Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Un nuevo despertar...

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 01/06/14, 10:04 am

Por muy vampiro que seas, y precisamente por la circunstancia de vivir tantísimos años, la mente necesita un descanso. Un vampiro puede tener la suerte de permanecer "dormido" durante larguísimos periodos de tiempo pero, seamos realistas, es sumamente aburrido. Además, imaginad que os levantáis de una siesta de meses o incluso años, si ya con unas horas de más sientes que la cabeza te va a estallar y estas de un humor de perros, reflexionad sobre cómo debe levantarse un vampiro. No, es preferible desconectar de otra manera. Y lo bueno que tiene Chelsie es su gran imaginación.

Espectadora pasiva del combate acontecido en Shamataw y haciendo acopio de fuerzas, decidió pasearse por la ciudad en busca de agonizantes a quienes poner fin a su sufrimiento. Ser enemiga de la muerte hace que veas las cosas de otro modo y, vamos a ser sinceros, Chelsie necesita alimentarse. Vedlo como un acto de bona fides para con aquellos cuyo mejor destino es una muerte rápida. Sea como fuere, los vampiros también sufren y la batalla no fue nada light. El horror que vieron los ojos de la vampira no compensó el hecho de que se había puesto las botas con tal festín y su mente, resentida ante tal espectáculo y necesitada de descanso desde hace varias décadas, urgía sosegarse y holgazanear un tiempo.

Fue así como, de la noche a la mañana, la vampira desapareció. Nadie supo a dónde se dirigió ni qué fue de ella. Tampoco nadie se lo preguntó. En todo el tiempo que llevaba por estos lares, Chelsie no había hecho muchos amigos. Si acaso quién sí la echó en falta fue el dueño del palacete en ruinas que tenía alquilado, pero eso es lo de menos. El punto importante es que ella se había volatilizado, evaporizado, gasificado y docenas más de ados que expliquen que ella, simple y llanamente, no estaba.

Meses después de aquella cruenta y feroz lucha que había destrozado tanto a nuestra vampira, una partida de hombres del Dux se adentraba en la salvaje y frondosa selva. Su objetivo era encontrar a un extraño, peludo y gran lobo que se había dedicado a atacar a sus hombres durante los últimos meses dejando en su haber cinco muertos y 14 heridos, de los cuales 3 eran especialmente graves. Para tan "noble" tarea, el Capitán había designado a diez hombres armados hasta los dientes que, sin embargo y hablando en plata, iban cagados de miedo.

Se dirigían hacia las profundidades de la espesura, temblorosos y nerviosos, sobresaltándose por el mínimo ruido y dirigiendo sus armas en cualquier dirección. Era una bestia endemoniada, decían, un ser del inframundo que se había despertado solo para destriparlos y beber su sangre. Tonterías, pamplinas y paparruchas, eso es lo que opinaba el Capitán. Era un lobo, un maldito lobo que él pensaba encontrar y con cuya piel se iba a hacer una nueva capa. Sin ánimo de ofender, hombres como limones, que se suele decir, pero el Capitán les alentaba a estar pendientes de cualquier movimiento, de cualquier señal que indicara que iban por el buen camino, que se dirigían a la madriguera de la bestia. Y aunque así fue, ninguno se percató de que llevaban muchos metros siendo observados hasta que los propios observadores dieron muestras de su presencia. Unas ramas que crujían, unos extraños susurros, carreras veloces de pequeños pies y movimiento en lo alto de las ramas. Una risilla, unos gruñidos y, cuándo menos lo esperaban, el ataque.

Llegó rápido y por sorpresa, pocos segundos después de haber llegado al punto más álgido de la provocación, cuando los hombres tenían los nervios a flor de piel y se debatían entre la espada de su Capitán y las ganas de huir de vuelta a la seguridad de cuatro paredes. Una mujer, cual amazona, apareció de entre las ramas. Con la melena desgreñada, sin apenas ropa y cubierta de barro y pequeñas ramitas, mostraba los dientes con evidente enfado y, sus ojos, inspeccionaban a los hombres con un deje extraño que rozaba la locura. A su lado un gran lobo gris con un par de manchas blancas en el lomo, gruñía preparado para atacar.

