Censo
Últimos temas
» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/08/17, 10:22 am por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Bienvenido a Tierra...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Deucalionte el 28/08/12, 05:00 am

Es normal que cuando emprendemos un largo viaje, un sinfín de recuerdos adorne nuestra mente. Quizás sea el aburrimiento, la melancolía o simplemente el proceso de maduración que dejar el hogar implica. Pero claramente, este no era el caso.

Para Deucalionte Ufémerus Gaialtic Tubulus, la vida no es más que un sinfín de emociones. Un camino que comienza en casa y necesariamente debe recorrer el mundo entero, a lo ancho y a lo alto, pero por sobre todo dando de comer al tero para que resista el viaje.

Para los Pequeños Dragones De La Guarda, los recuerdos son historias que sirven para entretener o instruir a los jóvenes, de ninguna manera un viejo recuerdo puede instaurar la nostalgia en sus corazones, puesto que para recordar, primero hay que pensar y para pensar, primero hay que recordar, o más o menos eso.

Deucalionte Ufémer… Memo… al igual que los de su raza, jamás había pensado en lo que se encontraría más allá de los bosques de Palau-Shir. Siempre se evocó a la complicada tarea de aprender sus habilidades (ofrecidas por Tunus el gigante a una módica suma de gemas) para poder conseguir… más gemas. Pero sin dudas, algo en su pequeño cerebrito había reaccionado en el viaje, miles de preocupaciones existenciales lo abordaban a la fuerza… ¿Qué hora es? ¿Qué es la hora?¿Y si en este momento en el que me cuestiono el horario, la hora simplemente avanza sin esperarme, siendo que el tiempo nunca se detiene? Entonces....¿la respuesta ya no sería válida al momento que algún sabiondo la conteste?

Tantas preguntas y tan pocas respuestas, pero… auch… el hambre… Memo nunca se había preocupado por comer, para ello estaban sus padres. ¿Qué comeré? ¿De dónde sacaré la comida? ¿Y si en realidad… -Una mariposaaaaa! wooooooooow. En ese preciso instante, la belleza de la mariposa logro saciar el hambre que Memo sentía, claramente para este tipo de pseudodragones de 2 pulgadas y media, una mariposa era equivalente a todo un banquete.

El barco se detuvo a altas horas de la noche, (esto mientras el joven dragoncito dormía). Uno de los marineros halló la bonita piedra en forma de dragón en la proa del barco, y acompañado de un intenso balanceo de su brazo y un eufórico grito de -Allá va!.- Lanzó la piedra lo más lejos que pudo contra la orilla. Luego de rebotar un par de veces, aparentemente la piedra… es decir Memo, seguía durmiendo.
avatar
Deucalionte

Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Talania el 30/08/12, 06:42 am

Tras despertarse en un camarote del barco, Talania había perdido la noción del tiempo, pero lo más seguro era que hubieran pasado uno o dos días.
Volvía a tener esa extraña sensación de estar abandonando un lugar querido, en el que tenía ya alguna que otra amistad, y donde se encontraba su único familiar vivo. Estaba de nuevo en el mar, sobre aguas desconocidas que podrían llevarla a cualquier sitio. Ese sitio era Trinacria, lugar del que tenía buenas expectativas por lo que había oído hablar de él. ¿Pero por qué viajaba hasta allí? Nunca está mal conocer otros lugares, aprender sus culturas y, sobre todo con su oficio, el conocer a gente que pueda proporcionarle información valiosa sobre lugares a los que poder ir a… Tomar cosas prestadas.
Sí, Talania era una ladrona. Y seguiría siéndolo hasta que encontrara otro trabajo.

Ella estaba acostumbrada a vivir sola y a buscarse la vida como podía desde que su madre murió y su hermana y su padre desaparecieron. Pero no había tiempo de deprimirse, no ahora. No sabía lo que iba a encontrar en Trinacria, pero una cosa era segura: si no iba, no podría saber si en un futuro le iba a servir de algo.

Después de levantarse, peinarse y vestirse, salió de su camarote a la cubierta y miró por el borde de la barandilla que había en los límites del barco.
El mar estaba tranquilo, no se veían olas y era una buena noche, aunque era bastante tarde. Talania miró las estrellas, el reflejo de éstas en el mar, y disfrutó un rato de la brisa marina, cuando tuvo una sensación de vacío. Sabía que en el fondo, estaba sola aunque tuviera a su hermana cerca, pero no tenía amigos, y casi nunca los tuvo.
Sólo tuvo esa sensación de estar acompañada, de poder confiar en alguien cuando hablaba con su hermana. Pero, por muy bien que se llevaran entre ellas, por muchas cosas que se contaran, ella seguía siendo su hermana, y lo que Talania necesitaba era una amiga.
Un hombre grande, calvo y de aspecto malhumorado la despertó de su ensimismamiento al gritar de un lado a otro a su tripulación, avisando de que habían llegado a tierra.

