Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 12/12/14, 10:09 am

Había una explicación para la falta de reacción de la ladrona. No era muy buena, pero la había: No se había dado cuenta.

Por un lado, creía tener más tiempo. Había imaginado que la puerta, con sus mil y una trampas, se quedaría cerrada una vez fuese cerrada, y que la otra persona tendría que ir en busca de la llave. Por otro, había asumido que la persona al otro lado de la puerta era personal de seguridad, ya que no tenía ni la más remota sospecha de que hubiese alguien más allí por lo mismo que ella. Esperaba escuchar la llave, que alguien abriese la puerta de una patada o que aporrease la hoja metálica. No esperaba a alguien entrando a hurtadillas.

Y la caja fuerte que tenía frente a sí absorbía con facilidad la atención.

El mecanismo por el que se abría, en principio, era simple. Uno giraba dos manillas, empujaba y luego tiraba, y el mecanismo se soltaba y dejaba que la puerta se abriese. Se detuvo a examinarlo en primer lugar porque el medallón vibraba de nuevo, indicando la presencia de una trampa mágica, y por que después se dio cuenta, al examinar el sistema con detenimiento, de que cada manilla tenía una trampa diferente. Un total de tres.

Estaba bastante segura de que una de ellas, la que era mágica, era una alarma. Si no tenía cuidado, alertaría a toda la casa, lo que podía suponer un problema adicional. Decidió acometer esta trampa en primer lugar, y extrajo de uno de los bolsillitos de su arnés de cuero un aparato alargado de metal, parecido a un diapasón. Le dio dos golpecitos con él a su medallón, y el aparato dejó de vibrar inmediatamente.

Estos alteradores arcanos no eran objetos baratos, pero tampoco eran prescindibles en según qué trabajos. Básicamente, permitían a un ladrón, que no tenía por qué estar entrenado en las artes de la magia, identificar y alterar el flujo de un hechizo, pudiendo disiparlo con suficiente cautela y cuidado. No era una especie de varita mágica que hiciese a uno inmune a la magia. Había conocido a más de un bandido que había muerto pensando que podía agitar el objetito y deflectar bolas de fuego. No era ningún tipo de talismán. Solo... servía para aquello.

Cuando lo introdujo entre las hojas de la puerta, sintió una leve vibración recorrerle la mano. El aparato emitió un ténue resplandor azulino, que se volvió verde cuando lo movió hacia otra parte. En aquel momento estaba tan concentrada que no se dio cuenta de que alguien agitaba una mano a su lado, como si comprobase si llovía. En cuclillas frente a la caja fuerte, con el cuello y la frente húmedos de sudor y varias ganzúas en la boca, Firavandrei se había olvidado por completo del mundo que la rodeaba.

Consiguió encontrar un punto en el que el aura del alterador se volvía amarillenta, e introdujo un aparato alargado y de punta curva entre las hojas de la puerta. Hurgó con cuidado, sintió que el metal encontraba metal y lo atrapó con la parte ganchuda del objeto. Este era el momento más delicado del proceso, porque estaba moviendo el disparador de las tres trampas. Solo tenía que dejarlo en el lugar al que se movería naturalmente si alguien hubiese introducido la llave, pero no podía moverlo ni un milímetro más ni menos.

Cerró los ojos y respiró hondo, tan tensa que le dolían los hombros.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 15/12/14, 01:13 pm

Dulfary volvió a ladear la cabeza. Lo que la chica hacía era extraño, bastante extraño. Sobre todo para alguien que nunca antes había visto trabajar un ladrón que fuera mediamente “profesional”

Analizaba la puerta de lo que parecía una caja fuerte, eso tenía sentido. Se parecía mucho a la que tenían en la biblioteca de Klokoff, su tierra natal. En esa guardaban los pergaminos con conocimiento oculto a la mayoría de los kazekage (por no mencionar al mundo en general) y que Dulfary había violentado más de una vez para leerlo, pero que desafortunadamente no tenía cercano en su mente todos esos recuerdos e información. Por supuesto, la de klokoff solo tenía dos manijas, eran mucho más sencillas de manipular.

Eso explicaba el porqué la muchacha estaba tan abstraída analizando la caja fuerte, tanto como para que Dulfary se acerca mucho a ella, ser casi una con su sombra y observara cada cosa que hacía, para lo cual le facilitaba el que estuviera en cuclillas, a una altura diferente a la de su observación.

El diapasón era un objeto que conocía del ámbito musical,, no de trabajo de campo. Por un instante se distrajo mirando su arnés. De esos también había visto, sobre todo para el trabajo en alturas como… sí, como por ejemplo una torre de hechicero; pero que se usara para cargar cosas era novedoso, practico ahora que lo pensaba y lo veía, pero novedoso.

