Censo
Últimos temas
» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/08/17, 10:22 am por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 16/07/11, 05:22 pm

Altair perdió pie con el empujón y cayó al suelo, pero se levantó como movida por un resorte al ver que agarraban a su hermana.

- Os estáis equivocando. - Su voz sonó fría y amenazadora. No apartaba la vista del hombre que retorcía el brazo de la otra estrella. Había percibido ligeramente la actitud de Kirill y de Mircalla, y en su interior les agradecía su ayuda a pesar de todo, pero había comprendido las palabras aparentemente inconexas de su hermana. querían matarla para coger su tiara. LA estrella clavó en el el hombre una mirada gélida y dio un paso adelante mientras notaba en la mirada del hombre un atisbo de miedo, aunque casi imperceptible bajo una capa de orgullo y de codicia

- Sé que no eres su hermano. - Dijo con una tranquilidad impropia de ella - Mírame, sé quien es y sé qué clase de persona sois vosotros. Habéis matado a un hombre que lo único que tenía era un deseo por cumplir, para poder arrebatárselo. Queréis matarla a ella para quitarle algo que no os dará lo que esperáis. Un deseo está destinado a una persona, al igual que su estrella. No podéis obligarla a que os de lo que queréis, y matarla no os ayudará en nada. LA codicia os nubla la vista, pero no voy a permitir que vuestra locura se lleve la vida de una de mis hermanas.

Mientras hablaba, se acercaba al hombre,como si no hubiese nada más en el mundo, ni siquiera las otras tres personas que estaban allí. Sólo ella, su hermana y aquel impresentable. El hombre había dado un par de pasos atrás y arrastró con él a la estrella Finalmente, el miedo empezó a aflorar ante la determinación de Altair, y decidió utilizar a la otra estrella como escudo. Le puso un pequeño puñal que ocultaba bajo una manga en el cuello de la chica y le gritó que se alejara mientras miraba al otro hombre, nervioso.

- Te has delatado tu sólo. - Dijo altair con una sonrisa.- Así que ahora suéltala.

Sólo tenía las palabras, sólo tenía el miedo que había conseguido infundir a aquel hombre. No tenía fuerza, ni habilidades de combate, así que sólo podía esperar que Kirill y Mircalla la ayudasen si ellos no se retiraban por sí solos...

Y no parecía que tuvieran intención de hacerlo...
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 16/07/11, 06:10 pm

El segundo hombre congeló su movimiento con la mano a su costado, sonriendo incomodado después de escuchar a Mircalla, con todo su cuerpo en guardia y una pierna ligeramente por detrás de la otra.

- No hace falta ponerse tan a la defensiva - tanteó, conciliador -. Sólo queremos llevarnos a nuestra hermana... no tiene nada que ver con vosotros, y será mejor para todos que siga siendo así. Aunque nos parezcamos poco, los asuntos de familia deberían quedarse en familia.

Intentaba con su voz hablar por encima de Altair, pero no conseguía imponerse a las palabras de la estrella y pronto él mismo pasó a escucharla, aun sin despegar la vista de Kirill y Mircalla. Se leía en sus ojos una agitación creciente y sus dientes estaban cada vez más apretados; aun así se mantuvo inmóvil, con sólo aquel brillo amenazador en su mirada. Ni siquiera pestañeó cuando comenzó a escuchar a su compañero gritando, ni realizó un solo movimiento al retomar la palabra.

- Por favor, esto es un malentendido - continuó, sin un gesto apaciguador para el otro hombre, pero no lograba controlar del todo la inflexión de su voz -. Nadie quiere salir herido de aquí por un simple malentendido, ¿verdad?

Pero aun antes de que terminara su frase su mano se retiró de golpe de su costado, empuñando un arma blanca que movió con rapidez. Apenas hubo notado aquel movimiento Kirill desenvainó su propia espada y se lanzó a por él, pero resultó en esto mucho más lento que aquel maleante: el hombre esquivó con destreza al mago y llegó a la altura de Mircalla, a la que cogió por un brazo para colocarse a su espalda, amenazándola con su arma.

- ¡No sueltes a esa estrella! - le gritó a su compañero, y clavó sus ojos en Kirill - Llegamos tres, y ahora vamos a salir de aquí los cuatro.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 22/01/12, 05:26 pm

La voz aparentemente calmada del otro no engañó a la estralla, que sintió qeu se le encogía el corazónd e miedo ante la amenaza velada, pero no dejó qeu se le viera. Seguía encarando al hombre que tenía retenida a su hermana, y no podía mostrar debilidad o perdería la única cosa con la que contaba.

Escuchó el ruido de la espada de Kirill al desenvainarse y el sonido de la respiración de Mircalla al sentir el cuchillo contra su garganta. Por alguna razón la cara de Mircalla no le resultaba algo parecido al miedo. Parecía enfadada...

El compañero que retenía a la otra estrella, se quedó mirando a su hermano con la cara desencajada por el miedo de lo que estaban haciendo. Seguro qeu no se esperaban encontrarse a gente dispuestos a ayudarla o que les causara tantos problemas. Le temblaban las manos y parecía ansioso por salir de allí, sól atinó a dar un par de pasos atrás antes de que Altair le mirara con toda la furia que podía reunir, que lo dejó paralizado. Habían tenido suerte, ese era el menos fuerte de los dos. Necesitaba a su hermano, el que estaba amenazando a Mircalla.

Altair se quedó mirando a Mircalla, parecía de veras enfadad, aunque no sabría deci seguro si era ese el sentimiento qeu se le estaba pasando a la mujer por la cabeza. Entonces un trueno sonó en algún sitio y se empezó a levantar una niebla quecubrió toda la plaza en pocos minutos.

Altair se asombró, pero decidió aprovecharlo. Su hermana se veía por su brillo a través de la niebla, así que se agachó y y rodeó al hombre, le dió un empujón por sorpresa, con lo que consiguió que cayera al suelo y soltara a su hermana.

- ¡Vamonos! - Gritó. Esperaba que Kirill la oyese, y supiera que estaban a salvo. No sabía si esperaba que las siguiera o no, sólo le importaba mantener a su hermana a salvo. La agarró de la mano y salió corriendo. Le costó un poco orientarse en la niebla, pero por fin encontró una de las salidas de la plaza. Cuando estaban a punto de salir de la plaza, algo tiró de ellas.

- ¿A dónde creeis que vais, zorras? - la voz del hombre sonaba aterrorizada, pero había agarrado a Altair del brazo, seguramente pensando que era la otra estrella. Altair se pregutnaba hasta que punto no les daría igual una que la otra, pero en seguida dejó de pensar. Le dió un empujón a su hermana.

- ¡Corre!¡Vete! - Y empezó a forcejear con el hombre. Sabía que tenía un cuchillo, y si no lo había usado aún era, sin duda, porque estaba muerto de miedo. Pero lo recordaría tarde o temprano, más ahora que el brillo de una de las estrellas se perdía entre la niebla en dirección a la calle. ALtair podía notar que el miedo del hombre se convetía en enfado y éste en furia.

- ¡Suéltame!- Altair intentaba por todos los medios que el hombre la soltara, pero sólo conseguía que la agarrase más fuerte. La estrella no tenía mucha fuerza, intentó usar la otra mano, pero no parecía servir de nada. De algún sitio apareció otra mano que la golpeó fuertemente en la cara. La estrella cayó al suelo con un grito.

- ¿Te crees muy lista? - El hombre gritaba. De algún sitio una patada le llegó a la estrella - Lo mismo me da una que otra, pero no voy a dejar que os escapéis las dos, ¿me oyes?

Altair se encogió en el suelo y se tapó la cabeza con las manos. Aquel hombre estaba fuera de sí. Y ella no tenía ninguna forma de pararlo.

A lo lejos, entre los dedos con los que se tapaba la cara, vio como el resplandor de su hermana era apenas visible entre la niebla, pero estaba detenida. Esperaba que el matón no se diera cuenta. Rezó a todos los dioses de los que habí oído hablar para que no se diera cuenta.

"corre, maldita sea, corre."
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 22/01/12, 08:04 pm

Miró extrañado a aquel hombre; ¿de qué demonios se creía que iba? ¿Que se irían de allí los cuatro? Pues qué jodidamente divertido, que se fueran y le dejaran allí a él solo en la plaza como un jodido pasmarote, un listo que se mete en asuntos que no son suyos y sale perdiendo. Tampoco es que le importara demasiado. Sentía un leve resquemor por dentro, una sensación de oportunidad perdida, pero su alternativa era convertir aquello en un baño de sangre absurdo.

Kirill tenía la espada desenvainada, extendida hacia el hombre en actitud de duelo, y le mantuvo la mirada desafiante durante unos tensos segundos. La escena pareció congelarse un instante, un solo instante, y entonces el mago bajó su arma. El desprecio y el hartazgo se leían en su rostro y justamente por ello no haría nada.