Talania se apresuró a ir a su camarote, recoger sus cosas y volver a hacer su pequeño equipaje, aunque perdió un poco de tiempo al revisar una y otra vez si lo tenía todo listo, pues solía perder las cosas con demasiada facilidad.

Volvió a la cubierta y no quedaban muchas personas. Como mucho dos o tres que se encargaban de la limpieza. Miró a la derecha y a la izquierda, y encontró su salida al lado derecho del barco, del cual salían unas escaleras que acababan en un pequeño puente conectado a la isla.

Bajó las escaleras, cruzó el puente y se giró a observar el gran tamaño del barco. Ya se había quedado sorprendida antes, cuando fue a montarse por la mañana, pero de noche y con alguna que otra luz de antorcha en los postes, parecía mucho más grande, siniestro y misterioso que antes. Pero eso a ella le gustaba.
Volvió a girarse en dirección a la isla y, por unos segundos, se quedó mirando el paisaje que, por días, semanas o meses, iba a ser su único hogar.
avatar
Talania

Cantidad de envíos : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Deucalionte el 30/08/12, 09:57 pm

-Hemos arribado! Ooh si!-. Se oían toda clase de festejos en el barco, mientas la gente se apresuraba a descender.
-Hey, tú-. Dijo un marinero a otro. -Si tú, ¿no habéis visto una pequeña piedrecilla en forma de dragoncillo por aquí?, es del capital y la ha extraviado-.
-Claro que no, hombre claro que no-. Dijo éste mientras imaginaba cien formas distintas de morir por arrojar algo del capitán por la borda.

Mientras tanto en la orilla, la pequeña piedra Memo era encontrada por un solitario transeúnte que mirando hacía ambos lados, la depositó en una bolsa de dinero, en un bolsillo de su saco. Pero bien sabe el destino de casualidades, o más bien, causalidades. Quizás la persona que lo había hallado no era la correcta, quizás la suerte.. suerte de alguno de los dos, siendo sinceros... tenia un as bajo la manga, por que bastaron dos minutos para que un hábil ladrón tomara la bolsa con Memo incluido.

-Que me han robado!!!, que me han robado, seguidlo!!!- se apresuró a gritar el ultrajado. Al parecer, el ladrón no era tan bueno y ahora unas tres personas estaban en su búsqueda y claro también, el gritón sin suerte.

La huida se fue complicando y justo antes de darse por vencido, el ladrón tomó la bolsa, la abrió y la arrojó al viento. Si bien era de noche, la gente parecía no dormir, a tal punto que varios asistieron a "ayudar" en recoger las monedas. Muchos intentaban atrapar las monedas a la marchanta pero una piedra color grisácea también planeaba con el viento y acompañada de un grito de aviso, antes de golpear a un habitante en la cabeza, la piedra Memo extendió sus alas y se despertó mientras todos le gritaban. Un murciélago, un mariposa rara, un hada, un mosquito mutante! se oía decir.

Deucalionte, luego de un susto de muerte comenzó a escapar mientras la gente le perseguía.
avatar
Deucalionte

Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Talania el 31/08/12, 08:30 pm

(FDI: Perdón por la respuesta tan corta :X)

Caminó hasta la orilla, donde decidió sentarse y comenzó a revisar sus cosas...
-Mudas, comida...¿Y la...? ¡Ah! Aquí está...La navaja...Dinero...Y nada más-. Dijo y cerró la bolsa para ponerse de pie, atársela a la cintura y mirar a su alrededor.
Ella pensaba que iba a ser una noche tranquila, hasta que...

-Que me han robado!!!, que me han robado, seguidlo!!!- escuchó gritar a un hombre en la distancia.

Se giró y a los pocos momentos vio una especie de...jauría humana que seguía a lo que debía ser un ladrón el cual, tras cansarse de correr, lanzó algo parecido a una bolsa al aire.
El resto de hombres se agachó para recoger las cosas que habían caído del interior de la bolsa, hasta que una especie de piedra extendió unas alas y comenzó a volar.

-¿Esa piedra tiene alas? ¿Eso era una piedra?

Talania escuchó todo tipo de griterío sobre la piedra voladora y decidió acercarse a los hombres que, de un momento a otro, comenzaron a correr tras ella.
-¡Oigan! ¡Esperen, esperen!

