Censo
Últimos temas
» Adonde me lleven los sueños
04/04/18, 08:55 pm por Lisandot

» Sentimientos encontrados
22/02/18, 10:03 pm por Songèrie

» El fin de un viaje y el comienzo de otro.
04/02/18, 03:16 pm por Florangél

» Vini, saquei, marchi
30/01/18, 06:23 pm por Narrador

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/01/18, 06:01 pm por Narrador

» Trama 3 . Se reclutan piratas y maleantes varios
30/01/18, 05:58 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Aterrizaje imprevisto

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 09/02/10, 08:55 am

http://mardejaspia.forosactivos.net/trinacria-f10/dulce-recibimiento-en-los-muelles-t68-80.htm#3573

Era increíble como de un momento a otro todo se había ido al demonio, muchas veces parecía que el destino se regodeaba en darte la mano para luego volver a empujarte al suelo, y a veces, escupirte en la cara.

Se encontraban volando con Florangel, esta ultima transformada en un pegaso de ensueños, ambas contemplaban el paisaje y disfrutaban de la libertad momentánea. El día estaba hermoso, y cualquiera diría que nada podía salir mal...

Sophitia se encontraba disfrutando de la sensación que le producía la mezcla entre el sol y el viento de mar, miro hacia abajo en un intento de divisar el barco, pero no tenía ni señales de él, habían subido mucho y dado demasiadas vueltas como para saber bien donde estaban... Solo estaba ese trozo de tierra a lo lejos...

De pronto, Florangel comenzó a bajar, creía que en dirección de la isla. Eso no estaba bien, no sabía donde estaba el barco, pero si de algo estaba segura era de que esa no podía ser Nehmen, por un momento había creído que si, y por eso había gritado. Mas luego recordó a que distancia estaba su destino y se dio cuenta de su error.

Ya era tarde, hicieron un aterrizaje imprevisto en alguna otra de las tantas islas de Jaspia. Al menos no habían caído estrepitosamente ni nada similar. Florangel bajo con cuidado y la pirata solo tuvo que desmontar sin mas.

En cuanto Sophitia puso ambos pies en la isla se dio vuelta de cara al mar, no veía ni señales del barco por ningún lado, esto era malo, muy malo.

- No, esta no es Nehmen, faltaba bastante recorrido para llegar - Dijo girándose - ¡Rayos! Se enojaran con nosotras por esto, van a pensar que queríamos escapar.

Su error las había dejado estancadas en una isla en medio de la nada, estaban a al menos un día de distancia de su destino, sino más. Sophitia pateo la arena enojada por sus torpezas, de seguro era la única pirata que se desorientaba en el mar. Se dejo caer intentando pensar como salir de semejante embrollo.

- Necesitamos saber donde estamos, encontrar el modo de irnos, saber hacia donde queda Nehmen y avisar de nuestro retraso antes de que Valeska Rosentolz se enoje... Dioses, esto si que esta difícil....

Se tomo la cabeza con ambas manos intentando concentrase, lo más simple seria conseguir pasajes para alguna embarcación que zarpara ese mismo día, el problema era que resultaba poco probable que un barco se dirigiera a una isla en donde de seguro le robarían hasta las velas.... Tal vez alguno que pasara cerca...Y el resto del trecho lo harían.... ¿Nadando? No, eso no se podía... ¡Que complicado resultaba todo!

- ¿Se te ocurre algo, Flor? - La preocupación era palpable en su tono.

Su angustia era generara por una mezcla de motivos, pero el principal era por creerse responsable de que ambas se perdieran. Si ella no hubiese confundido las cosas, de seguro se encontrarían en ese momento de nuevo en el barco, ambas a salvo y de camino a su destino, le daba una rabia terrible. ¿Y así quería ser capitana de un barco? De seguro lo haría estrellar contra algún arrecife a las pocas horas de recibirlo.

- Siento haberme confundido de isla - Susurro de modo apenas audible, si hablaba alto se seguro se le quebraría la voz.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 15/02/10, 01:34 am

No le sorprendió que Sophitia le dijera que aquella no era la isla a la que se dirigían y tampoco le preocupó, ni siquiera se le ocurrió que podían esta en un problema. Por lo mismo, la reacción de su amiga, llena de rabia y angustia la desconcertó al principio y la intranquilizó después.

La joven pirata sabía de estas cosas, si estaba tan preocupada debía haber una razón poderosa. Tal vez regresar al barco no iba a ser tan fácil como ella creía. Por supuesto que no lo iba a ser, ¡qué descuidada había sido! Había estado volando durante una hora y no lo había hecho en línea recta, de eso estaba segura. Pero no sabía en qué dirección lo había hecho, volar sobre el agua no es igual que volar sobre tierra, no hay puntos de referencia que permitieran orientarse. No sabía dónde estaba el barco el que, por supuesto, continuaba moviéndose.

Tendría que ir en su busca, pero sin Sophitia; no tenía forma de saber si lograría llegar al barco con una sola transformación, no podía arriesgarla. Quizás ocuparía las dos transformaciones que le quedaban y tendría que echar mano de una burbuja protectora para ir y volver, pero tenía que hacerlo. Sabiendo que ruta seguía el barco podría llevar ahí a su amiga después, cuando pudiera transformarse de nuevo. Que para eso tuviera que pasar un período de varias horas, para ella no representaba obstáculo alguno. La playa era bonita y el tiempo era bueno; seguramente podrían pescar algo o recoger algunos mariscos para comer y ella podía hacer agua y fuego, aunque fuera en pequeñas cantidades servirían; estarían bien. Lo que pudiera pensar o sentir Valeska Rosentolz estaba lejos de su mente.

En medio de sus elucubraciones, alcanzó a escuchar el susurro de la pirata y sólo entonces compendió que se consideraba responsable de la situación. Una ola de remordimientos la inundó. Sophitia no tenía la culpa de nada, ella no había aterrizado ahí porque creyera que habían llegado a su destino, lo había hecho porque se estaba terminando el tiempo de su transformación.

Cariacontecida, se sentó junto a su amiga y le tocó el brazo para llamar su atención.

- No es culpa tuya, Sophitia. Yo tenía que bajar aquí, fuera o no nuestro destino, porque mi transformación iba a acabarse e iba a volver a ser yo; nos hubiéramos caído al agua si no aterrizo, fue una suerte que vieras la isla. Verás, sólo puedo mantener una trasformación durante una hora; volé demasiado tiempo sin darme cuenta. Todo es mi culpa, lo lamento mucho.

Estaba sinceramente apenada y su aflicción se reflejaba en su voz. Pero estaba también decidida: si ella había causado el problema, ella iba a solucionarlo.

- Pero no te preocupes – añadió, poniéndose de pie – Ahora mismo iré a ver donde está ese barco.

Sin esperar respuesta, se metamorfoseó en un petrel y corrió velozmente, alzando luego el vuelo en la misma dirección por la que habían venido.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 15/02/10, 08:22 am

Sentir el suave contacto de su amiga, escuchar sus palabras de consuelo, y saber lo de la transformación ayudo mucho al animo de Sophitia. Sin embargo, no dejaba de sentirse algo culpable y la angustia por no saber qué hacer la seguía carcomiendo.

- Lo dices solo para levantarme el animo - Dijo la pirata con una sonrisa triste.

Tomo la mano que Florangel había posado sobre su brazo, como agradeciendo que fuera tan considerada, seguía sin estar acostumbrada a que tuvieran un trato así para con ella, pero iba a disfrutar mucho acostumbrándose.

Antes de que pudiera decir nada mas la hechicera salió corriendo hacia el mar y se transformo en un abrir y cerrar de ojos nuevamente. Ya había visto la transformación en el barco, pero aun así no dejaba de sorprenderla, lo cual impidió que intercediera o siquiera gesticulara algo para detenerla.

Se quedo contemplando como volaba lejos hasta volverse un minúsculo punto negro en el horizonte. Ya estaba echo, Florangel se había ido y no podía hacer nada que no fuera esperar su regreso.

