Censo
Últimos temas
» Adonde me lleven los sueños
04/04/18, 08:55 pm por Lisandot

» Sentimientos encontrados
22/02/18, 10:03 pm por Songèrie

» El fin de un viaje y el comienzo de otro.
04/02/18, 03:16 pm por Florangél

» Vini, saquei, marchi
30/01/18, 06:23 pm por Narrador

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/01/18, 06:01 pm por Narrador

» Trama 3 . Se reclutan piratas y maleantes varios
30/01/18, 05:58 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Canciones piratas

Ir abajo

Canciones piratas

Mensaje por Mizik Ponjater el 25/03/14, 02:22 pm

Psst. Por aquí. No, por allá. Muelle arriba, muelle abajo, jaleo de marineros y trajinar de mercancías por todo el puerto habían sido las causas de errar su destino, o al menos sería la excusa que daría un despistado y joven bardo. Un bajel grande, lujoso, con la panza cargada de mercancías y que debía poner rumbo a Móselec era su objetivo, pero los fardos entre los que él y la pequeña malabarista se habían ocultado no estaban destinados a esa bodega.

Convencidos de lo contrario, la cruda realidad le cayó encima como un jarro de agua fría cuando se vio en una de las candidatas más firmes a ciudad más sórdida del archipiélago. No podía ser Móselec, eso estaba claro. Ésa debía ser una ciudad de patricios enjoyados, y no un agujero de... ¿piratas? Se deslizaron entre unos barriles, alejándose del navío que los había traído. Suficiente fortuna era que no hubieran sido vistos furtivamente a bordo como para tentar más a la suerte y que se dieran cuenta ya en tierra.

Gente con pañuelos en la cabeza, parches y diferentes prótesis dentales y corporales se paseaban por allí. Y el clima no era precisamente festivo, como se hubiera figurado Mizik a raíz de las cuatro baladas que conocía que mencionaran la vida pirata. Hombres de aspecto arisco paseaban por las calles despidiendo diferentes grados de olor a ron (suponía que era ron, era lo que bebían los piratas ¿no?), espadas al cinto y ojo al parche (nunca mejor dicho).

-Me atrevería a afirmar que no estamos en Móselec... -comenzó a decir en voz baja un poco preocupado, intentando pasar desapercibido.
avatar
Mizik Ponjater

Cantidad de envíos : 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Songèrie el 05/04/14, 08:52 pm

¡Qué emocionante había sido todo! Escondernos aquí y allá sin que nos viera nadie en ese muelle lleno de gente, para luego ocultarnos entre los fardos y quedarnos ahí sin hacer ruido hasta que nos llevarán al barco. El corazón me latía muy rápido de los puros nervios que tenía y hasta me había dolido el estómago, pero había sido muy divertido y emocionante, estábamos corriendo Una Gran Aventura.

Estar encerrados en la bodega sin que nos pillaran no había sido taaan divertido, sobre todo porque fue difícil lograr que Chevalier se quedara quieto y no maullara, pero tampoco estuvo tan mal. De todos modos me daba ánimos pensar que el viaje no sería tan largo y que nos iría muy bien en Móselec.

Habíamos estado ahí con el circo antes y sabía que había mucha gente con mucho dinero que pagaba bien cuando algo le gustaba y el acto que íbamos a presentar Mizik y yo seguro que les iba a gustar mucho. Me había gastado casi todo el dinero que me quedaba de lo que había ganado en las Fiestas de los Baños para comprar una lira para mi amigo - ¡qué lindo había sido en dejar su lira para salvar mis balones! - pero él se lo merecía y además la necesitaba para nuestro número.