La niebla llegó de golpe. De un momento al siguiente, prácticamente un parpadeo. ¿O quizás ya estaba allí y él no se había dado cuenta? Kirill miró a su alrededor, tan sorprendido como todos los demás, y lo único que pudo seguir distinguiendo mientras las figuras desaparecían en la niebla fue el brillo de las dos mujeres, las dos "estrellas". Sin pensarlo avanzó hacia ellas como una barca hacia un farol que marque la orilla; cuando volvió a mirar hacia atrás no distinguió a Mircalla y el delincuente.

- ¿A dónde creeis que vais, zorras?

- ¡Corre!¡Vete!

Aquellas voces venían del otro sentido, en el que el candor de los cuerpos de una de las estrellas aún se distinguía. Kirill avanzó hacia allá.

- ¿Te crees muy lista? Lo mismo me da una que otra, pero no voy a dejar que os escapéis las dos, ¿me oyes?

Sonaba asustado; hacía un tiempo que el mago no perseguía una presa atemorizada y aquello de alguna forma le excitó. Aceleró el paso, guiado por un sonido de golpes tanto como por el pálido resplandor en la niebla. Allí estaba, ahogando su miedo en una paliza, gritando como un poseso. Kirill le llamó, sonriente - un simple "¡eh!", lo más probable, aunque no fue consciente de ello. Sólo quería su atención, sólo quería un destello de miedo en sus ojos o un súbito redoblar de sus fuerzas, un último intento de coraje y orgullo. Pero el mago estaba demasiado cerca y aquel hombre no tuvo tiempo más que para dejar de pegar a Altair, no para voltearse; Kirill le empujó, blandió su espada y le hizo un corte en el pecho.

El hombre gritó y tropezó, casi cayendo al suelo doblado hacia delante. Kirill le arremetió un golpe en la cara con el pomo de su espada para obligarle a alzarse de nuevo, y como no lo hacía a aquello siguió un rodillazo en el estómago. No era la presa más atractiva del mundo, pero a Kirill le apetecía vengarse de algo; le empujó en los hombros para provocarle - "¡vamos! ¡Haz algo!". Cuando el hombre levantó la mirada, el mago al fin obtuvo aquel desesperado valor que esperaba.

De su cinto sacó una espada corta, prácticamente un cuchillo. Era ridículo, pero era todo lo que tenía. Es posible que le dijera algo a Kirill en aquel momento, pero el mago no comprendió sus palabras, mucho más atento a sus gestos. Esperó quieto, provocativamente quieto y altivo; esperó a que su sonrisa inquietara lo suficiente a su contrincante como para que él, con todas las de perder, fuera el que se lanzara primero. Esperó que el delincuente gritara y cargara, esperó para poder esquivarle, y finalmente esperó para, desde la espalda, hundir la espada en su carne y atravesarle los pulmones.

Le cogió del hombro para afianzar su presa, retorció el acero dentro del cuerpo, y finalmente lo empujó para que cayera al suelo mientras él retiraba la espada. No había sido largo. Quizás un par de minutos. Distinguió la estrella no muy lejos y fue hacia ella, espada aún sujeta en la diestra.

- Vamos - su mano libre la asió del brazo para ayudarla, pero de una forma tan brusca que habríase dicho un tercer delincuente.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 22/01/12, 09:04 pm

Altair dejó de sentir los golpes. El mató pareció centrarse en alguien, en la figura que había reclamado su atención. Acabo en el suelo, Altair distinguió a Kirill y no quiso seguir mirando. Se centró en su respiración, se incorporó un poco y comprobó que podía seguir andando. Tendría moretones por la mañana, pero no parecía que le hubiese roto nada, aparte del labio, que le sangraba por el tortazo. Intentó ponerse de pie, pero entonces un dolor atroz le recorrió el costado derecho, donde había recibido la primera patada. Hizo un esfuerzo, pero no conseguía ponerse de pie.

Entonces una mano le agarró el brazo muy bruscamente y automáticamente la estrella se retrajo para inentar tapar otro golpe. Durante un momento pensó que el bandido había ganado a Kirill, contra toda expectativa, y había vuelto a por ella, hasta que se dio cuenta de que la voz era la del caballero. Altair se había asustado mucho, pero intentó tranquilzarse.

- Yo... me duele el costado, ni puedo ponerme de pie. ¿Puedes ayudarme, por favor? - LE dolía el brazo de la fuerza con la que le agarraba, pero no dijo nada, sóloesperaba que la ayudase, y a la otra estrella.

Altair vio que su hermana seguía parada en el mismo lugar.

"¿Qué pasa? ¿Por qué no corre?"


Se dejó ayudar por Kirill y cuando llegaron a la altura de la otra estrella, ésta seguía inmovil.

-¿Hermana? ¿Estás bien? Estamos a salvo, saldremos de aquí...- Altair tocó el brazo de la otra estrella en un gesto conciliador y entonces se dio cuenta de que estaba helada. Intentó mirarla a la cara, pero con la niebla no veía bien. - ¿Hermana?¿Qué ocurre? - aquello no podía ser bueno. la voz de altair empezaba a tener un punto histerico. Intentó zarandearla... pero entonces se dio cuenta de que no podía mover el brazo.

Miró a Kirill con pánico en los ojos y una muda súplica de ayuda, aunque no sabía si podría ayudarla.

- ¿Qué está pasando? ¡No puedo mover el brazo! No... ¡Vete antes de que te llegue a tí también! - Empezabaa notar como una sensación fría se extendía desde la mano que tocaba a la estrella y el brazo que no podía mover, hacia el resto de su cuerpo.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 22/01/12, 09:48 pm

Kirill guardó la espada en su cinto y se agachó al lado de Altair.

- Apóyate en mi... pero hay que irse.

La tomó por la cintura para ayudarla a levantarse y se agachó un poco para poder sostenerla mientras andaban. No es que la conociera de nada, francamente, pero tampoco tenía mucho reparo en ayudarla un poco. Directamente no lo pensó; la estrella estaba en el camino y se había agachado a recogerla, así que ahora seguía con ello. De la misma forma, no pensó en Mircalla ni lo haría hasta pasado un rato, porque no sabía dónde estaba.

La otra estrella estaba en el camino y en cuanto la vio Altair quiso avanzar hacia ella. Kirill la acompañó hasta allí un poco a regañadientes, porque no le parecía que hiciera falta acercarse tanto para avanzar todos juntos hacia otro sitio. Estaba bastante satisfecho después de la adrenalina de la batalla, con lo que esperó con bastante paciencia mientras llamaba a su hermana; que no respondiera no le preocupó y él no hizo ningún gesto de acercamiento. Entonces, cuando se dio cuenta, Altair le miraba con pánico.

- ¿De qué me hablas? - ¿Cómo que huyera? Si no podía mover el brazo sería cosa de un golpe...

Pero por la mano que sostenía a Altair él también comenzó a sentirlo. Una frialdad serpenteante y húmeda que entumedecía los músculos, propagándose con la deliberada lentitud de una caricia.

- ¡Mierda! ¿Qué es esto?

Soltó a la estrella por la sorpresa y la sensación se mitigó un poco. Extendió su brazo frente a él y lo observó con incomprensión... pero la sorpresa sólo duró un momento y la sustituyó la indignación. Era una magia extranjera invadiendo su cuerpo, él no iba a dejar que ocurriera eso; estaba fresco aquel día y lleno de energía como para combatirla. De su fuero interno sacó magia que recorrió su brazo y se expresó en su mano bajo la forma de una bola de oscuridad, llevándose de camino parte de aquella sensación.

De nuevo sin pensarlo rodeó la cintura de Altair y la cogió en brazos; se alejó a zancadas sin mirar hacia atrás, a la otra estrella. Al contacto con Altair notó aquel frío queriendo pasar a su cuerpo de nuevo y lo combatió.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 23/01/12, 08:29 pm

La estrella observó como Kirill crea la bola de oscuridad, no sin asombro, aunque esa sorpresa estaba bastante atenuada por el pánico que sentía. La sensación de frío se extendía y notaba que cada vez podía moverse menos.

Entonces sintió como el caballero la cogía en brazos y la apartaba de allí. La sensación de frío se atenuó cuando soltó a su hermana, pero no dejó de extenderse, ahora mucho más despacio. Pero dejó de prestarle atención cuando vio que la alejaban de su hermana

- ¡Espera! ¿Qué haces? ¡No puedo dejarla! ¡Tenemos que ayudarla! - intentaba patalear para que la soltara pero apenas le respondían las piernas y el brazo derecho con el que había tocado a su hermana estaba inmovilizado.

La estrella se sentía impotente. No sabía qué estaba pasando, pero no podía hacer nad apor evitarlo. Había dejado atrás a la estrella que intentaba salvar y, ahora que lo pensaba, también a Mircalla, aunque no se había percatado de que no la veía desde que la niebla se levantó.

