Censo
Últimos temas
» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/08/17, 10:22 am por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

[Sin título. Aún]

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Florangél el 20/10/11, 12:53 am

Aunque daba por hecho que su presencia sería aceptada, que esa aceptación fuera expresada en voz alta por quienes serían sus compañeros de viaje y aventura dibujó una sonrisa de satisfacción en el rostro de Florángel, sonrisa que se amplió al ver la pequeña escaramuza entre Otto y el perrito y como Dulfary reprendía maternalmente al can.

- Motas le queda muy bien.


Le agradaban aquellos tres, tan diferentes entre ellos: la linda rubia de ojos rojos, el muchacho flaco y larguirucho y el pecoso bajito que hablaba raro, ¿cómo se habrán conocido? Tanto como la perspectiva de tener una aventura y ganar unas monedas de oro, le atraía la posibilidad de compartir con aquellos jóvenes. La única persona con la que había tenido una relación cercana en Jaspia era Sophitia y aunque quería mucho a la pirata y la extrañaba de veras cuando se embarcaba, le emocionaba tener la oportunidad de hacer nuevos amigos.

- Tengo que comprar algunas cosas antes de partir, Kathy me dio dinero ¿Saben de alguna tienda o algo así de camino a la posada?

Flor había crecido en una ciudad que estaba entre un desierto y un pantano y se daba perfecta cuenta que su bonito verde era una indumentaria bastante inadecuada para viajar en una zona pantanosa y tampoco tenía equipo para acampar; gracias a la generosidad de la maga, que había compartido con ella su parte del adelanto, podría equiparse adecuadamente.

En la posada a la que llegaron sólo quedaba una habitación libre, la que tuvo que ser compartida por las dos muchachas, lo que para la nacossedina no supuso ningún inconveniente. Luego de cenar, subió a la habitación y revisó su recientes adquisiciones: una camisa azul de mangas largas, pantalones negros y botas y una capa; equipo para acampar y una espada, la primera que tenía en su vida. Satisfecha con lo adquirido, le dio las buenas noches a su compañera de cuarto y se acostó.

Como era característico en ella, se durmió casi inmediatamente después de poner la cabeza en su almohada y al no controlar ya el hechizo que la hacía visible, se fundió con la cama, desapareciendo de la vista de quien pudiera observarla. Su sueño, como de costumbre, era muy profundo y las maniobras de la rubia para hacer entrar a Motas al cuarto no la despertaron. Claro que, en caso de haberlo hecho, le hubiera ayudado gustosa.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Narrador el 20/10/11, 11:52 am


"Jovencita, estás de suerte", le había dicho el maestro armero. "Tengo justo lo que necesitas. Una hermosa espada, para una muchacha aún más hermosa. Es una lástima que la joven que me la encargó no esté en condiciones de recogerla, pero creo que a ti te hará un gran servicio." Le entregó un paquete de tela que contenía una bella espada, adornada con dos piedras de ónice en forma de corazón, una de ellas en el puño, y la otra en el centro de la cruz.


"Además, podrás encantarla con algún hechizo, si encuentras un mago lo bastante hábil. No puedo aceptar menos de dos monedas de oro por ella. ¿Te gusta? Excelente... Una espada como esta necesita un buen nombre, ¿has pensado en alguno?"

El armero sonrió ampliamente al entregarle la espada a Flor, que además venía acompañada por una bonita vaina de cuero con un bello diseño. Ella se sonrojó, no tanto por las galantes palabras del armero, como por el hecho de que solo tenía una moneda de oro en su bolsa, de manera que miró avergonzada a sus nuevos compañeros.


FDI: Perdonen la intromisión... Sigue el turno normal, Gonzalvus, Otto, Narrador.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Gonzalvus el 30/10/11, 01:45 am

Continuaron el camino a la taberna y se detuvieron en varios lugares. Uno de ellos fue una herrería, en la cual Florangél consiguió una espada realmente bonita.

El herrero dijo que la espada era para una joven la cual no estaba en condiciones de recogerla y también dijo que valía dos monedas de oro, lo que hizo ruborizar a la chica y luego mirar a sus compañeros.

Gonzalvus se quedó dubitativo un momento. Era bastante obvio lo que pasaba, no tenía el dinero suficiente para pagarla. El asesino revolvió su bolsa de dinero y con algo de pesar le dio una moneda de oro a la joven.

- Espero que con esto ân mey šodyem suficiente... - Dijo el asesino, el cual luego salió de la herrería y los esperó afuera.

"Conseguir el dinero va a ser un proceso aún mas lento", pensó Gonzalvus, "Pero es mejor que mis... compañeros estén preparados o puede ser nuestro fin."

Aquel pensamiento lo había salvado incontables veces en encargos con otro compañeros. El dinero podría esperar un poco mas, ella estaba a salvo donde estaba, no importaría que tardase unas monedas de oro mas en ir a su encuentro.

Siguieron su camino a la taberna y el encapuchado compartió habitación con Otto, el cual ya tenía una habitación reservada en la Sirena Varada. Gonzalvus se durmió un poco después que el mago, sentado a la derecha de la puerta de entrada a la habitación, apoyado contra la pared y con sus katares en sus manos.

Al día siguiente fue uno de los primeros en despertar y estar preparado para el viaje hacia el pantano.
avatar
Gonzalvus

Cantidad de envíos : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Otto Hoenheim el 07/11/11, 03:36 pm

- Por supuesto, Gonzalvus. No hay ningún problema en que compartamos habitación. - dijo Otto con una amable sonrisa cuando éste le hizo su petición.