Bajarnos del barco sin que nos vieran fue tan divertido y emocionante como subirnos  a él y yo estaba contenta y orgullosa de que lo hubiéramos logrado, pero cuando miré bien el lugar al que habíamos llegado, el alma se me cayó a los pies ¡Malhaya mi suerte! En Móselec había gente elegante y rica, jardines lindos, fuentes y muchas tiendas con joyas preciosas que no podías comprar, pero que daba gusto mirar. Aquí la gente era de mala catadura, como decía la tía Mimí y lo que alcanzaba a ver de la ciudad era sucio y feo.

- Esto no es Móselec – dije bajito, confirmando lo que Mizik pensaba - ¿Qué hacemos ahora?  
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Mizik Ponjater el 21/04/14, 03:04 pm

-Pues... Me pregunto si no habrá algún lugar decente por aquí -dijo, mirando alrededor suyo, en busca de un lugar menos sórdido que las calles en las que se encontraban. Instintivamente tocó su zurrón, comprobando que todo estaba en orden. No podía arriesgarse a que cualquier vividor de los que estaba por allí le hurtaran cualquiera de sus escasas pertenencias, fueran las pocas monedas que le quedaban, el arpa de su padre o la lira que Songèrie le había regalado. Ya había tenido diatribas sobre si aceptarla o no -al fin y al cabo, era casi todo el dinero que tenía la pobre muchacha-, pero no podía rechazarle un gesto así. Lo realmente gentil era aceptarla y tratarla con la mayor de las delicadezas.

Señaló primer edificio que vió que no tenía ni calaveras en el rótulo ni gigantones de mucho músculo y pocos dientes en la puerta. Era una taberna de marineros, digna de competir por el título de peor antro del puerto en la mayoría de muelles de las islas, pero que no pasaba de ser una más dentro de los estándares de Nehmen.

-Podemos intentar tomar algo allí y de paso informarnos... Si son gente de bien sabrán decirnos dónde nos hallamos, ante que Duque responden estas tierras, y quizá hasta orientarnos de dónde podríamos comenzar nuestro espectáculo...

Entró intentando aparentar el máximo aplomo posible y pidió un vaso de vino (supuso que sería lo que pediría alguien acostumbrado a esos tugurios) para él echándole una mirada interrogante a Songèrie, mientras dejaba dos monedas adecuadas para pagar lo que quisiera.

-Menos mal que no hay guardias por esta zona... -dijo de pasada dirigiéndose al tabernero, intentando sonsacar dónde diablos estaban sin demostrar que eran como dos pardales en una jaula llena de buitres.
avatar
Mizik Ponjater

Cantidad de envíos : 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Songèrie el 27/04/14, 10:00 pm

Ese lugar no era Móselec ni ninguna isla que yo conociera, ¡malhaya mi suerte! Podría pensarse que alguien que viaja con un circo a lo largo y ancho de Jasperia desde que nació, debería conocer todas y cada una de las islas, pero la verdad es que había muchas islas a las que no íbamos. Mover en barco el circo completo era caro así que no viajábamos a las islas en las que vivía poca gente, porque no ganaríamos para el pasaje de vuelta de todos, y yo sabía poco y nada de las islas a las que no iba con el circo.

- No lo sé – dije, tratando de que la voz no me temblara, porque estar en un lugar del que no sabía nada me daba miedo y ya me estaban temblando las piernas, así que agarré fuerte mi zurrón y abracé a Chevalier para sentir que me apoyaba en algo. No me apoyé en Mizik nada más porque no quería que se diera cuenta de lo asustada que estaba.

Por donde mirara no parecía haber nada que fuera Un Sitio Decente, según la opinión de Mademoiselle Sonia, que tenía un número de perros amaestrados y era toda una dama, hija de una familia venida a menos como decía ella, pero el sitio que señalaba Mizik se veía menos malo que los demás.

- Sí, vamos. Quizás tengamos suerte – asentí, tratando de armarme de valor.