Por primera vez desde que llegara se dedico a mirar lo que la rodeaba. No había gran cantidad de árboles, lo que preponderaba eran unas hierbas muy altas, parecían cubrirlo casi todo. No veía por el momento ningun pueblo, aunque no le quedaba duda de que si caminaba un poco en seguida lo encontraría.

Pero aun era temprano, acababa de comer y no estaba tan cansada, así que no tenía deseos ni ánimos para ir a cruzarse con otros seres humanos.

Así pues, Sophitia se recosto sin mas en la suave arena con ambos brazos bajo la cabeza a modo de almohada, esperando a que su amiga regresara, tenia fe en ella, sabia que volvería lo antes posible.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 16/02/10, 02:24 am

Ya en el aire, titubeó un momento tratando de decidir que ruta seguir. Estaba casi segura de que no iba a encontrar el barco si sólo volaba en línea recta. Le parecía que la corriente que había seguido la había llevado en diagonal. Pero, ¿de dónde habían venido? ¿Desde la derecha o la izquierda de la isla? Estaba confundida, si sólo tuviera algo que le sirviera de punto de referencia. Un momento, el sol. ¿Dónde estaba el sol cuando volaban? No lo logró enseguida, pero por fin pudo recordarlo. Ahora ya tenía una forma de orientarse.

El sol podía estar más bajo o más alto en el cielo, pero siempre seguía la misma ruta: salía por oriente y se ocultaba por el occidente. El barco viajaba hacia el oeste. Y al desviarse ellas el sol había quedado a su izquierda. Ahora debía volar hacia el este y procurar que el sol quedara a su derecha.

Tardó unos 40 minutos en encontrar el barco. Voló sobre él algunos minutos para determinar su ruta y emprendió el vuelo de regreso, hacia el oeste y dejando el sol a su izquierda. Perdió su transformación antes de llegar pero consiguió volver a cambiar de forma antes de darse un chapuzón. Feliz, reemprendió el vuelo y llegó a la playa donde Sophitia descansaba, volviendo a tomar su forma humana apenas tocó la arena.

- ¡Encontré el barco! – anunció emocionada – Pasará cerca de esta isla y podré llevarte de vuelta tal como te traje.

Seguramente iba a tener que hacer otro viaje de exploración, pero eso no le preocupaba. Ya tenía una idea clara de donde estaba el barco y, en unas cuantas horas, dispondría de sus tres transformaciones nuevamente; no tendría problemas en hacer un viaje ida - vuelta – ida.

- Claro que tendremos que esperar algunas horas. Sólo puedo hacer tres transformaciones seguidas y ya las ocupé. Ahora debo aguardar, pero por la tarde ya podré transformarme de nuevo. Mientras esperamos podríamos explorar un poco, ¿no te parece?

La adrenalina bullía en su organismo; le era imposible estarse quieta y descansar. Necesitaba movimiento, acción.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 17/02/10, 09:55 am

Sophitia se había quedado recostada durante todo el viaje de su amiga, se sentía agradable el sol sobre su piel, así que dormito relajada mientras pasaban los minutos, sintiendo el cansancio de no haber dormido en toda la noche y pasar por tantas experiencias siendo tan temprano. La calma que se respiraba en el lugar la ayudaba a no pensar en los múltiples problemas que tendrían si Florangel no encontraba el barco.

Antes de lo que la pirata se había imaginado, su compañera de aventuras estaba de vuelta, y al juzgar por su expresión, diría que tenia buenas noticias, aunque solo pudo ver todo esto una vez que la chica estaba parada a su lado, ya que antes estaba con los ojos cerrados disfrutando del lado bueno de la situación.

- No podrías haberme dado una noticia más maravillosa - Dijo parándose de un salto y abrazándola.

Estaba en verdad feliz de poder solucionar el asunto de modo al parecer tan sencillo, si hubiese estado sola no habría sabido que hacer.

- Eres extraordinaria, ¿los sabias?- Felicito Sophitia a su compañera mientras la tomaba del cuello y le besaba un cachete - Ya perdí la cuenta de cuantos favores te debo, !jajaja!

Así era ella, podía entrar en desesperación por unos minutos, pero en seguida se recuperaba y volvía a su animo alegre. Ya sabía de sobra que tirarse a llorar no resolvía nada, por lo tanto, había que tener la mente calma y concentrarse en sus objetivos.

- Si explorar es lo que quieres, eso es lo que haremos - Una sonrisa de oreja a oreja adornaba su rostro nuevamente - En cualquier caso, necesito ver un poco más de este lugar para saber dónde estamos.

Notaba tambien que no era la única feliz, Florangel denotaba pura energía, eso estaba muy bien, la motivaba a dar rienda suelta a su alegría, y así lo haría sin duda. Miro a los alrededores buscando un lugar adecuado para comenzar, pero dado que no conocía nada, lo mejor sería ir por el primer lugar que le quedara cómodo.

- No noto ninguna diferencia, vayamos por allí - Señalo un lugar cualquiera y comenzó la marcha a paso militar.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 22/02/10, 12:58 am

Aceptó los cumplidos de su amiga sin falsa modestia – ella sabía que no era una persona común y corriente - y sus muestras de afecto, con alegría. La efusividad de Sophitia no la incomodaba en absoluto, muy por el contrario, le gustaba; hace mucho tiempo que estaba privada de los mimos que en su familia eran habituales. Por un brevísimo instante la nostalgia y la tristeza hicieron amago de aparecer, pero la pronta aceptación de su amiga de su idea de explorar la isla, las confinó nuevamente en el fondo de su mente.

- ¿Hay muchas islas por aquí? – preguntó, mientras se ajustaba sonriente al paso de marcha de la pirata.

Habían salido de una isla para dirigirse a otra y habían aterrizado en una que estaba en algún punto del camino entre las otras dos. Tal parecía que en esta zona del mundo sólo había islas, no continentes. Sabía que había una isla perteneciente a su país natal, pero no recordaba nada sobre archipiélagos; lo cuál no significaba nada, en realidad. La geografía nunca había sido su fuerte en los estudios; las materias que a ella siempre le habían interesado eran la zoología – poder convertirte en animales te incentiva mucho a aprender sobre ellos -, la historia y la literatura – adoraba los relatos, reales o ficticios - y las matemáticas. Siendo ella nula en geografía y habida cuenta que Sophitia parecía tener dificultades para orientarse en su propia tierra, iba a ser muy difícil localizar su país de origen.

Habían salido de la playa y caminaban paralelamente al mar, en medio de hierbas muy altas. Soplaba una suave brisa y el sol que brillaba alegremente al comienzo de la mañana parecía ahora haberse empañado ligeramente; el único sonido que oyeron durante largo rato, aparte del de sus propias voces comentando lo que veían aquí y allá, era el de las olas rompiendo en la playa.

- ¿Crees que viva alguien en este lugar?

Apenas había acabado de hablar cuando dos órdenes de sonidos distintos, muy cercanos temporalmente entre sí, atrajeron su atención. Primero se escucharon, hacia el interior de la isla, una serie de balidos y algunos mugidos, seña clara de que había ganado alimentándose por ahí. Casi inmediatamente, desde el mar, vinieron sonidos mucho más intrigantes: fuertes chapoteos y sonoros ladridos. Ladridos, ¿es que había perros marinos en aquel lugar? ¡Morsas!, recordó de pronto, tenían que ser morsas. Había leído sobre ellas, pero nunca había visto una. Emocionada, echó a correr hacia el mar.

- ¡Allá hay morsas, Sophitia! – le gritó a su amiga - ¡Vayamos a verlas!
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 23/02/10, 01:14 pm

Caminaban a buen paso bajo un cálido sol que era ocultado por alguna que otra nube de vez en vez. Al estar en una playa el viento era fuerte, lo cual evitaba que sintieran el calor e incluso hasta el cansancio.

Sophitia pensó en todos los mapas que había visto junto con su padre, no eran muy detallados ni mucho menos, pero servía para lo que tenían que hacer, hubicarse lo minimo y necesario.

La respuesta era bien simple...

