocó algo líquido y espeso. Se limpió en su ropa, pero volvió a ensuciarse. Cambió el punto de apoyo de su mano, siguiendo la trayectoria del cuerpo, la ubicó cerca del cuello, buscaba su pulso y a cambio de este volvió a mojarse la mano. Su cuello era raro, era como si… apartó las manos rápidamente. Lo habían degollado.

Faltó poco para que gritara. Debía salir de ahí, debía alejarse de la oscuridad debía… eso fue otro golpe? Se puso de pie de un salto y corrió nuevamente en su dirección, en algún momento tenía que llegar al final de la oscuridad de ese túnel, tendría que llegar a la esquina, tenía que haber claridad y… la hubo, iban mermando las tinieblas, ahí estaba la siguiente esquina.

Un quejido ahogado, retomó su camino, corrió con mas ímpetu dobló la esquina y se quedó sin aire al recibir de pleno el golpe en el pecho, justo en el esternón, que haciendo que sus pies se elevaran en el aire de forma pronunciada, la tumbó al suelo en donde se revolvió del dolor.

Lo que fuera, le había pegado de forma horizontal, fue contundente, y aunque creyó que fue con una lanza, palo o bastón, en realidad fue un brazo, lo alcanzó a ver antes de ponerse en posición fetal y perderlo de vista, al igual que pudo ver, varios metros mas allá, también en el suelo y sangrando, aquel a quien ella perseguía.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Kelisay el 03/12/10, 06:36 pm

Sus presas se habían detenido en seco ante su grito. El kamael no sabía el verdadero motivo, no tenía manera de saberlo, pero asumió que el engaño había colado.

De haber tenido tiempo de enfriar la cabeza, se habría dado cuenta del poco sentido que tenía eso. No había forma de hacer que su farol diera fruto, a sus presas les bastaba con palpar sus propios bolsillos para saber que lo que tenía Kelisay en la mano no era algo que ellos hubieran perdido. Pero a ojos de sus presas, aquello lo marcaba como un potencial aliado o como alguien que había matado a un potencial aliado… y cualquiera de las dos cosas eran motivos suficientes para detenerse.

El perseguidor aun no aparecía en escena cuando las presas se acercaron, dagas en mano, al kamael. Y él, mientras tanto, guardó el tubo de metal en el mismo lugar de antes y aprovechó el breve momento para recuperar algo de aire.

-¿De dónde sacaste eso? -dijo uno de ellos al estar a un par de metros de Keli, poniéndose en guardia. Ni "buenas noches", maleducados proyectos de cadáver.

-De tu mano muerta, imbécil -respondió él con toda la cólera que venía acumulando, mientras de un salto iniciaba una carga contra el más cercano. Probablemente el que había hablado. Estaba muy oscuro como para saberlo con certeza.

Descolgó su enorme espada a mitad del movimiento, girando sobre sí mismo para que el peso del arma no lo frenara tanto, y descargando un ataque circular que fue a dar… contra una daga.

Una daga de como mucho veinte centímetros, había detenido una espada de un metro y medio de largo.

Aquello no podía ser bueno.

Igual, contra la diferencia de peso se puede hacer muy poco. Y contra la pelea sucia, aun menos. El golpe había desequilibrado a la presa, y Kelisay, con toda la parsimonia del mundo, remató su ataque fallido con una patada a la rodilla. Se escuchó el sonido de huesos crujiendo, y el tipo saltó hacia atrás, como pudo, con su pierna sana.

El kamael giró a encarar a su compañero, dando por derrotado al primer tipo. Y ese fue su error. Se encontró con el sujeto a escasos centímetros de él, demasiado cerca para poder atacarlo con su espada, y recibió un fuerte puñetazo en plena mandíbula, seguido de un golpe en el pecho que pudo haber sido hecho francamente con cualquier cosa.

Hizo un corte en diagonal ascendente con su espada, más por instinto que por otra cosa, y esta vez el arma encontró carne. Por encima del zumbar de sus oídos que se iba apagando, pudo escuchar un gemido ahogado, el sonido de sangre salpicando, y poco después el de un cuerpo cayendo pesadamente al suelo, éste sí fuera de combate.

Pero al volver a girarse hacia el primer caído, descubrió que éste no estaba tan derrotado como había pensado.

Antes de aferrar al tipo por el cuello, después de que su espada cayera al suelo y bastante antes de que los huesos del ahora sí difunto crujieran, una daga de cómo mucho veinte centímetros penetró limpiamente el costado de su abdomen.