Ambos dieron un par de pasos en dirección a los hombres y, cuando éstos intentaron retroceder, Capitán incluido debo decir, unos crujidos hicieron que se quedaran petrificados. Dos lobos más se encontraban a sus espaldas, tan dispuestos a atacar como el primero y con una furia descontrolada en la mirada. Dos segundos más tarde, la lucha estaba servida y los ladridos, gritos y gruñidos se entremezclaban con la sangre y las inútiles ordenes del Capitán. Pronto cayeron tres y fueron heridos de gravedad otros tres que se acurrucaron entre los arbustos para pasar desapercibidos. Dos de ellos decidieron huir en dirección a la ciudad y dos de los lobos los persiguieron. El capitan sacó una daga y la lanzó al lobo de las manchas blancas. Éste propino un grito ahogado y se desplomó sobre el lecho de hojas, herido. La mujer que acaba de rendir cuentas con el otro hombre, soltó un alarido y salto sobre el Capitán desquiciada. Sin pensarlo demasiado mordió su hombro y echó la cabeza hacia atrás, desgarrándolo. El Capitán, a pesar del alarido de dolor, propinó un cabezazo a la mujer haciéndola caer al suelo aturdida. Ocasión que aprovechó para huir.

La mujer, temblorosa, dudó entre perseguir al hombre y quedarse con el lobo herido. Eligiendo esto último se acercó a él para examinarlo, susurrándole extraños sonidos y gruñidos en la oreja y acariciándole tiernamente el lomo. Dejó escapar al cielo un alarido, un juramento de venganza del que fueron testigos casi todos los habitantes de la isla, y después apoyó su cabeza contra la del animal herido que lamió su cara con afecto.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 02/06/14, 05:19 pm

Vale. Aquel alarido había sonado terriblemente no-bien. Y que todos aquellos hombres armados se hubieran ido corriendo no podía presagiar nada NADA pero NADA bueno.

Zeiss se mantuvo agachado durante unos segundos, intentando escuchar algo. Se apreciaban los quejidos de un animal, algo así como un perro o un lobo herido, siendo la última opción aquella con más sentido. Pero cualquiera de ambas alternativas implicaba, muy a pesar de Zeiss, que animales con un sentido del olfato bastante mejor que el suyo rondaban la espesura. Respiró hondamente y miró a su alrededor, intentando deducir cuál era el mejor plan de acción para salir de aquella situación.

Quizás se había precipitado un poco. Cuando escuchó que diez soldados iban a salir en partida de caza en busca del enorme lobo que había sido avistado recientemente, pensó que seguirlos sería una excelente idea. A las malas podría ver aquel peligroso depredador, conseguir alguna pista sobre su localización; a las muy buenas, quizás se le ocurriría alguna forma de hacerse con el cadáver si los guardias lo mataban. Porque se había hablado mucho del misterioso animal, y Zeiss, como buen contrabandista-iniciado-que-aun-tiene-que-labrarse-un-nombre, reconocía el valor de un objeto alrededor del cual surgen leyendas. Y, seamos francos, tenía que hacerse algunos amigos, y algo de información codiciada es siempre una muestra de buenas intenciones.

Volviendo al presente. Es necesario analizar la situación antes de tomar una decisión errónea. Los guardias habían salido corriendo. Bien. Los lobos, o lo que quiera que se encontrara un poco más allá, les habrían perseguido a ellos de haber podido. Bien, bien. Con suerte aquello significaba que todos los lobos capaces de atacar a un ser humano habían salido a cazar a los soldados, y que si quedaba alguno atrás, estaba herido - de allí los gemidos. Como mucho quedaría otro lobo protegiendo al que estaba herido (¡si es que los lobos hacen eso en absoluto!) y Zeiss estaba seguro de... no poder enfrentarse a un animal como ese y salir con vida.

Así que hizo lo que todo buen ladrón haría. A sabiendas de causar ruido de aquella manera, dio un paso hacia atrás, corrió hacia un árbol y se agarró a una rama baja con la cual se izó. Sin duda había alertado a los animales que había por allí, pero probablemente se tratara del mal menor. Quizás ni siquiera quisieran perseguirle, y muy probablemente no iban a seguirle a lo alto de un árbol. Los sonidos agonizantes que había escuchado antes le indicaban que los animales ya tendrían suficiente comida por aquel día como para interesarse por un humano en la arboleda.

