Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Dulce recibimiento en los muelles

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 24/09/09, 03:07 am

- Ya me devolverás la mano - respondió, contenta de ver que la joven pirata estaba de tan buen ánimo.

Herida como estaba, Sophitia logró moverse con bastante más rapidez que ella, que sólo sufría las consecuencias de su inexperiencia con el alcohol. Con la boca abierta de sorpresa y admiración, vio como la pirata se levantaba e iba a refrescarse con el agua de la jofaina, mientras ellas apenas había logrado sentarse y mantener un precario equilibrio. Sophitia era una mujer realmente fuerte y valiente.

Pese a no haber comido nada en todo el día, ella no tenía hambre. En realidad, tenía el estómago demasiado revuelto; dudaba que pudiera tolerar alimento alguno. Pero Sophitia no le dio tiempo de decir nada, en un santiamén había salido de la habitación.

Consideró la posibilidad de recostarse mientras esperaba la llegada de su compañera, pero el recuerdo del penoso esfuerzo que le había supuesto incorporarse la disuadió. En cambio, optó po rlevantarse del todo y refrescarse con un poco de agua también.

La jofaina estaba vacía, pero eso no era un problema. Al menos el hechizo para crear agua lo había aprendido bien. No era que pudiera crear un torrente o una cascada, nada de eso. Pero si podía crear suficiente agua fresquita para casi llenar la jofaina. ¡Qué bien se sentía hundir la cara en ella!

Se enderezó con la cara chorreando y se mojó también el pelo. La única toalla estaba mojada, así que usó una de las mantas a guisa de tal. Se sentía considerablemente mejor, aunque estaba consciente de que su facha era lamentable.

Definitivamente, ella y Sophitia necesitaban ropa nueva. Ya que la pirata había costeado el alojamiento y la comida. le tocaba a ella proveer la reposición del vestuario. Esperaba que el dinero que traía fuera suficiente; no sabía cuanto costaban las cosas en este lugar. Contenta con la decisión tomada, abrió la puerta de la habitación para ir a darle una mano a Sophitia con el transporte de la comida.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 24/09/09, 09:44 am

Podía recuperarse con rapidez de las resacas, podía correr de aquí para allá con una herida recién curada. Pero todo eso no saldaba su inutilidad como mesera, por lo tanto, tenia que caminar muy lentamente para no volcar todo.
Mientras caminaba hacia el cuarto recordó que su nueva amiga se había mostrado preocupada cuando le había mencionado el nombre de la ciudad, tendría que preguntarle sobre eso en cuanto tuvieran algo de tiempo, tal vez mientras comían.

Se detuvo un momento quizás seria mejor comer en el comedor común, era de noche, pero aun habían bastante personas que comían y bebían algo antes de irse a acostar, y unas cuantas para las que simplemente empezaba la noche, los de hábitos nocturnos.
Estaba mirando si había alguna mesa adecuada cuando escucho un alboroto del otro lado de la sala, un cliente se quejaba con el dueño que le habían robado, y que tenia que haber sucedido en ese lugar. A Sophitia se le hacia familiar, miro en detalle un momento... Era el tipo al que le había robado, - Demonios! – Penso – Será mejor que vuelva al cuarto.

Cuando Florangel salió, la pirata recién estaba subiendo los primeros escalones, balanceaba la bandeja con todas las cosas de modo peligroso y tenia que detenerse a cada momento para evitar tirar todo.
Se alegro de ver a su compañera levantada, significaba que ya se sentía un poco mejor, y que le podría ayudar con las cosas, por supuesto.

- Me alegro de verte levantada, me ayudas? – Se acerco un poco y le paso parte de las cosas luego apuro el paso, no quería que el cliente insatisfecho las viera y sospechara. Siempre podía negarlo todo, pero con la apariencia que tenia seguramente le creerían muy poco, y probablemente terminarían en la calle. No le molestaría si estuviera sola, pero no quería que Florangel pasara la noche a la intemperie.

Entro al cuarto y cerro la puerta, luego se sentó en la cama y se puso a comer sin mas ceremonias, solo invitando a su compañera a que se siente junto a ella con un gesto. Tenia mucha hambre, y necesitaría estar fuerte para poder conseguir algunas monedas.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 28/09/09, 12:13 am

Cuando vio a Sophitia moverse tan lenta y torpemente cargando los alimentos, sintió una aguda punzada de remordimientos. Ni por asomo se le ocurrió que su dificultoso desplazamiento se debiera a su falta de habilidad como mesera; lo atribuyó automáticamente a su herida. Valiente enfermera era, dejando que la enferma fuera por la comida.

- Claro, no faltaba más – le respondió con aire contrito, tomando las cosas que le pasaba y siguiéndola sin más comentarios. Aunque le pareció que estaba más agitada de lo que correspondía al esfuerzo realizado, prefirió callarse… por el momento.

Una vez llegadas al cuarto, se sentó junto a Sophitia y observó encantada como empezaba a comer sin mayores trámites. Que tuviera apetito era muy buena señal, probablemente no tenía fiebre. Ya no necesitaría aquellas hierbas que la resaca le había hecho olvidar ir a buscar.

Por su parte, contempló la comida con gesto indeciso un momento. No era remilgada para comer, en absoluto. Normalmente gozaba de un apetito que le hacía agradecer cualquier cosa comible que llegara a su estómago. Pero precisamente ese estómago era el que la hacía vacilar, nunca lo había tenido tan desmejorado como ahora. Estableció una silenciosa y breve consulta con dicho órgano y recibió pase libre; podía comer. Contenta, acometió la tarea con entusiasmo; la apariencia del guiso era algo ambigua, pero el sabor no estaba nada mal.

Unas cuantas cucharadas más tarde recordó el asunto que la había ocupado durante la ausencia de Sophitia y decidió exponerlo sin preámbulo alguno.

- Oye, tu camisa y mi vestido están hechos un asco. Yo tengo un poco de dinero; no sé cuánto vale aquí, pero seguro que alcanza para comprarnos algo. ¿Sabes dónde venden ropa barata?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 28/09/09, 08:15 am

Florangel acepto su ofrecimiento y se sentó a su lado, feliz de que las cosas salieran bien, Sophitia casi se atragantaba con la comida, la educación tampoco era su fuerte, pero... ¿cuando se había sabido de un Pirata que tuviera modales? Era una idea casi ridícula.
Sin embargo luego de varias cucharadas miro a su compañera de reojo, como recordando que ella estaba allí, se controlo un poco y al menos comenzó a masticar antes de tragar.

No sabia si era por el hambre, por la fiebre que había pasado u otra cosa, pero el guiso se le antojo el más delicioso del mundo, Florangel en cambio lo contemplaba como si quisiera preguntarle algo o similar, pero en minutos comenzó ella también, el apetito siempre era señal de salud. Sophitia comió hasta terminar con el plato, y luego paso el pan por el fondo, sonreía de oreja a oreja, como una niña pequeña.

- Conque ropa, eh? Mmmm, bueno, de seguro en el mercado podremos encontrar algo, pero recién por la mañana – Se levanto y se quedo mirando por la ventana mientras meditaba – La noche no es segura – No era una ciudad especialmente peligrosa, pero no quería arriesgarse a más problemas en lo que quedaba del día, y los ladrones siempre abundaban por las noches.