- Si, hay muchas islas por aquí - Miro un segundo hacia arriba, e intento pensar en los nombres de los lugares que recordaba - Moramaile, Valanderiel, Ur Shalasti, Tinaraith, y hay mas, pero no vale la pena que te llenes la cabeza de nombres. En cuanto estemos en nuestro destino te mostrare algún mapa y será más fácil.

La pirata consideraba que era fundamental que Florangel supiera exactamente donde estaba, pero diciéndole una lista de nombres no se llegaría a nada, tenía que mostrarle donde estaban por si reconocía alguna de las islas o de los mares.

Mientras caminaban, Sophitia miraba los alrededores en busca de alguna cosa que le mostrara sin lugar a duda dónde estaban.

- Si, seguramente encontraremos algún muelle en cualquier momento, o si vamos al centro de la isla... -
Hizo un mapa mental mientras decía esto.

Habían salido de Trinacria y habían navegado al rededor de un día, la tormenta la desorientaba un poco, pero suponía que el capitán no se habría desviado del rumbo. Cuando salieron volando estaban como a mitad de camino... Tal vez...

- ¿Morsas? -

Una vos dentro suyo dijo "Denkenia", automáticamente miro arriba, en busca del sol. Suspiro tranquila, aun había mucha luz, no estaban en peligro, pero sería mejor que se apuraran.

- Mmmm, mejor no, Flor... - Pero su amiga ya había echado a correr, tuvo que apurarse para alcanzarla. No estaba segura de cómo explicarlo sin parecer dramática, o que la tomara por una loca - Creo que ya sé donde estamos, esta debe ser Denkenia, no es una mala isla pero... sería conveniente que nos fuéramos antes de que oscurezca...

La tomo de la mano y la llevo de modo suave, pero firme para el lado opuesto de donde había venido los ruidos. Mientras, trató de esclarecer el porque de su comportamiento.

- Las morsas de aquí son buenas... Siempre y cuando las cruces de día. Por la noche hay que ocultarse en el pueblo, ya que se transforman en ipoqs, como le dicen los habitantes. No hay nadie que sobreviviera para contar siquiera como se ven... Pero se alimentan de almas humanas...

Sonaba bastante mal, pero era mejor así, no era algo para tomar a la ligera tampoco.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 25/02/10, 04:04 am

Corría feliz ante la perspectiva de ver aquellos animales de los cuáles hasta ahora sólo había visto ilustraciones y no le sentó nada bien que su amiga la detuviera en lugar de unirse a su carrera. Pero algo en el tono de Sophitia hizo que la curiosidad se impusiera por sobre la protesta que comenzaba a formarse en sus labios.

- Podré volver a transformarme antes de que se ponga el sol, no estaremos aquí cuando oscurezca - aseveró - ¿Por qué no debemos estar aquí al anochecer? ¿Qué pasa?

La respuesta de Sophitia no le pareció ninguna locura, pero la sorprendió completamente. ¿También aquí había seres que se alimentaban de almas humanas? Se la quedó mirando con los ojos abiertos de par en par.

- En mi país también hay seres que se alimentan de almas humanas – contó – Pero no son morsas, es decir, nadie sabe lo que son porque nadie los ha visto nunca. Viven en unas cavernas en la Ciudad Portuaria; yo estuve ahí una vez, ¿sabes?, pero no vi ninguno de esos seres.

De haber visto alguno, posiblemente no hubiera estado contando la historia. Pero a falta de comedores de almas, había visto otras cosas igualmente espantosas. Una sierpe gigantesca venida al parecer del mismo infierno; estalagmitas vivientes trepando por su cuerpo y tratando de atraparla. Un escalofrío recorrió su cuerpo al recordar todo aquello trayéndole un resabio del pánico que había llegado a sentir.

Normalmente se enfrentaba con valor e incluso, con bastante frecuencia, temerariamente a los peligros concretos y terrenales, pero lo sobrenatural se había ganado su respeto. Ni su capacidad de mimetismo, ni sus habilidades de metamorfosis ni su harto limitado conocimiento de las artes mágicas la capacitaban para enfrentarse con aquellas cosas. Si Sophitia decía que no debían ir a ver esas moras, no lo haría, ya encontraría otras y procuraría que estuvieran muy lejos de esta isla al anochecer. Así se lo declaró solemnemente a su amiga.

Pero, ¿qué hacer mientras tanto?

- Imagino que tampoco querrás irte a bañar al mar, ¿verdad? ¿Vamos a ver si encontramos las vacas y las ovejas?


No sentía especial interés por dichos animales, eran muy aburridos, pero se le había ocurrido que quizás pudieran conseguir un poco de leche. Comenzaba a sentir hambre nuevamente, aunque habían desayunado hacía poco. Las transformaciones y el aire maarino le causaban ese efecto.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 25/02/10, 10:15 am

No pudo evitar sentirse más aliviada a cada paso que daban lejos de esas extrañas criaturas, algunos las consideraban encantadoras de día, pero la pirata no se fiaba de ellas, no quería tenerlas cerca en ningun momento.

Cuando ya habían caminado varios pasos soltó su mano, había aprendido que tratándola como a una niña solo lograba ponerla de mal humor.

- Perdón por el tirón de mano, es que me dan escalofríos esos seres - Una parte suya sabia que Florangel no se enojaría por una tontería así, otra parte suya no quería correr el riesgo.

No estaba segura desde cuando la hechicera se había vuelto tan fundamental en su vida, no era capaz de marcar el momento exacto, simplemente sabia que le dolería demasiado el perderla, y eso no era usual en ella. Le preocupaba que se enojara, que se fuera o que saliera lastimada, eso debía ser lo que se sentía la amistad.

- Los animales de los que hablas suenan bastante parecidos a estos. También nadie los ha visto aquí, se dice que por la noche bajan a los arrecifes de coral y es ahí donde cambian de forma... es muy extraño... Me deja tranquila saber que no estaremos aquí para entonces.

Sabia bien que las vacas y los animales de campo en general no tendrían el mismo atractivo que las morsas chupa almas, pero no valía la pena arriesgarse.

- Si, mejor vayamos en esa dirección, al menos veamos si hay otros seres humanos para sacarles información.

No tuvieron que caminar mucho para poder ver a lo lejos unas figuras que sin duda eran vacas, por el tamaño y la forma. Eran bastantes, de seguro había algo similar a una granja cerca... Tendrían que fijarse...


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 07/03/10, 09:21 pm

El enfado que había experimentado al tomarla Sophitia de la mano había sido de tan breve duración que prácticamente no había existido. Aunque si alguien se ganaba su malquerencia podía odiarle la vida entera, sus enojos con las personas a las que quería solían ser, si bien intensos, breves. En muchas ocasiones, como ahora, eran sólo chispazos que morían en el instante mismo de nacer.

Sí, Sophitia se encontraba entre las personas a las que quería. Se habían conocido hacía un par de noches y ya la consideraba como a una hermana, esa hermana que tanto había añorado. No se planteaba interrogantes ni reflexiones al respecto, aceptaba el hecho con total naturalidad y sencillez: aunque hace tres días ni siquiera sabía de su existencia, Sophitia era su amiga y ¡ay! del que quisiera hacerle daño de alguna manera.

Tal como había previsto, la pirata se decantó por ir en la dirección en la que habían oído al ganado. ¡Qué remedio! Ojalá encontraran a una persona generosa que quisiera compartir algo de leche con ellas. Aunque, bien mirado, ella podía pagar por el producto, no había tocado su dinero… pero, ¿le serviría dinero de Cascadas en Jaspia? Tenía que averiguarlo. De una bolsita que llevaba bajo una manga, sacó una moneda y se la mostró a su amiga, quizás ella supiera si les serviría.

- Mira, Sophitia, tengo algo de dinero del reino donde estaba, Cascadas. ¿Crees que sirva de algo aquí?

