Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Soledad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 29/03/10, 03:02 pm

Trinacria.

La extraña majestad que emana este sitio, me... aturde. No estoy acostumbrada a una ciudad. No a tener... tanta gente a mi alrededor.

Es extraño cómo, cuanta más gente hay, más a solas me siento.

Camino en silencio. A veces, me detengo a contemplar a alguien, pero nadie me devuelve la mirada, nadie me dice nada con los ojos. Si; un hombre que me mira con desdén, como ofendido porque le sostenga la mirada alguien como yo, otro que me mira con lascivia mientras pasa por mi lado. Un pillo me vigila, pero descubre que no tengo nada que pueda robarme. También descubre que tengo una espada, y no vuelve a intentarlo. Pero son momentos esporádicos de atención incómoda, que no tiene nada que ver con la compañía. Nadie dice nada, ni se detiene.

Es curioso.

Es como si todo el mundo tuviese su vida hecha. Se dirigen a lugares, tienen deberes, no tienen tiempo para nada. Me siento extraña; perdiendo el tiempo en pensamientos, en contemplaciones. Nadie tiene un instante que perder en eso. Me siento... distinta, extraña.

Y debo confesar que les envidio. Mi vida... está vacía. No tengo nada que hacer, ni sitio al que ir; desperté a mi extraño mundo de matices sin recuerdos hace apenas un par de meses, y desde entonces camino en silencio, de problema en problema.

Me siento sola.

No... estoy sola.

La soledad es una sensación horrible. Cáustica, abrumadora. Se alimenta de lo más hondo de tí, te agota, te consume emocionalmente. Y se multiplica cuando no tienes el recuerdo de no haber estado sola en algún momento de tu vida. No me siento capaz de soportarla por mucho tiempo, pero da igual lo que haga; esta sensación devastadora no se va. Camino, en la sombra, mirando sin ver, apartando la mirada, sintiéndome tímida y pequeña ante cualquier par de ojos que me la devuelve. Atardece, la gente se marcha, las casas reciben a sus ocupantes. Las calles se quedan a solas.

No tengo con qué pagar una posada.

No tengo dinero. Y tampoco recuerdos; lo que significa que no se cómo me ganaba antes la vida, ni si lo hacía. No se en qué soy buena, mas que en desenvainar una espada; y estando ésta ciudad en una isla, no puedo recurrir a lo que he hecho en alguna ocasión, escoltar una caravana. No quiero enrolarme en el ejército, ni alistarme en la tripulación de un barco, algo que de todas formas tampoco sabría hacer. No puedo alejarme de aquí; la única pista que tengo sobre mi vida son el nombre de una ciudad y el de una mujer.

La idea de tener que recurrir a desenvainar la espada contra alguien por un par de monedas me resulta... desagradable, pero mi mente la acaricia cuando yo no me doy cuenta. El hambre es un enemigo fuerte. Ataca directamente a tus convicciones, a tus principios. Pero sigo sin saber qué soy capaz de hacer.

Oigo el rumor del agua. He llegado a una zona que limita con... ¿Un río? ¿Un lago? No entiendo muy bien cómo está estructurada ésta ciudad, pero es una masa de agua donde parece haber otra ciudad mayor y más majestuosa. No conozco esta urbe, pero estoy cansada. Me siento en el suelo, con la espalda apoyada sobre el muro lateral de una casa, mirando el reflejo del atardecer en el agua.

Al hacerlo, me siento como una mendiga. Siento ganas de echarme a llorar, y no puedo evitar sentirme... patética.

Nunca me había dolido tanto no saber quien soy.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 29/03/10, 04:00 pm

Tras los golpes de la puerta una arcada fue la única respuesta. Los golpes insistieron cada vez más fuertes, pero nadie en toda la casa de inmutó. Cada día aquella cantinela se repetía a hasta la saciedad, a cualquier hora. Las chicas que caminaban por el pasillo se encogían de hombros y, descalzas o en altos tacones, volvían a sus quehaceres.

- No me hagas tirar la maldita puerta al suelo. ¡Juro por todos los dioses que lo haré si no me contestas!-.

Otra arcada como respuesta.