Miró a Kirill que la sujetaba mientras se alejaban de allí e intentó poner en orden sus pensamientos.

- ¿Qué me está pasando? ¿Es una clase de magia? ¡Tu eres mago, lo he visto! ¿Sabes que es esto? - Altair se dio cuenta de que preguntaba demasiado seguido y decidió esperar a ver qué contestaba el caballero. Sentía que lo único que podía hacer era pensar, encontrar una solución o, por lo menos, una respuesta. Notaba el frío extenderse muy lentamente ahora.

Cuando estuvieron fuera de la niebla y bastante lejos de la estrella y de la plaza donde todo había empezado, Altair sólo podía mver la cabeza y la mano izquierda. El brazo izquierdo le resultaba bastante molesto cuandolo movía, y las piernas le suponían un esfuerzo atroz. Miró a Kirill.

- Gracias por sacarme de allí. Aunque no sé si habrá servido de mucho...
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 27/01/12, 01:51 pm

No contestó inmediatamente a las insistentes y casi desesperadas preguntas de Altair. Quería alejarse de la niebla por si tenía alguna relación con aquello que había sentido en el brazo, y quería hacerlo rápido. Al sujetar a la estrella notaba cómo aquel aura helada intentaba agarrarse a él, palpando insistentemente en busca de un buen asidero, pero ya sea porque Kirill estaba activamente derrochando magia para bloquearla o porque no se trataba de un hechizo destino a él, aquella sensación no consiguió más que entumecer un poco sus manos y brazos.

No corrió, pero avanzó rápido hasta doblar un par de esquinas, tres quizás. En aquel lugar no había niebla y estaban lo suficientemente lejos de la plaza, con lo que Kirill finalmente volvió a poner una rodilla a tierra y dejó a Altair en el suelo para descansar un poco. La muchacha se lo agradeció, y eso hizo que Kirill fuera consciente de que realmente la había salvado de... algo, quizás la muerte. No lo había pensado antes. No lo había pensado en absoluto; simplemente la había sacado de allí, porque... porque sí. Tampoco reflexionaría al respecto como para llegar a arrepentirse de ello, pero en cualquier caso no había sido un acto de premeditada bondad, ni de bondad en absoluto. Había sido irreflexivo. Decidió pasar por alto el agradecimiento, a falta de saber cómo responder a él.

- Si tu amiga está congelada no se moverá de allí, y si esa cosa helada la ha matado aún menos me iba a preocupar por moverla. ¿Alguna vez habías sentido una cosa así? No creo, ¿no?

O Altair y la otra estrella eran mágicamente más vulnerables que él, o fuera lo que fuera aquello había estado destinada a ellas dos. De cualquier forma creía que podía ayudar a la joven a liberarse de la inmovilización, o al menos relajar la fuerza que la mantenía, pero no sabía si le apetecía hacerlo. Él usaba la magia para atacar, no para ir desmontando magias ajenas... siempre perdía mucha magia en el proceso y además se le daba mal.

- Anda - decidió finalmente, en un espontáneo acto de "vamos a ayudar a los demás aunque no sé por qué" - dame una mano. Voy a intentar que se te pase un poco y no hacerte daño en el proceso... Ahm, no puedes mover la mano, es verdad.

No prometía nada, eso sí. Le pareció que la estrella brillaba menos en aquel momento, o quizás con otra tonalidad algo diferente, como si el extraño hechizo afectara también a su luminosidad. Al igual que hizo al huir de Cascadas, reunió magia en estado puro en su mano, una ascua incandescente que desprendía luminosidad, refinándola para eliminar su predominante componente ofensiva, y al tomar la mano inmóvil de Altair la transfirió a su cuerpo para recalentarla.

Hizo esto con muchas dudas. Por un lado no sabía si funcionaría; por el otro, si no había refinado bien su magia, cosa que se le daba muy mal, heriría a Altair sin quererlo al transferirla.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 03/02/12, 12:03 pm

Kirill llevó a la estrella a una zona sin niebla. ¿Pensaría acaso que tenía algo que ver con lo que estaba pasando? Altair notaba como esa cosa la paralizaba. Ante la pregunta del hombre, negó con la cabeza. Nunca había sentido algo así, claro que nunca había estado en contacto directo con magia humana como aquella. No podía definir bien lo que sentía.

Seguía preocupada por su hermana, pero entendió que Kirill tenía razón. Aunque cuando hizo alusión a si estaba muerta, a ALtair se le heló la sangre en las venas. ¿Era aquello lo que se sentía al morir? ¿estaría esa magia matándola? Intentó tranquilizarse y respiró hondo por la boca, aunque le costaba mucho esfuerzo conseguir que el aire le llegara más abajo de la garganta. quizás sí podía matarla...

Tal y como Kirill había apreciado, el brillo de Altair disminuía por momentos. En parte era debido al terror que sentía, pero en parte era porque aquella magia salida de no se sabía donde, la estaba matando. Seguramente aún tardaría un rato, porque la otra estrella aún brillaba cuando la encontraron, pero eso ni el uno ni la otra lo podían saber.

Altair sintió la mano de Kirill en la suya de una forma extraña, como muy atenuada. Murmuró un quedo "de acuerdo" y cerró los ojos. Cada vez le costaba más tragar, pero hizo un esfuerzo por tragar la saliva que tenía en la boca. Kirill no le había prometido nada, pero mejor aquello que morir lentamente.

El calor pasó de la mano de él a la de la estrella, y se empezó a deslizar por su brazo, apagando la sensación de fría inmovilidad. No pudo evitar sonreir ante aquello, la parálisis no había desaparecido completamente, pero estaba remitiendo. Altair respiró, aliviada y miró a Kirill.

-Grac.... ¡AHH!

La sensación de calidez pasó de repente a ser un calor insoportable. Parecía que le corriera el fuego por las venas. Altair gritó otra vez. QUerría haberle dicho que parara, pero era incapaz de articular palabra. El frío se esfumó dejando paso a un ardor que la abrasaba por dentro.

En un espasmo involuntario, intentó encogerse sobre sí misma, pero seguía sin poder moverse con completa libertad, así que solo levantó un poco las extremidades que cayeron de nuevo al suelo.

El brillo de la estrella se intensificó por el dolor, y empezó a parpadear de forma paulatina. Altair lloraba.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 06/02/12, 01:19 pm

Prosiguió con aquella transferencia de magia, más hábil en ella que la primera vez que la realizó. La seguridad que dan tanto una experiencia anterior como un ambiente relajado se hizo notar, y Kirill necesitó menos esfuerzo para eliminar la componente ofensiva de su magia, si bien continuó despilfarrando mucha de ella. Enseguida sintió que podía sistematizar el proceso sin estar constantemente haciendo un esfuerzo excesivo de concentración; el mago se relajó y dejó que aquel procedimiento siguiera su curso. "Un poco más, solo" pensó "No quiero malgastar tanta energía".

Notó inmediatamente la reacción de la estrella cuando falló al limar su magia. Se interrumpió, pero era tarde; la muchacha se retorció un poco y gritó. Sorprendido y notando un intento de movimiento, Kirill la rodeó con un brazo para mantenerla mientras la veía sufrir. Se quedó mirándola, ceño fruncido, boca semiabierta como a punto de decir algo, a la espera de que lo que le ocurría pasara de golpe, que se quedara de nuevo tranquila. Pero pronto se dio cuenta de que no sería tan fácil.
Chasqueó la lengua.

- Te he atacado - intentó explicarle a la febril Altair -. Pero no es mortal, pasará. Habría sido mortal el frío. Te he transferido energía como para qu...

¿Cómo? ¿Lágrimas?

- Oh, venga - dejó escapar, entre molesto y solamente sorprendido. - Lo que faltaba. Altair, ¿me escuchas...?

No estaba seguro de ello. Era de noche y el frío comenzaba a atacar como una daga deslizándose entre los huesos, la estrella era incapaz de moverse y además él acababa de asegurarle un dolor remanente para toda la noche. Kirill suspiró y volvió a alzarla.

- Duerme si puedes - le aconsejó.

Cuando entró al local en el que tenía una habitación alquilada, el propietario se sorprendió de verla con una mujer. "He pagado y llevo a quien quiera" le respondió Kirill mordazmente cuando vio que iban a decirle algo. No le dedicó una segunda mirada ni dejó que acabara lo que fuera que iba a decir en respuesta, sólo por si pretendía impedirle el paso. Subió las escaleras, abrió la puerta a su habitación y abandonó con un portazo las palabras que el propietario había lanzado contra él.

El frío exterior había entrado por la ventana que Kirill dejó abierta al salir. Depositó a Altair sobre la cama y fue a cerrarla antes de hacer nada más; después volvió con la estrella y la cubrió con la manta. Pasaría frío aquella noche, pero menos que si se hubiera quedado en la intemperie... y puede que su pequeño error mágica la ayudara en ese sentido. Aunque doliera y por dentro fuera como un fuego abrasándola.