Esperaba que así fuera, había trabajado mucho para ganar el dinero necesario para subsistir y aún ahorrar un poco y sería casi una tragedia que todo ese esfuerzo hubiese sido en vano. Trabajar para ganarse la vida había sido una experiencia nueva para ella, sus padres la habían mantenido siempre, y se sentía bastante orgullosa de eso. Cierto que su amigo Dorf - ¿qué sería de él? ¿estaría preocupado por su desaparición? ¿se encontraría a salvo? - la hubiera socorrido de ser necesario, pero no había querido abusar de su generosidad; ya le causaba suficientes complicaciones como para pretender que además la mantuviera.

Una corta caminata las llevó al lugar donde pastaba un hato de vacas. Eran numerosas y de diversos colores, esparcidas por la pradera. Hasta donde alcanzaba la vista, no se veían personas ni edificaciones.

- ¡Qué curioso! – comentó - ¿Crees que estas vacas hayan llegado por su propia cuenta acá? Tal vez sean salvajes.

Se reía de su ocurrencia, las vacas se veían sumamente civilizadas, y miraba alrededor, por si se le había pasado por alto alguna persona o edificio, cuando lo vio… y escuchó. Un enorme toro, bramando furiosamente, se abalanzaba hacia ellas.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 08/03/10, 08:40 am

Con tantas islas repartidas por el continente era difícil llevar una cuenta precisa de las monedas que habían. Para empezar era una ridiculez eso de instalar una moneda única, sus padres y abuelos habían podido comerciar con el intercambio, y con las piezas de oro, plata, o piedras preciosas. Pero bueno, así eran las cosas, los tiempos progresaban y al parecer eso era progreso.

Miro la moneda que le mostraba Florangel dudando levemente, no estaba del todo segura de si servirían, pero en el peor de los casos se las arreglaría para que sirvieran. Pensó en mostrarle como eran las monedas de Jaspia, luego recordó lo escasa de monedas que estaba en ese momento.

- Bueno, la moneda de aquí son las piezas de acero, el real, el maravedí, el ducado y la hermosa corona- Le devolvió la pieza a Flor - Pero creo que si servirá, es igual que nuestra moneda, solo que con diferente estilo.

Mas allá de si las piezas sirvieran, tendría que encargarse de conseguir ella misma algunos lindos metales, fuera cual fuera el modo. Por un momento se imagino trabajando y la simple idea casi le provoca un ataque de risa, era totalmente ridículo, ella jamás había trabajado y no lo haría ni aunque se muriera de hambre.

Pronto estuvieron a unos pocos metros de las vacas, Sophitia se acerco pensando que tal vez el granjero estaría cerca de ellas vigilándolas, o lo que fuera que hacían los granjeros. Pero no había ni un solo ser humano cerca de ellas, simplemente estaba allí, en medio del campo pastando tranquilas.

- ¿Vacas salvajes? - Rió la pirata ante la idea - Eso tiene que ser imposible, aunque antes de conocer Denkenia no imaginaba que las morsas podían ser mortales - Muchas veces parecía que todo era posible en Jaspia.

Sophitia se encontraba mirando para el lado opuesto en que miraba Flor cuando escucho el bramido, no se había enfrentado jamas a un toro enojado, pero cualquier persona sensata sabe lo que significa ese sonido. Se volteo solo para confirmarlo un segundo, agarro la mano de la hechicera y comenzó a correr con toda la velocidad que le permitían sus piernas.

Le llevaban algo de ventaja al animal, así que pudieron escapar por unos minutos, pero este acortaba la diferencia con cada paso, sin importar que tan rápido corrieran. Cuando la embestida ya era inevitable era hora de moverse.

- ¡Salta! - Grito Sophitia mientras se corría hacia el extremo contrario que el de su amiga - ¡Separemonos! - Tal vez así el animal se despistara y las dejara tranquilas.

Pero muy por el contrario, la bestia dudo no mas de un segundo y siguió a Florangel sin mas. La pirata se agarro la cabeza desesperara, "Tonta, tonta, tonta", se repetía una y otra vez mientras corría tras el animal y su amiga para intentar pararlo. Corrió todo lo que pudo, pero no lograba alcanzarlo, freno en seco y agarro una piedra bastante grande, se la arrojo sin pensarlo demasiado.

- ¡Hey! ¡Animal estúpido! Ven aquí... -
Rogaba el poder llamar lo suficiente la atención del mismo como para que la dejara en paz, luego ya pensaría como salirse del problema.

El toro se volteo y cambió de objetivo por el que al parecer era más amenazante, o más llamativo. Reanudo la embestida con la misma furia incansable típica de su especie.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 10/03/10, 02:10 am

En su breve existencia se había enfrentado a no pocos peligros: había sido capturada por un gigante niño que la creyó su mascota, había enfrentado a un dryad en un bosque encantado y le habían disparado flechas – acertándole a veces - en más de una ocasión, pero jamás la había embestido un toro.

De haber tenido más práctica como hechicera, tal vez se le hubiera ocurrido usar alguna de sus pocas artes para detener su arremetida, deslumbrándolo con un haz de luz directo a los ojos, por ejemplo, o interponiendo un escudo entre ellas y la enfurecida fiera. Pero, desgraciadamente, lo aprendido en la Academia de Magos no había hecho raíz en ella, no era un conocimiento realmente interiorizado, al que pudiera recurrir en forma automática, sin siquiera pensar en ello.

Así que, ante el inesperado peligro, reaccionó como todo el mundo, echando a correr tomada de la mano de Sophitia. En algún momento, al inicio de la huída, consideró volver a su mimetismo original para poder eludir al toro mediante el simple expediente de desaparecer ante sus ojos. Pero descartó la idea apenas pensada, mimetizarse con el ambiente para escapar de la bestia era igual a abandonar a su amiga y eso no lo haría nunca.

No utilizó su recurso básico de protección ni cuando corría junto a la pirata ni cuándo, a instancias de ella, se separaron, por más que era consciente de que el toro había decidido perseguirla a ella; si el animal dejaba de verla, podría volverse contra Sophitia y no quería que eso pasara. De modo que siguió corriendo a todo lo que le daban las piernas, lamentando en el alma no poder transformarse en algún ser que las sacara a ella y a su amiga de semejante embrollo.

La maniobra distractiva de Sophitia la tomó totalmente de sorpresa; no alcanzó a captar a cabalidad lo que ella había hecho, sólo que había gritado y el toro la perseguía ahora a ella y durante un instante, se quedó anonadada, sin reacción. Pero fue sólo un instante, al cabo del cual se lanzó a correr tras el animal, luchando contra un creciente sentimiento de impotencia.

¡Tenía que detenerlo! Tenía que impedir que alcanzara a su amiga pero, ¿cómo? Por más rápido que corriera no podría adelantar a la furiosa bestia, para interponerse con un escudo entre ella y la pirata (el escudo, ¿por qué rayos no se había acordado antes de él?) Probó a gritar como había escuchado hacer a su amiga…

- ¡Eh, toro feo! ¡Ven aquí! ¡Persígueme! ¡Bicho!¡Bestia cobarde!

… pero el animal la ignoró por completo. La desesperación ponía alas en sus pies y ya prácticamente había alcanzado al toro pero, ¿de que le servía? No iba a conseguir detenerlo simplemente jalándolo de la cola… aunque tal vez…

Siguiendo un impulso, cosa habitual en ella, se agarró con ambas manos a la cola del animal al tiempo que conjuraba una burbuja de protección que los rodeara a ambos. El toro aminoró algo su carrera al sentir el inesperado tirón en su parte posterior e, inmediatamente después, se vio flotando sobre el suelo. Lanzó un nuevo bramido, desconcertado. Cogida de la cola del toro, Florangél se mimetizó con el ambiente, mientras pensaba frenéticamente qué hacer a continuación.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 10/03/10, 09:30 am

Sophitia no se lo pensó dos veces, en cuanto vio que el animal se daba la vuelta ella hizo igual y comenzó a correr con todas sus fuerzas, los pies parecían no tocar el piso por la fuerza y la velocidad que la asustada pirata les infundía. Si, no hay por que avergonzarse, la palabra era terror, pero cualquiera que viera a la furiosa bestia con esos enormes cuernos y esa mirada de odio, sentiría exactamente lo mismo.