Lo que no entendía del todo era por qué lo golpeaba contra el medallón. Será que es así como entra en funcionamiento, con un golpe ligero contra otro objeto de metal? Entonces, por qué no golpeaba directamente la caja fuerte? Ahhh… por las trampas. Eso tenía sentido ~interesante ~

Lo siguiente, fue contener el aire, en el momento en que lo metió entre las hojas de la puerta, porque lo hacía era delicado y a su manera ninguna de las dos quería que se cometiera un error en ese momento. Lo dejó salir lentamente mientras el diapasón cambiaba sus colores, todo un espectáculo de luces, azul, verde amarillo, muy bonito ante los ojos infantiles de Dulfary, que a cada movimiento admiraba más la labor de la ladrona y contenía de nueva cuenta la respiración, sin emitir ruido alguno.

De la misma forma en que ni siquiera su ropa sonó al momento en que se acuclilló junto a Firavandrei y la miró con curiosidad, los objetos metálicos en su boca, sonrió un poco pensando en que sólo le faltaba incluir al conjunto su lengua por fuera, entre dos dientes. La harían ver adorable y cómica . Y por supuesto, no era el momento oportuno de ser adorable y cómica. Había mucho en riesgo.  

Le gustaba como trabajaba, lo precisa que era. Miraba fijamente su perfil, ladeando otro poco la cabeza, guardaba tanto parecido con… parpadeó antes de atender al proceso de la palanca, a lo cuidadosa de que era, al tiempo que se estaba tomando.

La extraña tenía los ojos cerrados ahora, respiraron  hondo en forma simultánea y surgió uno de esos momento en que uno se pregunta ¿lo dije o lo pensé?

- Qué difícil, eh? – sólo que, aun en voz baja, pero no en un susurro, lo había dicho.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 06/01/15, 12:25 am

"Difícil" era una forma de describirlo.

Sus movimientos eran lentos, cuidados, ensayados, revestidos de experiencia. Existen muchos tipos de ladrones en el mundo, y una forma de clasificarlos es según la sutileza que haga falta en su trabajo. Un cortabolsas o un salteador que asalta caravanas comerciales al borde de un camino no necesitan mucha. En el extremo opuesto del continuum estaban el espía, el agente, y en algún lugar perdido en ese extremo, lo que era Firavandrei. Sus clientes esperaban eficiencia y silencio, y la única manera de obtener ambas cosas en su profesión era ser extremadamente metódica.

Por eso odiaba a los magos.

Un buen ladrón sabe en lo que se mete. Una dilatada experiencia le da un cierto conocimiento sobre qué tipo de cerraduras, trampas y alarmas puede esperar encontrar en la casa de alguien, dependiendo de la importancia y/o el dinero que haya de por medio. Y sobre todo, la experiencia en un ladrón es importante porque significa que sigues vivo. Un trabajo como este era uno que nunca hubiera aceptado voluntariamente. Los magos lo alteraban todo. Un buen mago, que fuera tan metódico como un buen ladrón, fabricaba sus propias trampas. El factor sorpresa jugaba en contra del ladrón en estas circunstancias, y----

Firavandrei no esperaba que le hablasen.

Es decir, tampoco se había hecho ilusiones sobre si estaba sola o si no había sido descubierta. Pero, como habíamos dicho antes, contaba con una serie de señales para hacerse una idea de dónde estaba su perseguidor: El sonido de la puerta, gritos, pasos -- algo normal si la hubiese descubierto el personal de seguridad. No un susurro. No una observación junto a su oreja.

Un breve gemido de susto hizo que se le cayeran las ganzúas de la boca, y el respingo subsecuente provocó que la herramienta activase todos los mecanismos que había intentado evitar. El 'diapasón' emitió un tono completamente desafinado y brilló en rojo, la ganzúa se partió y la medio elfa dejó escapar un nuevo gemido, esta vez de pavor, al darse cuenta de que había disparado las tres trampas.

- Me cago en la p-

La descarga eléctrica fue sorda, y probablemente la medio elfa habría muerto en el acto de no ser porque llevaba guantes. En lugar de eso, el latigazo de energía, con un chasquido desagradable, la hizo saltar violentamente hacia atrás, arrastrando en su camino a su perseguidora, y haciendo que ambas se estrellasen con fuerza contra el mueble que sostenía la vitrina de cristal que tenían justo detrás, rompiéndola contra el suelo en una repentina fiesta de ruido que, más que acabar con el silencio, lo cortó en trocitos y lo escondió en una bolsa.