El mago se sentó en la silla delante del escritorio y se apoyó en la mesa, mirando con cierta ensoñación el exterior. La única luz de la habitación era la de la luna a través de los cristales, con lo que la vista del puerto se veía perfectamente en comparación a la oscuridad interior. "Me iré mañana mismo si puedo" pensó a la vista de las calles vacías y silenciosas. "Nada que hacer aquí en Trinacria más que perder tiempo. Nadyssra no parece estar aquí, y si lo está no voy a encontrarla".

- Algo útil - reflexionó en voz alta después de unos segundos -. Invertir bien el tiempo hasta que la encuentre.

Pensó en ello, y en algún punto debió quedarse dormido.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 13/02/12, 10:32 pm

Altair apenas podía soportar el calor que parecía recorrer cada milímetro de su cuerpo. Lo único bueno de aquello es que ese calor acabaría por desterrar por completo el frío paralizante, pero aún faltaban horas para ello.

La estrella quería contestar a Kirill, pero no era capaz de decir nada. Pero le escuchaba y el saber que pasaría y no la mataría mitigó sus temores por un momento, aunque seguía siendo insoportable. Parpadeaba frenéticamente y cada vez más tenuemente.

Cuando Kirill la llevó a su habitación, su brillo era muy débil, así que el propietario del lugar seguramente pensó que era una mujer normal. Altair agradeció de todo corazón la manta: aunque ardía por dentro y estaba sudando, sentía el frío del exterior, aunque apenas fuera como el zumbido de una mosca en un día de feria. Pero sabía que el no sentir el frío no hacía que no le afectase.

Altair pasó unas cuantas horas intentando seguir el consejo del caballero: dormir. Como si dormir fuese tan fácil cuando te corre fuego por las venas... durante mucho rato no pudo hacer otra cosa que aguantar inmóvil mientras las lágrimas de dolor caían de sus ojos, hasta que en algún momento quedó suspendia en algún lugar entre la consciencia y la inconsciencia, como si hbiese perdido el conocimiento pero siguiese sintiendo el dolor.

Mucho rato después de que Kirill se durmiese, unas horas antes del amanecer, el dolor remitió poco a poco, y la mente de Altair fue poco a poco sumergiéndose en una tranquilidad sin sueños. EL brillo de Altair había vuelto poco a poco a la normalidad, estaba fuera de peligro. Y por fin podía descansar.

E incluso moverse. Mientras dormía, inconscientemente, se giró para quedar de lado y se llevó las rodllas hacia el pecho, haciéndose un ovillo para no sentir el frío que había quedado cuando el fuego de sus venas por fin se apago. No el frío paralizante, sino que el ambiente parecía frío después de haber ardido con tanta intensidad.

Cuando despertó, la luz la cegó. No sabía dónde estaba, y se sentía aturdida, pero poco a poco empezó a recordar. Se incorporó e intentó que sus ojos se acostumbraran a la luz, mientras buscaba la figura del caballero con la mirada. Una sombra interrumpía el paso de luz en algún punto, pero no podía asegurar si era una persona o quizás un mueble casualmente dispuesto que confundía con una silueta. Parpadeó varias veces.

- ¿Kirill? ¿Sois vos?
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 18/02/12, 10:50 pm

- Eso es un mueble - respondió Kirill desde los pies de la cama, con un tono que evidenciaba que aquello no había mejorado la opinión que tenía de Altair.

El mago estaba agachado metiendo cosas en una bolsa; ropa, algo de comida, pocos efectos personales. Siguió con ello durante pocos segundos más y en nada lo tuvo todo empaquetado, con lo que se puso de pie y dejó la bolsa sobre la cama, al lado de los pies de la estrella. Cruzó los brazos sobre el pecho y estudió a Altair de pie desde donde estaba.

- Me alegro de que te hayas despertado sola. Les he dicho que no voy a pasar la próxima noche aquí, así que ahora tienen prisa por echarme. Más te vale ponerte en pie.

Suficiente era que no le hubieran hecho pagar de más por dormir dos personas en una habitación. Kirill ni siquiera había pensado que pudieran venirle con aquellas, pero había tenido una buena charla con el propietario al respecto pronto aquella mañana. Se había levantado a desayunar y en seguida el hombre le había abordado, insistiéndole en que debía pagar. Kirill no puso rebatirle su lógica, pero se mostró tan indignado y colérico que al cabo el hombre accedió a pasarlo por alto aquella vez y se retiró con cierto nerviosismo y demasiada prisa, probablemente considerando contratar un matón para ocasiones como aquella.

El sol entraba a raudales por la ventana; aquel sol invernal que no quema como en verano, pero sí deslumbra y le da a todo nuevos colores. Kirill se acercó a ella y la abrió, dejando que entraran todos los sonidos del atareado puerto y del mercado. Nadie habría podido decir que la noche anterior se había levantado una súbita niebla en una parte de la ciudad. Siguió con la mirada el recorrido de la calle hasta la esquina en la que se perdía, reflexionando por un momento en lo que había sido la noche anterior.

Aún junto a la ventana se giró hacia Altair, despegando con cierta dificultad la vista de aquellas calles.

- Bienvenida a los barrios bajos.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 29/02/12, 01:02 pm

Altair se sonrojó un poco al escuchar a Kirill decir que era un mueble. Cuando su vista por fin se enfocó y se acostumbró a la luz, cosa que le llevó unos minutos, vio a Kirill recogiendo sus cosas. Escuchó con atención lo que decía el hombre y se levantó casi inmediatamente, se alisó como pudo las arrugas del vestido y esperó a que el hombre acabara.

Cuando abrió la ventana, se acercó a mirar. Las calles estrechas parecían notener un plano concreto, sno que era más bien como si bhubiesen id naciendo según la gente hacía los edificios. Las calles rebosaban gente de todas razas y algunos de ellos eran sin duda gente de la que no debías fiarte ni pararte cerca. por si acaso. curiosamente, a la luz del sol, a Altair no le parecía un lugar tan tétrico como le habían comentado.

- No parecen tan malos vistos desde aquí. - comentó en voz alta. Luego se giró a Kirill. - Oye... Espero no haberte causado problemas por haber pasado aquí la noche. Si así fuera dímelo, y te debería dos. Porque ya te debo una por salvarme la vida. Si puedo ayudarte en algo, lo que sea, por favor dímelo.

Le dedicó una sonrisa sincera antes de volver a mirar por la ventana. PArecían calles distintas a las de anoche. Calles distintas sin niebla, con luz... Altair se puso rígida de repente.

- ¡Mi hermana! - Era un pensamiento en voz alta más que otra cosa. Al momento supo qe no había podido sobrevivir a aquel frío paralizante, pero... ¿y su cuerpo? ¿Se lo habrían encontrado las gentes de la ciudad de pie en medio de ninguna parte? ¿SEguiría allí? LAs posibilidades eran muchas y sabía que no podría hacer nada por ella... pero no dejaba de ser su hermana. Una de las suyas. No podía dejarla tirada en mitad de la calle. No podía dejar que alguien cogiera su corazón y averigüara cómo usarlo. No...

- Tengo que volver. - Dijo, volviéndose de pronto con determinación. - Kirill, sé que has hecho mucho por mí y no soy quien para pedirte más favores, pero ¿crees que podrías guiarme de vuelta a la plaza de anoche? Necesito encontrar a mi hermana.

Si le decía que no tendría que encontrar la manera de hallarla por sí misma, pero habían perdido mucho tiempo. Tenía que encontrarla antes de que algo malo sucediera.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 11/03/12, 05:58 pm

Kirill le restó importancia al agradecimiento de Altair con un movimiento de hombros.

- Salvarte el pellejo me pillaba de paso, supongo. No se me ocurre ninguna forma en la que me lo puedas pagar.

De repente se comportaba con una leve acidez hacia la estrella. Él mismo no sabría decir de dónde salía exactamente, pero podía tener relación con que no había dormido del todo bien y le fastidiaba que le echaran de la posada con tanta prisa. Dado que le había hecho tanto favor a aquella desconocida no creyó que fuera demasiado grave que lo pagara un poco con ella, y ni siquiera la sincera sonrisa de Altair le hizo sentir mal al respecto.

Cogió la bolsa y se la cargó al hombro justo cuando la estrella se exclamó "¡Mi hermana!".

- ¿No puedes pedirme más favores? Pues lo estás haciendo... En fin, no saldrán barcos hacia Ur hasta entrada la tarde. Tengo todo un día que perder cargando una mochila - puso mala cara por un momento, pero después volvió a mirar a Altair con una expresión menos arisca -. Te puedo llevar hasta allá.

Le hizo un gesto de la cabeza para darle a entender que le siguiera y al momento le dio la espalda, saliendo de la habitación, bajando las escaleras, atravesando la puerta a la posada sin mirar hacia atrás una vez. La esperó fuera y con un "vamos" volvió a retomar el paso. No le preguntó nada a la estrella en todo el camino a medida que avanzaba entre las ajetreadas calles, pero sí se volvía de cuando en cuando para comprobar que seguía allí.