La vegetación crecía cerrada; pudo pasar al siguiente árbol desde el primero. Podría haber huido en aquel momento, realmente. Pero supuso que aquel no era su estilo; debía admitir cierta curiosidad y además alguien tenía que buscar supervivientes. Salvar a algún soldado moribundo podía ser también beneficioso a la larga.

Y así fue como, desde las ramas, se encontró la escena de una mujer y un lobo herido. Tres hombres yacían en el suelo, aparentemente muertos de manera poco agradable, y al menos otro se escondía entre algunos matorrales - ese al menos parecía vivo. Zeiss se mantuvo mirando a la mujer, luego al hombre herido, al lobo herido, a la mujer. No había contado con una especie de bruja de los bosques en todo aquello. ¿Le había visto? Y de ser así, ¿Cómo convencerla para que le dejara llevarse al hombre herido?
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 03/06/14, 03:20 pm

La bruja de la selva seguía con la cabeza en el peludo cuello del lobo, sollozando y gimiendo, mientras éste agradecía su preocupación con más lametazos. Si nos fijáramos bien nos daríamos cuenta de que aquella herida, aunque fea y engorrosa, no era mortal. La daga se había clavado a la altura del muslo del animal, quizás demasiado arriba para que únicamente cojeara, pero lejos de cualquier órgano importante. Aún así, aquella hoja afilada debía salir cuanto antes de la carne del animal y alguien debía desinfectar la herida… Y, seamos lo suficientemente claros, era obvio que la mujer no estaba en pleno uso de sus facultades, al menos no humanas.

El lobo volvió a gemir y produjo una serie de gruñidos mientras arrugaba el hocico. La mujer lo miró sorprendida y alzó la cabeza, olfateó el aire con insistencia hasta que fijó una dirección y, levantándose despacio, siguió una línea invisible en el aire directa al árbol donde se encontraba el joven. Entornó los ojos y enseñó los dientes antes de empezar a gruñir.

¿Habéis visto alguno de esos documentales donde se ve un depredador rodeando un árbol con interés, ladrando, gruñendo y enseñando marfil, arrinconando a su presa por todos los medios sin dejarle opción alguna a huir? Ahora pensad que el depredador es una mujer sucia, desgreñada y con ojos de loca. Cuyos colmillos afilados y sorprendentemente blancos, mucho más largos de lo normal, parecen estar deseosos de probar sangre mientras la boca que los acoge empieza a echar espuma, rabiosa. Con las manos encrespadas, dispuestas a desgarrar cualquier pedazo de carne que las roce y con las piernas clavadas en el suelo, algo dobladas, preparadas para saltar al mínimo gesto de movimiento… Hablando mal y pronto, ¿a qué os acojona más?

Creo que dicen, aunque no me hagais demasiado caso, que lo mejor es quedarse quieto o, por el contrario, gritar y acercarse más a la bestia para intentar amedrentarlo. No lo sé, quizás lo mejor es simplemente salir huyendo lo más rápido que te permitan las piernas y no parar hasta que estés seguro de que la bestia ha desistido en su empeño por matarte. Pero claro, sea como sea, hablamos de bestias, de animales… ¿Funcionará algo con una mujer tan… desquiciada?
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 04/06/14, 01:30 am

Era fantástico saber que hasta aquel momento no había sido detectado, a pesar de haber pensado lo contrario. Sobre todo porque implicaba que podría haber huido antes si hubiera querido, alejarse a paso lento e incluso silbando, y que por contra al acercarse se había metido - nunca mejor dicho - en la boca del lobo. Las consecuencias de sus actos eran que ahora tenía a una mujer atenta a él, claramente haciéndole ojitos, y no deseando otra cosa que reunirse físicamente con su persona. Probablemente clavándole los dientes en el cuello, a juzgar por cadáveres colindantes.