No conocía los precios del lugar, debía ser nueva en la zona o algo así. Pensando en estas cosas fue que recordó por tercera vez el asunto que quería preguntarle ¿ Seria conveniente o tendría que esperar a la mañana? Tal vez estaba cansada, aunque con preguntar no perdía nada.

- Hablas de este lugar como si te fuera ajeno ¿acaso nunca habías venido a Trinacria? – No todas las personas tenían la posibilidad de viajar tanto como ella, algunos, sobre todo campesinos, donde nacían era donde morían, sin salir siquiera de su pueblo natal.

Entonces recordo que a decir verdad no le había preguntado absolutamente nada a la persona que le había salvado la vida, un día entero junto a ella y solo sabia su nombre. Esta bien que con la fiebre y todo eso no había tenido muchas oportunidades, pero no era excusa.

Volvió a la cama, se sentó y miro fijamente a Florangel, como si hubiese tomado una decisión sumamente importante.

- Dime ¿Donde naciste? ¿A qué te dedicas? ¿Estas casada o tienes familia? No puede ser que no sepa siquiera lo mínimo de la persona que me salvo...– Se detuvo para tomar un poco de aire, y sonrío. Con eso tenia suficiente por el momento.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 30/09/09, 01:49 am

Una gran sonrisa exteriorizó la alegría que le provocaba que Sophitia aceptara su propuesta sin poner objeciones. Desde luego, no tenía objeciones en esperar a la mañana; su experiencia le indicaba lo mismo que la noche sólo era segura en su pequeña ciudad natal y, tal vez, en la Academia de Magos.

- Que sea en la mañana, entoces; las cosas siempre se ven mejor de día.

Sophitia se veía contenta y animada, lo que la llenaaba de alivio y de admiración por la joven. La herida del costado era grave y había perdido mucha sangre, pero no parecía haberle hecho mucha mella; era sorprendente.

Que la pirata comenzara a hacerle preguntas no la sorprendió ni la incomodó, era algo previsible. Si Sophitia no hubiese hecho preguntas ella misma, Florangél, las hubiera formulado; la muchacha le inspiraba mucha curiosidad. Pensándolo bien, de todas maneras preguntaría, pero Sophitia le había gando la mano y le tocaba responder primero.

- Nunca antes había venido a Trincracia ni pretendía hacerlo ahora; ni siquiera sabía que existía. Llegué por accidente - dijo encogiéndose ligeramente de hombros.

A estas alturas. sentía vergüenza de explicar que el "accidente" era haber hecho mal un hechizo de transportación; no lo diría a menos que se lo preguntaran directamente. Las restantes preguntas no tenía problema alguno en responderlas.

- Nací en el Lago Nacossed, en Magic Kingdom; hasta hace poco estudiaba en una Academia de Magos. No estoy casada ni tengo novio; vivía con mis padres y mi hermano menor.

Estaba cierta de que esas respuestas atraerían nuevas preguntas, pero aprovechó la puada para empezar a satisfacer su propia curiosidad.

- ¿Y qué hay de ti? ¿Eres de aquí? ¿Cómo es que estabas en el callejón a esas horas? ¿Por qué tienes tantas cicatrices?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 30/09/09, 10:34 am

Hacia ya un largo tiempo que no compraba ropa nueva, por lo general la remendaba ella misma y ya. No era por falta de monedas, solo que sus prioridades solían ser otras, pero había que admitir que su camisa ya no quería seguir. Lastima, le tenia algo de cariño, como casi todo lo que poseía, se la había regalado su padre.

- jajajajaja! Trinacria, hermosa Flor, Trinacria... – No podía sino reírse del error, esperaba que no lo tomara a mal.

La respuesta de Florangel era por demás peculiar, no pasaba seguido que uno llegara “sin querer” a una isla semejante, y menos aun si no conocía su existencia. Sophitia penso que era increíble que alguien no conociera Trinacria, quizás la chica era de un pueblo muy pequeño y aislado....Aunque no lo aparentaba.

Entonces escucho el resto de la historia, no iba a hacer gala de su conocimiento geográfico, pero en verdad nunca había escuchado de lugares como Lago Nacossed o Magic Kingdom. Sin contar con que no estaba muy segura de lo que era una “facultad para magos”. Por lo que contaba no podía ser una ciudad muy pequeña ¿donde quedaría?

Estaba por preguntar eso y varias cosas mas cuando Florangel la asalto a ella también con preguntas. Era lógico, el encuentro que habían tenido era muy fuera de lo normal.

- No nací aquí, no sé bien donde nací. Pero crecí en un barco, mi padre era.... – Entonces se acordó que tal vez no seria buena idea decir lo que era, pero ya estaba, no había marcha atrás – era Pirata, por lo tanto, yo también lo soy.

Muchas veces le había pasado que, seguido a esa confección, venia el rechazo, o en el mejor de los casos, se levantaban amablemente para.... “ir a pedir otro trago” y nunca volvían. Pero no por eso podía dejar de decir lo que era, no iba a negar su origen. Florangel le inspiraba confianza, esperaba que fuera diferente.

- Y estaba en ese callejón por que...Bueno, me metí sin querer en otra pelea de bar, al parecer a la gente no le gusta perder su dinero en las apuestas.... Y bueno, solucionaron sus diferencias golpeándome – sonaba mucho peor cuando lo decía en vos alta – Pero no es nada, en las tabernas pasa todo el tiempo esa clase de cosas... Por eso la cicatrices.

Estaba algo abochornada, por lo que contaba quedaba como una víctima y si había algo que no le gustaba era parecer una pobre chica perdida.

- Al menos no se los deje fácil, golpee a varios antes de desmayarme – El rubor persistía en sus mejillas.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 01/10/09, 01:43 am

La risa de Sophitia no la había molestado, ella hubiera reaccionado igual en su lugar. Repitiendo mentalmente "Trinacria, Trinacria" para grabarse el nombre, aguardó que la muchacha contestara sus preguntas.

Las respuestas que obtuvo capturaron completamente su imaginación. ¿Sophitia era una pirata? Sus ojos brillaron mientras imaginaba diversas escenas de la muchacha subida a un mástil vigilando el horizonte, combatiendo a espada sobre cubierta o abordando otro barco.

No juzgó moralmente a su interlocutora debido a su ocupación. No era una persona prejuiciosa y se guiaba más por la impresión que la gente le causaba que por las actividades a las que se dedicaban. Pirata o no, Sophitia le parecía una buena persona y le simpatizaba. Además, si había nacido en un barco y su papá era pirata, no había tenido muchas oportunidades de ser otra cosa, ¿verdad? ¿Su madre también era pirata?

La visión de una vida tan diferente a la suya la fascinó. Era lo suficientemente joven e inexperta, pese a todas las vicisitudes que había vivido, como para ver lo que le contaban sólo desde un ángulo romántico y novelesco. La vida de Sophitia le parecía muy emocionante, peleas y apuestas incluídas. A sus ojos, la muchacha no era una víctima ni una pobre chica perdida. Era toda una heroína valiente, audaz, intrépida.

Su curiosidad no había quedado satisfecha, quería saber más. No bien Sophitia guardó un instante de silencio, le disparó otra andanada de preguntas.