Florangel estaba gritando algo, esperaba que el toro no se volteara nuevamente, le había costado que el animal cambiara su foco de atención. Siquiera tenía tiempo de pensar porqué lo había hecho, simplemente había sentido la necesidad de salvarla a como diera lugar. No podía pensar en eso ahora...

De pronto, ya no escucho al animal bramando detrás suyo, sino ¡hacia arriba! La pirata se detuvo en seco ante tan extraña perspectiva y lo que vieron sus ojos en verdad no se lo habría esperado nunca. El toro flotaba en una especie de burbuja ya conocida por ella, de la hechicera no había ni señales y Sophitia no sabia qué hacer.

Corrió hasta ponerse cerca de la burbuja, pero no del todo, porque sentía un miedo algo irracional de que el animal se le cayera encima, o se soltara de pronto... ¿Como se puede medir qué es racional cuando un toro esta volando? De ahora en más no podría usar el dicho "cuando las vacas vuelen". Que tonterías pensaba en un momento tan importante.

- ¡Flor! - Llamo con la angustia reflejada en su vos- ¿Estas ahí? Por todos los barcos de Jaspia, ¡te vas a matar! - Si era como ella pensaba y la hechicera estaba metida en la burbuja tambien, el animal la podría aplastar, golpear, y hacer jugo con unos pocos movimientos.

Pero no sabia qué podía hacer, en lo que respectaba a la magia ella no tenía modo de meterse. Se movía de un lado al otro, rodeando la burbuja y dejándose llevar por el desconsuelo.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 12/03/10, 01:26 am

Probablemente hay muy pocos cosas que pueden asustar a un enorme y fiero toro, pero volar – o al menos flotar en el aire – es una de ellas. Desde luego, no se supone que un toro vuele y quien menos lo espera es el mismo toro. Del desconcierto el animal había pasado al miedo, un miedo que lo inmovilizaba y lo convertía prácticamente en un ternerito. Ese cambio en el estado anímico del bovino fue muy favorable para Florángel, quien sólo tuvo que hacerse a un lado cuando el toro, al acurrucarse instintivamente, se había apoyado contra la cubierta de la burbuja; ella jamás había pensado en que el toro podía aplastarla, sólo había tenido en cuenta no ponerse al alcance de sus cuernos ni caer bajo sus patas.

Ver a salvo a Sophitia la alivió enormemente, aunque no le gustaba que estuviera tan angustiada por ella.

- No me pasará nada, no te preocupes.


Dado el estado emocional del toro, que había perdido momentáneamente su fiereza y agresividad, se sentía bastante segura metida en la burbuja con él, aunque no era una situación cómoda y no podía durar indefinidamente. Pero, ¿qué podía hacer? Si lo soltaba y ya, podía volver a atacarlas. Quizás si se lo llevará más lejos y lo soltara ahí…

No le resultaba muy fácil maniobrar la burbuja con el toro adentro, pero podía intentarlo; ella podría usar otra burbuja para protegerse mientras se alejaba de él. Incluso si lograba subir a cierta altura y dejaba caer al toro, quizás éste se aturdiera el tiempo suficiente como para que ellas se alejaran. Sí, eso era lo que iba a hacer. Pero necesitaba que la pirata dejara de dar vueltas en torno a su burbuja para lograrlo.

- Sophitia, me voy a llevar al toro para soltarlo lejos y que no nos moleste. Quédate tranquila y espérame aquí. No tardaré.

La suave brisa se hacía a ratos más intensa y aprovechó una ráfaga más fuerte para elevarse un poco y alejarse de donde estaban. Le hubiera encantado ir en dirección al mar – y de paso echarle un vistazo a las morsas - pero el viento venía desde el mar y la empujaba tierra adentro. Flotaba en medio de un concierto de mugidos de vacas inquietas por el espectáculo de ver a su macho flotando en el aire, cuando alcanzó a oír una voz masculina desde tierra.

- ¡Hey! ¿Qué está pasando aquí? ¿Qué se está llevando a mi toro?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 12/03/10, 12:38 pm

Al parecer el animal estaba algo más calmado, probablemente el miedo no lo dejara reaccionar bien. Algo parecido sucedía con Sophitia, que poco a poco pasaba del pánico a una calma pero sin bajar la guardia.

- Es muy fácil decirme que no me preocupe - Se había cruzado de brazos algo ofendida. Pero sus humores eran como las tormentas de verano, así de rápido como venían, se iban. Lo principal ahora era asegurarse de que a Flor no le pasara nada.

Se quedo contemplando con toda la tranquilidad de la que era capas como su amiga invisible se alejaba con un toro volador. Suspiró cubriéndose la cara con ambas manos, mientras más lo pensaba más ridículo sonaba, nadie le creería una historia así. Pero primero tenían que salir de esta para poder siquiera pensar en cuando se lo contara a los demás.

La burbuja se alejaba a buen ritmo, ayudada en parte por el viento, otro poco por la fuerza de la hechicera. Sophitia solo miraba, y precisamente eso estaba haciendo cuando vio entre las vacas algo revueltas a una figura humana que se acercaba al trote. Era un granjero, cualquier se habría dado cuenta, la piel oscura por el sol, las manos marcadas por el trabajo, de seguro era mucho más joven de lo que aparentaba, pero el trabajo en el campo era duro, y cada año pesaba como diez.

Era obvio que las vacas pertenecían a alguien, y al ver al toro volador seguramente el dueño alertado había venido a ver de qué se trataba. La pirata le salio al encuentro, aunque no sabia muy bien como explicaría semejante suceso.

- Disculpe buen hombre -
Hablar educado no se le daba bien, pero al menos por una vez Sophitia tenía que comportarse para evitar aun más problemas - Su toro nos persiguió por el campo, y mi amiga hechicera se vio obligada a quitárnoslo de encima de ese modo tan....Particular...-

No estaba segura de qué tan descreídos de la magia eran los habitantes de esa zona, pero rezaba para que les resultara natural. Por un momento tuvo recuerdo de las tan famosas quemas de brujas que se practicaron tanto tiempo, se le erizaron los cabellos de solo pensarlo.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 16/03/10, 01:16 am

Su intención original era alejarse tanto como fuera posible para deshacerse del toro sin correr el riesgo de que éste volviera a abalanzarse sobre Sophitia, pero rápidamente cambió de planes. Por un lado le preocupaba que el hombre que acababa de llegar culpara a la pirata por lo que ocurría con el toro y, por otro, se estaba elevando más rápidamente de lo que había presupuestado.

Ella no quería matar al toro, sólo quería estropearlo un poco, lo suficiente como para que desistiera de atacarles. Así que aunque no se había alejado mucho, deshizo la burbuja y ella y el toro iniciaron una caída libre. Rápidamente conjuró una nueva burbuja, esta vez estrictamente individual, y flotó nuevamente en el aire, mientras el toro caía bramando prolongadamente y aterrizaba con un golpe seco.

La maniobrabilidad de las burbujas era limitada; costaba darles la dirección que uno quería y, a menos que hubiera una buena brisa a favor de donde uno quisiera ir, no se alcanzaba mucha velocidad. Cómo quería regresar pronto con su amiga, se proponía deshacer la burbuja tan pronto llegara al suelo – en su breve caída había abandonado la corriente de aire que la transportara – y correr hacía donde ella se encontraba, confiada en que su mimetismo y el propio aturdimiento del toro impedirían que éste la persiguiera.

Pero, lamentablemente, sus maniobras con el toro tuvieron consecuencias inesperadas. Las ya inquietas vacas, al oír el estrepitoso aterrizaje del toro, entraron en pánico e iniciaron una estampida justo en la dirección en que ella se encontraba. Apenas había tocado el suelo cuando el fragor y la vibración provocada por las patas de los animales en su huída la alertó de que algo raro pasaba y el instinto la hizo conservar, enhorabuena, su protección.