Al cabo de un rato de caminar por un entresijo de callejuelas desembocaron en una calle más ancha que subía en pendiente; a diferencia de las anteriores estaba adoquinada. Tomó un desvío a la derecha, después otra calle transversal a la izquierda.

- Es girando esta esquina - indicó brevemente.

Y aunque podría haberse tratado de un considerado comentario destinado a que Altair se preparara mentalmente a enfrentarse a lo que pudiera seguir (ya fuera su hermana petrificada o la desaparición del cuerpo), en realidad Kirill lo pronunció con ligereza. Por delante se escuchaba un pequeño tumulto.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 02/04/12, 09:09 am

Altair agradeció de nuevo a Kirill que le hicera un favor. Estuvo todo el camino callada, pensando cómo podría compensarlo. PArecía un hombre más bien solitario y, aunqeu la ayudaba, parecía hacerlo por falta de cosas que hacer y no porque fuese una persona de las que intentan ayudar siempre a los demas. Obviamente, eso no le convertía en mejor o peor persona, pero era más difícil devolverle el favor si de verdad era una persona tan independiente como le parecía.

Cuando por fin llegaron al lugar donde habían dejado la noche anterior a su hermana, a la estrella no se le escapó la aglomeración de gente. EL corazón empezó a latirle con fuerza y apresuró el paso, adelantándose a su acompañante.

Al girar la esquina la vio: su hermana estaba inmóvil en una postura casi natural, con los brazos caídos a cada lado, pero con los puños apretados. SU piel se había vuelto grisácea, como mármol, y se había llenado de grietas. Su pelo estaba tieso y quebradizo, y Altair vio como una persona que intentaba tocarlo hacía que un mechón bastante gordo se rompiera y cayera al suelo y se rompiera con un ruido como de piedrecitas lanzadas contra los adoquines. Parecía una estatua, una estatua a la que hubiesen vestido con lino. Aquella estrella no tenía una tiara, su piedra de viaje la llevaba colgando del cuello, engarzada en un colgante de plata. Pero la piedra, que el día anterior era de un rojo vivo, algo anaranjado, ahora estaba negra y opaca, y altair sentíael frío que emanaba desde donde se encontraba.

- Está muerta - susurró, más para si misma que para que alguien la oyese - ha muerto aquí y allí. Pero... ¿cómo? - aquel conjuro había sido más que poderoso. Había infectado la piedra de viaje y, con ella, al corazón de la Estrella que latía en el cielo. Nunca había oído de nada semejante. Se acercó despacio. La gente se apartaba a su paso y se la qeudaba mirando, debido a su brillo. Pero no hizo caso.

Cuando llegó junto a la estrella, tocó con cuidado la piedra del cuello. Estaba helada, y casi dolía cogerla. Al principio lo hizo rápido, pero no sintió la magia. Había muerto al matar a aquella estrella. ALtair sintió pena, ni siquiera sabía cuál de sus hermanas era. Las lágrimas se resbalaban por sus mejillas, silenciosas, y no sabía cuándo había empezado a llorar. La estrella muerta tenía los ojos abiertos, vidriosos como si fueran de cristal, y llenos de miedo. Sabía que se estaba muriendo, sentía cada parte de ella morir, aquí y allí. Altair recordó cómo se había sentido cuando dio por hecho que moriría y se estremeció. A ella le habían salvado, su herman ahabía tenido que soportar esa agonía hasta apagarse por completo, sin poder moverse.

Con manos temblorosas, Altair desabrochó el enganche de la cadena de la piedra y se lo quedó mirando. Lo que ahora parecía una estatua de su hermana se deshizo en polvo lentamente en cuanto la piedra dejó de estar en contacto con el cuerpo humano.

Altair no sabía qué magia había sido aquella, pero la piedra helada que sostenía en sus manos la aterraba. Y aún así no podía soltarla. LA gente la miraba, quizás murmuraban algo, no estaba segura, no escuchaba. Se arrodilló junto al lugar donde había muerto su hermana y murmuró unas palabras de reconocimiento, de pena y de deseo de una mejor vida para ella. Mientras tanto, lloraba en silencio.

finalmente, apretó la piedra helada contra su mano y se levantó. Se giró y buscó a Kirill con la mirada, obviando a todos los demás. Si él podía ayudarla, si él pudiera decirle cómo encontrar el origen de la magia...

Pero antes de que pudiera hacer nada, la rodearon unos hombres de uniforme.¿Guardias? No sabría decirlo. Altair estaba como en trance, no escuchaba las palabras, sólo entendía el contexto. Creían que había matado a su hermana. Creían que había hecho desaparecer el cuerpo. Creían que usaba magia y que esola hacía brillar.

¿estaban locos? Les miró a todos, furiosa.

- ¿De verdad creéis que mataría a mi hermana? ¿Tan ciegos estáis que confundís mi brillo con magia negra? ¡Vosotros, ingratos! Nos jugamos la vida por vosotros.- Señaló al montoncito de polvo del suelo.- Mi hermana ha vuelto por ayudar a alguno de vosotros, ¿y sólo se os ocurre que he sido yo?

El brillo de Altair empezó a hacerse más intenso, fruto de la ira y de la frustración nacidos de la muerte de su hermana y de la acusación de los hombres. Los cuatro guardias deieron un paso hacia atrás, alarmados, parecía que Altair estuviera creciendo, como si las llamas del corazón que ardía en algún lugar del cielo envolviesen su cuerpo.

Estaba fuera de control, y si no la paraban, iba a cometer una locura. Una locura que, probablemente, pusiera en peligro mortal a muchas personas.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 03/04/12, 11:59 am

FDI. Altair, me has pillado con ganas de distraerme y sin deber otros posts, asi que te he contestado rapido... pero de verdad, tu no te apures que no hay prisa Razz.

Altair se adelantó a él para acercarse a su hermana petrificada. Kirill no hizo un esfuerzo por mantenerse a la altura; todo lo contrario, se dejó adelantar y que su compañera de paseo lidiara con la aventura de enfrentarse a lo que podría haberle pasado a ella. El mago siguió a cierta distancia, manteniéndose entre la gente que miraba la estatua y cuchicheaba sobre lo que podía haber ocurrido, sobre el brillo de aquella mujer, sobre una niebla inesperada la noche anterior y gritos en la plaza, magia negra y un monstruo bajo forma de gigantesca rata que alguien había visto huir después de lo ocurrido. Kirill no hizo mucho caso a estas habladurías, pero otra comentario, dicho apresuradamente, sí llamó más su atención.

"La guardia está por llegar, ya han ido a avisar".

- Eh, Altair - intentó avisar. Pero estaba demasiado lejos, y ella demasiado concentrada arrodillada junto a los restos de la otra estrella.

Le dio un empujón a la persona más cercana (demasiado cercana en su opinión) e hizo lo posible para abrirse camino hasta Altair. Pero apenas había apartado a un par de curiosos cuando llegó la guardia.

Kirill se quedó inmóvil un momento, observándoles con desafío. Le tenía poco respeto a la ley y le importaba poco que dijeran algo de mantenerse al margen, de desbandarse, y de escoltar a Altair hasta el cuartel más próximo, así que al momento desobedeció y retomó su movimiento contracorriente hacia ella. Además, la estrella no parecía dispuesta a permitir que se la llevaran como sospechosa.

El mago se detuvo aún a varios pasos de Altair. Escuchaba sus palabras y observaba su reacción con curiosidad malsana. Le hacía gracia lo que decía, y al mismo tiempo se preguntaba si les atacaría de alguna forma... pero por debajo sentía algo más amargo. Al ver desprender aquella luz sólo tenía ganas de cubrirla, de apagarla, de asfixiarla bajo un manto de oscuridad. Tenía ganas de ser él el enemigo de Altair, pero era consciente de que aquello no tenía ningún sentido.

Podría haber intervenido de una forma u otra. Revelarse como testigo o colocarse al lado de Altair. En lugar de eso, colocó una mano en el pomo de su espada y esperó.

Dos de los guardias se miraron preocupados, sin duda creyéndose delante de una bruja. "A mí aún no me han enseñado cómo enfrentarme a la magia" pensó uno de ellos, el más atemorizado y novato... pero iba emparejado en sus turnos de guardia con un veterano, el cual, inocente o culpable Altair, estaba determinado a llevarla al cuartel más cercano para interrogarla sobre lo ocurrido. Ya había desenvainado y hacía gestos con una mano a los civiles para que se retiraran, mientras que con la mirada vigilaba a la estrella.