- ¿Sabes pelear a espada? ¿Y manejar un timón? ¿Cuántos barcos has asaltado? ¿Has naufragado alguna vez? ¿Dónde están tu papá y tu mamá? ¿En tu barco?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 01/10/09, 10:39 am

Para su sorpresa, su interlocutora reacciono muy bien a la noticia. Sophitia se quedo mirándola pasmada, hasta parecía emocionada con la idea. Le brillaban los ojos, y sonreía ¿sabría lo que era un pirata en realidad? ¿Tendría idea de la clase de cosas que podían hacer? Algunos piratas robaban, otros no se contentaban con eso y mataban a sus víctimas, o violaban a las mujeres. Eso dependía mayormente del Capitán, su padre no aceptaba esa clase de comportamiento, ese comportamiento no es de Piratas, decía, sino de ladrones de tierra comunes y pillos.

Sabia que Florangel no tenia intención de lastirmarla, que se había dejado llevar por la emoción, pero las preguntas dieron justo en donde más le dolía. Su madre, su padre, su barco, en resumidas cuentas... Su vida. No le gustaba hablar de eso, pero tampoco quería parecer mal educada o que no confiaba en ella.

- Emmm, bueno.... – trago saliva en un vano intento de deshacer el nudo que se le había formado en la garganta – Mi padre murió hace un año.... y nunca conocí a mi madre, era una prostituta de algún burdel de mala muerte – Esa era toda la información que tenia sobre ella, su padre se ponía triste cuando la nombraba – Y bueno... Mi barco me lo sacaron cuando.... Cuando mi padre murió...

Bajo la mirada y se concentro en no demostrar tristeza, en no demostrar debilidad. No quería mostrar que le dolía.... La idea de estar sola en el mundo la volvía loca, sentía que el corazón se le oprimía. Tal vez por eso necesitaba siempre estar en lugares bulliciosos donde la gente bebiera, cantara y riera.

- Sé manejar mínimamente la espada y el timón – Dijo intentando cambiar al menos un poco el tema – Pero me siento mas cómoda peleando con las manos. He estado en varios asaltos a barcos, pero no me dejaban participar por que era muy chica y mujer... O eso decían....

No dijo nada mas... Sé quedo mirando un punto en el vacío... Sacudió la cabeza como para salir del encantamiento, se paso las manos por los ojos intentando parecer casual...

- Creo que me entro algo de polvo en los ojos, jajaja... – Reía sin tener ganas de reír.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 02/10/09, 01:19 am

Apenas vio la cara que ponía Sophitia ante sus últimas preguntas, se dio cuenta de que había metido la pata. Las respuestas confirmaron esa precepción. "Tonta, más que tonta; lengua larga, atarantada", se reprochó mentalmente mientras seguía escuchando a la muchacha. Sus padres le habían dicho muchas veces que tenía que pensar las cosas antes de hablar, pero siempre le había resultado difícil hacerlo; normalmente decía lo primero que se le ocurría.

Y aunque nunca tenía mala intención, muchas veces el resultado era un desastre; como ahora. Había lastimado a Sophitia; su voz estrangulada y el brillo de sus ojos lo demostraban.

Sintió muchos deseos de llorar. Tanto por la culpabilidad que le provocaba su imprudencia como por la compasión que sentía ante la historia qu ele relataban. ¡Qué terrible debía ser estar sola en el mundo! No haber conocido a tu madre, que tu padre hubiera muerto, no tener hermanos, que te quitaran tu barco....

Ella había estado muy sola desde que el error en el hechizo la había llevado a Cascadas en lugar de al patio de la Academia, pero seguía teniendo una familia que la aguardaba en su país natal. Una oleada de intenso amor por ellos la sacudió; hasta ese hermano menor al que normalmente consideraba un incordio se presentó ante sus ojos como una criatura adorable.

El cambio de tema le vino bien a ella también. No quería echarse a lloarra como una mocosa. Menos aún considerando que Sophitia era la persona herida y ofendida. Advirtiendo que la pirata intentaba ocultar su tristeza, inmediatamente se hizo cómplice de su empeño.

- Sí, polvo malvado. Esta habitación necesita una buena barrida y un buen sacudido- comentó, acercándose a la muchacha y pasándole un brazo por los hombros - Oye, ¿quieres saber como fue que llegué por accidente a Trincra.... a Trinacria?.

Había pensado mantener en secreto su avergonzante torpeza, pero revelarla le pareció una justa expiación por el dolor que con su imprudencia había causado.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 05/10/09, 08:21 am

Era obvio que Florangel no lo había hecho a propósito, la culpa estaba dibujada en su rostro con claridad. Pero tampoco era la intención de Sophitia hacerla sentir mal, tenia que recuperarse lo más rápido que pudiera antes de que la ola la arrastrara, tenia que controlarse. Respiro profundo tres veces, entonces se sintió mejor. O por lo menos, estaba más tranquila que antes.

Se suponía que a estas alturas ya tendría que haber superado todo eso, no podía seguir cargando con esa mochila, solo la entorpecería. Al fin y al cabo ella se había hecho su propio destino, había elegido seguir siendo una pirata hasta la muerte. Es verdad que no sabia qué hacer si no fuera eso, nunca en su vida se había planteado el cambiar su profesión. Pero ese no era justificativo suficiente, si hubiese querido, lo habría hecho.

En verdad había tenido suerte de encontrarse con una muchacha tan amable y comprensiva, estaba agradecida con el destino, luego de tantas penas al menos le habían devuelto un poco de todo lo que le habían quitado.
A la pirata se le escapo una sonrisa tímida cuando vio que Florangel le pasaba un brazo por el hombro, le aliviaba el corazón la confianza que habían logrado.

- Jajajaja, pues claro! – Hizo un vano intento por pasarle ella también el brazo por la cintura, pero un leve tirón de la herida la disuadió – Cuéntame a qué le debo agradecer tu llegada justo cuando más necesitaba tu ayuda.

Esperaba no asustar a su interlocutora con tanta confianza, pero quería dejar bien sentado que estaba muy agradecida por estar en su compania. Era normal que se mostrara confiada, era una persona con carácter bastante relajado, pero por lo general no mostraba esa clase confianza.

Hasta el momento lo que sabia era que Florangel era alguna clase de bruja, con estudios y todo ¿O seria más adecuado decirle hechicera? No sabia cual era la diferencia, ni cual era más correcto utilizar, por las dudas no diría ninguna de las dos, al fin y al cabo para algo tenia un nombre.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 06/10/09, 02:48 am

Muchas veces se había preguntado como sería tener una hermana o siquiera una amiga muy cercana. Era por naturaleza sociable, pero entre los de su propio pueblo resultaba demasiado extraña y en la Academia había pasado demasiado poco tiempo como para haber hecho amistades íntimas. Sin tenerlo muy claro ella misma, necesitaba la confianza, el apoyo y la complicidad que se tienen con una buena amiga; en ese aspecto, había estado siempre muy sola.

De modo que la confianza que Sophitia le demostraba estuvo lejos de asustarla. Todo lo contrario, la hizo sentirse tranquila y contenta. Tanto que el reparo que había sentido de contar su error se esfumó por completo.

- Debes agradecérselo a una torpeza mía - dijo riendo - Para ser más exacta, a la repetición de una torpeza.