Casi antes de que pudiera darse cuenta, las vacas se le habían echado encima. En el último instante consiguió elevarse un poco – no tenía ninguna certeza de que la burbuja resistiera los pisoteos de unas cuantas decenas de animales de media tonelada de peso cada uno - y, a partir de ahí, rebotó del lomo de una vaca a otra sin conseguir retomar el control de la situación.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 17/03/10, 08:41 am

El sujeto la miraba como si estuviera hablándole de vaya uno a saber qué cosa... Ah! claro, de un toro volador y una hechicera invisible. "Esta bien, buen hombre, esto es de locos" Pensó Sophitia resignada, pero con solo eso no alcanzaba para justificarse.

- Me importa poco qué estén haciendo usted y la loca de su amiga - Dijo el sujeto en mal tono - Están en tierras privadas, ¡salgan ahora mismo!

La pirata lo miro enfadada, ¿Quien se creía que era ese granjero sucio? No lo habían hecho adrede, nadie se hace perseguir por un toro queriendo. Y, ¿como se suponía que supieran que las tierras eran de alguien?

- Mire amigo, ninguna de las dos tenia ganas de entrar a sus estúpidas tierras - Contesto de mala manera, la pirata que tenía guardada estaba saliendo de a poco - Y ahora controle a sus malditos animales antes de que los degollé yo misma uno por uno.

El campesino se mostró algo apabullado por unos segundos, no era normal que las mujeres contestaran de semejante manera, a menos que fueran mujeres de ciudad, esas si que eran mal habladas, pero es que estaban descarriadas, habían olvidado cual era su papel en la sociedad.

- Yo sé que eres tu - Dijo mirándola de arriba a abajo - ¡Tu eres una sucia pirata! Ahora entiendo, ¿que acaso vienen a robar? Largaos de aquí antes de que traiga mi arma y te enseñe cual es tu sitio.

Eso fue la gota que rebalso el vaso para Sophitia, cierto era que jamas había sido muy paciente, pero el sujeto se lo estaba buscando tambien, y la pirata no se haría esperar.

Mientras esto sucedía, se había olvidado de ver en que estaba su amiga, ajena a cualquier cosa que no fuera destripar al campesino mal educado. Pero no así el hombre, que miro sorprendido al notar que el toro caía por fin de su flotantes aposentos.

Sophitia aprovechó la distracción, para darle un buen golpe en la mandíbula, un sonoro "Crack!" le señalo que probablemente se la había quebrado.

- ¡A ver si tu aprender cual es tu lugar! - Le grito la pirata fuera de si.

Se dio vuelta y comenzó a caminar para la costa, le importaba tres cominos las vacas, los toros y cualquier cosa que se le cruzara. Que la juzgaran por ser lo que era la sacaba de sus casillas, solo lo superaba el que le ganen en una pelea.

- ¡Florangel! - Su cara no denotaba mucha paciencia, no lograba controlarse - ¿Donde estas? ¡Vámonos de este sucio lugar!-

Recién en ese momento se dio cuenta del extraño movimiento de las vacas, pero no lo relaciono con que su amiga estuviera dentro, quizás el enojo no la dejaba pensar bien.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 23/03/10, 01:28 am

“Sophitia es perfectamente capaz de enfrentarse a quien sea sin ayuda de nadie” Este pensamiento alivió la angustia que comenzaba a sentir ante la imposibilidad de ir al lado de su amiga para enfrentar juntas lo que fuera. Calmó su angustia, pero no su impotencia. Nunca antes, en todas las aventuras que hasta el momento había vivido, se había encontrado en una situación igual: saltando del lomo de una vaca a otra, sin poder hacer nada para revertir el proceso y rogando no caer bajo las patas de los animales. Barruntaba que ni el peso de todos los animales juntos bastaría para romper la burbuja, pero eso no significaba que ella saliera indemne del proceso. Las burbujas no eran tan rígidas como los escudos, tenía cierta flexibilidad que les permitía deformarse hasta cierto punto, ella lo había observado; podía darse el caso de que la burbuja no se rompiera, pero que ella resultara aplastada de todas maneras. Su espíritu aventurero no alcanzaba para que quisiera comprobar empíricamente el punto.

Su situación era sumamente inconfortable. No sólo no tenía control sobre lo que pasaba sino que, además, los rebotes la hacían chocar contra las paredes de la burbuja y caer toda despatarrada sobre la res siguiente. Se sentía cada vez más magullada, más mareada y más indigna saltando sobre ese mar bovino.

Finalmente y tras lo que le pareció una eternidad, saltó del lomo de la última vaca al suelo. Se quedó tendida un momento descansando, sin deshacer aún su burbuja. Estaba agotada, contundida físicamente y profundamente herida en su amor propio. Se imaginaba que la pirata lo había presenciado todo – había olvidado que estaba mimetizada – y le dolía haber hecho el ridículo ante ella y ante el campesino desconocido.

No tenía el menor deseo de presentarse ante ellos; muy por el contrario, experimentaba un ardiente deseo de ir a dar un paseo muy lejos de allí. Pero no era cobarde y no era su estilo huir frente a las adversidades, aunque esa adversidad fuera haber hecho un ridículo de marca mayor. Tras algunos instantes de descanso, se incorporo para ir a reunirse con Sophitia, mucho más animada: al menos se había deshecho del toro. Este no se veía por ninguna parte y la nube de polvo en lontananza y el cada vez más lejano mugir de los animales indicaban que las vacas también se habían ido. Sintiéndose segura, deshizo la burbuja y emprendió la marcha…

… la que interrumpió apenas iniciada: no sabía adonde iba, el zamarreo arriba de las vacas la había desorientado considerablemente. De todos modos no tardó mucho en volver a orientarse. La posición del sol le permitió determinar donde se encontraba el mar y la dirección donde creía que se hallaba la pirata. Todo estaba muy bien… excepto que no veía a su amiga ni a nadie más ¿Tanto se había alejado a bordo de las vacas?

Su ánimo descendió de inmediato; estaba cansada, adolorida, hambrienta y, sobre todo eso, ahora estaba perdida. Desconcertada y molesta, echó a andar hacia el lugar en que suponía habían estado, llamando a su amiga a voz en cuello.

- ¡¡¡Sophitiaaaa!!! ¡¡¡¿Dónde estás?!!!
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 25/03/10, 08:16 am

Las vacas por fin se alejaban, el campesino, con la quijada y el amor propio doloridos, se alejo en busca de algo. Habían varias opciones, podía ser en busca de más gente, de un arma, o simplemente a alejarse. Pero Sophitia seguía rabiosa, así que semejante "detalle" se le paso por alto, siquiera le importaba en realidad.

No encontraba a su amiga por ningun lado "Debe estar invisible", pensó. Eso complicaba las cosas terriblemente, entre sus ansias por irse de ese asqueroso lugar, el mal humor y no encontrar a Florangel, el resultado era más mal humor.

Miro para todos lados una vez mas, se había quedado aparentemente sola en el paisaje. Intento recordar donde la había visto por ultima vez, había sido cuando se estaba llevando al toro... Luego nada...

La pirata comenzó a caminar sin rumbo fijo, pensando que quizás así se encontraría con la hechicera, contaba con que esta tambien la estuviera buscando a ella, por supuesto.

"- ¡¡¡Sophitiaaaa!!! ¡¡¡¿Dónde estás?!!!"

La escucho a lo lejos, corrió rápido hacia la dirección de donde venia el sonido, pero no lograba encontrarla... ¿Se habría olvidado otra vez que ella no podía verla? Respiro varias veces, no quería desquitar su enojo con su compañera que nada le había hecho.

- ¡¡¡Flor!!! ¡¡¡Si puedes verme, por favor, vuelvete visible para mi tambien!!!-

Dicho así sonaba algo raro, pero la hechicera entendería bien a qué se refería.