- Si te rindes pacíficamente te escoltaremos sin más problemas al cuartel - le informó -. Si opones resistencia tendrá que ser por las malas, serás culpable de oposición y agresión a las fuerzas del orden y encarcelada en consecuencia. Tú decides, y sepas que por bruja que seas estamos entrenados para saber reducirte. No te creas que la magia te libra de la ley.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 04/04/12, 08:33 am

Escuchó al guardia llena de ira, y le dirigió una mirada ardiente, intimidante. El fuego que la rodeaba parecía más vivo en sus ojos anaranjados.

- ¿Rendirme? ¿Rendirme de honrar a mi hermana, o de decir la verdad? No... - Altair levantó una mano y le señaló. - Ustedes deberían dejarme en paz y buscar a quien ha hecho esto. ¡Deberían estar buscando justicia para mi hermana en vez de acusarme de una atrocidad como la que me acusan!

Altair estaba furiosa. Furiosa y triste. Eran sentimientos que no había experimentado nunca con tanta fuerza como en aquel momento. La experiencia de la noche anterior había abierto el camino a unas emociones tan humanas, que Altair no sabía cómo lidiar con ellas. Estaba descontrolándose cada vez más.

Su brillo se intensificaba con cada respiración y la temperatura empezó a subir a su alrededor. Las lágrimas que corrían por sus mejillas comenzaron a evaporarse debido al calor que ella misma parecía emanar. Su brillo se difuminaba al mismo tiempo que aumentaba, como formando llamas a su alrededor, llamas transparentes de luz que se enroscaban en torno a ella par aluego desenroscarse y bailar. Las extrañas llamas danzaban a su alrededor como si fuese la leña que alimenta una hoguera.

Los guardias intentaron acercarse, pero el aire alrededor de la estrella, quemaba. Intentaron usar sus espadas para amenazarla y reducirla, pero las hojas se deformaban por el calor y perdían el filo, además de que no podían acercarse tanto a ella, porque cada vez el radio qeu abracaban sus llamas de luz era mayor.

Entonces se dio cuenta. La ira había encendido su corazón de estrella. Estaba apelando a todo el poder que una estrella posee, y eso podía ser un desastre. La expresión de Altair cambió de ira contendia a miedo. BAjó el brazo con el que señalaba y se miró las manos. Intentó respirar hondo, pero no había aire a su alrededor, sólo luz y calor. Como cuando estaba en el cielo... sólo que aquí, no tenía su cuerpo incandescente de estrella, sino un cuerpo humano. Un cuerpo humano creado con magia para contener una estrella, sí, pero esa magia no podía albergar todo aquello. SI no lo paraba, ella misma moriría,desharía su cuerpo y se llevaría por delante un buen trozo de ciudad.

Intentó tranquilizarse, pero ya no lo controlaba. Había crecido suficiente como para cobrar fuerza por sí mismo y no necesitar su furia. El suelo empezó a hacerse líquido bajo sus pies, los adoquines se derretían por el calor. La mayoría de la gente se había marchado, asustada, y los guardias se miraban sin saber qué hacer, cada vez más alejados de ella. Su expresión volvió a cambiar, esta vez era determinación-

- ¡Fuera! - les gritó a los que quedaban allí - ¡Marchaos ahora! ¡AHORA!

Rezó a cualquier dios que pudiera orile para que le hicieran caso. El brillo ahora era tan intenso que dudaba que pudiesen verla. Ella apenas veía nada aparte de la luz, porque aquellos ojos humanos no le permitían ver como cuando era ella misma, arriba en el cielo.

Respiró hondo, pensó rápido. Juntó las manos y dijo a las llamas, a esa extensión de su cuerpo celeste, que se reunieran allí. En sus manos empezó a formarse una pequeña bola de luz, a Altair le recordó a una estrella recién nacida. A medida que el brillo entre sus manos se agrandaba, la luz a su alrededor disminuía. Estaba funcionando. Se concentró en lo que estaba haciendo, como si llamara a su corazón a reunirse en sus manos. Notó cómo elcalor disminuía. Cuando casi todo el calor y la luz estaba entre sus manos, hzo un esfuerzo por mantenerlas juntas. Le molestaban y le ardían, pero su cuerpo estaba preparado para eso, para contener el corazón e una estrella. Se levó las manos a la frente y la piedra de su tiara brilló intensamente mientras devolvía todo aquel poder a donde debía estar.

Cuando por fin terminó, se sentía cansada, pero aliviada.Miró a su alrededor. Un par de guardias se habían acercado a ella con las armas en alto, pero ella les miró, serena y desafiante. A pesar de su mirada su voz sonó dulce y tranquila.

- Podríais haber volado en pedazos, podría haber volado media ciudad en pedazos y no lo he hecho. - ellos no tenían por qué saber que ella habría volado también - Si os he salvado ahora a pesar de vuestras amenazas, si he itnentado proteger a la gente que no conozco, ¿de verdad creéis que habría matado a una de mis hermanas? Pensar esto, vuestro entrenamiento contra brujas no ha servido. Porque no soy una bruja. Eso que habéis visto es el poder de una estrella fuera de control. ¿De verdad queréis volver a provocar mi furia? Esta vez quizá no pueda controlarlo.Buscad al mago o a la bruja, capaz de apagar este poder con dolor y frío y encontraréis a vuestro culpable.

avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 05/04/12, 08:12 pm

Kirill no fue tan tonto de intentar acercarse, a diferencia de aquellos guardias, demasiado apresurados en cumplir su deber después de un avergonzante primer momento de miedo. Se quedó clavado en su sitio, frunciendo el ceño y apretando la empuñadura de su espada al ver el fulgor que la estrella desprendía... un fulgor cada vez mayor, que se transformaba en llamas que bailaban e hipnotizaban. No pudo apartar la vista; sus ojos se abrieron primero, se achicaron después, y en su interior Kirill notó una oleada salvaje deseosa de herir, un odio visceral que no iba dirigido a nadie.

La intensidad del fuego fue creciendo. El mago notaba el calor intensificándose hasta hacerse insoportable, y aunque su última intención era retirarse al último momento tuvo que retroceder para no ser abrasado. Intentó no apartar la mirada, pero eso tampoco fue posible; se sintió como una criatura de oscuridad cuando no pudo resistir tanta luz. Se cubrió los ojos, apretando los dientes y retrocediendo más hasta encontrar una esquina tras la que esconderse de tanta intensidad.

Respiraba rápido, con los ojos muy abiertos mientras se mantenía patéticamente escondido. Vio a unos guardias salir corriendo, y a otros dos ponerse a cubierto como él... hasta que de nuevo el brillo fue disminuyendo. Los dos guardias se acercaron, y Kirill detrás de ellos... La estrella hablaba. Los guardias escuchaban.

Kirill se imaginó a sí mismo acercándose a ellos, atravesando con su espada a uno y degollando al otro, y diciéndole burlón a Altair: "Así te demuestro lo que vale tu piedad. Gracias a ti no hay testigos, y la única sospechosa eres tú. ¿Cómo de bien le sienta a una brillante estrella tener que refugiarse en la oscuridad de las húmedas alcantarillas, mm?". Lo veía tan vívido en su mente, tan evidente, que se extrañaba de no haberlo hecho aún... pero al acercarse los guardias comenzaron a hablar y uno de ellos salió corriendo, dejando solo al veterano. El mago abandonó sus intenciones; las cosas no serían como las había imaginado.

- Seas lo que seas, bruja o estrella o lo que quieras, parece que sabes algo. Está en nuestra mano investigar lo ocurrido, y aunque sólo quede yo, no por...

Al menos una parte de la visión que tuvo en su mente fue verdad. Kirill reafirmó su agarre del hombro del soldado y clavó un poco más la espada en su pecho. Después, lo dejó caer al suelo, donde el hombre no volvió a decir nada más.

- Mala idea quedarse aquí - comentó Kirill, mirándolo.

Creía que aún no estaba muerto, pero no podía decirlo a ciencia cierta sin detenerse a comprobar su estado, y no era algo que estuviera dispuesto a hacer en aquel momento. Frunció el ceño y le dio un golpecito con el pie antes de levantar la mirada. Allí estaba ella, Altair. Al verla sintió de nuevo unas llamas de odio retorciéndose en su estómago; su mirada se encendió.

- Debería matarte a ti también.

Pero envainó la espada y se acercó a ella a grandes zancadas. Con violencia la tomó de la muñeca, torciéndosela un poco, y tiró de ella hacia otro lugar; por más que tropezara, trastabillara, o incluso cayera al suelo. Cualquier otra plaza serviría, donde nadie pudiera reconocerlos a él ni a Altair. Tiró de ella, de vuelta a los barrios bajos.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 15/04/12, 07:10 pm

El guardia hablaba. Altair pensó que todo sería mucho mas fácil si hablaban, estaban solos y la estrella notaba su miedo, pero también que intentaba mantener su autoridad. Era valiente pero parecía tener la cabeza suficientemente despejada. Pensó que podrían solucionar todo aquello.