- Esta bien. Tú verás lo que haces, niña. Espero que no te pase lo que creo porque si no... - El vozarrón se fue perdiendo por el pasillo hasta que solo fue un murmullo airado.

Del otro lado de la puerta, Anne Marie se dejó caer junto a la pared. Aire fresco, eso es lo que necesitas... Algo te sentó mal en la comida... ¡Vamos, arriba! Poniendo todo su empeño aunque con piernas temblorosas la joven se echó agua fresca en la cara. Tras acicalarse lo suficiente, abrió la puerta y con cuidado de que no la vieran marchar, salió a la calle.

No... No ¡No! Pero no lo sabes con certeza... Ve a un médico, se te quitarán las dudas... La comida... Ese pollo con paprika... demasiado fuerte para mi estómago... Las imágenes turbias de hacía unos días llegaron a su mente. Y si... aquel hombre... ¡No! No puede ser... No...

Sus pensamientos se vieron turbados ante la presencia de una joven a quien no había visto. Casi la pisó ensimismada como estaba.

- Perdonadme, perdonadme...- Murmuró antes de emprender de nuevo su camino.
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 29/03/10, 10:12 pm

¿Qué hacer?

Para cuando había pasado un rato, estaba distraída. Demasiados pensamientos agolpándoseme en la cabeza; perdí la noción de la realidad.

No era difícil en mi situación. Y supongo que no era algo necesariamente malo. Estaba pensativa, estaba preocupada; ¿Cómo podría no estarlo? El anochecer caía lentamente sobre la ciudad, y con él una brisa fría que sabía de sobra que perduraría por la noche. Allí estaba yo: Una extranjera sola, sin una moneda, sin nada que llevarse a la boca. Una mendiga, pobre y hambrienta, sin un lugar donde caer muerta.

Pero tenía que admitir que el atardecer era hermoso. Las nubes se iban coloreando de naranja, y las aguas de un hermoso color azul teñido de canela. Había visto antes ése color...

- ¿Ah?

La calle estaba a oscuras.

Los rayos del sol morían lentamente en las aguas, y aún quedaba suficiente luz en el cielo como para iluminar las pequeñas urcas mercantes que transitaban la parte más amplia de la masa de agua, a lo lejos. Sin embargo, las calles eran otra cosa. Los edificios dibujaban largas sombras, y de pronto me dí cuenta de que tenía un aspecto tétrico.

Estaba segura de haber oído un... chasquido. Un 'chist', un sonido humano, como de alguien que intentaba llamar la atención. ¿Mi atención? No podía ver lo que había en la oscuridad, mis ojos no estaban aún hechos a la iluminación. Me pareció distinguir la silueta de un hombre; un brillo extraño en unos ojos aviesos, una sonrisa torva de dientes amarillentos. La seguí con la vista y...

... y entonces alguien casi se tropieza conmigo. "Perdonadme, perdonadme"; era una chica joven, muy mona, que se marchaba de la casa junto a la que me encontraba, y se internaba en las sombras de las calles con la naturalidad de quien las conoce. No supe contestar, me había quedado perpleja. Tampoco es que la chica se fijase demasiado en mí. Yo sí que me fijé en ella.

Y en la silueta que me observaba. Al pasar la chica, la miró a ella, y pareció olvidarme. La idea más obvia se dibujó en mi mente de inmediato; ¿Un violador...?

La chica se había internado en las calles, y la sombra también. Llevada por una especie de corazonada, esperando no estar metiendo la pata, yo también lo hice, con todo el sigilo que pude; esperando que mis ojos reconocieran sus siluetas cuando se hicieran a las alargadas sombras del atardecer.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 07/04/10, 07:31 am

Anne se sentía perdida. No sabía hacia donde ir, solo dejaba que sus pies se movieran y eligieran la dirección a seguir. No se percató del hombre, ni tampoco de la joven que la seguían a cierta distancia. Sus pensamientos se movían en un mismo vórtice que le impedía prestar atención a lo que la rodeaba.

Siguió caminando. Negándose a sí misma la posibilidad de que aquel malestar no fuera simplemente resultado de la comida. La calle se estrechó, Anne giró a la izquierda, adentrándose de nuevo en las oscuras calles de aquel barrio. Pasó junto a unos cubos de basura. En aquel instante algo la sobresaltó. Los cubos se tambalearon y uno de ellos cayó al suelo. De su interior salió un gato negro que se paró en medio de la calle para observarla.