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 31/03/10, 01:26 am

El campesino no sólo estaba dolorido en su mandíbula y su amor propio, estaba furioso. Había sido golpeado por una mujer, una sucia pirata, y una endiablada hechicera invisible había intentado matar a su toro, un semental de gran valía, y había espantado a sus vacas. Eso no iba a quedar así. Una vez que se asegurara que sus animales estaban a salvo, iría al pueblo en busca de gente para poner en su lugar a esas dos. La idea de que una de ellas fuera una hechicera no lo amedrentaba en absoluto; tenía demasiada ira como para sentir miedo.

Florángel se dio una palmada en la frente cuando escuchó la voz de su amiga, antes de verla, pidiéndole que se volviera visible para ella ¡Había olvidado que estaba mimetizada! Se dejó ver de inmediato – con la ropa en desorden, el pelo revuelto y algunas magulladuras decorando su anatomía - y avanzó en la dirección en la que venía la voz de la pirata. No tardó en verla aparecer y le hizo señas con el brazo para indicarle donde estaba.

- ¡Aquí, Sophitia!


La joven parecía muy malhumorada. En el breve período de tiempo en que se conocían – un par de días que parecían una vida entera – no había tenido ocasión de verla así. Por lo visto, sí había tenido problemas con el campesino ¿Dónde se encontraría éste? No se veía en el lugar a ningún ser humano aparte de ellas dos. De hecho, tampoco se veían animales. Las vacas habían huido con destino desconocido y aparentemente el toro había decidido seguirlas al recuperarse de la caída que había sufrido. Suspiró con desaliento, la posibilidad de conseguir un poco de leche en el corto plazo se había esfumado y tenía mucha hambre; el tema se estaba volviendo algo muy serio para ella. ¿Existiría algún pueblo cercano donde conseguir comida? Si no lo había regresaría a la playa, dijera lo que dijera Sophitia, y buscaría algunos mariscos; después de todo, podía producir fuego para cocinarlos.

- ¿Qué pasó con el campesino? –
inquirió cuando estuvo cerca de la pirata, para añadir enseguida - ¿Sabes si hay algún pueblo cerca de aquí?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 05/04/10, 09:07 am

Siguió sin verla durante algunos minutos mas, no sesgo en su intento y siguió buscando. Con el pasar del tiempo su pequeña ira absurda se iba disolviendo, pensaba "Es solo un campesino, no vale la pena". Respiró profundo un par de veces y ya estaba algo mejor, no por completo...

Se volteo para poder ver de donde venia su amiga, por un momento le causo gracia, parecían estar en uno de esos sueños en que uno va corriendo por un prado al encuentro de su ser querido. Se quito esa idea tan extraña de la cabeza y contemplo el mal estado en que estaba la apariencia de Florangel.

Tenia la ropa bastante desacomodada, el pelo despeinado y podían verse varios moretones, sin contar los que de seguro tenía bajo la ropa. Pobrecita, ¿qué le había pasado para quedar así?

- Niña, niña, ¿Donde te habías metido? ¡Mira como quedaste! -

Una vez mas la estaba tratando como a una pequeña, no podía evitarlo, a duras penas se logro controlar de abrazarla y comenzar a arreglarle la ropa. No entendía porque sentía así, por que le provocaba ese sentimiento una chica que obviamente era de todo menos indefensa. Tal vez el que estuviera sola al igual que ella hacia que se sintiera identificada, que hiciera causa común.

- ¿Con el campesino? - Su gesto de preocupación paso rápidamente a uno de enojo al recordar al sujeto - Pues tuvo que irse... irse con la mandíbula bastante dolida por cierto - Dijo y mostró el puño cerrado para dar más énfasis a sus palabras.

Estaba en un dilema, si iban al pueblo corrían el riesgo de encontrarse otra vez con el viejo golpeado, y no solo con él sino tambien con sus amigos y unas lindas escopetas. Pero necesitaban pasar un rato aun antes de poder irse...

- Pues, si hay un pueblo cerca no creo que queramos encontrarlo... -

Le daba algo de vergüenza admitir que había perdido el control y golpeado a un sujeto solo por hablarle mal, ¿Porque Flor tenia que hacerla sentir así? ¿Culpable? No sabia si esa era la palabra, pero era algo similar. Y lo mejor de todo el asunto es que todo estaba en su mente, ya que la hechicera en si no había hecho absolutamente nada...


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 07/04/10, 02:15 am

- Me caí arriba de unas vacas – contestó sencillamente, sin ánimos de dar más explicaciones.

Con la mirada y las palabras de Sophitia cobró conciencia de su deteriorada aspecto – dolores en diversas partes de su cuerpo no le permitían ignorar los moretones – y de manera casi automática comenzó a recomponer apresuradamente su ropa y su pelo; ya casi veía moverse las manos de la pirata dispuesta a hacerlo ella misma y no quería ni pasar por esa humillación ni pelearse con ella.

Seguramente pelearse con Sophitia no debía ser nada divertido, como al parecer había comprobado el campesino. ¿Qué le habría hecho el hombre para que la muchacha le diera un puñetazo? Súbitamente, la imagen de la pirata dándole una trompada al campesino se presentó en su mente y, quizás, por primera vez, advirtió con nitidez lo diferente que eran los mundos en que habían vivido hasta entonces. En su mundo, las mujeres no se liaban a puñetes con los varones. Si acaso, les atizaban una bofetada cuando se pasaban de la raya. Pero, estaba claro, se encontraba, muy lejos de su mundo y de su hogar.

La recién adquirida comprensión de las diferencias en sus mundos de origen y de las maneras en que habían vivido, no disminuyó ni un ápice su cariño y su respeto por su amiga, sin embargo. Pese a su juventud tenía experiencia como para comprender que los modales no reflejan la esencia de una persona y, además, siempre le habían parecido ridículas las diferencias en las normas que se le aplicaban a un hombre y una mujer. Le gustaba cono era Sophitia, su manera franca y directa de encarar las cosas y, pese a que la palabra “pirata” se asociaba a violencia, saqueo y muerte, estaba segura de que su amiga era una pirata distinta a los demás. Simplemente, no podía imaginarla quemando casas o matando a sangre fría.

¿Qué no iban a querer encontrar el pueblo si había uno cerca? Parecía que el lío había sido más gordo de lo que suponía y Sophitia parecía algo avergonzada; era muy raro, pero no le dio muchas vueltas al asunto. Si no iban a buscar el pueblo, podrían volver a la playa, pensó, y se lanzó de cabeza sobre la oportunidad.

- Oye, volvamos a la playa – propuso con entusiasmo – Las morsas seguirán siéndolo hasta la noche y nos habremos ido para entonces. Podemos buscar mariscos o atrapar algún pez para comer, yo me encargo del agua y el fuego, y descansar en la playa. Podríamos dormir un poco incluso.

Ni siquiera esperó la respuesta y echó a andar hacia la playa; el alimento y el descanso la llamaban con cantos de sirena. Estaba adolorida, hambrienta y cansada. Rebotar de vaca en vaca había sido muy agotador.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 08/04/10, 10:28 am

Logró controlar sus manos a tiempo, con justo motivo su amiga se enojaría si hiciera una cosa parecida. Cuan diferentes eran, y tan parecidas al mismo tiempo, que si a Sophitia la hubiesen tratado de poner en orden los sacaría a los gritos, nadie le decía qué tenía que hacer y cómo. Quizás la diferencia estaba en el modo de decir las cosas que tenían...

La explicación de porqué estaba en semejante estado era de lo mas chistosa, reprimió hasta cierto punto las risas, no quería que pensara que se burlaba de ella. Pero no le duro mucho tiempo, sin darse cuenta en que podía ser un tema quizás vergonzoso para Florangel, se hecho a reír y le dio un gran abrazo.

- ¡Ven aquí! Nunca me aburriré mientras vaya contigo – Dijo pasandole un brazo por arriba de los hombros en un acto amistoso.

¿Cómo era ser una mujer normal? Sophitia obviamente no lo sabía, siquiera se lo planteaba, en su mundo cuando te molestaba algo, lo demostrabas a los golpes, y una simple cuestión de géneros no haría la diferencia. Su padre así se lo había enseñado, quizás por que sabía que no estaría siempre para protegerla, o tal vez solo sabía hacer las cosas de esa manera. Cualquiera fuera el motivo, no tenía interés de cambiar, al contrario, tendía a convertir a los que la rodeaban. Ya estaba siendo hora de que Florangel aprendiera a defenderse... No, era demasiado pronto...