Por el momento, no quería pensar en las consecuencias que esa torpeza tenía: encontrarse en un lugar desconocido, sin saber exactamente donde estaba su reino natal ni si podría volver a él alguna vez. Pensaría en eso después. Ahora estaba bajo techo, en una buena habitación, con una persona agradable, había comido bien y nadie le había disparado flechas. Excepto por lo de la persona agradable, era más de lo que había tenido en su primera jornada en Cascadas.

- Verás, yo estudiaba en una Academia de Magos, allá en mi país natal. No llevaba mucho tiempo, sólo algunos meses, y había aprendido algunos hechizos básicos. Una mañana tenía una clase de hechizos de trasportación; nos explicaron como funcionaban y nos enseñaron un conjuro que debíamos practicar. Se suponía que debíamos ir del aula al patio de la Academia... pero yo acabé en el Reino de las Cascas. Allá las cosas estaban muy mal; había un tirano y soldados brutos que maltrataban a la gente y magia muy mala.

Su rostro se ensombreció al recordar. Era una persona animosa y valiente, pero la atmósfera de Cascadas, tan distinta a la de su país de origen, le había afectado mucho más de lo que ella misma percibía.

- Estando allí conocí algunas personas agradables y encontré a un antiguo amigo, pero cuando me di cuenta de como iban las cosas, traté de volver a mi casa lo más pronto posible. Traté... pero no pude - su voz tembló - Lo intentaba y lo intentaba sin resultado; era como si estuviera presa ahí, no podía salir. No me atrevía a usar de nuevo el hechizo por temor a volver a meter la pata, pero un día estaba tan deseperada que decidí arriesgarme. Siguiendo un consejo que me dieron lo dije al revés, confiando en que así volvería a casa... y acabé en ese callejón.

Suspiró profundamente al acabar su relato. Tenía los ojos sospechosamente brillantes cuando miró a Sophitia ensayando una sonrisa.

- Así que ya ves, soy una inepta estudiante de magia. Es una suerte que no te haya matado en vez de ayudarte.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 08/10/09, 08:30 am

[FDI: Perdón por tardar, semana de exámenes y complicaciones extras]

En un principio la historia iba bien, así que era de un pueblo de algún lado... ¿del mundo? ¿De otra dimensión? No, eso ya era pensar demasiado lejos, la tierra era muy grande, debería ser de algún pueblo mas allá del mar, un lugar apartado de todo esto, donde la gente vivía diferente y quizás hasta era feliz. Sonaba de maravilla vivir en un lugar así, eso explicaba porque Florangel era tan buena, y porque se veía tan inocente cuando sonreía... Aunque la misma fuera fingida...

Sophitia se sintió algo culpable de haberla hecho hablar de algo tan doloroso, en gran parte era culpa de ella, por deprimirse por cosas del pasado. Tenia que pensar en algo rápido, no era muy buena en eso de animar, pero tenia que intentarlo...

Rápidamente se levanto y se arrodillo frente a su compañera, le agarro las manos y le agarro el mentón para obligarla a que la mirara a la cara.

-Oye! Tranquila, lo más importante aquí es que estas sana, lo único que resta es seguir intentándolo – Le sonrío para darle ánimos – Se me acaba de ocurrir algo, déjate de magia y esas cosas raras! Cuando yo consiga mi barco, puedes venir conmigo y buscaremos tu hogar. Viajaremos por el mundo, revisaremos cada isla hasta encontrar tus tierras!

La idea le resultaba magnifica, mas allá de que tener una hechicera en el barco siempre era una gran ventaja, lo más importante es que así podría devolverle el favor a la que actualmente consideraba su única amiga.

Había muchos modos de sufrir, uno diferente por persona que existía se podría decir. Sophitia sabia que su historia personal no era la más pintoresca, pero también sabia que lo que estaba pasando Florangel no debía ser nada lindo. Cuando uno ya tenia una vida perfecta dolía mucho más perderla que si nunca la habías tenido.

- Y ahora deberíamos irnos a dormir, así estaremos más frescas para ir a comprar algunas cosas – Se puso en pie y fue a su cama, estirando uno solo de los brazos, el contrario a la herida, para desperezarse – Mañana será un día largo, lo presiento.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 12/10/09, 02:05 am

(FDI: No te preocupes; espero que haya ido todo bien)

Tal vez Sophitia pensara que no era muy buena animando a la gente pero, esta vez, lo hizo de maravilla. La idea de ir en barco con la joven pirata en busca de su hogar puso una llama de entusiasmo en sus ojos y una enorme sonrisa en su cara.

- ¡Es una idea maravillosa! - exclamó con entusiasmo, dándole un efusivo abrazo a su interlocutora.

Que aún hubiera que conseguir la mencionada embarcación, que jamás en su vida hubiese puesto un pie en un barco, que tal vez se viera imposibilitada de dejar Jasperia por vías normales como lo había estado en Cascadas, eran detalles a los que no les dedicó ni siquiera un ínfimo pensamiento.

Su viva imaginación estaba llena de imagenes de sí misma en la cubierta de un barco como aquellos que viera alguna vez en la Ciudad Portuaria, con el pelo agitado por el viento, oteando el horizonte con un catalejo en busca de las costas de su patria. ¡Sería algo magnífico hacer un viaje así! ¡Quizás hasta pudiera meterse al agua en la forma de un delfín u otro animal marino! ¿Bucear sería tan divertido como volar? Sus ojos refulgían al imaginar todo aquello.

La voz de Sophitia hablando de ir a dormir la volvió a la realidad. Estaba cansada y tenía mucho sueño. El sopor provocado por la borrachera no había sido para nada reparador y la jornada había sido emocionalmente agotadora para ella, desde descubrir que estaba de nuevo en el lugar equivocado hasta suturar la herida de Sophitia; necesitaba descansar. Como la pirata se había ido a la otra cama, ella sólo tuvo que tenderse en la que estaba sentada y taparse con las cobijas.

Su compañera le había dicho que se dejara de "magia y esas cosas raras", pero la magia era algo connatural a ella. Su mimetismo era una cualidad mágica que compartía con su pueblo y en la cual prácticamente no pensaba; por eso no le había hablado a Sophitia de eso.

Hacerse visible para quien no perteneciera a su pueblo, era una habilidad que la diferenciaba de los suyos y que sólo podía utilizar estando consciente. Así que apenas se durmió, y tal como había sucedido durante el sueño de la ebriedad, se tornó invisible ante la mirada de cualquier observador, completamente mimetizada con la almohada y las cobijas.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 19/10/09, 08:59 am

Sophitia sonrío mientras miraba la cara feliz de su compañera antes de que los pesados párpados... los enormemente pesados párpados, se le cerraran. Se durmió tan rápido que no llego a ver la desaparición de Florangel, el día había sido muy agotador incluso para ella.

Entro en ese estado en el que no se siente el cuerpo, como si se hubiese perdido el sentido del tacto, su mente era la única que aun quería trabajar un poco más. La idea que le había dicho a la maga era algo descabellada, no tenia barco, ni modo de conseguirlo, ni tan siquiera unas monedas en el bolsillo. Pero iba a lograrlo, no importaba como, no importaba si tenia que robarle los anillos a la mismísima reina de los piratas... No iba a quedarse sin su barco, y no iba a fallarle a Florangel.