- Puta mierda - gruñó la medio elfa, luchando por recuperar la verticalidad y apartarse de la persona que, en su mente, era una enemiga. - Puta mierda. Puta mierda. ¿Qué narices has hecho, aborto mental? ¿No te das cuenta de que tu amo va a -

Cuando consiguió ponerse en pie y pudo ver a su adversaria, las palabras se le ahogaron en la boca. Tragó saliva. Ni siquiera el zumbido de las armaduras que decoraban la sala comenzando a moverse rompió el momentáneo trance.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 06/01/15, 07:36 pm

El gemido inicial de Firavandrei la hizo ladear un poco más la cabeza, retirándose un poco, solo un poco, para tener un mejor ángulo de visión de las herramientas cayendo al piso y tintineando, nada que fuera suficiente distancia para evitar el desastre que vino después, menos aun si las siguientes acciones de Dulfary fueron seguir con la mirada lo que ocurría con el diapasón, señalarlo con el dedo y alcanzar a musitar un

- Eso no debería... - tener ese color rojizo. Claro que no debía tener un color rojo de tardía advertencia, ni haber sonado discordante. Ni su mente estar dispersa en lo que le pareció percibir. Sus demoniacos ojos rojos se abrieron un poco al tiempo que saltaba el segundo gemido de la ladrona, pero no por la activación de la alarma.

No. Sus ojos se abrieron de par en par por la sorpresa mientras su corazón se detuvo. No podía ser cierto… simplemente no podía ser. Y aun así el día entero había estado recibiendo indicaciones que algo así podía pasar. La persecución de los soldados. El aire se llenaba con el ozono de la futura descarga eléctica mientras su cabeza aun seguía los movimientos de la joven.

Ni siquiera el prudente paso atrás que dio impidió que la descarga eléctrica que recibió Firavandrei tuviera consecuencias en sí misma y se viera empujada hacia el fondo, con el obvio resultado de enterrarse en la espalda la madera de la vitrina que acaban de romper con el peso e impulso de ambas.

Era ella. El color índigo raro difícil de describir en el atardecer que había estado presenciando. El impulso ilógico de querer atajar nieve sobre su mano en una habitación cerrada y escondida.

Los cristales de la vitrina cedieron, por fortuna, fragmentándose en trozos que de momento no eran ninguna amenaza para la piel, creando más rasgaduras menores en su ropa mientras se hacen añicos bajo ella.

Tras tanto tiempo, sí, era ella, la forma en que caminaba, en que se movía, en que miraba algunas cosas, su expresión, se veía diferente, podía estarse equivocando, pero el corazón le decía que no, que no había nada que desmintiera a sus sentidos.


No logró decir "au". Cerró los ojos con fuerza como protección y estaba demasiado aturdida de momento como para hacer inventario de daños sobre ella, en particular porque, literalmente, sobre ella, tenía a la intrusa, la otra intrusa, aunque para bien de ambas, se levantó con rapidez, no sin hacer que se reventaran más vidrios bajo ella.

Si su Clan le hubiera dicho que su trabajo era maravilloso, no se habría sentido tan emocionada y feliz como se sentía ahora que la veía, a su amiga, la que creía perdida, a quien le perdió la pista y a quien dejó atrás en aquellas islas, cuando su Clan la obligó a partir sin poderse despedir de nadie. Le estaba hablando y, desde el suelo, levantó la vista hacia ella, en sus labios pero sobre todo en sus ojos, había una sonrisa de alegría tan profunda que simplemente era imposible de simular, cálida y llena de afecto, de emociones mal contenidas (todas ellas positivas)

- Estás... - balbuceó convencida que se trataba de alguien más, pero era ella, con otro peinado, con otra ropa, con otra espada, con… No!

Su mirada se quedó en la cintura de la ladrona.

La espada no podía ser otra… su amiga, adoraba su espada, primero manca que perderla, sí había algo fijo en las leyes del universo era eso, su amiga no dejaría su espada aunque la identificara y por fin su mente hizo click en los detalles... no tenía su espada y no eran sus expresiones... quien había originado esa sonrisa no hablaría así, no emplearía esas palabras... su sonrisa se fue apagando, ese destello cegador de brillo de felicidad en sus ojos se fue apagando según se dio cuenta de su error, reclinó un poco la espalda y frunció el ceño molesta, más la decepción que por sus palabras  

- Serásss torrrrpegg... - dijo en voz baja, un susurro mal contenido lleno de enojo - y deja de cagarte que tenemos suficiente con el estropicio que causaste como para que encima pongas todo esto hediondo!