Apenas entramos me di cuenta que el lugar era una taberna, nunca había estado en una, pero Pilu nos había hablado muchas veces de ellas a los chicos del circo, cuando nuestras mamás no estaban oyendo, por eso sabía lo que era. Por todas partes había mesas ocupadas con hombres dedicados más que nada a beber, aunque había algunos que cantaban y gritaban. Por suerte estaban tan ocupados en sus asuntos que ni siquiera miraron a la puerta cuando entramos.

- Yo también quiero vino – dije con toda la seguridad que pude. Mi mamá me hubiera dado una buena zurra de saber que estaba en una taberna pidiendo vino, pero ella estaba lejos, quien sabe donde, y queda mal pedir agua o leche en una taberna por lo que contaba Pilu.

Por lo menos el tabernero – un hombre que me pareció casi casi tan grande como Pilu – no pensó que yo era pequeña para beber vino porque, sin decir nada, nos sirvió en un par de vasos que limpió con un trapo, pero sí puso una cara rara cuando Mizik comentó lo de los guardias.

- En todo Nehmen no hay guardias- contestó, mirándonos con ojos de “¿de dónde salieron estos?”
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Mizik Ponjater el 08/05/14, 10:56 am

Desde luego, si quería hacerse pasar por un tipo duro tendría que cambiar muchas cosas, lo que podría explicar por qué el tabernero sugería una extrañeza con sus ojos perceptible hasta para él.

Mizik lo siguió intentando, pese a todo. Disimuló la inseguridad y un creciente calorcillo en el pecho (que a duras penas consiguió que no subiera transformado en rubor a su rostro). Era una mezcla de sorpresa y emoción: Nehmen, tierra de piratas, leyendas, canciones portuarias, aventuras y cofres enterrados repletos de tesoros. ¿El sueño de cualquier joven aventurero? Desde luego, en los relatos a los que había echado el guante años atrás correr riesgos en la vida del bucanero valía la pena.

Tomó el vaso y se bebió la mitad de un trago. Aquel brebaje era sinceramente asqueroso, más que los demás alcoholes que había probado hasta entonces. Si de una verdad no hablaban los libros era de la mala calidad de la comida y la bebida a bordo, y en los muelles.

-Estaba de broma, hombre -dijo, aparentando que sabía aquello a la perfección. Sonrió a Songèrie intentando transmitir calma y tranquilidad absolutas-. ¿Cómo van las cosas por aquí? ¿Aburrimiento?

Ya que habían allí, quizá sería momento de pensar como salir. Peor para eso necesitarían dineros.
avatar
Mizik Ponjater

Cantidad de envíos : 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Songèrie el 23/05/14, 02:28 am

¡Nehmen! El alma se me cayó a los pies cuando oí eso. Alma, la contorsionista, nos había contado muchas historias sobre los piratas de Nehmen. Cómo habían asaltado su pueblo y habían quemado las casas y habían matado a mucha gente, y a los que no  mataron se los habían llevado cautivos para venderlos como esclavos y las cosas terribles que les habían hecho y como ella había descubierto su habilidad de contorsionista tratando de escaparse. A los niños del circo nos daban mucho miedo todas esas historias y ¡ahora estaba en Nehmen!

Estaba tratando de beber del vaso de vino - ¿cómo podía estar tan sucio si el tabernero lo había limpiado recién con el paño? - cuando oí eso y del puro susto me tragué una buena cantidad y me dieron ganas de toser y de vomitar al mismo tiempo y me tuve que morder los labios para no hacerlo, así que no pude devolverle la sonrisa a Mizik. Chevalier me maulló al oído, como tratando de darme ánimo, gatito lindo.

El tabernero miró un momento a Mizik antes de responder:

- Siempre hay alguien que se aburre en alguna parte, así que siempre viene bien más diversión ¿Tienes algo para ofrecer, muchacho?

Yo estaba segura de que nadie nos había mirado cuando entramos, pero parece que me había equivocado, o tal vez nos habían mirado después, no sé. Como sea alguien apareció de repente junto a nosotros, un hombre moreno que olía a alcohol, y se metió en la conversación.