Luego se dejo llevar por las dulces manos del sueño, a vaya a saber uno donde, pero lo seguro es que era a un lugar muy lejos, y por la calma que se reflejaba en el rostro de Sophitia, también muy agradable.

La despertó el estar ahorcándose a si misma con las sabanas, tendía a dar vueltas sin parar cuando le gustaba la cama, lo cual daba por resultado el estar completamente enrollada y apretada con una pierna fuera de la cama y los brazos doblados en una posición muy incomoda. Peleo unos segundos con las sabanas y se libero, la herida le ardía un poco, la toco despacio y se sentía caliente, pero seguía firmemente cerrada, Florangel había hecho un buen trabajo.

Estaba pensando en eso rascándose la cabeza cuando miro a la cama de su compañera, interesante, no estaba. Un revoltijo de frazadas y sabanas la remplazaba, quizás se había levantado más temprano y estaba desayunando, que chica tan madrugadora, serian las 8 de la mañana aproximadamente.

Se levanto despacio, para que la herida no le molestara y fue directo al agua que había quedado de la noche anterior. Se mojo el rostro y la cabeza en general, nada mejor para despertarse. Luego se ato el cabello y se acomodo la ropa, era lo más presentable que iba a poder estar por el momento.

Bajo al comedor común buscando a la chica, miro varias veces en las mesas, pero no estaba. Eso si era extraño ¿donde podía estar entonces? No se abría ido, o si? No, ella no haría tal cosa, ella era buena, no como los demás. Debía estar en el fondo de la taberna buscando agua del barril, o había ido a dar una vuelta, ella volvería, en cualquier momento.

Se sentó en una mesa cualquiera algo triste, sentía el pecho como apretado, las excusas que se había dicho no terminaban de comvencerla. Pero solo quedaba esperar, no podía hacer otra cosa. Pidió algo, no recordaba qué y para su sorpresa el cantinero volvió con una jarra de cerveza, claro! Qué otra cosa podría pedir ella para el desayuno? La bebió de a sorbos pequeños mientras miraba por la ventana y pensaba.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Narrador el 19/10/09, 12:46 pm

Hacía varios días que Valeska había enviado a uno de los sus guardias personales en busca de la muchacha. Sabía que era un hombre de confianza pero no era paciente. Como poco tendría que esperar los días que se tardaba en el trayecto en barco ida y vuelta y eso no la gustaba. Pero no podía dejar su puesto para ir personalmente en ese tipo de misiones.

Frustrada empezó a pasear por su habitación, no le gustaba esperar, en absoluto. Finalmente decidió salir de su cuarto, pegó un par de voces a sus guardias y ordenó no ser molestada bajo ninguna circunstancia a menos que Redi hubiera regresado. Sabía que no era necesario gritar para que la obedecieran, pero se sentía más relajada tras hacerlo y, además, nunca estaba mal dejar constancia de que no toleraba los fallos.

Cerró la puerta tras de sí, con un golpe brusco, se asomó a la ventana y esperó unos instantes. Poco después un águila hizo acto de presencia ante ella. Su más fiel compañero y amigo: Keiriek. Se sentía mucho mejor después de estar un rato a su lado. El animal se posó sobre su brazo, se dejó acariciar un par de veces y levantó el vuelo de nuevo.

Redi miró al cielo y le pareció distinguir un águila en lo alto, un escalofrío recorrió su cuerpo. No le gustaba nada la mascota de Valeska, aquel extraño animal parecía tener una inteligencia fuera de lo común y algo que te hacía sentir incómodo en su presencia. Se internó entre las calles del muelle de Trinacria, con la sensación de que era mejor que se diera aun más prisa.

Conocía el carácter de su jefa, sabía que sus encargos eran todos para ayer, sobre todo cuando se trataba de localizar a alguien, y sabía que no contaba con el tiempo a su favor, pero ver aquella ave en el cielo le puso más nervioso. Aceleró el paso evitando en todo momento mirar el cielo de nuevo, pese a la belleza que este presentaba esa mañana.

Sabía que la mujer a la que buscaba había salido apaleada la noche anterior y, tras varios sobornos había localizado el callejón donde la habían tirado, literalmente. Encontró rastros de sangre y rezó por que la mujer no estuviera muerta. Si había perdido tanta sangre no había podido ir muy lejos asique probó en una posada cercana, pero sin éxito, solo le quedaba otra y, de no estar allí, perdería el rastro, y un tiempo que no se podía permitir.

Empujó la puerta de la posada, saludó vagamente a la persona de recepción y se internó en el comedor de la posada. Paseó la vista mesa por mesa, mientras su mente hacía un repaso mental de la descripción que Valeska le había dado de la mujer. Alta, de cabellos muy negros al igual que sus ojos, con una figura atlética bien proporcionada… a punto estuvo de saltarse a una mujer que encajaba en todo en la descripción y, a juzgar por sus apariencias, hacía poco que había estado metida en una pelea.

Con paso decidido se acercó a la mesa donde la pirata bebeía una jarra de cerveza con aire deprimido. Se sentó sin pedir permiso y sacó un pergamino enrollado y lacrado con el sello en forma de V de Valeska cerrándolo. Se lo tendió a la mujer.

- Una invitación como esta no se rechaza

Todo pirata que se preciara conocía el sello de la jefa de todo Nehmen, y todo el que hubiera vivido por allí un tiempo sabía del carácter de esta. No creía necesario dar ninguna explicación a la mujer que tenía enfrente, de la cual no dudaba que fuera Sophitia, le sonaba incluso la cara de la chica, pero ya eran varios años bajo las órdenes directas de Valeska y empezaba a no recordar la cara de los piratas habituales.

En su habitación, sentada en la silla de su escritorio y como sumida en un trance, Valeska sonrió. Su nota sería recibida con mayor o menor alegría, pero nadie se atrevía a darla un no por respuesta. La nota, cuando la joven la abriera, era clara y concisa.

"Te ofrezco un trato y una forma de recuperar tu barco. Ven a verme."
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 21/10/09, 01:17 am

Animada por la propuesta de Sophitia tuvo muy felices y placenteros sueños. Sueños de viajes en el mar, de emotivos reencuentros, de una amistad prolongada en el tiempo. Hacía mucho tiempo que no dormía tan bien y eso que ella no solía tener problemas con el sueño.

Acostumbraba dormirse de manera casi instántanea y despertaba de la misma manera. Abrió los ojos de golpe, feliz y descansada, a tiempo de ver la puerta de la habitación cerrarse tras la pirata. Sin duda, era una persona madrugadora y muy considerada; seguramente no la había hablado para dejarla domir un poco más.

Pero no necesitaba más descanso, la pereza nunca había sido uno de sus defectos y se sentía llena de energías y de excelente ánimo para enfrentar las tareas del día. A saber, conseguir ropa de repuesto y recuperar el barco de Sophitia. Tenía la certeza de que lo segundo tardaría más, pero no dudaba de que lo conseguirían; su confianza en la pirata era absoluta.