Se puso en pie en solo movimiento y la miró con infantil altanería

- Aborto y todo, no fui yo quien activó las alarmas con su inepticiente. Lo mío se supera con no salir de casa, pero lo tuyo es para suicidio colectivo, manitas de mantequilla, mira que activar una trampa tan pendeja como esa! Y te dices ladrona, remedo de elfo mal hecho - replicó sin apenas respirar y puso por fin la vista en las armaduras que empezaban a moverse

- Ay no... - dijo con un poco de pánico, pero cargó su perorata hacia Firavandrei - estarás contenta! activaste las armadura, ni yo!! ni yo!! las active, tarada!- las señaló acusadora, pataletuda y fue sacando sus armas para lo que se avecinaba y pasó saliva - sugerencia... - agregó en un tono más amable pero sin mirarla, sino con toda su atención en las armaduras - córrete un poquito en cualquier dirección -
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 06/01/15, 10:03 pm

Hubo unos instantes de vacilación mientras se miraban.

El mundo es un pañuelo, pensó la ladrona. Los ojos de la muchacha se pararon en su cintura, y Firavandrei supo instintivamente lo que estaba buscando antes de que la idea le golpease como el chasquido de un látigo: No la había reconocido. O más bien, no era capaz de decidir si era ella.

Firavandrei conocía a aquella muchacha.

Mucho tiempo atrás, en otro lugar - en otra vida - la había llamado 'amiga'; pero hacía eones que no se encontraban. No había pensado que fueran a volver a hacerlo. El recuerdo de Dulfary era una de esas cosas que sientes que te acompañará toda la vida, incluso si nunca volvéis a encontraros de nuevo.

Pero aunque Dulfary había cambiado poco a grandes rasgos, Firavandrei ni siquiera era la misma persona. La vida había dado fuertes vuelcos para ella, y muchas de las cosas que Dulfary buscaba con los cinco sentidos - como su espada, sus dejes o la manera en la que se movía - habían cambiado, mientras que las que buscaba con su corazón, como la inocencia o ciertos valores e ideales, ya no estaban donde los hubiera encontrado antes.

En aquella eternidad que duró unos segundos, Dulfary pareció decidir finalmente que no tenía claro del todo quién era, y la ira de Firavandrei se diluyó considerablemente. En otras circunstancias, frente a cualquier otra persona, la insolencia de la muchacha le habría traído bastantes problemas con la ladrona. En aquel momento, decidió ignorarlo. Había problemas más acuciantes, y después de todo, no tenían el tiempo que haría falta para dar tantas explicaciones.

Las armaduras se estaban moviendo, y las que estaban más cerca de la puerta, única entrada y salida de la estancia, avanzaron hacia ella como si estuvieran preprogramadas para hacerlo. Una de ellas, de metal blanco con ribetes dorados, que sostenía una espada y un escudo, se puso directamente ante el umbral para evitar que pasaran, y la segunda, una armadura negruzca con un espadón de dos manos, se colocó ante ella para protegerla. Solo las otras dos avanzaron hacia la pareja de ladronas, con una alabarda y un martillo respectivamente.

Firavandrei no presentaba mucho mejor aspecto que Dulfary, una vez se hubo puesto de pie. Bajo su máscara de metal tenia un par de cortes que sangraban en las mejillas, diminutas esquirlas de cristal sobre la ropa y una magulladura bastante fea en la barbilla. Sostenía en la mano derecha su larga daga de combate, por puro instinto, pues era completamente consciente de que no había nada que fuera a hacer para dañar a lo que parecían constructos mágicos con aquel arma. Ni con ninguna, si eran constructos mágicos; sencillamente no había nada a lo que dañar. Cogió la ballesta con la otra mano; tenía más posibilidades de hacer algo con un virote que con su daga.

- Cállate - le espetó a Dulfary, aunque le hizo caso en su recomendación de moverse hacia el lado. Sabía que ser autoritaria no iba a funcionar, pero esperaba que la muchacha entendiese la urgencia y dejase de provocarla. - No malgastes esfuerzos con estas cosas. Tenemos que salir de aquí. Rápido.

Y sin embargo salir de ahí era pasar a través de aquellas cosas. Miró a su alrededor, esperando encontrar algo que las ayudase.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 08/01/15, 04:49 pm

Las otras dos armaduras Dulfary no las había visto. Dio un paso más atrás, no por miedo, aunque sí estaba nerviosa, sino intentando planificar su siguiente (o primer) movimiento contra esas cosas.

Armaduras e metal, muy bonitas por cierto, seguramente letales con sus respectivas armas y que las tenían atrapadas en esa habitación. Teniendo en cuenta que no había cosas así como huesos a la vista,se hacía una idea de para qué lo hacían... ganaban tiempo, ese tiempo que ellas no tenían.

Le iría mejor contra la armadura de la alarbar si ligraba meterse en su espacio vital, el arma dejaría de ser un problema por su alcance y solo tendría que ocuparse de los otros.

Casi que salidos de la nada, en su mano quedaron pronto dos kunai adicionales para defenderse y dar batalla. Había que llegar a la puerta cuanto antes para... para qué? Si la caja fuerte estaba por allá, llena de electricidad, la flor debía estar allá tambien, no?