- ¡Yo tengo algo en mente! -
gritó -  ¡Apostemos por esta pelirroja! ¡El que gana se queda con ella! - dijo agarrándome por la muñeca.
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Narrador el 01/07/14, 10:36 am


No existía posibilidad alguna de que semejante par entrara a la taberna sin que nadie lo notara, tan distraídos y asustados estaban por el lugar en el que habían caído que siquiera se dieron cuenta de las miradas que se posaban sobre ellos, algunos con extrañeza, otros con lujuria, algunos mas con aburrimiento. Bellezas como la de Songèrie no se veía a diario por las calles de Nehmen, y para ser realistas, tampoco se solían ver muchachos tan lindos como Mizik.

La supervivencia en esta isla no era cuestión de ser el más fuerte, sino de ser el más oportunista, tener buenos contactos, mentir mucho, y no tener miedo de meterse en problemas de vez en vez. Los nuevos invitados de la isla no parecían tener muchas de estas características, lo cual los hacía blancos perfectos.

Que algún pirata envalentonado por el alcohol decidiera actuar era solo cuestión de tiempo, y que el resto de la taberna lo siguiera también. En cuanto propuso la apuesta se escucharon risas y gritos de aprobación por igual en el lugar, algunos levantando su jarra, otros llevando ya su mano a las armas. El moreno que agarro a Songèrie sonreía muy satisfecho, miraba a la muchacha de arriba abajo, como calculando todo lo que haría con ella.

-¿Ya la usaron alguna vez? – Grito uno desde el fondo

-Ey! Mocita! Aquí tengo algo que va a gustarte – Dijo otro mientras se reía a carcajadas con sus amigotes.

-¿Y por el muchacho? Yo lo hare cantar – Comento un pirata ya viejo mientras miraba a Mizik con lascivia.  

Poco duro el moreno tomando a Songerie, ya que de la nada una enorme maza lo golpeo directo en la cabeza, rompiéndole el cráneo y dejándolo sin vida en el piso. Detrás del ahora muerto había un hombre de prominente barriga, espesa barba, y mirada divertida, con su arma apoyada en el hombro invitaba a cualquiera a que se animara a acercarse.
Spoiler:
-Lo siento chicos, pero yo me quedo con la pelirroja, y al que no le guste, puede venir y darle un beso a Molly – Dijo mientras le daba varias palmadas a su maza con orgullo.

Se hizo el silencio en el lugar, un niño revisaba el cuerpo el hombre caído en busca de algo de dinero, nada se desperdiciaba en Nehmen. Pasaron unos segundos sin que nadie diga nada, hasta que finalmente uno rompió el mutismo general al grito de.

-Entonces nos quedamos con el otro afeminado – Dijo uno de los piratas en referencia a Mizik, el barbudo se encogió de hombros como si en verdad no le importara mucho.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 157

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Mizik Ponjater el 12/07/14, 12:09 pm

De pronto, parecían haberse vuelto el centro del mundo. Claro, realmente estaban en el peor lugar donde podían haber ido a caer, pero no por eso dejaba de sorprenderle en su ingenuidad que la nube de piratas y maleantes tabernarios se arremolinara a su alrededor.