Cierto era que acababan de conocerse, pero no creía que Gonzalvus tuviera ninguna razón para hacerle ningún mal. De ser así, ya había tenido ocasiones más que de sobra para ello, ¿verdad? ¿VERDAD?

En cualquier caso, el joven inventor no le dedicó mucho tiempo a darle vueltas a aquella idea; cuando terminaron las últimas compras y por fin se retiraron a descansar, Otto por precaución cerró las válvulas que alimentaban los conductos de su toga, la dobló cuidadosamente junto al resto de sus pertenencias y se sentó junto a la pequeña mesa que había en la habitación, un poco más amueblada de lo habitual por ser, en teoría, individual.

Mientras su compañero se acomodaba, él dedicó un rato a revolver en su mochila por los componentes del desastrado guantelete, buscando repuestos para reponer la AturdeBrutos que había gastado en intentar librarse de Dulfary en el callejón, aprovechando gran parte de la energía arcana que no había utilizado a lo largo del día para volver a cargar de electricidad las pequeñas piezas de metralla y utilizando la carcasa del guantelete para fabricar el envoltorio... Era un proceso tan interiorizado para el estrafalario aprendiz que ya no le llevaba más de una hora fabricar una de sus esferas con materiales adecuados.

Terminado aquello, se retiró a su cama y, tras desear buenas noches a su compañero de cuarto, se durmió con la tranquilidad y la paz que sólo los verdaderamente inocentes, aquellos que no conocen realmente la crueldad del mundo, puede tener.

A la mañana siguiente, fue de los últimos en levantarse.
avatar
Otto Hoenheim

Cantidad de envíos : 193

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Lohengrin el 09/11/11, 10:13 pm

Por supuesto, banda sonora.

Amanecía en Daosh. Después de una noche en la que la lluvia no había parado de caer, finalmente el sol asomó tímidamente entre las nubes, dando los buenos días a los aventureros. Hacía frío, pero al menos no llovía. Las nubes eran de un color blanco-grisáceo, pero no amenazaban con una lluvia inminente, aunque el suelo de tierra del pueblo aun estaba algo embarrado. Dulfary, Flor y Gonzalvus charlaban con Karis, mientras ella les servía un gran desayuno en el pequeño reservado que alquilaron la otra noche. Afortunadamente, la llegada de Otto coincidió con la segunda bandeja de pan con miel que trajo la mesera. La cerveza, los huevos y una sopa caliente hicieron el resto.

"He preparado raciones de viaje para tres días", dijo mientras les entregaba un abultado zurrón. "Hay queso, carne seca, fruta, vino... ah, y una bolsa con trufas. El camino será largo. Flor, gracias por ayudar a Katy. Espero que volvais todos... Oh, perdón..." Después de darle un trozo de pan a Motas, abandonó la habitación.

A pesar del desliz de Karis, los aventureros desayunaron con ganas y charlaron animadamente. Por lo que les había dicho ella, los caminos estaban en buen estado hasta las granjas que abastecían Daosh, pero más allá la senda se introducía casi de golpe en el pantano, en la dirección del faro. Las minas quedaban al lado contrario. A buen paso llegarían a su destino apenas entrada la noche, si no encontraban ningún problema grave. La maga descansaba en su habitación, y Karis les dijo que dormía profundamente.

Con el estómago lleno y los ánimos arriba, la misión parecía casi un agradable paseo. Dulfary no quiso estropear el momento hablando de los horrores de la jungla, de modo que reservó sus comentarios para el primer trecho del viaje. Motas estaba seco, por primera vez en mucho tiempo, y movia la cola cada vez que recibía algo de comida. Incluso parecía hacer buenas migas con Otto. Por su parte, Gonzalvus apenas habló, salvo para responder al torrente de preguntas que le habia dirigido Flor.

Al fin, se despidieron de Karis con besos y abrazos, y salieron de la Sirena. El día era fresco, y todos se alegraron de haber comprado mantas de sobra. Se miraron entre ellos, indecisos, hasta que Gonzalvus dio el primer paso.
avatar
Lohengrin

Cantidad de envíos : 1179

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Lohengrin el 10/11/11, 11:27 am

avatar
Lohengrin

Cantidad de envíos : 1179

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Dulfary el 11/11/11, 11:57 pm

Revisión de recursos, de provisiones, gracias a Karis, una bolsa de trufas... TRUFAS!!! El semblante de la niña la delató al percatarse qué contenía la bolsa. Por qué eran necesarias trufas en un pantano? Tal vez nadie lo entendería, pero Dulfary, ella sí que lo sabía y su sonrisa, emocionada y radiante, lo aseguraba.

No podía llevarse a Motas con ellos, así que se lo encargó a Karis. Cuando regresaran, y es que ella no tenía la menor duda que regresarían, hablaría con Lohengrin para que le hiciera el favor de cuidarlo en su ausencia, estaba segura que al caballero una compañía fiel y cálida le vendría muy bien. Era un plan perfecto.

Tras compartir un par de comentarios optimistas con Otto sobre los apuntes dados por Karis, llegó la hora de partir, no podían dilatar más el ir a brindar ayuda. Sin embargo, como los demás, le puso la mirada encima a Gonzalvus esperando que abriera la marcha. Raro en ella esperar tanto de un asesino, no sería la primera vez que lo hiciera como tampoco sería la primera vez ni la ultima que esperaría que dicha confianza fuera _____<>, sin embargo no dejaba de ser raro.