Ella empezó a correr siguiendo a los hombres que perseguían a lo-que-fuera-eso-que-volaba y, al ser más rápida que la mayoría de la gente, los adelantó en cuestión de segundos, hasta estar prácticamente debajo del objeto volador.

Lo observó durante el tiempo que aguantó mirando hacia arriba, y se dio cuenta de que, en ese mismo momento, no era ni una piedra, ni un murciélago, ni una mariposa rara, ni nada por el estilo.

-¡Es un dragón! ¡Es un dragón pequeñito, muy pequeñito!
-.Y dicho esto, cayó de bruces al suelo.
avatar
Talania

Cantidad de envíos : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Deucalionte el 04/09/12, 07:18 pm

-¡Es un dragón! ¡Es un dragón pequeñito, muy pequeñito!- Logró oír Memo entre la gente.

Nuevamente los pensamientos rebotaban en el diminuto cerebro del Pequeño Dragón De La Guarda. ¿Acaso me he vuelto famoso en un instante? ¿Qué pretende esta gente que no deja de perseguirme? ¿Serán amigos de la mariposa que me desayune esta mañana? La cosa es que Memo no había visto tanto alboroto desde la revolución de los monos en su ciudad de origen en Pulaur-Sihirm, no creerían el desastre que los pequeños monos de bolsillo pueden ocasionar.

Al lograr concentrar su mirada en la pelirroja acusadora, notó que era simplemente una humana, una joven humana, una linda y joven humana... corrección... una muy linda y joven humana.

Una persona medianamente inteligente, que dedicase su tiempo a la profesión de Memo, se hubiese percatado que entre el tumulto de gente, la mejor opción era dejarse caer en las manos de la señorita. En los días que corren, las mujeres y sobre todo las jóvenes mujeres llevan la ventaja y en comparación de las intenciones que aparentaban tener los demás mientras se les oía decir -¡ Quémenlo en la hoguera es un engendro de la oscuridad!- ¿qué otra opción quedaba?. Claro esta que Memo no es mas bien inteligente, pero al menos tiene suerte, dado que ante el peligro su instinto le "sugirió" convertirse en colgante, aunque sea sufriría menos daños.

Y así es que fue, Memo voló para elevarse fuera de la vista de los captores y en un destello un tanto cegador, todo su pequeño cuerpo se convirtió en un broche de bronce, cayendo a la buena del señor. La caída, cortejada de buena suerte, dejó que el broche cayera junto frente a la pelirroja humana que se encontraba tendida en el suelo. Pues de otra manera el destello no le habría permitido ver donde caía el broche.

Suerte y mas suerte, bueno... no tanta. -Mami, ese broche es el murciélago que volaba recién, yo lo vi...- Y así las miradas se vertieron hacía la muchacha.
avatar
Deucalionte

Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Talania el 05/09/12, 08:43 am

-Mami, ese broche es el murciélago que volaba recién, yo lo vi...- Eso fue lo que Talania llegó a escuchar, aún tendida en el suelo.
Se levantó poco a poco y vio que todos estaban prestándole una especial atención. No sabía la razón, pero entonces miró al suelo, vio el broche y lo entendió todo; de un momento a otro, lo más seguro era que comenzaran a perseguirla.
Y así fue, ella caminó por toda la costa con sus perseguidores casi en los talones, hasta que se vio obligada a correr, y correr, y correr, a pesar de ya estaba bastante cansada.
Los burló escondiéndose detrás de un gran árbol, y trepó hasta la copa de éste para observar mejor el paradero de la gente. Seguían corriendo.
-Estúpidos...-Pensó, y dibujó en su cara una sonrisa.

Pasaron minutos, o incluso un par de horas, hasta que a Talania le entró sueño y hambre. Bajó del árbol con cuidado de no caerse, y una vez abajo salió nuevamente a la costa. ¿Qué loco iba a seguirla a esas horas de la madrugada?
Por suerte, la respuesta fue ninguno.
Sacó el colgante y lo examinó. Era bastante bonito, y tenía un brillo extraño.
Se lo puso y fue adentrándose en la ciudad, en la cual había una taberna (« ¡Por favor, que tenga habitaciones! »).

Entró, y notó un aire acogedor que le dio aún más sueño. Por suerte para ella, pero por desgracia para el tabernero, el lugar estaba casi vacío, o al menos en la planta baja.
Se acercó al mostrador y vio que el señor que estaba ahí (un hombre rechoncho, de pelo negro y grasiento y una mirada un tanto inquietante) había estado mirándola desde que entró. Le miró y le preguntó:

-¿Tienen habitaciones? Y si es así, ¿les queda alguna libre?- El hombre sonrió, lo que puso a Talania aún más nerviosa y le hizo sentir un escalofrío.