-Creo que puedo ofrecerles algo mucho mejor que una niña y un... Mozo afeminado -dijo, sacando su arpa de debajo de la capa y mirando al gigantón de la maza-. Más vale pájaro en mano que ciento volando, o eso dicen, ¿no es así? Yo os propongo algo mucho mejor, pues estáis hablando con el bastardo hijo del gran Berengarius, gran hechicero altisonante del segundo círculo arcano de la ciudad de Adysium, y la mejor aprendiz de Lady Brunnhilde de Estertoria, la maestra acróbata de Valanderiel que aprendió su arte de los elfos que habitan ciudadela oculta sobre los árboles del bosque -comenzó a hablar, mientras con un breve rasguear de las cuerdas intentaba suavizar la actitud de los compadres invocando la magia del instrumento-. No hay poder mayor que el de evocar las imágenes que innatamente aprendimos de nuestro mentor, el maestro ilusionista Andronicus Brandel; veréis dragones, ogros fantásticos y quimeras estremecedoras... Si sois dignos, claro. Los cobardes y aquellos que no cuentan con la hombría necesaria simplemente no ven nada, pues su propio subconsciente los trae de vuelta a la realidad antes de que sus mentes sufran daños permanentes... Por otro lado, aquellos que consiguen avanzar sin titubear, cuentan las fábulas, son capaces de explorar las profundidades del mar y de las cuevas más ricas de Kuzueth y Móselec desde su mente, y el conocimiento de la ubicación de grandes tesoros les esperan.

Hizo una pausa y miró significativamente a Songèrie, para que le siguiera la corriente. La magia del arpa parecía estar haciendo más o menos efecto entre los piratas, que al menos estaban dejando hablar al bardo.

-No queríamos desvelar nuestro conocimiento de este gran conocimiento y de nuestra intención de viajar aquí... Nehmen es una isla conocida por la bravura de sus hombres: al fin y al cabo ha conseguido vivir al margen de los hombres del rey y los duques durante tanto tiempo... Sería una lástima que no pudiéramos encontrar aquí al hombre valiente que necesitamos para que sea capaz de atravesar las nieblas ilusorias y llegar al final del hechizo, y a los tesoros que éste promete según el legendario grimorio del rey de los ilusionistas -dijo, sacando un libro gastado y mugriento de su zurrón, de cubiertas gastadas (una simple novela de caballerías, pero ninguno de los allí presentes tenía demasiado aspecto de haber visto un libro en su vida, y menos de saber leer). Miró a los presentes uno por uno, acabando en el gigantón de la maza.
avatar
Mizik Ponjater

Cantidad de envíos : 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Songèrie el 07/08/14, 09:20 pm

Cuando el moreno me agarró de la muñeca, quise darle una patada en las canillas y salir corriendo de ahí... pero mis piernas no me hicieron ningún caso, las muy tontas se quedaron pegadas al piso como si les hubieran salido raíces, ¡malhaya mi suerte!. La verdad, creo que lo único que se movía de mi cuerpo era el corazón que parecía que quería arrancarse por su cuenta de tan rápido que latía. Estaba la mar de asustada y la manera en que el tipo me miraba y las cosas que los otros decían me daban más miedo todavía, las historias que nos contaba Alma daban vueltas por mi cabeza.

De repente, una maza apareció y le pegó al moreno en la cabeza y se la rompió, tirándolo al suelo, inmóvil... Estaba muerto... Otra vez veía matar a alguien, me acordé de Shama... pero el gigantón que apareció detrás de la maza me hizo volver enseguida al lugar en que estaba ... era casi tan grande como Pilu... ¡Pilu! Seguro que él le ganaba en la pelea y nos sacaba de ahí a Mizik y a mí, pero estaba tan lejos, no sabía donde...

Estaba muerta de miedo por todo lo que estaba pasando y de nostalgia por Pilu, el circo, mi familia... y entonces, escuché a Mizik hablar ¡Qué chico tan valiente! ¡Con qué calma y seguridad hablaba! Traté de tranquilizarme y prestar atención a lo que hablaba. Al principio, no entendí mucho de qué estaba hablando, pero luego entendí que les estaba contando una especie de cuento y supe que tenía que participar de alguna manera cuando me miró de esa manera... Yo no podía hablar tan bonito como él, que usaba muchas palabras que no entendía, pero podía ayudarlo con una ilusión, si se entretenían mucho con sus historias y mis ilusiones, quizás se olvidaran de... de lo otro, pensé con esperanza...