Estaba mucho más tranquila, la palabra se le daba bien, y ahora no había gente que presionara o interrumpiera. Sabía que había perdido el control, pero ahora lo había recuperado. Si querían su ayuda, les contaría lo que había pasado. Todo iba a salir bien.

No vio a Kirill. se había confiado demasiado, no perdía de vsta al guardia intentando que supiera que iba a cooperar. Pero antes de que se diera cuenta, puso los ojos en blanco y se desplomó en el suelo, dejando que la estrella viese al que había considerado su amigo, al que la había ayudado durante la noche anterior. Al que le había salvado la vida.

La expresión de sus ojos le gustó tan poco como lo que acababa de hacer.

- ¿Pero qué...?

Apenas era un susurro, una pregunta que reflejaba su perplejidad, más qu euna pregutna dirigida a él. Pero no le prestaba atención a ella. Habló mirando al hombre, que parecía que aún respiraba. Su voz la hizo dar un paso atrás, a la defensiva. Quizás habia confiado muy pronto en él, pero el hombre de la noche anterior apenas guardaba similitudes con el que tenía delante ahora. Esa frialdad a la hora de matar, la forma despectiva a la que trató al hombre, indefenso y moribundo tirado en el suelo...

La miró, y la estrella le devolvió una mirada algo sorprendida, pero desafiante. Kirill la amenazó. Altair dio un par de pasos hacia atrás, pero él la alcanzó enseguida, y la agarró de la mano, retorcíendosela. Le hacía daño.

- ¿De qué hablas? ¡No he hecho nada contra tí!

Pero no la escuchaba. La arrastró por la calle, no sabía a dónde la llevaba. Al principio se resisitió, tiró e intentó soltarse. Pero sólo consiguió hacerse más daño en la mano. Estuvo a punto de caerse al tropezar entre los adoquines durante el forcejeo, y tuvo que recuperar el equilibrio como pudo porque Kirill no paró ni siquiera entonces. La habría arrastrado por el suelo, dislocándole la muñeca o incluso rompiéndosela. Así que al final decidió seguirle. Se fijó en el camino, le sonaban un poco las calles.

-¿A dónde me llevas? ¿Qué haces? ¡NO tenías por qué haberle matado! ¿Qué diablos te pasa?

Tenía preguntas. tenía muchas preguntas, pero no parecía que su guía tuviese intentención de contestarlas.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 01/05/12, 02:06 pm

Tiró de ella con aquella turbulenta sensación de odio en el pecho, con ganas de romperlo todo. En su retina aún tenía la marca del brillo de Altair, y la leve ceguera le dolía al hacerle sentir una criatura de oscuridad. Pero estas sensaciones no eran reflexionadas, no había pensamiento lúcido detrás del comportamiento de Kirill.

Pasaron calles mientras la estrella se debatía y chillaba, pidiendo que la soltara. El mago no ganaba nada por no hacerlo, pero tampoco le dio por obedecer a sus súplicas y siguió tirando de ella hasta que volvieron a entrar en los barrios bajos. No buscó una plaza, sino un callejón, y allí lanzó a Altair hacia delante, bloqueando él la salida porque no le apetecía que como guinda del pastel fueran a huir de él ahora y lo tildarán de monstruo o a saber qué gilipollez.

- ¡Ya está! ¡Estás lejos de la guardia! Y también lejos de sospechas. ¡De nada!

Creía haber matado al guardia que se la quería llevar... y si no le había matado, al menos era testigo de que era un tercero el que le había atacado, y no la estrella. Desde el punto de vista de Kirill acababa de librar a la estrella de un buen problema. La miró a la cara y recordó su brillo... una parte de él seguía teniendo ganas de asfixiarlo.

- Una puta estrella - rumió y le dio una patada a una viga de madera cercana. Se cruzó de brazos y la observó, pero no dijo nada más.

No tenía ganas de hablar ni de hacer nada. Tampoco tenía ganas de irse. Dejó que pasará un buen momento en silencio antes de responder a la serie de preguntas que ella le había hecho poco antes.

- Te he hecho un favor. Para variar. Llevo dos días haciéndote favores. ¿Qué querías, irte con el guardia y que te echaran la culpa de todo? Aún puedes ir, si quieres.

Pero no se movió de donde estaba, y si la estrella intentaba salir del callejón la retendría.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 09/04/14, 08:31 pm

A pesar de debatirse, finalmente se dejó llevar hasta un callejón. No le gustaba nada el cariz que estaba tomando el asunto, y seguía preguntándose el por qué Kirill había actuado de aquella manera, cuando todo estaba solucionado. Cuando se vio libre se alejó un par de pasos de él y se irguió, mostrándose desafiante. No le hizo falta preguntar de nuevo.

- ¡Ya está! ¡Estás lejos de la guardia! Y también lejos de sospechas. ¡De nada!

Altair no respondió de inmediato, se lo quedó mirando y Kirill le devolvió la mirada. A la estrella no le gustó demasiado el brillo que vio en sus ojos, le recordaba al que había visto la noche anterior cuando le hizo daño, o hacía apenas un rato cuando mató al guardia. Había algo raro, algo oscuro en aquel hombre. El comentario y la patada no ayudaron más que a reforzar la impresión de que algo no cuadraba. Tenía palabras para responderle, pero esperó. La paciencia es una virtud que las estrellas tienen más que ejercitada, y quería observar primero. Bien mirado, no había tenido tiempo de observarle, excepto unos minutos la noche anterior, cuando se conocieron.

Se lo quedó mirando, intentando ver más allá que las simples apariencias. ¿Por qué la había llevado allí? Podría haberse marchado en cualquier momento. Podría haberla dejado con los guardias. Altair estaba en cierto sentido intrigada por aquel hombre que parecía contradecirse a sí mismo a cada momento. LA ayudaba para luego amenazarla. La arrastraba para sacarla de un problema y al mismo tiempo parecía fastidiado por haberlo hecho...

- Te he hecho un favor. Para variar. Llevo dos días haciéndote favores. ¿Qué querías, irte con el guardia y que te echaran la culpa de todo? Aún puedes ir, si quieres.

Otra contradicción. sus palabras le daban una libertad que su posición a la entrada del callejón y su postura desmentían. Altair se mantuvo firme, pero su voz sonaba calmada. Aquel pequeño rato de observación le habían devuelto la serenidad.

- Te agradezco mucho todo lo que has hecho por mí, Kirill. Pero entiende que no entiendo por qué has creído necesario matar a ese guardia. No sabes si iban a culparme, podría haberlos convencido; ya tenía la mitad del trabajo hecho. Se me da bien la palabra. - Hizo una pequeña pausa para relajar la postura y cambiar el peso de pie. Estuvo tentada de añadir que si el guardia finalmente había muerto, seguramente la acusarían a ella de eso también después de desaparecer, pero no tenía sentido sacar el tema. Después de todo, el otro guardia que había huido había sido testigo de su intención de colaborar, y llegado el momento tendría oportunidad de defenderse con argumentos. El único problema era que su brillo la delataba.

- Podría volver y hablar con ellos, de hecho es lo que me gustaría hacer, pero cabe la posibilidad de que eso sea peor que lidiar con las cosas como han venido, y esperar a encontrármelos de nuevo. Y aunque seguramente debería ir, tengo la sensación de que no es tan fácil como pedirte por favor que te apartes y me dejes pasar - dijo sin rastro de ironía o ganas de malmeter, sino constatando un hecho de forma clara y sencilla, pero con la clara intención de que explicase que ocurría allí. Quería que supiera que se había dado cuenta de su actitud y le estaba dando opción a que explicara lo que creyese conveniente.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 29/05/14, 10:28 pm

¿Acaso los cerebros de las estrellas funcionan lento? ¿Será que desperdician tanta energía brillando que no les queda para pensar? ¿Por qué no matar al guardia? Con un gesto simple había eliminado problemas; aplicando un poco de fuerza y manchando su espada había enmudecido para siempre a un hombre que de otra forma habría llevado a Altair a tribunal. Kirill hizo un gesto de incomprensión frente a la reacción de la estrella. No, realmente no entendía que no entendiera por qué había matado a aquel hombre.

- ¿Querías irte con la guardia? - fue lo único que se le ocurrió preguntar, estúpidamente, y demostrando que el raciocinio de la estrella no acababa de calar en él.

La observó mientras ella seguía discurriendo sobre lo que debía hacer o no. La expresión de Kirill era de total incomprensión, con la boca ligeramente abierta, el ceño fruncido, y la cabeza levemente echada hacia delante como para poder escuchar mejor lo que ella decía, como si así fuera a tener más sentido. Había también un toque de enfado detrás de sus ojos.

No sabía si quería ayudarla o no. O mejor dicho, pensaba que no quería ayudarla y hasta tenía ganas de golpearla antes de dar media vuelta e irse, pero sentía que lo que su cuerpo estaba a punto de hacer era agarrarla y llevársela de Trinacria antes de que las cosas se pusieran demasiado feas.