- Después de ti, Gonza - acotó con total camaradería.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Florangél el 20/11/11, 01:28 am

Florangél abrió los ojos al alba, llena de ánimos y energía, contenta de iniciar un día en que viviría nuevas aventuras con nuevos amigos y ¡además ganaría dinero! En menos que canta un gallo estuvo aseada y ataviada con el atuendo que había comprado el día anterior, con su bella espada al cinto, y se fue al comedor de la posada.

Le hizo honores al desayuno con su buen apetito habitual al tiempo que charlaba animadamente con sus compañeros. Gonzalvus fue el destinatario de un torrente de preguntas de todo tipo; que fuera el más callado la impulsaba a tratar de hacerlo hablar.

- Sólo tuve la suerte de llegar a tiempo – contestó sinceramente al agradecimiento de Karis.

Flor no pudo evitar reír al observar la cara de Dul cuando oyó nombrar la bolsa de trufas, ¡se notaba que le encantaban! Ella no sería ningún obstáculo para que la rubia se los comiera todos si quería, no sentía predilección por esos dulces.

Aunque no se había hecho una idea clara de la magnitud de la misión, o quizás por eso mismo, Florangél sentía que estaban preparados para todo con el equipo que llevaban y provisiones para tres días. Llena de optimismo, acabó su desayuno – del que había dado algunos trozos de pan a Motas – y se dispuso a la partida. Tenía ganas de despedirse de Kathy y agradecerle todo, pero saber que dormía la contuvo. Ajustando su morral a la espalda y la espada a la cintura, esperó que el pecoso iniciara la marcha.

- ¿Por dónde iremos?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Gonzalvus el 22/11/11, 01:12 am

En el desayuno Gonzalvus comió lentamente, como acostumbraba, respondiendo de forma relativamente corta las preguntas de Flor, sin mostrar señales de molestia ni lo contrario, aunque no podía evitar sentir el buen animo que se respiraba en esa mesa.

La chica de los ojos rojos era un misterio para el asesino, ahora parecía una chica jovial y totalmente incompatible con la idea que en un principio dio al pecoso, es mas, comenzaba a dudar que ella haya asesinado realmente a alguien en su vida.

Al terminar, el encapuchado se dirigió a la puerta de salida y esperó un momento para ver si todos estaban listos.

- Deberíamos cruzar el pantano y llegar al faro antes del anochecer... - Respondió a Flor y luego de ver a todos preparados, se acomodó su capucha y comenzó a andar por el camino hacia el pantano.
avatar
Gonzalvus

Cantidad de envíos : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Otto Hoenheim el 02/12/11, 07:43 pm

Otto se despertó cuando el sol ya había dejado el horizonte. Con el cabello hecho un revoltillo y aún soñoliento, advirtió que estaba solo en la habitación. Se levantó con calma, bostezando adormilado mientras se refrescaba la cara para despejarse...

... Y entonces recordó porqué le había llamado la atención haberse levantado solo. Se había quedado dormido.

A toda prisa se adecentó, recogió su equipo y bajó con el pelo aún hecho un revoltillo a la sala común, en último lugar de los miembros del grupo, lo cual causó que murmurara una disculpa por lo bajo sonrojado antes de ocupar un asiento y empezar a servirse un copioso desayuno...

... Desayuno que se quedaría más de la mitad en el plato por el comentario de Karis. ¿Volver todos? ¿Por qué no iban a volver todos? De repente toda la sangre había dejado su rostro y bajado a su estómago, acabando con su apetito.

Pero aquello no impediría que se pusieran en movimiento; Otto buscaba solaz en el hecho de que estaba rodeado de un grupo en apariencia muy competente.

Todo saldría bien.

Tenía que creer eso, o el miedo le paralizaría. Terminó de ajustar su abrigo y encender el depósito de vapor, así como de repasar su bastón, la ballesta y situar en lugar accesible el tubo con los pergaminos. Era hora de salir.

La cuestión era que sus compañeros habían llegado a esa conclusión un poco antes que él y salió un poco rezagado, pero una pequeña carrera le bastó para ponerse a su altura.
avatar
Otto Hoenheim

Cantidad de envíos : 193

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Narrador el 20/12/11, 08:53 pm

El sol ya estaba alto en el horizonte, aunque tapado por numerosas nubes de un color gris plomizo. Sin embargo, de cuando en cuando se atrevía a asomarse por algun hueco, dejandose ver por unos minutos. Había estado lloviendo durante parte de la noche, y las nubes habían decidido dar una pequeña tregua al grupo. Pero era el suelo lo que estaba completamente embarrado, lo cual no era una buena noticia para el grupo.

Caminaron a buen paso por un camino muy bien cuidado que se alejaba de Daosh, en dirección a las granjas que rodeaban la ciudad. De cuando en cuando se cruzaban con un carro cargado de nabos, o con un hombre conduciendo una piara de cerdos. Conversaron un rato con una patrulla que les dio el alto, y rápidamente les dejaron paso al conocer sus intenciones. Dejaron atrás las granjas y los campos de cultivo, mientras el camino empezaba a desaparecer bajo los pies de los viajeros. De vez en cuando encontraban charcos mas grandes en el suelo, y el paisaje se hacía más y más verde, pero un verde un tanto sucio y apagado. Pronto llegarían a la linde del pantano.