- A callar a la más vieja de tu casa - respondió con mayor tranquilidad a su reacción agresiva anterior, de hecho lodijo casi con complicidad, pero sin sonreír, la situación aun no daba para eso - o sea, si la cabeza no te da - la volvió a mirar, desafiante, pero más atenta al cambio de arma y a las heridas que tenía la otra - a la gran puta de tu madre! - esta vez lo dijo más energica, más acorde a ella. Ay... sí la pequeña kazekage supiera...

Sin embargo, no la estaba provocando, solo respondía a sus palabras, tal vez por eso cuando retomó su retahila lo hizo un poco más amigable

- Yo sí puedo mascar caramelos y caminar, no creas que no puedo hacerme cargo de la situación o morir mientras lo intento y no hablar, de hecho es muy factible, según a quien le preguntes que estando caida aun esté hablando, más cuando me mandan a callar- y, sin que fuera su intención hacer una demostración de lo que exponía, según hablaba se iba moviendo de tal forma que pudiera coordinar sus acciones con las de Firavandrei - Espero que estes aquí por el oro, los diamanantes y los rubis, porque lo otro es mío y soy yo quien se lo va a llevar - su mirada no estaba en lo absoluto en la ladrona, estaba en las armaduras, en sus articulaciones y tuvo una idea bastante loca

- crees que puedas encargarte un momento de ellas? creo tener una idea que seguramente será muy mala - regresó sobre sus pasos, a la vidriera que las recibió y sin consideración alguna empezó a romper aun más los vidrios - Trata de mantenerlos alejados, lo que haré no funcionará si estás cerca de ellos o ellas, o el sexo que quieran tener, suponiendo que tengan sexo y que se reproduzcan de esa forma - como eco a sus palabras los crash y crish y crush de los vidrios al hacer más pequeños iban acompañando sus palabras

Palabras mas palabras menos, estaba creando basura de vidrio, que usaría para afectar sus articulaciones y darles a ellas alguna oportunidad y mientras lo hacía, miró de reojo a Firavandrei, aun trantando de asegurarse de su error.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 08/01/15, 11:29 pm

Firavandrei optó por ignorarla.

La ladrona decidió que era una suerte que se conociesen de antes; si esta fuese la primera vez que interactuaba con Dulfary, le habría causado una impresión bastante pobre. Dulfary le caía bien, pero hablaba demasiado. En cualquier caso, la atención de la mestiza estaba puesta en encontrar algo de lo que servirse para defenderse o abrirse paso, por lo que tampoco le hizo mucho caso a la retahíla de su compañera. Se movió con rapidez hacia una de las paredes.

La habitación no era muy grande. O mejor dicho, la habitación no era lo suficientemente grande como para sentirse cómoda con cuatro armaduras moviéndose por ella. Tenían espacio para maniobrar, pero cuando atacasen tendrían que valerse de movimientos cerrados y torpes. Y las únicas armas propiamente dichas que había en la estancia eran las que blandían; sin embargo, había una especie de paragüero de latón junto a una de las paredes laterales, que contenía varios bastones de aspecto caro. Era el punto hacia el que Firavandrei se había movido.

Enfundando la daga, la muchacha agarró firmemente un bastón negro de metal con el puño plateado y alargado, con uno de los extremos bastante afilado, lo que lo hacía parecer un martillo muy pequeño. Era bastante sólido. La medio elfa lo sacó con decisión del paragüero y, agarrándolo por la parte que normalmente se apoyaba en el suelo, ensayó un fuerte golpe contra una de las armaduras que estaban cerca de la puerta, concretamente la que era negra y blandía un espadón. El constructo levantó uno de sus guanteletes y deflectó el golpe sin problemas, pero el impacto fue satisfactorio. El bastón le serviría como arma.

- Recuerda, no se trata de derrotarlos - advirtió, aunque no sabía qué se proponía Dulfary. - Estas cosas solo están aquí para ganar tiempo hasta que lleguen sus amos. Hasta la última alma de la torre sabe que estamos aquí. Tendrás que plantearte volver más tarde a por lo que buscas.

Pero el pensamiento estaba ahí: Dulfary estaba buscando lo mismo que ella. Problemático, pero no urgente. Tendría que tantear un poco más, pero no había tiempo. Había atraído la atención de la armadura del espadón, que se centraba en ella ignorando a Dulfary, quizás sintiendo que era una amenaza más inmediata. Tanto mejor; la muchacha parecía tener una idea, lo cual ya era más de lo que Firavandrei podía decir.

Los constructos se posicionaban lentamente, sin preocuparse tanto de golpear como de rodearlas. Pronto se tendría que enfrentar a varias a la vez, y no le apetecía la perspectiva. La única que no se movía era la armadura blanca del escudo, que protegía la puerta. Firavandrei sabía que era la única de las armaduras que importaba, pero, ¿Lo sabía Dulfary?