Las ilusiones más grandes que había hecho eran murallas, pero ahora tenía que poder hacer algo mejor, más impresionante, seguro que no me iban a servir las flores y los pajaritos ahora... Mizik había hablado de dragones, yo había visto uno una vez en un libro que tenía un bardo en uno de los pueblos que vistamos – yo no sabía leer, pero me había divertido viendo las ilustraciones – y si me concentraba mucho, quizás lograra hacer aparecer uno.

Chevalier se acomodó en mi hombro y ronroneó como dándome ánimo, mientras yo imaginaba un gran dragón rojo y dorado. Al principio no pasó nada de nada, pero me esforcé tanto como pude y, por fin, el dragón apareció al fondo de la taberna, echando fuego por la boca.

avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Narrador el 19/08/14, 01:39 pm

Podían esperar que Mizik se opusiera a la decisión del grupo, que intentara pelear con ellos o defenderse al menos, tal vez que corriera por su vida abandonando a su compañera, o que cediera resignado a su destino. Lo que no podían imaginar es que el bardo iría a sacar su instrumento y comenzara a ofrecerles un espectáculo, o al menos eso entendieron descifrando entre líneas el complejo modo de hablar del muchacho.

Se quedaron entre desconcertados y enojados por no ser tomados en serio, algunos llevaron las manos a sus armas, como pensando en terminar rápidamente con el espectáculo, cortarle los dedos era buena opción así estaría vivo aun un rato mas, optar por la garganta era demasiado piadoso. Pero luego de las primeras oraciones un extraño letargo se apodero poco a poco del grupo, de pronto, ya no tenían ganas de lastimar al muchacho, la historia que contaba les parecía sumamente interesante aunque se perdían por momentos entre los títulos y los nombres de ciudades y maestros.

Pronto dejaron de intentar oponerse y se quedaron de buen ánimo a escuchar y ver lo que Mizik les ofrecía, luego incluso algunos empezaron a vitorear cuando el muchacho menciono la bravura de los hombres de esa isla y su capacidad de esquivar las normas del rey.

Una enorme figura se fue formando en la sala, si alguno de los presentes hubiese podido usar un mínimo de lógica se hubiese dado cuenta que era imposible que una bestia así entrara en el fondo de la taberna, pero no podían pensar… Esos enormes ojos que de a poco se iban moldeando con un gesto inyectado en odio, las escapas brillantes en rojo y dorado, las enormes fauces llena de feroces colmillos. Los piratas se quedaron congelados viendo la imagen, los que estaban bebiendo soltaron sus jarras por lo que en el tenso silencio solo se escucho el ruido de cuencos de metal golpeando el piso.

Algunos de los piratas se pararon a los tropezones, tirando sillas a su paso, y saliendo de la taberna tan rápido como les daban las piernas, el dueño del local se escondió bajo la barra, pero unos pocos se quedaron, entre ellos el barbudo que aun sostenía a Songèrie, al parecer estaban dispuestos a ser los valientes que pudieran atravesar la cortina de ilusiones.

-¿Y qué tenemos que hacer? – Dijo uno de los piratas más jóvenes, emocionado con la idea de ser alguien digno de ser glorificado en canciones e historias por todo Jaspia.

-¿Hacer? ¿De qué mierda estás hablando? ¿No ves que hay un maldito dragón ahí? ¿Qué estás loco? – Le dijo uno de sus compañeros intentando hacer que recapacite.

Las opiniones se multiplicaban e iban subiendo de tono hasta casi volver una discusión. El estruendo de una mesa partiéndose puso fin al debate. El hombre de la masa había roto la misma con su arma para que se callen.

-No se dejen engañar, son solo dos asquerosos hechiceros, quieren tomarnos por tontos con sus trucos de circo – Grito mientras apretaba el agarre a la pelirroja, al parecer, el sonido de la hermosa harpa de Mizik no surtía el mismo efecto en él que en los demás.
avatar
Narrador

Cantidad de envíos : 157

Volver arriba Ir abajo

Re: Canciones piratas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.