Los aventureros escucharon un ruido a lo lejos, unos ladridos. Distinguieron una mancha gris que corría hacia ellos, y al poco tiempo la mancha se convirtió en Motas, el valiente perro. Al llegar a la altura de todos se detuvo, desconfiado, y luego se acercó muy tímidamente y con la cabeza gacha a Dulfary, mientras gemía y movía su cola.

Notas (que no Motas): Sé que parece que no he dicho nada en toda la respuesta. Esto es pq, efectivamente, no tenía nada que decir... :\ En pocas horas han llegado al borde del pantano, pero todo parece estar en orden. Más o menos conocen ustedes el camino hacia el faro, y la senda no ha desaparecido del todo. No ha llovido en todo este tiempo, pero hay barro por todas partes. Motas está, por supuesto, empapado. Pueden entrar en el pantano cuando quieran, lo unico que necesito saber es el orden de marcha, que será el mismo en el que respondan al tema. Pueden seguir como hasta ahora, o cambiarlo, usen los MP o el hilo de offtopic ! Gracias.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Gonzalvus el 02/01/12, 08:17 pm

Gonzalvus iba, por alguna razón, delante del grupo. Realmente no estaba seguro del porque, supuso que por haber sido el primero en dar el empujón para salir de la taberna.
Caminó a paso firme, no muy rápido, pero tampoco lento. El sendero aún estaba allí, algo irregular, pero en su lugar. El asesino lo siguió y lentamente se fueron adentrando en el pantano.

El asesino iba prestando atención a todos los ruidos de este extraño lugar, algunos eran bastante extraños y para nada familiares dado que de donde proviene no hay ese tipo de biomas, por lo menos de lo poco que recorrió del continente árido de Uriod. Parecía tranquilo, pero su mente realmente no lo estaba y su mano se deslizaba sobre la empuñadura de sus cuchillos cada tanto.

"No seas tonto Gonzalvus, es un simple pantano, cualquier cosa que apareciese podrías manejarla. Tienes un grupo detrás tuyo, mantén el semblante tranquilo" pensaba el encapuchado en ese mismo momento mientras caminaba sin vacilar ni mostrar signo alguno de preocupación, pero siempre con su mano derecha cerca de sus cuchillos.
avatar
Gonzalvus

Cantidad de envíos : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Dulfary el 03/01/12, 12:04 am

Con la cabeza en alto y su sonrisa siempre optimista a modo de bandera, salió de la posada rumbo a la gran aventura que sería el ayudara esa familia necesitada. El corazón le latía con fuerza, no por nervios, sino por emoción. Podría ayudarlos de una mejor forma que solo ofrecerle pergaminos que decían quien sabe qué cosa. Y es que aunque entendía de magia y aceptaba que esta existía, para ella no dejaba de ser un arte del que toca cuidarse cuando es usado por manos no tan adecuadas como los que buscan su propio propósito.

Pero este, no era el caso. El grupo era maravilloso, incluso el asesino pintaba bien. Las cosas no tenían por qué complicarse y... Contó las cabezas al salir de la Sirena, eso fue lo que detuvo su flujo de pensamientos positivos.

Que cara la que tenía Otto. No era para preocuparse, era algo más como no haberse fijada dentro de la taberna que este estaba un poco desaliñado. Si, se valía que iban para un pantano a sortear quien sabe qué cosas, pero... Hey, las peinillas existen!

Dulfary no era precisamente el mejor ejemplo de la etiqueta y las formas, pero sabía reconocer cuando alguien necesitaba una mano con algo, así ese alguien no necesitara una mano con ese algo. Así que se giró a Otto, le hizo una seña con la mano, más propiamente dicho con los dedos de esa mano para que se agachara un poco, ya que no buscaría un barril para darle alcance.

- Agáchate... - pidió pacientemente por si su seña no servía - agáchate un momento - insistió por si acaso y sacando un peine de plata de quien sabe donde, valiéndose de dos o tres movimientos en los que no midió si le tiraba del pelo o no, lo dejó un poco, solo un poco, mejor peinado - mucho mejor - su sonrisa fue radiante y entonces, de vuelta a la aventura, siguiendo los pasos de Gonzalvus rumbo al pantano y casi dentro de este cuando los ladridos llamaron su atención.

Su primer pensamiento se fue efectivamente hacia Motas, pero lo descartó se suponía que Karis lo cuidaría y por eso estaba tranquila de ir en pro de salvar a la familia y resguardar a sus compañeros. Error. La mancha gris se volvió Motas y ella enrojeció un poco, no por ira, sino por vergüenza.

- Ahm.. esto... Moootaas - trató de sonar todo lo autoritaria que pudo, pero la cabeza baja del animal, sus orejas hacia atrás, el rabo entre las patas pero aun así moviéndose con emoción... no, no podía - deberías estar en casa - sin poderlo evitar, se puso en cuclillas y lo recibió, acariciando sus orejas, en lo que el perrito batía su cola aun más animado.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Florangél el 06/01/12, 02:33 am

La idea de ir a un pantano no amilanó en absoluto a Florangél. Se había criado en una ciudad situada entre un desierto y un pantano y, aunque en teoría este último era un lugar prohibido, ella lo había visitado más de una vez. Aquel pantano colosal de su tierra natal, era un lugar mortífero, lleno tanto de plantas como de todo tipo de animales, todos feroces y malintencionados y en más de alguna ocasión, había tenido que usar todas sus habilidades especiales para salir bien librada. Así que la muchacha se sentía toda una veterana en materia de pantanos, lista y preparada para cualquier eventualidad.