Y obviamente, dos muertos y un herido después, el perseguidor por fin alcanzó a su presa.
avatar
Kelisay

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 07/12/10, 01:41 am

Estrellitas de mil colores se formaron frente a sus ojos, los cuales, curiosamente, cerraba con mucha fuerza. Destacaban contra la oscuridad, giraban, brillaban, menguaban. Y mientras, sentía que se asfixiaba. El aire faltaba por el golpe recibido.

Estrellitas de dolor

Había dejado de mirar el cuerpo del espía, se había desvanecido en medio de la oscuridad y el dolor inicial; él seguía ahí, en alguna parte, desangrándose. No podía respirar, se empezaba a desesperar, las estrellas se hacían más brillantes y de pronto desaparecieron en un resplandor blanquecino cuando recibió un puntapié en la espalda a la altura del pulmón.

El segundo golpe, el que le dio el piso al recibirla de vuelta, pasó completamente inadvertido. Tenía que alejarse, con dolor o no, debía poner distancia con el adversario, fuera quien fuera. Se arrastró por el piso y en cuanto pudo, se puso a cuatro patas, así que cuando su agresor cayó en la tentación de volverla a patear en esa posición, Dulfary se aferró a su pie para darse impulso y huir de ese cuadrante al empujarlo.

El movimiento tomó por sorpresa al agresor y casi lo tumba al suelo. La niña no se alejó mucho, pero al menos ya no estaba a merced de sus golpes. En cuclillas, trataba de enfocar en medio de la penumbra del callejón. No venía tras ella, se dirigió al hombre, el que seguía ahí tumbado. La figura, que entre sombras se alcanzaba a divisar masculina, tomó por la ropa al hombre y lo lanzó hacia ella, que se apartó a tiempo rodando por el suelo. Al detenerse, tenía un arma en la mano y se debatía entre lanzarse al ataque o solo lanzarle el arma.

Por otro lado, el bulto había caído de forma muy pesada.

Pero no pudo hacer ni lo uno ni lo otro. Aterradoras sombras se alzaron del suelo y fueron a sujetar al hombre contra una pared. Los ojos se Dul por poco se desorbitan: no eran sus sombras, no era ella quien las controlaba y no era al agresor a quien atacaban, era al espía, las manejaba el agresor. Retrocedió asustada pero fue el gemido lastimero del espía la que la hizo reaccionar.

- Libéralo! – exigió, tan valiente como fue capaz, con voz ahogada por la anterior falta de aire. Era una advertencia, era una amenaza, mas bien una advertencia que para ser más contundente fue reforzada por el lanzamiento de su kunai contra una porción de sombra, pero en lugar de dar en el blando, otro cuchillo, lanzado por el hombre, lo desvió.

Cuando quiso volver la vista al frente, lo tenía encima. Bloqueó con el antebrazo, justo a tiempo, la patada que le propinaba, mermando su impacto y cuando vino el segundo ataque, un rodillazo, se hizo a un lado y fue su turno de patearlo, al riñón, pero él también se apartó y la agarró del brazo tirándola contra la misma pared en la que tenía retenido al espía.

Eso si no lo pudo evitar. Primero se golpeó el hombro y luego el resto de la espalda y antes de reaccionar o tratar de quitarse, la persona la agarró por el cuello, con una fuerza que casi rayaba en la saña. Estando tan cerca no pudo distinguir su rostro, lo tenía cubierto casi en su totalidad sin embargo lo que hizo a continuación la espantó más de lo que hubiera podido pensar y admitir: metió la mano en su bolsa de armas, en la de Dulfary!! y había logrado sacar un kunai, con el que le apuntó al ojo.

-No - respondió por fin.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Dulfary el 13/09/12, 08:54 pm

No podía creerlo. Simplemente no podía y aun así tenía todo el sentido del mundo. No solo porque algo así fuera casi imposible, sino porque el hecho de que tal cosa ocurriera solo quería decir que quien tenía en frente, amenazando su ojo con el peligroso filo de la punta del kunai, era uno de los suyo. Otro kazekage.

Quedándose completamente quieta, al punto que le costaba respirar, escudriñó entre las sombras el rostro de la persona en cuestión. Que era hombre, ya lo tenía más que claro, por su fuerza, por su contextura y ahora por su voz... su voz fue lo que terminó de armar el rompecabezas.

Las bolsas de armas de cualquier kazekage, son pequeñas o medianas bolsas dimensionales en las que cargan con todo aquello que necesitan sin ocupar mayor espacio. No solo están hechas a base de magia, sino que tienen un algo más que ningún artesano del Clan estará dispuesto a revelar, ya que cuentan con un bolsillo secundario en su interior. En el primer bolsillo, en el que va a parar todo aquello que ingresen en la bolsa, hay espacio suficiente para albergar lo que quepa en la sala de una casa (niños kazekage han hecho varios experimentos al respecto en especial cuando deciden intentar escapar de casa) siempre y cuando pase por la abertura de la bolsa, la cual cede lo suficiente, pero no da para hacer entrar un piano de cola, por ejemplo. Cualquier persona, incluso animales si se deja mal cerrada, puede meter su mano y meter o sacar objetos de allí.