- ¿Qué demonios vas a hablar con ellos? - preguntó, con la incomprensión de todo aquello volviendo su voz algo más aguda - Claro que no es tan jodidamente fácil.

Pero no sabía por qué no debería apartarse, así que pasó un segundo sin que Kirill supiera dar argumentos o razones.

- Mira, puedes hacer lo que quieras - se echó un poco hacia atrás, mostró ambas palmas y miró a Altair fijamente, con los ojos bien abiertos-. De verdad. Puedes subirte a un tercer piso y tirarte si quieres, a ver si con eso llegas volando al firmamento. No es asunto mío, porque yo me voy a ir con el primer barco a Ur Shalasti y me voy a olvidar de ti y de tu amiga la estrella muerta.

Puso énfasis en la estrella muerta. La incomprensión y el enfado, y aquel remanente de odio irracional que la vista de los poderes de Altair le había provocado, le impulsaban a herir con palabras. Se quedó donde estaba, pero nada en su posición delataba que fuera a retener a la estrella si decidía irse ahora. Y de hecho no iba a hacerlo.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 31/05/14, 12:20 am

¿Cómo podía ser que no entendiese que había otras maneras de solucionar los problemas? ¿Cómo hacerle entender a alguien acostumbrado a solucionarlo todo haciendo desaparecer el problema, que muchas veces ese tipo de acciones dificultan las cosas más que solucionarlas? ¿Cómo explicarle a aquel extraño humano lo que había aprendido en siglos de observar a la humanidad?

Altair observaba y escuchaba a Kirill con calma pero con cierta frustración por no poder hacerle entender su punto de vista. Ella entendía que para él era mucho más lógico, sencillo y rápido. Pero ella no estaba de acuerdo con aquella manera de hacer las cosas. Y aún con todo, entendía que de alguna manera, lo había hecho por protegerla. ¿Por qué?

Kirill seguía preguntando, y finalmente se hizo a un lado, como para dejarla pasar. Con las palmas en alto. Y en ese mismo momento que parecía que le dejaba libertad de decisión, Altair siguió sin moverse. Las palabras de su interlocutor la dejaron clavada en el sitio, más incapaz de salir de aquel callejón de lo que lo era antes, cuando él bloqueaba el camino.

El énfasis y la manera de hablar de su hermana muerta. Muerta. La imagen de la estrella petrificada, indefensa, sola, asaltó a Altair y el dolor se reflejó por un momento en su calmada expresión, mientras fijaba sus ojos en los de Kirill con actitud desafiante, defendiéndose ante el ataque verbal. De alguna manera podía leer en su cara, en sus palabras y su forma de pronunciarlas, que había tenido intención de herirla.

¿Por qué? La pregunta murió en los labios de la estrella antes de pronunciarla. Ninguno de los dos se movió. Kirill parecía dispuesto a dejar que se fuera, esta vez en serio. Ahora era ella la que se resistía a marcharse.

Como estrella, siempre había tenido todo el tiempo del mundo para seguir a una persona, para vigilarla y entender sus motivaciones, sus razones, sus miedos... Pero en el poco tiempo que llevaba en la tierra, y a pesar de todo su conocimiento acumulado, le era muy difícil comprender. Quizá porque había perdido esa visión global y ahora sólo tenía una visión muy parcial de lo que no tenía que ver directamente con ella. Pero sabía que con el tiempo esas cosas acaban saliendo a la luz.

¿Por qué? La pregunta se repetía en su cabeza, aunque Altair no acababa de decirla en voz alta. Sabía que no serviría de nada preguntar por qué era cruel, por qué quería hacerle daño, por qué la había ayudado y por qué se estaba comportando así. Pero no podía dejar de preguntárselo a sí misma, aunque no podía darse una respuesta. Y esa incertidumbre, ese no saber, era lo que la mantenía allí parada, en actitud tranquila. Su mirada se había suavizado, y el arrebato de ira por el comentario sobre su hermana había pasado. Aún así mantenía la mirada fija en los ojos de Kirill.

- ¿Qué es lo que te mantiene aquí si tantas ganas tienes de irte a ese lugar? - La curiosidad volvía a llenar por completo a la estrella, que se sentía cada vez más atraída por el misterio que representaba aquel hombre contradictorio, orgulloso e impulsivo. Ladeó la cabeza sin dejar de mirarle, como intentando encontrar la respuesta en su mirada.
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Kirill el 01/06/14, 09:36 pm

Se quedó mirando fijamente a Altair, altivo, esperando haber hecho daño con sus palabras. Ella se quedó quieta y le dedicó una mirada herida, pero también desafiante. Tanto mejor: porque significaba que si bien ella no quería dejarse dañar, las palabras de Kirill le habían afectado.

Pero saberlo no le dejó más tranquilo ni más satisfecho. Mantuvo la mirada de la estrella; algo brillaba en el fondo de los ojos del mago, quizás enfado, quizás desafío, o puede que fuera simplemente la fuerza vital* con la que afrontaba toda su existencia, pero fuera lo que fuera se intuía algo amenazador. Pareció que la estrella iba a hablar; se mantuvieron sin embargo en silencio, confrontados. Kirill habría esperado que Altair saliera corriendo o comenzara a llorar en los dos primeros segundos tras hablar él de la estrella muerta, pero pasó ese primer momento sin que ninguno de los dos se moviera o hablara.

La expresión de Altair se calmó. El daño que Kirill le había causado no duró apenas, o quizás activó algún mecanismo de defensa en la personalidad de la estrella, volviéndola más distante. Pero él no era un experto en la condición humana ni podía importarle menos aquello. Sólo quería quedar satisfecho consigo mismo, y en aquel momento eso había pasado por hacerle daño a la estrella. A pesar de todo, si ella hubiera llorado o hubiera demostrado de otra forma que realmente estaba dolida Kirill no habría quedado más contento, pero sí habría aumentado su enfado; Altair se habría ganado el transitorio desprecio del mago, quien habría tomado la oportunidad para mofarse más de ella y abandonarla en aquella sucia calle.

Se tomó la pregunta como una forma de oposición. Una invitación, de hecho, a que él se fuera y la dejara en paz. No supo qué responder. La labia no era uno de sus puntos fuertes**, y no siempre era capaz de encontrar la forma de devolver un ataque, mucho menos hacerlo rápido.

- Si quieres que me vaya, me iré - respondió finalmente, achicando los ojos. Sin embargo su mirada era desafiante, y  lo que sentía por dentro se habría traducido mejor por un "no pienso obedecerte"-. El barco saldrá pronto a Ur, y entonces no creo que vuelvas a verme nunca. Va a ser tu problema encontrar la forma de sobrevivir en Trinacria. Más te vale saberlo: las cosas aquí funcionan así, y o te acostumbras a ello u otra persona se encargara de aplastarte a ti.

Era al mismo tiempo una forma de demostrarse superior recordándole que ella era una recién llegada ignorante, y una extraña manera de darle consejo. Deseaba ser más que ella, no quería permanecer mucho más tiempo en su compañía, pero hacía lo posible, a su manera, por salvarla.

- Si vas por allí brillando te vas a atraer problemas. Te estoy salvando el puto pellejo brillante hoy, pero no mañana.

*Voluntad es la habilidad nº1 de Kirill!
**Astucia es la ultima habilidad de Kirill!


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 775

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Altair el 16/08/15, 08:12 pm

Altair se lo quedó mirando. Su mirada desafiante pareció perder arrojo cuando formuló la pregunta. Le respondió achicando los ojos. Altair se lo quedó mirando, escuchando sus recordatorios sobre su falta de experiencia y su ignorancia.

-Tienes razón. Sabes más que yo, no sé cómo funcionan las cosas aquí y ahora, por más que sepa o deje de saber otras más o menos importantes. Es cierto que me has salvado, y te lo agradezco.
- Intentó hablar en tono conciliador, por alguna razón parecía que Kirill estaba a la defensiva con ella, y tenía que aprender a controlar los sentimientos humanos. PArecía un buen momento.

- Pero no has contestado a mi pregunta. - añadió tras un momento en silencio. - No he dicho que quiera que te vayas, eres tú el que parece querer irse, y aún así permaneces aquí. ¿Por qué me ayudas? Da la sensación de que te desagrado, pero aún así me ayudas y sigues aquí.

Decir las cosas tal y como las veía era una de las mejores maneras de conseguir una respuesta, ya fuera de manera directa o indirecta. Y aquella incertidumbre la corroía. Los atisbos de dolor o miedo estaban dejando paso a una tremenda curiosidad por conocer los motivos de aquel comportamiento tan contradictorio.

- Y no puedo dejar de brillar. Es algo que, simplemente, hago. - añadió ante el último comentario del caballero. A fin de cuentas, era una estrella. ¿Cómo iba a no brillar? - No sé qué tiene de malo...
avatar
Altair

Cantidad de envíos : 96

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un lugar tétrico donde ocultarse?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.