- Hagas lo que hagas, házselo a esa - indicó.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 12/01/15, 10:30 pm

Dulfary no se quedaba callada.

Hablaba y hablaba según sus manos y pies se movían en lo que le interesaba obtener. Si se le prestara un poco más de atención a la cantidad de cosas que estaba diciendo en ese momento, sería ligeramente fácil notar que no tenían mucha conexión entre sí.

Estaba nerviosa

No solo era la velocidad con la que unía palabras e ideas que de por sí debían ser inconexas , era la forma en que fruncía el ceño según hacía algo. Había que fijarse obligatoriamente en ella para notar esa pequeña diferencia entre su perorata habitual y aquella que usaba cuando estaba nerviosa, sin embargo era bastante extraño que alguien lo hiciera porque solía ser en situaciones un poco límite, como aquella, en la que se daba.

No estaba combatiendo aun, no estaba protegiendo a nadie ni a ella misma, así que esa determinación y silencio más afín de lo que se esperaba de ella no estaba presente.

Lo que había presente eran los vidrios rotos y sus palabras, muchas palabras.

Era comprensible el cómo se sentía Firavandrei al respecto y el choque de impresión, de “primeras impresiones”

También eso ayudaba a entender porque a veces muchas personas no mas conocerla querían matar o alejarse de la pequeña kazekage.

Por fin silencio, silencio y un suspiro. Y más silencio, excepto por el ruido que hacía Fira, aunque comparado con la ausencia de la voz de la rubia…
- Bien, el chico del escudo es mío – dijo, porque el silencio no podía durar demasiado, nunca duraba demasiado.

La punta del pie de Dulfary se movió sobre el suelo, desplazando un poco el polvo de años de estar todo guardado allí, mientras su manos describía un semicírculo desde su cintura hasta su codo y… nada pasó.

- Sabes por qué no me gustan las bóvedas como estas? Porque no tiene corrientes de aire, es un fastidio – dijo mientras tomaba un plato roto que sobrevivió a su recolecta de vidrios. Era medio plato con el rostro de una mujer delineado en oro y plata, pero que ese momento hizo las veces de abanico con el que generó el viento suficiente para volver a intentar su kata.

La kata, la cual hizo con bastante velocidad y poca gracia, generó un pequeño remolino de esa escasa brisa que de inmediato dirigió a los vidrios en el suelo y los levantó. Con el plato, volvió a obtener más viento, esta vez la cata fue mucho más pronunciada y atacó su primer blanco, la armadura del escudo.

No era un ataque como tal, no buscaba hacerle daño o empujarle, no había suficiente viento para lograr tal hazaña, buscada inutilizarlo.

Dirigió todas esas esquirlas hacia la armadura, hacia la rotación obligada de las articulaciones, envolvió al ser con los vidrios y los que pudieron colarse en su interior, buscaron la salida por otra de sus articulaciones. No sangraría, no le dolería (o eso esperaba y creía ella) pero haría su movimiento menos fluido, haría más fácil arremeter contra él (o ella).

De ser la situación otra, el espectáculo de los vidrios de colores, destellando con las fuentes de luz mientras se movían con el viento, en curvas, caídas, alzadas y giros, habría cautivado, obtenido sonrisas y hasta ojitos buscando sueños multicolores que envolvía y jugaba primero con la armadura del escudo, y ahora se dirigía hacia la del espadón, en una cantidad menor
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 14/01/15, 11:12 am

Desde el punto de vista de la medio elfa, la situación era extraña.

Dulfary movía las manos, hacía poses, se abanicaba con un plato, movía los pedazos de vidrio del suelo con la punta del pie. Confía en ella, se dijo a sí misma. Sabe lo que hace. Excepto que no lo parecía. Vamos, dale una oportunidad.

Viendo la forma en la que la mestiza abordaba la situación, uno podía comprender por qué no acababa de entender la de Dulfary. La manera de Firavandrei era más directa; se movía, esquivaba, golpeaba con el bastón cuando podía, atraía a las armaduras hacia ella. Se concentraba en defenderse, porque no llevaba nada con lo que mitigar cualquier golpe, y si se llevaba un porrazo de la armadura del martillo o la del espadón sería historia. No venía preparada para esto. Quizás debería, pero confiaba en sus capacidades para ser sigilosa. De no haber sido por Dulfary no la habrían descubierto, maldita fuera.

Bueno, ya está, se amonestó a sí misma. No hay marcha atrás y no tiene sentido tenerle resentimiento a una amiga. Moviéndose sin parar, consiguió que una de las armaduras golpease sin querer a otra, arrancándole un brazo. Como imaginaba, no había nada debajo, pero las placas comenzaron a moverse tan pronto como tocaron el suelo. Aquello no iba a ser fácil, pero le daba una idea.