-Por supuesto que tenemos habitaciones libres, preciosa. Sígueme.- Y caminó fuera del mostrador (no era mucho más alto que Talania). La guió a la planta de arriba y le mostró una habitación que estaba libre. Con las pintas del pasillo y de aquel hombre, lo que le sorprendió a Talania era que la habitación estuviese presentable.

Le picaba la curiosidad. Quería saber qué había sido de aquel dragoncillo. Lo más curioso, era que ella creyó haber visto como el pequeño dragón se convertía en el colgante (« ¡Qué estupidez! ¿Cómo va a convertirse un dragón en un colgante?»). Decidió que ya había sido demasiado, así que dejó el colgante en su bolsa y sin desvestirse ni descalzarse, se echó a dormir.
avatar
Talania

Cantidad de envíos : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Deucalionte el 05/09/12, 11:50 pm

-¿Tienen habitaciones? Y si es así, ¿les queda alguna libre?- Incluso a Memo le dio risa el hecho de que habitaciones seguro debían de tener en una posada y el hecho de que el posadero no advirtió el porque de la aclaración que hizo la muchacha.

Por momentos sentía ganas de hablarle, la distancia se prestaba para hacerlo. ¿Pero si salía corriendo y me dejaba ahí tirado? un broche parlanchin... mejor no arriesgarse.

-Por supuesto que tenemos habitaciones libres, preciosa. Sígueme.- aparentemente se dirigían a una al azar. Grrrrrrñññ sonó el estomago de Deucalionte, hace rato que había desayunado y con una mariposa mucho no hacía.

De acuerdo.. no se oye sonido alguno.. debería estar durmiendo, sobre todo después de lo que ha corrido para que esa gente no me alcance.

Memo se apresuro a volver a su estado de Pequeño Dragón, abrió la puerta y se dirigió hacía la cocina, poco tardo en seguir los restos de aromas de carnes azadas, panes y otras varias comidas, tanto hambre sentía que hasta podía oler las frutas, sobre todo las uvas que tanto le gustaban.

-El hambre me está matando, creo que estoy muriendo- dijo Memo y al llegar a la cocina... ¡oh sorpresa!, el cocinero estaba completamente dormido. -Oh mi amable y estimado cocinero, haga bien el favor de no decir nada si usted no se opone a que yo retire un poco de su comida para lograr saciar mi hambre que intenta matarme lentamente...- el cocinero obviamente no despertó y por ende ningún reproche pronunció su boca. Memo miraba atento el rostro de esta persona y en una expresión de lo mas sincera agradeció: - es usted muy amable sepa que ha hecho un bien a mi salud- reverencia con el ala derecha y a servirse se ha dicho.

Primero tomó un pequeño racimo de uvas... -estimado cocinero, ¿le molesta si tomo uno un tanto mas grande?- al no haber respuesta alguna, el dragoncito tironeó del mas grande racimo que logró encontrar y lo llevó hasta su cuarto.

Pero que desconsiderado. Pensó. Volvió a la cocina y trajo un poco de carne azada, luego un pan y después otro pan, luego una tasa de caldo de ave, unas peras, dos manzanas, jabalí ahumado, y un poco de agua para digerir mejor la comida.

Ahuuuuuuu... bostezó y al cabo de unos segundos se quedo dormido cerca de la joven humana que aún seguía en sus sueños. Una expresión de calma y de satisfacción invadían su rostro, que lentamente se iba endureciendo y quedando al igual que el resto de su cuerpo, convertido en piedra.
avatar
Deucalionte

Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Talania el 07/09/12, 08:35 am

Talania se despertó por la mañana, un poco más tarde que de costumbre.
Al levantarse, se dio cuenta de que estaba sentada sobre algo y se levantó.
- ¿Una piedra? ¿Cuándo he recogido yo piedras? - Pensó ella.
La dejó en su sitio, aún preguntándose cómo había aparecido allí, y se acercó a su bolsa. Se asomó, pero no vio el colgante.
- ¿Pero qué es esto? ¿Ahora las cosas cambian de sitio o qué pasa? - Se quejó en voz alta.
Fue a vestirse, pero recordó que estaba ya vestida, así que después de peinarse, bajó a desayunar al comedor.
-¡Me falta comida! ¡Alguien me ha robado comida!- Escuchó al cocinero desde el interior de la cocina, el cual salió rojo como un tomate a reprochar al posadero, que tampoco sabía nada.
-Podría haber sido cualquiera, ¿es que no vigila su propia comida? - Pensó ella.