Anne se agachó, con una tierna sornisa en los labios y llamó al animal con una especie de siseo. Con la cabeza gacha y sin mirarla directamente a los ojos, el gato se acercó poco a poco a ella hasta que estuvo al alcance de su mano. Lo acarició mientras el animal ronroneaba y de pronto se levantó asustada. En sus pensamientos se había formado una imagen terrible; en una fracción de segundo se vió a sí misma matando a aquel pobre animal a sangre fría, abriendo su estómago en canal y comiéndose sus entrañas mientras se relamía de placer.

Las lágrimas acudieron a sus ojos mientras observaba como el gato se alejaba calle arriba. Tan sorprendida y aterrada se encontraba que no se percató de que alguien se acercaba a ella con los brazos extendidos. Los últimos rayos de sol iluminaron un objeto metálico, pero Anne, tan ajena a todo, no pudo darse cuenta. Sin embargo, desde otro ángulo, la mirada lasciva de aquel hombre no podía pasar desapercibida.
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 17/04/10, 01:32 am

Prueba, por un momento, a imaginar la escena.

La oscuridad es profunda, pero no te impide ver las siluetas, el vaho del aliento recortándose contra la oscuridad. Observa cómo sus ojos cargados de sentimiento contemplan a aquella criatura desvalida, cómo hay una chispa de imaginación. No puedes imaginar lo que está pensando; quizá no adivinas una mente tan retorcida, o no sabes por qué iba a querer pensarlo.

Pero eso no importa, porque el metal brilla en la oscuridad, y se acerca a la figura, quizás mientras aún piensa en la criatura que tiene delante. Macabro, oscuro, pero no puedes saberlo. Sólo tienes lo que puedes creer, y a veces, es insuficiente.

Imagínalo.

Imagina que eres esa figura; que contemplas en la oscuridad a un ser que consideras más pequeño que tú, indefenso ante lo que podrías hacerle, que miras su silueta entre las sombras y te parece que tienes su vida en tus manos; y de pronto, sin previo aviso, sientes el frío del metal sobre la garganta, cortándote la respiración, impidiéndote pensar. Una mano firme te sujeta, y al mismo tiempo te tapa la boca, impidiéndote gritar, impidiéndote moverte. Y oyes una voz en las tinieblas, sin ver de donde procede, por mas que lo adivines.

- Ni se te ocurra.

Es un siseo, pero me aseguro de que lo oiga, casi se lo silbo al oído. La navaja ha caído de su mano tan pronto como le he agarrado, pero estaba lo suficientemente cerca como para que supiera que no podía llevar buenas intenciones. El sonido del metal contra el suelo hace retroceder al gato, temeroso, y espero - espero - que ponga sobre alerta a la chica.

Como él, ella también miraba a una criatura indefensa, y no podía saber qué era lo que pensaba. Pero eso daba igual; una cosa es sentir que los pensamientos turbios bullen en tu cabeza. Otra muy diferente es estar a punto de llevarlos a la práctica.

- ¿Estás bien? - pregunto.

Es una pregunta estúpida. En todo caso, la chica estará sobresaltada, pero algo en su aspecto me ha preocupado. Tampoco se qué hacer con el hombre. Igual le conoce. Estoy indecisa, espero que sea ella la que me sugiera, aunque sea con su actitud, cómo he de proceder.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 28/04/10, 08:26 am

Anne Marie titubeó. No se había percatado de nada de lo sucedido a sus espaldas por lo que ante la pregunta de la muchacha se giró sorprendida, todavía con lágrimas en los ojos. Sintió una extraña sensación en el vientre, una mezcla entre miedo y algo salvaje que le produjo nauseas. Impulsada por aquel efecto miró el cuchillo que reposaba sobre los adoquines de piedra y se armó con él. En tan solo unos segundos rajó de arriba a abajo el cuerpo de aquel hombre, destripándolo y manchándose completamente de sangre. Sus ojos brillaban de furia e ira y sus movimientos tan salvajes como precisos parecían provocados por unos hilos invisibles que la zarandeaban. El hombre se desplomó inerte sobre el suelo sobre un gran charco de sangre y vísceras.