Creando el agua que necesitaba para ello, se acicaló tanto como le fue posible... con un resultado bastante pobre en su opinión. Su vestido era un desastre y no había nada que pudiera hacer para remediarlo. No le gustaba para nada la idea de andar por ahí en semejante facha y, en realidad, no necesitaba hacerlo; no todo el tiempo al menos. Permanecría mimetizada hasta que encontrara a Sophitia, sólo se mostraría ante ella.

Suponiendo que su amiga había ido a desayunar fue en su busca al comedor, el que encontró, luego de un rato, por el método de ensayo y error; no conocía la posada y hacía mucho tiempo que había aprendido que no era aconsejable hacerle preguntas a los foráneos (para ella, todo aquel que no pertenecía a su pueblo) estando mimetizada.

Ya en el lugar, no tardó en localizar a Sophitia, sentada en una mesa junto a un hombre que ella no conocía. Lo que no era extraño, desde luego; ella no conocía a ninguno de los amigos de la pirata. Sin pensárselo mucho, se acercó con paso vivo a la mesa.

- ¡Hola, Sophitia! - saludó alegremente, apareciendo desde la nada.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 21/10/09, 08:37 am

Sophitia se encontraba cavilando en sus propios pensamientos, la jarra de cerveza había dejado un circulo de humedad en la mesa, y lo recorría con el dedo distraída mientras miraba por la ventana. Soltó un suspiro y termino lo que le quedaba de cerveza de un solo trago, fue entonces cuando el misterioso mensajero apareció, siquiera lo había visto venir.

- Eso lo decido yo, verdad? – Dijo la Pirata no de mala manera, sino mas bien desanimara y algo irritada de que la molestaran desde temprano. Si se trataba de algún idiota que mandaba a su sirviente para reclamarle por algún robo, o algo similar, le rompería en el acto la jarra en la cabeza y saldría de allí.

Pero todo pensamiento de pelea desapareció de su mente en cuanto vio el pergamino lacrado con una hermosa V en ella, cualquiera sabia quien era la emisora del mensaje. Los ojos de Sophitia se abrieron mucho, pero no dijo nada. No era necesario decir nada, lo cierto es que el mensajero le había cerrado la boca, era verdad, una invitación como esa no se rechazaba a menos que uno quisiera tener como enemigos a todas las flotas de piratas de Jaspia.

Con manos que intentaban ser firmes abrió el sello y leyó la única línea: "Te ofrezco un trato y una forma de recuperar tu barco. Ven a verme." No era una pregunta, era una orden directa de una superior, y si bien los Piratas no eran como los soldados, tenían reglas que tenían que cumplirse.

Iba a decir algo cuando Florangel apareció de la nada, y no era un modo de decir. El corazón de Sophitia salto de felicidad al ver que estaba bien, luego podría preguntarle dónde se había metido.

- Buen día hermosa! Ven, siéntate a desayunar mientras termino de negociar – Le sonrío para que se quedara tranquila, tenia que mostrarse confiada para no preocuparla, ella era nueva en estas cosas.

Hizo una señal al cantinero para que trajera dos cervezas más, algo de pan, leche y queso para que su compañera desayunara, luego se dio vuelta para mirar al mensajero pirata.

- Bien amigo, no es que tenga muchas alternativas, acepto. Pero al menos puedes decirme de que se trata todo esto? Nadie regala un barco así como así – Las cervezas y el resto llegaron. La pirata agarro su jarra mientras esperaba la respuesta.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Narrador el 26/10/09, 07:17 am

Redi no pudo evitar una sonrisa al ver la actitud de la muchacha, en sus muchos recados para Valeska había visto de todo, algunos se revelaban y decían no, otros trataban de aparentar que eran ellos quienes tomaban la decisión, otros se asustaban tanto que no atinaban ni tan siquiera a ponerse en marcha. Esta joven parecía del tipo que mejor le caía, trataba de mantener su orgullo, pero era razonable.

Se sobresaltó al ver aparecer a una muchacha de la nada, que, además, parecía ser la acompañante de la pirata. El hombre frunció el ceño “¿Una aprendiz?” era un tanto extraño que una mujer como Sophitia que actualmente parecía no tener nada, se hiciera cargo de una muchacha como aquella, que parecía todo dulzura. De todos modos, Redi había aprendido a callar y observar, sabía que, en la mayoría de ocasiones, era la mejor forma de sacar información.

Una sonora carcajada resonó por el comedor, cuando la pirata preguntó sobre los asuntos de Valeska. Él ni siquiera sabía lo del barco, “la jefa” no revelaba información a nadie salvo que fuera imprescindible. Aunque en una cosa Sophitia tenía razón, nadie regalaba nada por nada y, menos aun, ella.

- Querida muchacha, se nota que aun eres joven, Valeska jamás me diría de que se trata a menos que tuviera que saberlo

Se quedó observándolas unos instantes, calibrando las opciones que tenía. La jefa no era una mujer paciente y, si se entretenía demasiado, ella se enteraría, siempre se enteraba. No quería parecer impaciente, pero si se entretenían con el desayuno quizá perderían el barco que llevaba a Nehmen, uno de los pocos que hacían ruta por la isla, por no decir el único, dado el alto índice de pérdidas que tenían los barcos que viajan por allí. Optó por la ruta más directa.

- El barco sale en media hora, si no estás allí entenderé que rechazas la “amable invitación” de Valeska y así se lo trasmitiré

Sin esperar una respuesta se encaminó a la salida del local y de allí, al puerto. No levantó la vista al cielo por temor a encontrarse de nuevo con la extraña mascota. Aceleró el paso y no respiró tranquilo hasta hallarse sobre la cubierta del barco, esperando. Esperando que Sophitia acudiera a la cita, esperando que el barco no se retrasara, esperando que su jefa estuviera satisfecha.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 27/10/09, 01:55 am

La cerveza jamás había formado parte de su dieta, así que la ignoró por completo, dedicando toda su atención a la leche, el pan y el queso. Comía con un apetito que podía definirse como voraz, pero no por ello dejaba de sentir suma curiosidad por el diálogo entre su amiga y el desconocido, diálogo que seguramente, de no haber estado tan ocupada comiendo, hubiera interrumpida ya con algunas preguntas. Pero, por esta vez, prefirió ocupar la boca comiendo y no hablando.

En su tierra natal acostumbraba acompañar a su padre en sus viajes de negocios; siendo la única de su pueblo que podía hacerse visible a voluntad, resultaba un enlace muy útil. Había participado, muchas veces mordiéndose la alengua para no meter la pata con una pregunta o un comentario, en muchas reuniones de negocios, pero ninguna como ésta.

Le sorprendió oír que Sophitia no tenía más alternativa que aceptar un negocio del que nada sabía, excepto que iban a regalarle un barco. Eso era muy raro. Había ido a suficientes negociaciones con su padre como para saber que en ellas nadie da nada sin pedir algo a cambio. Y un barco debía costar muchísimo, ¿Qué tendría qué hacer la pirata para ganarlo? ¿Por qué no podía rechazar esa propuesta? ¿Por qué esa tal Valeska era tan misteriosa y ni siquiera le daba información a su mensajero?

La observación del desconocido la puso tensa e iba ya a decir algo cuando él habló de nuevo y le impidió hacerlo. Sus palabras fueron breves, categóricas, casi amenazantes… y no la incluían a ella. El hombre había hablado en singular, no en plural; la propuesta era sólo para Sophitia.