Volvió a su habitación, y tras revolverla toda entera buscando el colgante, se dio por vencida, pues no quería seguir perdiendo más tiempo en una batalla perdida; lo había perdido, aunque no le extrañó, pues ella era una chica demasiado despistada.
Aún con el desorden de por medio, Talania pudo ver migas. Migas, trozos de comida, uvas por el suelo, agua...
- ¡¿Caldo?! - Se sorprendió.
Miró la piedra varios segundos y se acercó a ella. Tenía una forma curiosa, se le hacía un tanto familiar...
Fue entonces cuando las sospechas de Talania fueron a parar a la piedra (« ¿Es posible? No, no, seguro que no... ¿Cómo podía haberse convertido en una piedra? ¿Estará vivo? »)

Se hartó del supuesto dragón-colgante-piedra, así que abrió la ventana, cogió la piedra y tras varios segundos de planificar la ruta aérea que quería que el objeto hiciera, la lanzó.
- Buen viaje.
avatar
Talania

Cantidad de envíos : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Deucalionte el 24/10/12, 01:43 pm

Y entonces Memo voló, voló y.. voló. Abandonando su forma de piedra lentamente, el Pequeño Dragón De La Guarda pudo divisar un bonito, pero que digo bonito... un hermoso árbol de roble, al parecer de mas de unos cien años, de buen porte por cierto, ahh si... la historia.. pero antes de que la colisión se vuelva inevitable, un gigantesco Dragón arrancó el citado árbol de raíz.

Fue curioso el hecho de que la uña... no, la tierra debajo e la uña del susodicho dragón era el equivalente del cuerpo entero del Pequeño Dragón.

Y al parecer el exagerado tamaño del primo lejano -muy, muy lejano- de Memo no alcanzaba, puesto que venía acompañado de un ejercito de trolls, guargos, mercenarios e incluso algunos draconianos.

"Un ejercito invade Trinacria" pensó Memo semi dormido.

Un poco mas despierto (pero solo un poco), el diminuto Dragón pensó en su amiga, su nueva vieja amiga que dormía plácidamente, sin saber del peligro que se avecinaba por la ventana, directo a la posada, directo hacia ella, voló pero ahora en dirección contraria, sin pensar siquiera quién y por qué lo había arrojado.

-¡Despiértate muchacha, nos atacan los monstruos!- Pero la chica no reaccionaba.

En un heroico y suicida acto, Memo salió nuevamente por la ventana para intentar "ahuyentar" al ejercito, cuando de un zarpazo su gigantesco semejante lo volvió al cuarto.

Pero las cosas no son siempre como parecen, y en realidad el Pequeño Dragón De La Guarda solo se encontraba durmiendo, y aunque si estaba volando por la ventana y si había un hermoso árbol de roble, al golpearse con él, Memo confundió lo soñado con la realidad y tras el zarpazo recibido (por el árbol) fue shoqueado a despertar a la joven, por tercera y primera vez.

-¡Despierta de una vez! ¡¡¡que nos están invadiendo!!!... por cierto me dicen Memo.

avatar
Deucalionte

Cantidad de envíos : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Talania el 16/11/12, 05:23 pm

Talania abrió los ojos con modorra y miró a su alrededor. Le había parecido oir una voz que le decía que se despertara.
Fue a sentarse cuando entonces lo vio: un pequeñísimo dragón estaba en su cama, mirándola.
Lo primero que hizo fue saltar de la cama, un tanto sorprendida por ver semejante criatura, y un tanto extrañada de que esa criatura fuera capaz de hablar, pues Talania nunca había tenido contacto con seres mágicos antes.
Se acercó al dragoncillo y lo subió en sus manos; no era mucho más grande que su dedo pulgar.
Observó al dragón desde diferentes ángulos, como esperando que creciera de tamaño, que hiciera algún gesto, o que hablara de nuevo.
Entonces, recordó por qué la había despertado.
-¿Cómo que nos están invadiendo? ¿Quién, piratas? ¿Plagas de insectos? ¿Memo? ¿Ese es tu nombre?

Las preguntas no paraban de ir y venir de la cabeza de la joven, pero en ese momento, para ella no había tiempo de presentarse.
Corrió a la ventana y miró por todas partes; no había piratas, insectos, más dragones pequeñitos o lo que fuera a lo que el dragoncillo se refería.
Confusa, miró de nuevo a su nuevo amigo.
-No veo nada. ¿A qué te refieres con que nos están invadiendo?
Se rascó la cabeza y volvió a mirar a la ventana. Miraba a la ventana, miraba a Memo, y así durante varios minutos, pues era lo único que en esos momentos se le ocurría hacer.
avatar
Talania

Cantidad de envíos : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Tierra...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.