Un grito feroz y cruel salió de la garganta de la joven al tiempo que dejaba caer de nuevo el cuchillo al suelo. Se avalanzó sobre aquel cuerpo y sintió unas irresistibles ganas de comer. Fue entonces cuando parpadeó, igual que si despertara de una terrible pesadilla, mirando sus manos ensangrentadas.

- ¿Qué he hecho?- Murmuró.

Se echó a llorar. Su aspecto se volvió patético. Se alejó, arrastrándose por el suelo un par de metros. Se limpiaba la sangre de las manos en el vestido que llevaba, arrañándose la piel hasta hacerse sangrar. En su mente se repetía la escena que acababa de tener lugar y hacía un esfuerzo sobrehumano para entender qué le había ocurrido, pero no era capaz de encontrar una explicación razonable. Simplemente había sentido la necesidad de hacerlo, como si dentro de sí una voz la impulsara a actuar como había actuado. Se acurrucó sobre sí misma sin parar de llorar.
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 03/05/10, 12:17 am

Se me escapa un chillido.

Yo no puedo verme mientras sucede todo aquello, pero es fácil imaginarlo. Palidezco, retrocedo, el cadáver se desploma en el asfalto. Me aterra la idea de estar manchada de sangre; no porque no conozca la sangre, porque no sepa a que huela o porque me de miedo o asco, sino porque la sentía pulsar en su cuello hace una fracción de segundo.

Me aterra porque veo sus vísceras esparcidas por el suelo, y no siento una arcada, ni el impulso del asco. Las miro, hipnotizada, veo su vida extinguirse en un instante, sus ojos mirarme con odio, con miedo, con pavor, un estertor final dibujado en su boca, luego el silencio y sus ojos vueltos hacia arriba.

Y me descubro sosteniendo la espada con violencia, para defenderme, dispuesta a entablar combate, apuntando con su filo a una niña que se echa a llorar casi de inmediato, que retrocede, no se si por miedo hacia mí o hacia ella misma. Una muchacha que parece que por un momento haya dejado de ser ella para convertirse en algo que no entiende, ni entiendo yo. Me duele en el alma pensar en ello. ¿Y si yo...?

No, no puedo. Siento un miedo atroz que me carcome el alma, siento cristalizarse todos los miedos que he albergado sobre mi amnesia durante los últimos meses. Al ver aquel ruiseñor indefenso de hace un segundo, ahora un ave de presa con las garras perdidas de sangre, siento que los vértices de los pensamientos me arañan la mente por dentro; pero cierro los ojos, destierro las ideas, bajo lentamente el filo de la espada y hago un esfuerzo por parecer tranquila.

- ¿Qué ha...? - no, no es la pregunta correcta. - ¿Quién... quién era? ¿Quién eres?

Me vuelvo de pronto. No hay nadie más en el callejón, pero tengo una sensación insidiosa, horrible. Tengo que salir de allí. Tenemos que salir de allí. Si me han oído chillar, no tardará en venir alguien, y tendremos problemas.

O no. Algo en mi interior me dice que no tiene por qué estar mal. Iba a violarla, o eso creo, ahora está muerto. El cazador cazado. Justicia poética...
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 05/05/10, 04:28 am

Lloraba. No podía parar de hacerlo. ¿Qué otra cosa podía hacer? Acababa de matar a un hombre. No, había hecho más que eso... ¡Había estado a punto de comérselo! Sacudía la cabeza negativamente, convenciéndose de que aquello no había pasado e ignorando a la muchacha que la observaba a una distancia prudencial.

El sonido de los cascos de los caballos resonó en la lejanía. Posiblemente las patrullas nocturnas ya hubieran comenzado a hacer sus rondas por aquellos barrios conflictivos, pero Anne Marie parecía no haberlos escuchado y siguió llorando, atreviéndose a mirar de reojo el cuerpo destrozado del hombre.

Nuevas nauseas, esta vez incontrolables, hicieron que se inclinara hacia un lado para vomitar. Le dio la impresión de que algo se reía en su vientre mientras lo hacía, sentía que en el fondo de sí misma, en algún lugar desconocido para ella, algo se divertía con lo que había hecho.