Se hubiese sentido así incluso estando sola, pero el ir acompañada de un grupo la hacía sentir una seguridad mucho mayor aún. Claro que el aspecto del mago y el mercenario – así los había descrito Kathy – no decía mucho, pero como su madre solía repetir, “las apariencias engañan” y la maga parecía confiar en ellos. En cambio, la rubia era un misterio; Kathy ni siquiera la había mencionado. Claro que podía haberse olvidado, después de todo estaba herida y podía ser que no pensara con claridad. Porque se notaba que la chica de ojos rojos tenía mucha confianza con ambos chicos, el gesto de peinar a Otto lo demostraba.

- Vaya, quedaste muy guapo –
rió, mirando al larguirucho - ¿Qué harías sin ella para acicalarte?

Estaba de un excelente humor, sus tres compañeros le caían bien, el camino le parecía bonito y no hacía calor; el suelo embarrado era algo engorroso, pero se podía tolerar. Estaba disfrutando realmente de la caminata y apenas si notaba que sus nuevas – y pesadas – botas empezaban a molestarle. Por el momento, era un detalle que podía obviar.

Los ladridos también atrajeron su atención y no pudo evitar una sonrisa cuando vio que Motas aparecía y Dulfary enrojecía, casi al unísono. Su sonrisa se convirtió en una franca carcajada cuando vio el vano esfuerzo de la rubia por mantenerse firme ante el animalito.

- ¡Motas 1, Dulfary 0! –
exclamó entre risas – Parece que vamos a ser cinco.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Otto Hoenheim el 12/01/12, 07:40 am

Otto cerraba el grupo, por dos motivos. El primero era que había sido el último en salir y, dado que todos iban agrupados, no le había dado mayor importancia. La otra razón era que sus pasos parecían los menos ágiles de los cinco integrantes (sí, incluyendo a Motas, pese a su empapado aspecto), así pues, prefería seguir la senda ya abierta en el barro por ellos. Así, además, se ahorraba el posible mal rato de resbalarse delante de ellos...

Fue por ello que le sorprendió sobremanera que Dulfary se volviera hacia él gesticulando... En el primer instante, Otto no entendió, la petición, ni siquiera cuando habló por primera vez; cuando le repitió que se inclinara, se puso en cuclillas mirando al suelo. ¿Es que había algo raro en el barro? ¿Ya iban a encontrar problemas?

-¿Qué sucede?- murmuró en voz baja cuando ella se acercó...y entonces, no pudo menos que sonrojarse avergonzado. No era que él fuera muy quisquilloso con la apariencia, era que...simplemente con los nervios y las prisas por su tardó despertar, lo había olvidado.

Y el comentario de Flor hizo que el sonrojo pasara de rojizo a escarlata.

- Eh... gracias...- atinó a responder, cabizbajo, mirando a otro lado.

Fue un escueto alivio para su vergüenza la llegada de Motas que consiguió distraer a ambas mujeres de él.

FDI: No me sale nada mejor, así que...así se queda para que podamos seguir adelante
avatar
Otto Hoenheim

Cantidad de envíos : 193

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Narrador el 13/01/12, 10:15 am

La primera hora de camino transcurrió sin ningún incidente aparte de uno o dos resbalones sin importancia. Poco a poco la senda que se internaba dentro del pantano empezaba a desaparecer bajo los pies de los viajeros y a confundirse más y más con el entorno. Los sonidos típicos de un pantano densamente poblado por diversas criaturas pronto llenaron los oídos del grupo. Flor distinguió una variedad de siseos y trinos de pájaros, junto a muchos otros ruidos imposibles de identificar. Motas iba pegado a los pies de Dulfary, completamente encogido y mirando con miedo los alrededores.

De vez en cuando se veían algunos grupos de árboles que crecían apiñados sobre algo parecido a una isleta o plataforma, también cubierta de vegetación. Una multitud de plantas trepadoras rodeaban los troncos de los árboles, y a veces pasaban de una isleta a otra. El suelo estaba húmedo y cubierto de charcos y otras plantas, pero afortunadamente no llovía. Aún.

Media hora más tarde, Gonzalvus alzó una mano y detuvo al grupo al escuchar un inquietante zumbido (buena tirada Very Happy ). Habían entrado en algo vagamente parecido a un claro en el que había un enorme arbol cubierto de lianas, y junto a él zumbaban tres feos insectos grandes como la palma de la mano de un hombre. Daban vueltas alrededor de un fruto redondo y amarillo, de aspecto apetitoso y olor muy dulce. "Avispas", dijo Gonzalvus. Pero Flor lo corrigió: "Creo que más bien son abejas. Pero muy grandes. No suelen atacar sin motivos, pero...".

Fueran abejas o avispas, una de ellas avanzó en línea recta hacia el grupo, mientras las otras dos seguían centrando su atención en el fruto.


avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Gonzalvus el 14/01/12, 10:44 am

Gonzalvus continuó caminando hasta que escuchó una especie de zumbido lejano y paró al grupo. Eran tres insectos gigantes, parecidos a abejas del tamaño de la palma de una mano de una persona, volando alrededor de una fruta que parecía lo suficiente dulce como para atraerlas.

Una de ellas se acercó volando en linea recta convirtiendose en un blanco realmente facil. Gonzalvus, el cual ya tenía la mano en el cuchillo arrojadizo y ya estaba prevenido desde antes, inconcientemente ya había calculado el tiro y al lanzar su cuchillo le atinó en el centro del cuerpo, matandola casi al instante.