Volvió a acercarse a la parte de la habitación donde estaba Dulfary. Ahora estaban entre la entrada, custodiada por la armadura del escudo, y las otras tres, que avanzaban lenta pero inexorablemente en su dirección.

- Dime que estás a punto de tumbarla – bromeó, haciendo girar el bastón en su mano.

No era un arma, y se notaba: Ya estaba ligeramente doblado. No aguantaría mucho más.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 15/01/15, 01:59 pm

Cranch cranch

O algo así sonaban ahora la armadura cada vez que se movía. Algo que era mucho más notorio en la que tenía el espadón, pues la del escudo aun estaba quieta, guardando la puerta.

Su movimiento era menos fluido, lo que daba alguna ventaja al momento de hacerle frente. Se retrasaba en un par de movimientos, como si estuviese oxidada y eso que el contacto con los vidrios había sido mucho menor que el que tuvo la armadura del escudo

Cuando Fira regresó junto a ella, la miró. No de reojo como solía hacerlo en ese tipo de situaciones tensas y de combate para lograr coordinarse con ella. La miró a conciencia, la detalló, el bastón en su mano y saltándose un latido de su corazón sonrío con esa misma chispa de alegría de antes pero supo contenerse. Estaba en un error. O tal vez no, pero no era el momento ni el lugar

~ Conmigo nunca lo ha sido ~ pensó y por algún maravilloso milagro no lo mencionó en voz alta

- Ehm… - vaciló ante su pedido, sin detectar la broma, y se fijó de nuevo en la armadura del escudo, ladeando la cabeza – Esto… sí! Claro! – la confianza con la que lo decía era tan pero tan forzado que saltaba a la vista que mentía – fíjate – agregó para darle valor a sus palabras y se lanzó al ataque de la forma más imprudente e irresponsable posible.

El vidrio dejó ver que estaba haciendo su efecto, pues las armaduras dejaron escapar un chirrido aun más desagradable cuando se movieron . Con las esquinas de vidrio rozándole las articulaciones y dificultándose el movimiento, de una forma prácticamente suicida, Dulfary no solo se metió en el espacio vital de la armadura del espadón, evadiendo con relativa facilidad el ataque que esta intentaba contra ella al cargar, sino que la vadeó y la dejó atrás yendo directo a su verdadero objetivo.

Ambos kunai giraron en sus manos, pasando de la defensa al ataque y cuando parecía que iba a chocar contra el escudo o que la espada daría contra su cabeza, esta se agachó un poco, sin dejar de correr y no llegó a darse contacto entre sus armas y el escudo.

Si algo sabía hacer Dulfary, aunque no pareciera, era capitalizar las experiencias y hacía no muchos meses había tenido que lidiar contra escudos y había pensado en un par de trucos para una próxima oportunidad. Solo que no sabía que está oportunidad sería contra un constructo.

La nueva lentitud de la armadura y su propio impulso, ayudó a que apoyara un pie en el escudo y la rodilla de la pierna contraria mientras prácticamente lo escalaba y se valía de la defensa misma de la armadura para lograr sus fines, pies en dos pasos, sobre esta, estuvo a la altura de su yelmo, el cual pateó y rebotó contra la puerta, mientras la niña hacía una voltereta apoyada en los hombros del guardián, de tal forma que al volver a caer en el suelo, a su espalda, le daba el frente a esta.

- Ehm… nop! – dijo en voz alta para que FIra la escuchara – respondiendo a tu pregunta, no estoy a punto – dijo bastante preocupada.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 15/01/15, 02:09 pm

Oh.

Bueno, buen intento, desde luego. No tumbó a la armadura, pero la dejó perpleja durante unos instantes, lo que sumado a la repentina torpeza de las armaduras afectadas por el truco del vidrio, que había estado bastante bien, le dieron a la medio elfa la oportunidad que necesitaba.

- Pues entonces entre las dos – dijo, y avanzó hacia el constructo.

¿Podían ver los constructos usando la cabeza?, pensó mientras esquivaba un espadazo muy torpe. Giró, se agachó para dejar que el arma le pasase por encima, se levantó y saltó con el bastón cogido con las dos manos, como si fuese a descargarle un enorme golpe en la cabeza que ahora le faltaba. Tal como esperaba, la armadura levantó el escudo para protegerse, y el golpe no se produjo.

Cuando llegó al suelo, giró de nuevo para darse impulso y aprovechó la falta de reflejos de su adversario para clavarle con todas sus fuerzas el extremo afilado del puño del bastón en la greba metálica. La forma de pico del bastón ayudó a que su extremo atravesase el metal y se quedase dentro, clavado. Ya no era un pico. Ahora era un gancho, y Firavandrei tiró con todas sus fuerzas, dejando a la armadura sin una pierna y haciendo malabares para apoyarse en la otra y en el escudo.