Los cascos de caballos llegaron a la boca de la calle, todavía lejos de ambas muchachas y del cuerpo sin vida del hombre. Un agente escrutó la estrecha calle, ya sumida en la sombra, sin percatarse del cadáver semi-oculto desde ese ángulo por los cubos de basura.

- ¿¡Eh?! ¿Va todo bien? ¿Necesitáis ayuda?- Preguntó al descubrir a Anne Marie llorando, pero sin darle demasiada importancia al asunto. Ésta no se inmutó a pesar de que una voz de alarma le gritó en el interior de su cabeza.
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 05/05/10, 01:10 pm

Oh, dioses.

Algo en el interior de mi cabeza, como lo hace en el interior de la de la chica, sin que yo lo sepa, zumba. El sonido de los cascos me pone sobre alerta. La muchacha está llorando, y parece en shock, y me doy cuenta de que pasará un rato antes de que pueda sacar nada de ella. No se qué ha pasado aquí, pero un hombre yace en el suelo entre nosotras, con los intestinos esparcidos por encima de las losas de la calle.

Y se arerca gente.

Siento crecer el pánico en mi interior. No tiene por qué ser la guardia, pero recuerdo perfectamente lo que pasó hace algún tiempo, con Dulfary. Cómo estuvimos a punto de morir más de una vez, cómo nos persiguieron y nos martirizaron los guardias de aquella ciudad. Y quiero pensar que ésta no es igual, y que aquí la guardia es razonable, y que aquí todo funciona como es debido, pero algo en mi cabeza me grita que no quiero repetir aquella experiencia.

Pero hay algo terrible de lo que, por muy inconsciente que sea, me doy cuenta. La muchacha que tengo delante está llorando, desolada, y parece desvalida. Y no se qué ha sido del cuchillo. Por otro lado, yo tengo una maldita espada. Intenta explicárselo a alguien y convencerle de que yo no he matado a nadie. Estoy pálida, lo se. Tengo miedo. ¿En qué me he metido?

- ¡Cálmate! - casi le suplico, mientras envaino la espada a toda prisa. No voy a deshacerme de ella. Es mi espada, la espada de mi madre. - Vamos a meternos en líos...

Una voz retumba desde el principio de la calleja, y yo alzo los ojillos hacia ella. Y me quedo en blanco. Y de repente no se si decir la verdad y que entren y vean el cadáver, y explicarles que iba a matarla a ella, y arriesgarme a que la chica me traicione... o decirles que no pasa nada, y arriesgarme a que entren y lo vean y me manden a prisión. Realmente no se qué hacer.

- N-no... - es apenas un murmullo, apenas lo oigo yo.

Tengo miedo, maldita sea. Mis labios se mueven, vocalizando palabras que mi boca no llega a pronunciar. Pese a la oscuridad, creo que pueden ver el cuerpo; yo, como semielfa, lo vería. No se me ha ocurrido que ellos no tienen por qué serlo. Trago saliva, y me pregunto qué va a pasar ahora.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Narrador el 22/06/10, 07:46 am

La voz de un hombre joven resonó en el callejón: ¿¡Eh?! ¿Va todo bien? ¿Necesitáis ayuda?”. Y una figura menuda, aún cubierta por las sombras de la noche, avanzó un par de pasos hacia las dos mujeres. “¡Espera, idiota!”, dijo otra voz, y enseguida apareció a su lado la luz de un fanal, que iluminó levemente las sucias paredes que los rodeaban. La segunda voz cambió rápidamente unas palabras casi inaudibles hasta para los finos oídos de Rose, y apareció una linterna más al otro lado, mientras se escuchaba un fuerte relincho.


Luego Rose escuchó unos sonidos que, no sabía cómo, le resultaban bien conocidos. El siseo de una espada saliendo lentamente de su vaina, las cuerdas de dos ballestas tensándose, y el áspero roce de la madera contra la madera. Tres hombres se acercaban a ellas, y sabía que debía haber al menos otro en la boca del callejón, pues sus oídos también escuchaban los impacientes cascos de un caballo golpeando contra el suelo, y algún que otro relincho apagado.