Las otras dos abejas gigantes parece que se percataron del grupo y volaron hacia ellos. Su vuelo no era realmente rápido y su gran tamaño los convertía en blancos bastante fáciles.

Tomo dos cuchillos mas y los lanzó, uno para cada abeja. Uno de ellos llegó perfectamente a su blanco, haciendolo caer, el otro paso silbando al lado de la abeja, casi cortandole un ala.

- ...xub... - Fue lo único que llegó a decir el asesino, mientras la abeja restante ahora estaba a unos 6 metros del grupo aproximadamente y continuaba acercandose en linea recta.
avatar
Gonzalvus

Cantidad de envíos : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Dulfary el 18/01/12, 03:08 pm

Había desayunado muy bien, pero la fruta se veía deliciosa. Podría cortarla y llevarla para comer mas tarde, o incluso, si no lo resistía, comería de inmediato. Las tres avispas (abejas, había corregido Flor) sería un problema y hasta Motas se mostró agresivo con ellas cuando la primera se acercó. Empezó a ladrarle enérgicamente y cuando Gonzalvus le dio su visto bueno para atacar, atacando primero, fue él quien se lanzó a por la ultima, mostrando gran agilidad para ser un perro callejero y mojado saltó sobre ella derribandola aun antes que Dulfary le diera alguna orden.

En resumen, Motas y Gonzalvus eran muy rápidos. Como fuera, Dulfary estaba mas concentrada en el fruto, en lo rico que se veía y en que solo le tomaría un momento, sin necesidad de desviarse, ir a cortarlo.

Sonrió orgullosa del perro y se adentró en el claro, advirtiéndole a Motas que tuviera cuidado con la abeja, no lo fuera a picar. Era tan sencillo como ir, halar, morder, disfrutar, volver. Se le hacía agua la boca, sus pasos fueron aun mas decididos, un pal sencillo que se ejecutó con sencillez, alargó la mano, tomó la fruta en ella y

- Oh oh - dijo en voz alta cuando la fruta estremeció al tocarla ella. Se quedó quieta muy quieta por una fracción de segundo dándose cuenta muy tarde de lo que ocurría y en definitiva su cara fue un poema a la sorpresa. - ay no... -

Apartó la mano tan rápido como pudo, sus pies de movieron con agilidad para alejarse de un brinco hacia atrás, pero la "fruta" también fue veloz y se lanzó a por su presa, sujetándola de la muñeca aun antes que tocara el piso.

- ahhh que asco!!! - protestó forcejeando con lo que la tenía, al apoyar el pie opuso resistencia para ser atraída hacia la masa informe que se dejaba caer desde el árbol. Verde y café, se valía de su "piel" para mimetizarse muy bien con la naturaleza del pantano, llena de enredaderas, de hojas sueltas, ramas y demás.

Así como Dulfary ponía resistencia, la cosa (cieno) se esforzaba por atraer de vuelta a su presa del día.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Narrador el 18/01/12, 07:03 pm


Dibujo del cieno en cuestión. Le toca publicar a Flor, despues a Otto, y luego al Narrador ! Mi idea es que este encuentro sea solamente interpretativo, así que jueguen ustedes y pasenlo bien ! Very Happy Para el siguiente combate ya sacamos los dados... Cualquier duda que tengan acerca de las capacidades del cieno, pregunten ustedes, que les atenderé con sumo placer.

De primeras, pueden contar con que el cieno suele envolver a su presa, inmovilizarla, y digerirla lentamente, puede tardar dias en merendarse algo del tamaño de una persona, así suele preferir presas mucho más pequeñas. Pero este tiene hambre. Si necesita defenderse, puede proyectar ácido hacia su agresor. Y ya se me ocurrirá algo más, lo que uds inventen será bienvenido tambien!

Atte: Lohengrin pirat
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Florangél el 21/01/12, 03:19 am

A cada paso que daba Florangél las botas le molestaban un poco más. Definitivamente había sido una mala idea partir a una caminata como esa con botas nuevas pero, ¿quién es tan chiflado como para comprar botas usadas? También, con cada paso que daba iba aumentando el impulso de quitarse las malhadadas botas y ponerse su calzado habitual pero su orgullo, más que la sensatez, le permitían mantener ese impulso a raya por el momento. No quería aparecer como débil y quejumbrosa ante sus aguerridos compañeros de viaje.

Para distraerse del tema de sus pies, la muchacha iba intentando identificar los siseos y trinos de pájaros que se oían por todas partes, además de muchos otros sonidos que apenas lograba discriminar y, mucho menos, identificar. El pantano era un lugar que bullía de vida, tal como aquel de su tierra natal ¿Vivirían aquí seres tan peculiares y peligrosos como los que habitaban el pantano que había sido testigo de sus primeras aventuras? Hasta el momento todo parecía más o menos normal.

Todo pareció más o menos normal hasta que aquellas abejas superdesarrolladas aparecieron en su camino, o ellos en el de los insectos. Tal como le dijera Flor al pecoso, las abejas no atacan sin motivo pero con aquellas era mejor no confiarse; de todos modos no pensaba en matar a los bichos, sólo conjurar un escudo de protección para que no los picaran, pero Gonzalvus y Motas pensaron distinto y se le adelantaron. Lástima, no era partidaria de andar matando a la fauna porque sí.