El segundo bolsillo, el que es secreto dentro de la bolsa, hace parte de los misterios de los kazekage. Es allí a donde van a parar sus armas, todas y cada una de ellas, y de donde las obtienen cuando las necesitan. Si algo está atado a un arma de estas (las de los kazekage, es decir todas aquellas con símbolos y/o rituales de consagración) irá a parar a ese bolsillo. Sin embargo, no es lo especializado en su carga lo que hace especial a este bolsillo, sino el hecho que solo los kazekage activos pueden extraer objetos de allí. Ni con magia, o rituales o formulas para suplantar se pueden obtener las armas de este bolsillo.

De ahí, la sorpresa de Dulfary.

Y eso era la punta del iceberg. No solo tenía una de sus armas y le apuntaba con ella tras sacarla de su bolsa, sino que reconocía la voz y su mente registró muy rápido el hecho que en lugar de relajarse, se había puesto aun más nerviosa.

- Qu... qué haces a... quí? - preguntó con nudo en la garganta, con ambos ojos tratando de mirar la punta del kunai. Por toda respuesta recibió un poco mas de presión en su cuello cortándole otro poco la respiración y por ende la posibilidad de seguir hablando. Se quejó y pataleó tratando de liberarse, con los ojos a medio cerrar, olvidando por una fracción de segundo el filo que tenía en frente.

Leve, opacado por la mascara que ella sabía que no era tela sino de cuero, se dejó escuchar el sonido de un inicio de risa despectiva que solo fue un

- Je -

Sacando fuerza de un espacio que no tenía, golpeó con la punta de su pie poco mas arriba de la canilla, donde estaba segura no tenía protección y antes de esperar a ver su reacción golpeó con el puño en el hueso de la muñeca, hundiendo el nudillo en el juego de tendones.

El filo se alejó de su ojo, sí, pero trazó una muy delicada línea en el puente de la nariz que de inmediato sangró. Sin embargo no fue eso lo que tuvo el turno de saturar sus sentidos de dolor, fue el rodillazo con la pierna que ella había pateado, en el vientre. El lado bueno, es que la liberó, aunque no fue de inmediato, la tuvo un instante más del cuello antes de soltarla, dejándose caer Dulfary al suelo.

El kazekage se alejó dos pasos de ella, tomándose la muñeca golpeada. al hacerlo y ver la sangre en a punta del arma, se acuclilló a la cabeza de Dulfary y le tomó la cara con una mueca de preocupación que la niña no llegó a notar. Al ver que no estaba herida, la soltó y se alejó previendo un ataque-pataleta

- La pregunta correcta sería, qué estás haciendo tú - su tono ya no fue tan severo, sin dejar de serlo, pero ahora venía enmarcado con un deje de burla y jovialidad que por un momento removió en Dulfary sus defensas más profundas.

No respondió enseguida. Al contrario, se tomó su tiempo para buscar aire y fuerzas y lugar estar, primero a cuatro patas y luego, rescostada contra la pared. No entendía en lo absoluto por qué hacía eso, qué necesidad tenía de tal cosa y tal vez jamás lo hiciera, por la sencilla razón que no había una razón para hacerlo diferente a que quería y podía. Se dio un momento más en el que reinó el silencio en ese callejón oscuro, tomó aire para responder, pero no salieron palabras, necesitaba un poco más.

- Sí, sí, ordenes de Sheik, buscar al mensajero espía con el pergamino. Pero eso no responde qué estás haciendo, el espía sigue con vida, no lo has tocado cuando ya debería estar más que registrado y buscando al compañero que huyó... - el silencio duró un poco más, solo que esta vez venía roto por la respiración y los profundos jadeos de Dulfary recuperando el aire y, pronto, una nueva risa despectiva, muy corta, por parte del kazekage - Baren tenía razón. La única forma de callarte es con comida o quitándote el aire -

- No voy a matarlo - dijo por fin, con la voz ahogada, pero claramente desafiante. Poco a poco se iba levantando, apoyándose y ayudándose de la pared. el kazekage no dijo nada más, solo la observaba y en sus ojos castaños podía adivinarse esa sonrisa de burla y sarcasmo que había bajo la máscara.

- Libéralo - esta vez no era una exigencia o una orden, su tono era mucho mas relajado y casi de inmediato se pintó una sonrisa en la carita de ella, en lo que sacaba un nuevo cuchillo - o tendré que hacerlo yo - lo dijo jactanciosa y eso bastó para borrar la sonrisa del kazekage, quien cambiando de actitud se lanzó al ataque.