De los tres hombres que se acercaban, estaba el más menudo de ellos, el primero en preguntar., que por el sonido de su voz apenas debía ser un muchacho. Los otros dos eran hombres hechos y derechos, y todos iban armados. Sin ninguna duda se trataba de la guardia de la ciudad. A una seña de uno de ellos, detuvieron su marcha, y uno de ellos depositó su linterna en el suelo.

El que parecía estar al mando dijo sin levantar la voz, con cierta sequedad: “Alto a la guardia, ¿quién va?”.




avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 04/08/10, 04:22 am

Las nauseas se sucedían sin parar, el vómito no parecía querer abandonarla, aunque apenas salía ya nada de entre sus labios. Y mientras, lloraba, grandes gotas de agua salada resbalaban por sus pálidas mejillas. La linterna la enfocó de lleno.

Sujetándose el vientre con una mano, con la otra se mantenía de rodillas pegada a la pared, su larga y sedosa melena negra caía por uno de los lados casi ocultándole la cara. Su vestido de terciopelo negro resplandecía levemente con el brillo escarlata de la sangre, aunque por suerte era demasiado difícil distinguirlo desde la distancia de los guardias.

Levantó la cabeza, sin conseguir que el pelo dejase mostrar su cara. La luz, durante un instante, produjo un rayo de absoluta maldad en el fondo de sus ojos negros. Tras parpadear y dejarse caer sobre la pared exhausta dejó escapar un largo y profundo suspiro.

- Estoy embarazada- Susurró, aunque su intención no era ni mucho menos informar a los guardias, si no obligar a sus oídos a escuchar la verdad, la terrible verdad. ¿Qué iba a hacer ahora? ¿Cómo iba a trabajar? Dirigió levemente la mirada al lugar donde se encontraba el cadáver destripado, inerte. Fue solo lo que dura un parpadeo, lo suficiente para que una nueva arcada la hiciera doblarse por la mitad para hacer intento de vomitar de nuevo.

Fdi: El cadáver se encuentra del otro lado de los cubos de basura. Cuanto más se acerquen los guardias menos angulo de visión tendrán siempre y cuando no se acerquen a la pared de enfrente donde se encuentra Anne, que entonces posiblemente sí que lo vean. Es solo para haceros una idea jejeje.
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 08/08/10, 08:18 pm

Ballestas.

Bueno, premio. Ahora estoy aterrada... y sola. La muchacha no está en el mismo plano de conciencia que yo, si es que en algún momento lo ha estado. Pero adivina quién se va a llevar las culpas de todos modos.

No puede ser así de sencillo, pero en realidad lo parece. Y si la chica no estuviese en el estado en el que está, pensaría que es algo... diferente. Una trampa. Bueno, ¿Por qué no iba a serlo? Por lo que yo se, tengo... enemigos. Incluso si ignoro quienes son. Alguien deja un farol en el suelo, enfrente mía, y vuelve a repetir una pregunta para la que no encuentro respuesta.

¿Debería mentir? No parece que estén viendo el cadáver, pero si lo encuentran, mentir no me ayudará, sino al contrario. ¿Decir la verdad? Éso solo apresurará que encuentren el cadáver. ¿Decir... la verdad a medias?

"Estoy embarazada". Mi mirada se va hacia la muchacha. Genial... Ahora tengo cargo de conciencia.

Y yo estoy aterrada, maldita sea. Hace un instante estaba preparada para echar a correr, incluso si no fuera buena idea. ¿Puedo confiar en ella? Si pasa algo y me arrestan, ¿Dirá la verdad? ¿O me dejará pudrirme en la celda? Incluso yo, que no recuerdo demasiado sobre la naturaleza humana, encuentro esa posibilidad difícil de contemplar.

"Alto a la Guardia, ¿Quién va?"

Suponía que acabarían por dar el alto, sí. Levanto las manos. Es todo lo que puedo hacer.

- Ne... necesitamos ayuda - susurro, y de nuevo no me oigo ni yo. - Ella necesita ayuda.

¿En qué estoy pensando? Francamente, no lo se.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Lohengrin el 26/08/10, 08:41 am

La escasa luz de la linterna ilumina la escena levemente, pero el lo bastante fuerte como para percibir la mayoría de los detalles. Y un cuerpo muerto en el suelo no es un detalle menor. Sin embargo, los guardias prestan toda su atención a las dos figuras ¿humanas? a las que han dado el alto. Una de ellas está apoyada contra la pared, y parece estar borracha. Apenas merece un rápido vistazo de uno de los ballesteros.