La chica miraba con algo de pena los cadáveres de las abejas en el suelo, pensando en la cantidad de rica miel que debían producir con semejante tamaño, cuando la exclamación de Dulfary atrajo de inmediato su atención.

“La atrapó la fruta”
, pensó incrédula al ver lo que sucedía, “la fruta no, tonta, es un cieno, ¡un cieno! ¡UN CIENO!”

Flor corría mientras pensaba, mimetizándose – por acto reflejo – durante el proceso y desapareciendo de la vista de sus acompañantes con todo y ropa, morral y la funda de la espada. Olvidada por completo de las molestias de sus pies, llegó en veloces zancadas junto a Dul y, tomando la espada a dos manos*, de un poderoso tajo cortó el tentáculo que sujetaba a la chica. Tomando a la rubia con una mano y sujetando con la otra la espada, echó a correr en diagonal, alejándose de la criatura antes de que pudiera escupirles ácido.

*La espada puede verse perfectamente cuando Flor la saca de la funda. Tienen ante ustedes el espectáculo de una espada flotante.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Otto Hoenheim el 26/01/12, 09:26 pm

El chico no estaba acostumbrado a este tipo de marchas y pronto Otto no sólo estaba el último del grupo, sino que iba un poco rezagado. Su abrigo iba resultando más pesado según avanzaba el día, al igual que su equipaje; pero se esforzaba por aguantar el paso estoicamente. Ya iban con mucho retraso y aquella familia...

... Podía ser que cada hora que se retrasaran fuera un lujo que no pudieran darse.

... Claro que aquello, además de empujarle, le recordaba que iba de cabeza a un peligro desconocido.

Y finalmente, llegaba a la conclusión de que lo mejor era no pensar en ello. Hasta que su abrigo empezaba a molestarle de nuevo, y el ciclo empezaba de nuevo.

Finalmente, sus compañeros parecieron hacer un alto en la marcha, pero antes de que pudiera preguntar que sucedía, vio un pequeño grupo de abejas enormes contra las que Motas y Gonzalvus parecían no tener ningún problema. Agradecía a la Dama que ese fuera el contratiempo más grave hasta el momento, pero entonces algo brillante captó su atención...una fruta de aspecto jugoso.

Demasiado jugoso. Otto no era un experto botánico, ni en la naturaleza del pantano, pero... ¿Una sóla fruta tan jugosa? ¿No debería haber en árboles cercanos más? Antes de que pudiera preguntar a Flor, que era la más cercana, el cieno se dejó ver.

Maldijo en voz baja mientras lamentaba no poder utilizar electricidad a riesgo de hacer daño a Dulfary. Los cienos eran vulnerables al ser una sustancia gelatinosa y levemente salada a los restallidos de la electricidad y su efecto sería poderoso pero Dul...

¿Dulfary acababa de ser liberada por una espada danzante? ¿Pero qué...? Decidió no pararse a meditar al respecto en aquel preciso instante y llamó a la energía arcana a sus manos

- Fulmen Fulminis- terminó de conjurar señalando al cieno. Un haz de electricidad blanco surgió de la palma de su mano, envolviendo la informe silueta del cieno, que empezó a temblar como una bolsa con agua hiriviendo en su interior, encogiéndose y poniéndose levemente pardo.

Y, para gusto de Otto, aparentemente inmóvil.
avatar
Otto Hoenheim

Cantidad de envíos : 193

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Narrador el 28/01/12, 12:01 pm

Dulfary apartó la mano tan rápido como pudo, sus pies de movieron con agilidad para alejarse de un brinco hacia atrás, pero la "fruta" también fue veloz y se lanzó a por su presa, sujetándola de la muñeca aun antes que tocara el piso.

"Ahhh que asco!!!", protestó forcejeando con lo que la tenía
.

Al poner la mano alrededor del apéndice con aspecto de fruta, el cieno estiró su cuerpo formando un tentáculo para atrapar a la abeja. Pero no era una abeja, era una presa mucho mayor. Tiró de ella para atraparla en si interior, pero como ofreciera resistencia, se dejó caer de la rama del arbol, y avanzó lentamente para envolver a lo que quiera que hubiese atrapado.

Por suerte, Flor fue la primera en reaccionar desenvainando su espada y casi desapareciendo ante la vista de Gonzalvus. Se acercó al cieno y golpeó el tentáculo con su arma. La espada resultó estar sorprendentemente afilada, y seccionó sin problemas el tentáculo que apresaba a Dulfary, para luego alejarla del peligro. Entonces el cieno reabsorbió su tentáculo y avanzó lentamente hacia donde sabía que debía estar su presa.


Apenas Otto vio libre a su compañera, conjuró un Rayo Relampagueante Menor con el que frió a conciencia a la criatura. Esta se agitó y siseó durante largos segundos, hasta que empezó a encogerse sobre sí misma y a temblar con más fuerza. PLOP ! El cieno estalló con un ruido sordo, despidiendo en todas direcciones ácido, pedazos de gelatina y algun órgano interno de extraño aspecto (puaj). Apenas quedaron en el suelo unos restos humeantes y ennegrecidos. Otto se miró la mano, sorprendido.