- Que así sea – Dijo de buen humor, el encontrar de nuevo a su amiga había cambiado todo, ya ni pensaba en por que había estado enojada.

Le ofreció el brazo para que caminaran, como si de un caballero llevando a una dama se tratara, le sonrió con cariño y comenzó a caminar. No era extraño que en semejante circunstancia la maga no pudiera imaginarse a Sophitia saqueando, quemando y matando, sus personalidades eran muchas y muy variadas y uno no sabe de lo que es capas una persona hasta que de hecho la ve haciéndolo.

¿Si Sophitia era capas de hacer algo semejante? Por ser tan joven y estar en entrenamiento hasta el día mismo en que su padre murió, no estaba del todo segura hasta que punto era capas de llegar. Era si capas de matar sin tener remordimiento, tal vez no hacerlo por placer o a inocentes sin motivo alguno. Por otro lado, saquear y quemar eran casi parte integra de su trabajo... Pero nunca había hablado de eso con Florangel, ella la había aceptado supuestamente tal y como era, solo que sin saber como era... Internamente tenía un profundo miedo de que llegara el momento en el cual tuvieran que hablar sobre eso.

Llegaron pronto a la costa, ya que no se habían alejado tanto, la pirata le señalo un lindo lugar donde sentarse, una piedra baja, las olas la golpeaban a cada momento, y podían sentarse ahí, mojar sus pies y bajarse fácilmente para hacer un fuego en la arena.

El rato paso con la mayor calma, Sophitia se quito las botas y, recostándose sobre la piedra que había elegido, dejo que los doloridos pies se remojaran en el agua de mar. No era que pensara dejar todo el trabajo a su amiga, luego de descansar unos momentos comenzó a buscar en las piedras algunos cangrejos, y por suerte los encontró de varios tamaños. Era una tierra muy fértil y productiva, si no fuera por las extrañas criaturas que rondaban por la noche, sería ideal.

Pero los problemas se acercaban a las desprevenidas jóvenes, y cargaban escopetas....


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Florangél el 11/04/10, 11:26 pm

Riendo, se tomó del brazo de su amiga y emprendieron la marcha a la playa. Sin duda, el momento en que tuviera que enfrentarse al trabajo de Sophitia en toda su crudeza y realidad, sería un momento delicado. Pero, por ahora, dejó de lado las reflexiones acerca de las similitudes y las diferencias entre ella y la pirata. Tenía cosas más importantes en que pensar. ¿Qué alimento podrían encontrar en esas playas? Esperaba que no fueran sólo algas ¿Habría mejillones o cangrejos? Quizás podrían sacar peces si encontraban con qué.

El lugar indicado por la pirata era realmente muy lindo y acogedor, pero Florangél no duró mucho tiempo sentada. Entre su cansancio y su hambre, su hambre predominaba, así que tras descalzarse echó a andar por la playa en busca de alimento. La marea estaba baja y la retirada de las aguas dejaba al descubierto toda clase de criaturas. Caminó contenta, recolectando mejillones y almejas que, a falta de un recipiente mejor, guardaba en los bolsillos de su pantalón. No queriendo alejarse demasiado se disponía a regresar junto a su amiga cuando una silueta en la lejanía llamó su atención. La curiosidad pudo más que el hambre y el cansancio y fue a ver que era.

Se trataba de un bote – ella sólo dividía las embarcaciones entre barcos y botes – de tamaño grande, con remos y una pequeña vela triangular, encallado en la arena. Trepó a bordo y lo examinó con cuidado. Parecía en buen estado. Había redes y aparejos de pesca, algunas cestas vacías, un pequeño perol, un brasero y algunos jarros, platos y cucharas guardados en una caja. Alguna de esas cosas le serían muy útiles, era una lástima que no hubiera nadie a la vista para pedírselos prestados.

¿Se consideraría un robo si se llevaba alguno de esos preciosos objetos y los devolvía después. Ni siquiera tenía manera de dejar una nota explicativa. Resolvió su conflicto ético dejando algunas monedas a cambio de la más pequeña de las cestas, donde guardó los bivalvos capturados, el perol y jarros, platos y cucharas para dos.

Volvió a la roca plana donde habían establecido su temporal refugio a paso ligero, feliz con las cosas que había encontrado, anticipando el festín que se iban a dar. Sonrió al ver a su amiga buscando bajo las rocas con afán.

- ¡Eh, Sophitia! ¡Mira lo que encontré!


Un repentino griterío y un estampido fueron el inesperado eco de sus palabras.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 216

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Sophitia el 13/04/10, 12:06 pm

Su infructuosa búsqueda había dado resultados, unos ricos y carnosos cangrejos pataleaban en sus manos en un vano intento por escapar, no quería matarlos aun, ya que esa clase de seres se descomponían muy rápido, lo mejor era dejarlos vivos hasta que el agua hubiese hervido y echarlos sin mas. Sophitia sonrió imaginando la alegría de Flor al probar esos ricos cangrejos.

Y por cierto, hacía un tiempo ya que se había alejado, ¿a donde había ido? No tuvo tiempo siquiera de preocuparse, la escucho claramente mientras volvía contenta. Que chica adorable, siempre estaba contenta, siempre lograba esbozar una sonrisa mas allá de todo, ese era uno de los motivos por los cuales a la pirata le gustaba estar junto a ella.

- ¿Qué tra....?- Pero no llego siquiera a terminar la oración, un ruido inesperado la distrajo.

A simple vista no era gran problema, el granjero al que había golpeado estaba de vuelta y con una maza de campo como arma. Sophitia soltó los cangrejos y fue a su búsqueda, si podía evitar meter a Flor en eso estaría más tranquila. Grande fue su sorpresa al ver, cuando le faltaban pocos metros para llegar, que venía acompañado de varios de sus amigos, eran cinco en total, eso si complicaba el asunto. Todos eran de proporciones parecidas, robustos trabajadores de la tierra, tenían solo herramientas de su trabajo como armas, pero aun así resultaban amenazantes.

- Ahora veremos si te haces la lista, sucia ramera – Dijo el granjero escupiendo las palabras.

No podría enfrentarse con todos ellos y salir como si nada, siquiera estaba segura de poder salir viva. Estaba seria, muy seria, y algo inquieta, no era como en las peleas de taberna en donde todos se golpeaban entre todos, aquí los golpes irían solo hacia ella.

- Ya veo que necesitas de tus amigotes para venir por la revancha – Sonrió despectiva – Pues vamos, comencemos con el baile.

No se iba a dejar amilanar, si se asustaba ya tendría la mitad de la batalla perdida, se puso en guardia y espero a que le llegaran los golpes.

Los mismos no se hicieron esperar, primero vino el cabecilla, con una interesante maza, la levantaba sin esfuerzo e intentaba golpear a la pirata que esquivaba como podía. No la dejaba acercarse, sabia que si cortaba distancia su arma ya no serviría de nada. Concentrada como estaba apenas esquivo el tridente de otro de los campesinos, a quien logró pegarle con el codo en la nariz.

Rodó para evitar otro golpe de la maza, y aprovechó para agarrar algo de arena, otro de los sujetos se acerco para agarrarla y acabar así con el asunto, pero Sophitia le tiro arena en los ojos y luego le dio una patada en el estomago tirándolo al suelo.

Tarde, muy tarde, el cuarto hombre la tomo por atrás de ambos brazos, retorciéndoselos de modo doloroso en extremo. El de la maza aprovecho para golpearla en pleno rostro, haciéndola sangrar, una sonrisa socarrona acompaño un segundo golpe.

- Pónganle las manos sobre esa piedra – Dijo riendo – así aprenderá a no robar nunca mas – Levanto el mazo, iban a rompérselas....


Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 955

Volver arriba Ir abajo

Re: Aterrizaje imprevisto

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.