La otra... El sargento de la guardia la examina de lejos. Una mujer menuda y delgada, con una melena roja cayendo sobre sobre su espalda y hombros, y vestida de forma sencilla. Pero la espada ceñida a la cintura de la dama advierte a los guardias. A una seña del sargento, ambos ballesteros apuntan hacia ella, mientrás él dirige una seña con su brazo a alguien que debe estar aún en la embocadura del callejón.

"Ne... necesitamos ayuda" susurro. "Ella necesita ayuda".

El rostro barbudo del guardia se torció en una mueca de preocupación. "Si, claro, ayuda... Ya veremos. Tira tu arma, y acércate despacio. Quedate a seis pasos, y dime quiénes sois y qué hacéis aqui. Quizá tengáis que acompañarnos." Los otros dos hombres, mudos, apenas hicieron un gesto. Sólo uno de ellos miraba de cuando en cuando a la otra mujer. No habían descubierto aún el cadaver, no había entre ellos un elfo o semielfo que pudiera oler la sangre, pero era solo cuestión de tiempo que se decidieran a registrar los alrededores.
avatar
Lohengrin

Cantidad de envíos : 1179

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rose Riadh el 10/09/10, 01:10 pm

La cosa se pone fea.

Ballestas. No necesito verlas para reconocer su sonido, lo tengo grabado en la mente. Me digo a mí misma: Intenta pensar con claridad, pero no puedo. El corazón me late más fuerte, y estoy viendo venir la situación.

El callejón es estrecho, las sombras son densas. Ellos son humanos. Si lo registran, es tan posible que encuentren al hombre como que no lo hagan, y la chica... no creo que esté en condiciones de defenderme. O que quiera hacerlo. He pasado suficiente tiempo entre humanos para saber que soy una mestiza, que soy peor que ellos, y que la mayoría no tendrá reparos en "cargarme - literal y figurativamente - con el muerto"

Así que mi elección está clara. O enfrentarme a la muerte ahora, para huir de allí, y quizás convertirme en una fugitiva - empieza a convertirse en una costumbre - o quedarme ahí, confiar en que todo va a salir bien, y con suerte me ahorcarán en una plaza pública mañana por la mañana. Por otro lado, si huyo no habrá forma humana de deshacer éste entuerto. Pero, ¿Lo habrá si me quedo?

Lo que hago, por instinto, sobre todo, es dar dos o tres pasos atrás. Estoy pendiente del sonido de las ballestas; no debería ser difícil anticiparse a un disparo. No aquí. No pueden verme bien.

- ¿Por qué? - pregunto, suspicaz. - No hemos hecho nada...

Ocultar un cadáver. Suficiente para que nos... para que me lleven a un calabozo. Yo soy la que está armada. Y la medio elfa.

- Nos han atacado y ella necesita ayuda - repito. - Si nos atacáis sin provocación, me defenderé.

¿Una amenaza? Sí, quizás ellos puedan interpretarlo así. En cualquier caso, me sirve para hacerme una idea de su actitud. Hacia la situación, hacia mí. Quizás solo sea procedimiento. Estoy asustada, y estoy en un apuro. Si pueden entenderlo, bien. Si no... será hora de empezar a pensar en actuar.

La chica no reacciona. No se si éso me conviene. Mi mirada está puesta en el guardia que ha hablado, y mis manos están lejos de la empuñadura de la espada, porque no voy a necesitarla, pero a suficiente distancia como para defenderme. Si alguien dispara, estoy lista para tirarme hacia el lado, al suelo.

Sólo queda saber quién va a mover primero.

Estúpida ciudad.
avatar
Rose Riadh

Cantidad de envíos : 256

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Rangashellof el 23/12/10, 04:22 am

Fdi; Creo que mientras no ataquen los soldados no puedo hacer nada. No sé si Lohen anda por aquí, pero si no, estaría bien que alguien lo sustituyera para poder avanzar "rápido" ¿no?
avatar
Rangashellof

Cantidad de envíos : 47

Volver arriba Ir abajo

Re: Soledad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.