Notas: El cieno ha estallado, bañando en ácido y gelatina todo en un radio de 4 o 5 metros. Ustedes son libres de decidir los efectos y si han sido alcanzados o no. La muñeca de Dulfary está enrojecida y llena de pequeños granitos de color rojo donde la tocó el cieno. Es algo molesto. :\

Por lo demás pueden seguir camino tranquilamente. El órgano en forma de fruta está intacto, pero ninguno de ustedes sabe si tiene alguna utilidad. Orden de acción: Gonzalvus, Dulfary, Flor, Otto. Si deciden cambiar el orden de marcha, ponganse de acuerdo y diganmelo ! Por lo demás, hasta encontrar al cielo caminaron uds un rato largo, y ya van teniendo hambre...
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Gonzalvus el 21/02/12, 09:18 pm

El asesino vio como la fruta se convertía en una especie de gelatina y atrapaba a Dulfary. Nunca había visto una criatura tan extraña en su vida, así que tardó en reaccionar.

Cuando estaba dispuesto a acercarse, una espada flotante salió de la nada y cortó el apéndice que tenía atrapada la muñeca de Dulfary y se alejó con esta.

Gonzalvus no entendía que demonios pasaba cuando escuchó a Otto pronunciar unas palabras y unos haces de luz salieron de su dirección como rayos e impactaron sobre la gelatina.

El encapuchado se alejó un poco mas de reflejo, al tiempo en el que la cosa se encogía y luego estallaba, haciendo volar pedazos en todas partes, los cuales no llegaron a tocar a nadie del grupo.


El pecoso se estaba dando cuenta que Ithas en el cual no se usaba la magia en absoluto. Recordaba las palabras de Brünne, algo decepcionado, diciendo que había algo en aquel paraje desértico que hacía que el misticismo y la magia fuesen tan escaso como los bosques.

El asesino se acercó con cautela a sus cuchillos y los recogió, luego a Dulfary y le preguntó si había sufrido algún daño.
avatar
Gonzalvus

Cantidad de envíos : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Dulfary el 24/02/12, 02:53 pm

La cosa esa la tenía sujeta con relativa fuerza. En cuanto tocó el suelo y empezó a tratar de alejarse, sentía la tensión por atraerla a su interior. No tuvo tiempo de desenfundar, tal como se lo pedía su instinto en cuanto sintió como le ardía levemente allí donde el tentáculo se enrollaba, la espada flotante hizo el trabajo por ella cortando limpiamente al bicho.

La inercia de tirar la hizo retroceder pero en lugar de irse hacia atrás, algo mas, lo mismo que sostenía la espada voladora, la tomó y tiró de ella en diagonal. Se sintió muñeca de trapo, todos tiraban de ella. Solo su destreza la salvó de no caer al suelo y mantener el ritmo en la huida pese a no mirar hacia donde iba.

Miraba el vistoso rayo nacido de la mano de Otto. - Rayos!! - el chiste del callejón le pudo haber salido muco mas costoso que aturdirse por la bola que le había arrojado. Un mago en toda regla. "cuídate de los magos" había dicho Sheik.

Sí, cuidarse de los magos y de los efectos que estos producían al lanzar sus truquitos varios. Truquicos como convertir a un cieno en una bola humeante que luego... estaba por hacer explosión?

No tuvo que pensarlo siquiera. Movió la mano libre por sobre su cabeza describiendo un arco amplio y el viento, entendiendo lo que se le pedía, se posó frente a ellos como si de una barrera se tratara protegiéndolos de los restos de ácido que había arrojado el bicho. La casi invisible cúpula de viento se mantuvo un par de segundo más, hasta que Dulfary se percató de su mano, de cuanto le ardía y de la macha rojiza que se formaba.

- Au... - protestó por lo bajo - parece ácido... necesito...mmm... ¿vinagre? no, no, ¿sal? Vinagre, es vinagre, aceite de oliva? lo de las ensaladas - se mordió el labio. No era algo grave, pero no le interesaba una cicatriz en un lugar tan vistoso. Sería muy malo para ella como kazekage.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Florangél el 01/03/12, 02:16 am

Florángel corría tan rápido como podía, arrastrando a Dul con ella, para evitar que el cieno pudiera escupirles ácido, pero cuando vio que Otto achicharraba a la criatura con un rayo – truco que, sea dicho de paso, le fascinó – corrió más aprisa aún porque sabía que el cieno podía explotar y arrojar ¡muy lejos! toda clase de sustancias desagradables. Había visto algunos ejemplos en el pantano de su tierra natal que, de sólo recordarlos, le ponían los pelos de punta.

- ¡Eso estuvo cerca! – exclamó, mimetizada aún, cuando por fin se detuvieron.

La muchacha no había advertido la cúpula de viento que había invocado la kazakage para protegerlas y atribuía el no haber sido alcanzadas ni por el ácido ni por la gelatina a una mezcla de velocidad en la carrera y suerte para eludir los peligros a partes iguales.

- Deber ser el aceite, el vinagre también es ácido – acotó a las divagaciones de Dul, enfundando la espada que literalmente desapareció, excepto el mango, dentro de la funda – pero no sé si Karis habrá puesto aderezo para ensaladas entre las provisiones. ¡Veamos ese zurrón!

Mientras revisaba las vituallas en busca de aceite para calmar las molestias de la mano de la rubia – y su estómago comenzaba a reclamar y su boca a hacerse agua en el proceso – Flor reparó en la presencia de Otto y le dedicó una sonrisa brillante, sin recordar que había olvidado volver a hacerse visible para los demás.

- ¡Oye, ese truco fue muy bueno! – declaró, entusiasta - ¿Cómo lo hiciste?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: [Sin título. Aún]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.