El corazón le dio un vuelco y su rostro se ensombreció al advertirlo. Se daba perfecta cuenta de que esto era diferente a lo que Sophitia le había planteado la noche anterior, cuando le había hablado de recuperar su barco y llevarla a casa y que la pirata no tenía ninguna obligación para con ella y que hasta podía considerarla un estorbo, pero la muchacha le caía muy bien, la sentía ya como a una amiga, casi casi como a una hermana mayor y la idea de quedarse sola de nuevo la entristecía. No tenía miedo, raras veces se asustaba, pero no le gustaba estar sola.

Miró a Sophitia con la duda pintada en el rostro.

- Si vas, ¿puedo ir contigo?
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 27/10/09, 08:33 am

Termino el jarro de cerveza mientras escuchaba las burlonas risas del sujeto. Si, era verdad, el pensar que Valeska tuviera que darle información a un simple mensajero era irrisoria, pero no había perdido nada al intentarlo. Bajo la jarra vacía y dio un suspiro, la idea no le desagradaba, se podría decir que era un gran honor que la gran reina le dirigiera la palabra, y necesitaba el barco. Pero le preocupaba a sobre manera lo que le iba a costar.

- Nos vemos en menos de media hora entonces – Dijo mientras el hombre se levantaba y salía a la calle.

Al ver que ninguno de sus acompañantes había tocado el segundo jarro de cerveza, Sophitia lo tomo sin vergüenza y comenzó a beber, pero algo mas despacio para que no le hiciera nada. Luego robo un pedazo de pan del plato de Florangel mientras le contestaba...

- Ja! Por supuesto! Acaso crees que te dejaría en tierra? No te desharás tan fácil de mi – Bromeo y le guiño un ojo.

No podía decir exactamente qué tenia esta chica, pero era demasiado dulce, no se le podía decir que no a nada. Y eso mismo le traía mas dudas sobre qué hacer, ya que no podía dejarla sola, pero tenia miedo que este trabajo fuera demasiado para ella... Pero si iban juntas al menos podría tenerla cerca para cuidarla, si se separaban, podría pasarle cualquier cosa, sobre todo porque no conocía el reino. Entonces, decidido!

- Tendrás que terminar ese desayuno en los próximos 5 minutos si queremos llegar a tiempo – Le quito un pedazo de queso mas para molestar que por hambre – Mientras te diré a líneas generales qué sucede aquí, supongo que tendrás algunas preguntas.... Pero tu come, come, yo hablare.

Se reclino un poco sobre la silla, como pensando por donde pensar, lo mejor es empezar por el principio. Comenzó a hablar en vos baja, no era buena idea hablar de la reina lejos de sus tierras.

- Valeska es la Reina de los Piratas, no tengo muchos mas datos sobre ella, ni nadie los tiene, mantiene en secreto bastantes cosas – Apuro lo poco que quedaba de la cerveza – Mantiene su reinado con mano firme, no hay otro modo de mantener a un grupo tan grandes de maleantes. En fin, no puedo decirle que no a menos que me quiera ganar a una enemiga que me puede aplastar con el dedo meñique. Aparte, me esta ofreciendo un barco!

Dio por concluida la explicación, el resto lo podían hablar mientras viajan. Se levanto de su silla en un solo y decidido movimiento, ahora tenia que hacerla pregunta definitiva....

- Aun así, sabiendo todo esto y lo peligroso que puede ser, ¿Quieres venir conmigo? – No tenia obligación alguna, no debería afectarle, pero la vos le fallo un poco cuando hizo la pregunta.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 01/11/09, 11:24 pm

Aunque sonrío contenta ante el asentimiento de Sophitia, si hubiese podido leer sus pensamientos, se hubiera sentido más que ofendida. Se consideraba una persona autosuficiente y fuerte, y la idea de que alguien pudiera siquiera pensar que un determinado trabajo fuera demasiado para ella o que necesitara que la cuidaran… le hubiera erizado el cabello.

Pero como no tenía habilidades telepáticas, nada interfirió en que siguiera devorando su desayuno con entusiasmo mientras escuchaba con atención a la pirata. Si la intención de ésta era alertar a Florangél sobre los peligros existentes en el viaje o, incluso, disuadirla, estuvo lejos de lograr su objetivo.

Florangél era la consentida de su padre y una chica provinciana en muchos aspectos, pero poseía un decidido espíritu aventurero. Cierto era que sus involuntarios traslados habían producido alguna fisura en su estado de ánimo y que tenía un sincero deseo de regresar pronto a su casa, pero se daba perfecta cuenta de que, sin magia, eso no iba a ser posible de un día para otro. Si mientras lograba cumplir su objetivo podía vivir alguna aventura emocionante, eso era perfecto. El relato de Sophitia, lejos de asustarla o preocuparla, la convenció de cerca de aquella misteriosa Valeska debían ocurrir cosas muy interesantes; no quería perderse aquello.

Además, si la pirata no podía decirle que no a su reina y por obedecer iba a ganar un barco, con el que la llevaría a casa, era absolutamente pertinente que ella, Florangél, la acompañara y le ayudara en lo que fuera posible. No sólo era pertinente, era su obligación.

Cuando la pirata se levantó en un solo movimiento, se quedó mirándola expectante, algo asombrada de notar que parecía un poco nerviosa. Tragó el último sorbo de leche antes de contestar la pregunta de Sophitia.

- Por supuesto que voy contigo, ¿quién va a coserte si no estoy yo? – en realidad poseía recursos que su amiga ni sospechaba para ayudarla si era preciso – Ya no alcanzaremos a ir de compras, ¿verdad? – comentó al tiempo que se levantaba a su vez de la mesa.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 02/11/09, 09:51 am

Sophitia debía admitir que se había equivocado por completo con esta chica, tenia mucho que aprender aun. No solo no le acobardo en lo absoluto su propuesta, sino que parecía incluso más emocionada que ella misma. Que mujer increíble, pues ya no era una chica a los ojos de la pirata, sino toda una mujer echa y derecha, en quien podía confiar su vida como si fuera la mas ruda, fornida y valiente de las piratas.

Una sonrisa de oreja a oreja se dibujo en la cara de Sophitia, no podía, ni quería contener su alegría ante la respuesta. Agarro la jarra de cerveza y estaba a punto de brindar por eso, pero ya la había terminado hace rato, la dejo sobre la mesa y le quito el vaso a su compañera y también estaba vacío. Tendrían que celebrar luego.

- Trato echo entonces, serás mi segunda al mando – Le dio la mano como si cerraran un convenio – Y ahora que veo que terminaste – Dijo mientras reía y le guiñaba un ojo – Debemos irnos.... Y ya mismo....

El tiempo corría, si no llegaban a tiempo seria lo mismo que haberse negado, no había intermedios, ni excusas. Hizo una seña al tabernero para que se diera cuenta que se iban, dejo unas monedas sobre la mesa... Que de donde las había sacado? De aquí y de allá.

- Lo siento hermosa – Dijo mientras se enconjia de hombros – No tenemos tiempo de ir de compras, tal vez en el barco encontremos algo. Ahora mejor apurémonos.