A la velocidad de un parpadeo ya tenía otros cuatro kunai en sus manos, tres entre los dedos de una (en la torpe) y dos en la otra y hacia dos tajos que serían mortales, en donde hasta un instante antes estaba Dulfary, pero esta había desaparecido saltando a una ráfaga de aire en el último momento para luego reaparecer tras el kazekage, a alturo suficiente para darle primero una patada en el hombro, de tal forma que lo usó como punto de apoyo para dar una voltereta hacia atrás y caer lista para defenderse de su contra ataque

- Parece que no estás en forma, mejor liberalo de una vez - provoco poniéndose en guardia. El kazakage sonrió sardónico bajo la mascara y no esperó a una segunda provocación.

Él también saltó al aire y al reaparecer, saltaba hacia ella empuñando un sable lleno de grabados de consagración, en un tajo que iba directo a su cabeza y obviamente Dulfary no lo esperó pacientemente. Se hizo a un lado, valiéndose del viento lo hizo perder aun más la trayectoria y cuando su compañero de Clan se volvió hacia ella en un solo y fluido movimiento, tuvo el atino de meterse en su espacio vital para tomarle la muñeca y tratar de salir de ahí con una llave, la cual cual contrarrestada con otra llave y esta con otra y así, hasta que Dulfary lo enredó con sus pies, ambos perdieron equilibrio y se tuvieron que alejar el uno del otro o eso creyó Dul, pues de pronto fue él quien la tomó de la muñeca y la arrojó a lo lejos en la calle, dejándola más cerca del espía

Dulfary salió despedida por los aires, casi sin control, pero pronto lo retomó colándose en el viento para caer como un gato y se retomó el ataque contra el kazekage quien ya estaba prácticamente sobre ella de nuevo, pero este se agachó y alcanzó a esquivarla una vez, pero no una segunda en la que ella misma se tiró contra las duras piedras de la calle y completó su ataque con un barrido que lo envió al suelo.

- Nada mal - elogió como si solo se tratara de un juego o un entrenamiento y no de la carrera por la vida de otra persona y el cumplir la misión dada por un superior. La niña con figura de adulta, aprovechó que estaba tan cerca del espía para ir a liberarlo, pero el kazekage se interpuso, solo que esta vez no se detuvo y aprovechó el impulso de su carrera para darle un puñetazo, que fue directo a la mandíbula haciéndolo caer de espaldas contra todo pronostico hecho por ella, pero él se incorporó de un salto y al instante su puño derecho se movió como un mazo imparable y se enterró muy cerca del riñón de la niña quien antes de terminar de percibir el dolor y desviarse para un lado, lo pateó en el pecho, girando sobre sí para hacerlo claro está, lanzándolo lejos esta vez ella.

La pausa que vino fue demasiado corta, pero valió para que el kazekage sintiera la sangre correrle por el labio y Dulfary sabía que si daba un paso o respiraba de forma inadecuada el dolor sería aun más punzante de lo que ya era, aun así tenía un plan B

-NO TENGO TODA LA NOCHE! LIBERALO QUE TENGO MÁS COSAS QUE HACER! - protestó, perfectamente en guardia y con la determinación que la caracterizaba.

- Vamos, grita más fuerte, creo que solo la porción de la guardia que aun duerme no te escuchó, niña imprudente - El kazekage se fue poniendo de pie lentamente aun sonriendo, miro a Dulfary a la distancia unos segundos y se deshizo en sombras, Dulfary se preparó para el impacto, casi, casi cerrando los ojos aunque era mas bien un intento por concentrar sus sentidos para adivinar donde aparecería el Cazador, pero fue inútil, salió desde su propia sombra y su brazo apareció de la nada envolviendo su cuello, aunque no apretó con fuerza como para quitarle el oxigeno

- Suéltame, el mismo Shiek me asignó - empezó a forcejear contra su compañero, quien ahora sí apretó con fuerza a modo de advertencia, haciendo que la sangre se sintiera en su nariz y la presión en los ojos, la soltó un poco - Así que deja de interferir con mi misión, Naseem - lo dijo muy seria, apretando el puño, lista para darle un codazo que le permitiera liberarse.

- El asunto es, que ya no hay misión. Se acabó ésta, ya no es la tuya. Desde el Alto Consejo de Ancianos se te ha relegado de este lugar. - la empujó al frente al liberarla, para poder conversar bien lo que tenía que decirle, ya que como predecía la niña se giró hacia él sin teneder del todo, mientras aun hablaba - Te asignaron una nueva misión, hermanita -
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Busca y encuentra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.