Pero tampoco se cayó.

Firavandrei retrocedió un paso, y dejó escapar una maldición muy fea en un idioma que seguro que Dulfary no conocía, pero que seguro que entendió.
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Dulfary el 15/01/15, 02:11 pm

- Esto… y sí…. – propuso sin terminar la frase y sin mucha ceremonia o gracia golpeó lo que debería ser la corva de la rodilla de la pierna que aún le quedaba. El chirrido de los vidrios fue aun más estridente mientras esta se doblaba de forma antinatural (si acaso el estar animada sin nadie adentro fuera muy natural) hacia adelante y hacia el exterior.

La armadura se desestabilizó aun más, en forma alarmarte y peligrosa para sí misma.

En menos de un segundo, Dulfary miró en todas las direcciones, un poco apenada, tal cual como quien comete un acto de pillaje y vandalismo en plena calle y espera que nadie lo note. El bicho seguía sin caer. Así que le metió una segunda patada, en la misma dirección, esta vez con más fuerza.

- Porqué carajos no te caes de una buena vez? – le dio una tercera patada y esta vez la articulación se soltó y la armadura se vino al piso con gran estrepito y un sordo sonido de metal cuando el escudo chocó la piedra, a tiempo para abrirle el campo visual a Dulfary y percatarse del ataque combinado de la lanza y el espadón con vidrios contra Fira

- Cuidado!! – advirtió con demasiada angustia por su nueva compañera.
avatar
Dulfary

Cantidad de envíos : 1481

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Firavandrei el 19/01/15, 02:32 pm

Toda la atención de Firavandrei estaba puesta en la armadura del escudo.

El constructo se tambaleaba y amenazaba con caer, pero no acababa de hacerlo. Ahora no solo la separaba de la libertad, sino que estaba entre Dulfary y ella. Necesitaba que cayese. Buscaba desesperadamente una apertura, un instante en el que la armadura se apartase de su camino lo suficiente como para sortearla de alguna forma. Para cuando se produjo, había olvidado al resto de constructos, y el error le hubiera pasado factura de no ser por la advertencia de su compañera.

Se volvió bruscamente, por instinto, y levantó su arma para bloquear. Una estocada de alabada le pasó demasiado cerca como para estar cómoda, pero se las ingenió para golpearla en mitad de su trayectoria e interponerla en la del espadón, causando un fuerte estrépito al hacer chocar ambas armas. La armadura de la alabarda golpeó una segunda vez, un intento desesperado de alcanzarla con el mástil del arma, y Firavandrei lo bloqueó sin problemas.

Bueno, no. Lo hubiera bloqueado sin problemas de no ser porque el bastón se había roto al bloquear el último ataque. Tuvo la suerte de que el golpe había sido torpe. Se llevó un golpe en el brazo, y estuvo a punto de llevarse un segundo, pero esquivó y retrocedió y decidió que no era sabio permanecer allí más tiempo. Mientras la armadura del escudo estaba en el suelo a causa de la patada de Dulfary, la medio elfa le saltó por encima, rodando sobre la coraza para caer al otro lado, junto a Dulfary. Habían perdido bastante tiempo allí dentro, y ahora tenían el problema añadido de las alarmas.

Todo el mundo sabía que estaban allí. Y, sinceramente, a Firavandrei ya le parecía que estaban tardando demasiado en interceptarlas.

- ¡Corre!

Si no esperó a comprobar si Dulfary hacía caso de su orden era porque no podía hacer otra cosa. Dulfary podía ser irritante, pero no era estúpida. La mestiza corrió como un gamo por el pasillo, giró a la derecha al llegar al final - las esferas seguían desactivadas - y se encaminó al pasillo por el que había entrado. Sabía que Dulfary debía haber accedido por otra entrada, pero la desestimó mentalmente bajo la premisa de que la suya conducía a la habitación del mago. Aquel era el tipo de sitio donde los encargados de seguridad se lo piensan dos veces antes de -

Torció la esquina a través de la que había disparado con la ballesta la primera vez y se escuchó un repentino sonido metálico. Una muy aturdida Firavandrei cayó de espaldas al suelo, con un quejido de dolor, justo antes de que una mole revestida de metal se le echase encima sin perder la oportunidad.

- ¡Aquí! - gritó el humano que había, esta vez sí, dentro de la armadura. - ¡Intrusa!
avatar
Firavandrei

Cantidad de envíos : 65

Volver arriba Ir abajo

Re: Diversos problemas con el concepto de "propiedad ajena" (Parte I)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.