No la había soltado de la mano, pero eso tenia un motivo. Sin decir una palabra comenzó a casi arrastrarla fuera del lugar y por las calles llenas de gente a rebosar. El mercado estaba en su auge, las personas iban por todos lados en busca de lo que necesitaban al precio más económico.

Resultaba algo difícil esquivarlos a todos, así que luego de un rato Sophitia opto por dejar de intentarlo y se los llevaba por delante sin mas, mientras decía frases rituales como “Permiso!”, “Disculpe!”, “Muévete botarate!”, “Señora, póngale correa a esos niños!”, mientras empujaba, daba codazos y amenazaba. Siempre sosteniendo fuerte la mano de su compañera, no es que tuviera miedo de que se le perdiera como una nena chiquita. Pero suponía que la muchacha no sabia donde quedaba el muelle, y tenían que llegar lo más rápido posible.

Por fin llegaron al lugar, ya no había gente como en el mercado, estaba lleno de marineros, eso si, y de barcos anclados. Como se suponía que reconocería el de ellas? No estaba muy segura. Para empezar soltó la mano de Florangel.

- Lo siento, casi te arranco el brazo – Puso las manos en forma de visor, para tapar el sol – Avísame si ves el que tendría que ser nuestro barco.

Y sin mas se concentro en buscar al mensajero....
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Florangél el 05/11/09, 02:06 am

Una sonrisa de orgullo iluminó su rostro cuando Sophitia declaró que sería su segunda al mando y estrechó la mano que está le tendía con vigor. Se sorprendió e incluso se fastidió un poco cuando la pirata no le soltó la mano y comenzó a arrastrarla hacia la salida, ¿acaso se creía que era una mocosa que no podía caminar por su cuenta?, pero la cerdad es que antes que pudiera hacer nada ya estaban en la calle.

Y en medio de ese tráfago de gente que iba y venía en busca del mejor precio toda su atención se concentró en intentar esquivar personas, primero, y en abrirse paso después. Harta de empujones, codazos y pisotones, se vio muy tentada de tomar la forma de un ave y llegar al muelle por el aire; desde las alturas no sería difícil encontrarlo. Pero para transformarse necesitaba estarse quieta y concentrarse, al menos por algunos instantes y, arrastrada por Sophitia y zarandeada por la multitud, no lograba conseeguirlos.

Intentaba liberar su mano cuando por fin llegaron a los muelles y la pirata la soltó.

- Faltó poco para que lo consiguieras - replicó algo enfurruñada, mientras se sobaba el brazo y oteaba a su alrededor.

El puerto era muy semejante al de la Ciudad Portuaria de su reino natal. Igual de grande e igual de activo. Marineros, estibadores y pasajeros deambulaban de un lado a otro ocupados en sus asuntos. Gente y mercancías descendían de algunos barcos, mientras otros eran aprovisionados y uno levaba anclas, enfilando hacia mar abierto. Había mucho movimiento, pero no con la aglomeración y el caos del mercado, así que, usando las manos como visera al igual que su amiga, pudo observar sin que nadie se la llevara por delante.

Miraba en dirección opuesta a Sophitia, dándole la espalda, recorriendo con la mayor atención posible tanto los alrededores de cada embarcación como sus cubiertas, cuando sobre una de ellas distinguió al hombre que había estado hablando con la pirata poco antes; ese debía ser el barco.

- ¡Ahi está!- exclamó, llamando la atención de Sophitia con una mano y señalando el barco con la otra.
avatar
Florangél

Cantidad de envíos : 215

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Narrador el 11/11/09, 05:10 am

Redi esperaba pegado a la borda del barco. No sabía si había sido demasiado precipitado y empezaba a preguntarse si había sido claro o si sabrían cual era el barco que partía hacia Enie. Luego dejó que los nervios se esfumaran, después de todo a Valeska le gustaba la gente lista y si no eran capaces de “superar la prueba” de encontrar el barco, no merecía la pena que esperara.

Estaba a punto de meterse dentro de su camarote cuando un marino anunció que iba a levantar la pasarela de entrada, cuando descubrió a ambas mujeres en el puerto, señalando en su dirección. Sintió cierta satisfacción de ver que se habían presentado y no tendría que informar a su jefa de porque había vuelto solo.

Se acercó al marino y le puso una mano sobre el hombro al tiempo que un par de monedas en un bolsillo.

- Seguro que es usted tan amable de dejar la pasarela puesta un par de minutos más

A veces, la vía diplomática era más efectiva que la de las amenazas, a pesar de lo mucho que le gustaba amenazar a la gente, como buen pirata que era. Nada más terminar su frase se dio la vuelta y se perdió en el interior del barco, camino del comedor, llevaba unos días que apenas había probado bocado por los nervios. Definitivamente, odiaba este tipo de misiones.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 154

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Sophitia el 16/11/09, 08:21 am

Su compañera parecía algo molesta por el tirón, debía disculparse luego, sus modos eran algo bruscos y muchas veces podían ser mal interpretados. Las sutilezas no se le daban bien cuando el momento apuraba, eso era algo que debería mejorar, quizás algún día...

Sophitia maldecía por dentro el apuro del mensajero ¿Acaso le costaba tanto decirle al menos el nombre del barco? ¿O era alguna clase de prueba de paciencia? La pirata se dedico a maldecir por lo bajo mientras buscaba por todos lados.

Pero estaba recién terminando su primera maldición cuando Florangel le toco el hombro y le señalo el barco, cuando miro con mas atención vio al sujeto con el que había hablado metiéndose en los camarotes, sin duda era el correcto.

- Muy bien, vamos! – Esta vez no agarro a su compañera, una tirada de brazo por día era más que suficiente.

Camino a paso acelerado, ya estaban soltado la amarras, no podía faltar mucho para que zarparan. Detestaba que la apuren, pero no estaba en posición de quejarse, para su suerte el capitán no llego a levantar la tabla, debía estar esperando algo más.

- Hey! – Dijo Sophitia poniendo un pie sobre la tabla de modo algo prepotente – Debemos subir a este barco – No espero respuesta alguna, no se podría llamar a si misma pirata si andaba pidiendo permiso.

Subió rápido y por un momento se olvido del mundo, escucho el conocido ruido de las tablas de madera al pisarlas, el olor de la brea a agua salda y hombres transpirados, el viento le pegaba en el rostro, siquiera habían salido del puerto, y ya era feliz por poder estar en un barco nuevamente. Luego de haber sido víctima del motín de su tripulación prácticamente no había pisado barco alguno, a lo mucho había estado en barcos pequeños, pero este era bastante más grande... Le traía tantos recuerdos. Se olvido de la misión, se olvido porque estaba allí, incluso de olvido de su compañera.

Camino despacio por la cubierta mientras pasaba la mano por las barandas de madera, sintiendo cada una de las partes que, a su tacto, eran perfectas, miro cada uno de los detalles hasta llegar a la proa, allí simplemente se quedo apoyada en el borde mirando. El barco se había empezado a mover y quería ver como se salía del muelle, como se abría paso poco a poco en el mar, rompiendo las olas, como zarpaba poco a poco al principio, luego más rápido, como si de un gran animal de tratara.

- En verdad, es hermoso – Dijo apoyando el mentón sobre la baranda – No puede haber nada más hermoso que esto...
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce recibimiento en los muelles

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.