Zeiss reflexionó racionalmente que quedarse muy quieto entre las ramas no iba a mejorar la situación en la que se encontraba, pero a pesar de todo eso es lo que hizo exactamente. No mintamos: sentía bastante miedo en ese momento, pero no era algo tan sobrecoger que fuera a impedirle pensar con calma; Zeiss se burlaba del miedo y de su propia situación por mucho que su cuerpo le mandara claras señales de que se encontraba en peligro y debía huir a la mínima oportunidad. Analizó rápidamente la situación y redujo las posibilidades a cuatro: la mujer estaba poseída por algo, bajo efecto de alguna clase de sustancia, era más lobo que persona, o simplemente estaba loca. Y al menos en el último caso tenía cierta experiencia enfrentándose a ello...

Del árbol cayó una manzana. Ha de precisarse que le árbol no contaba con un solo fruto en sus ramas, y sin embargo había caído una manzana de golpe, haciendo un ligero plonc al llegar al suelo mullido por la hojarasca.

Zeiss estaba en una situación desesperada. Necesitaba calmar a aquella mujer, y la forma más evidente de hacerlo era ayudando al lobo que estaba herido en el suelo. El ladrón distaba de ser un experto en medicina y lo único que portaba encima eran unas hierbas que al masticarlas le ayudaban con el dolor de cabeza... pero eso sería más que suficiente, ¿verdad? Sólo haría que el dolor del animal disminuyera, no curaría nada realmente, pero con que lo pareciera valdría. El problema era que no había forma alguna de acercarse a aquel lobo... ¿Cómo hacer amigos, entonces? Con comida...

Y plonc, por eso cayó la manzana. Zeiss esperó muy quieto a ver cuál sería la reacción de la mujer. Como poco se habría girado hacia el objeto caído y lo miraría. El ladrón volvió a meter la mano en el zurrón procurando no hacer ruido y sacó dos galletas, que dejó caer detrás de la manzana.

Si aquella mujer simplemente se había vuelto loca, ¿quizás recordaría un poco lo que era la civilización al volver a tomar comida elaborada, como unas galletas? Y si era como un lobo, ¿quizás le harían sentirse más perruna y por ende más afín a los humanos? Teorías elaboradas rápidamente, pero Zeiss esperaba que correctas.

Por favor, fíjate en las galletas... Como poco retrasarían su intención, si la tenía, de intentar subirse al árbol a por Zeiss, y le darían a él unos segundos para terminar de calmarse y encontrar algo que pudiera utilizar...
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 04/06/14, 02:27 am

Y el plan funcionó. No tanto por ser un buen método de distracción sino más bien por lo insólito de éste. Pensemos que no deja de ser una humana y la manzana tiene un pase, pero ¿y las galletas?¿pensaba que era una perra rabiosa? Reconozcamos que quizá algo hizo clic en el cerebro de la mujer, porque se observó sorprendida de arriba a abajo.

Se contempló las piernas ligeramente (y sorprendentemente) tostadas, tocó las telas apolilladas, gastadas y moridas que apenas alcanzaban a cubrir su cuerpo, observó la sangre que tenía en las manos y se llevó la mano a la cabeza, tocando el pelo sucio y enmarañado, arrugando el hocico en un inesperado gesto de disgusto. Y aún así ignoró por completo los regalos caídos del árbol. Sí que dio, sin embargo, unos preciados segundos al joven.

No obstante, otra distracción puede alejar la mente de la primera distracción, por lo que al mínimo movimiento la mujer olvidó cualquier cosa que pudiera estar analizando y se concentró de nuevo en el fisgón. Esta vez no le serviría una distracción por muy buena que ésta fuera, ya podía sacar una falda hawaiana y ponerse a bailar el hula hula que no iba a perder la concentración. Sin embargo, aquellos segundos le habían valido para acercarse al lobo herido.

Ahora se encontraba más cerca de éste, situado entre la mujer y el lobo. La bruja o amazona, llamadla como queráis, intentaba analizar sin dejar de mostrar los dientes, si las intenciones del intruso eran acercarse más al lobo o simplemente se había equivocado de camino en su huida. El lobo herido gimió al intentar incorporarse por si las intenciones del joven no iban dirigidas a su favor, la mujer lo miró con dolor y tristeza y volvió a gruñir ansiosa.

Sea como sea, la pelota se encontraba en el campo del joven. Si se acercaba al lobo, cosa que podía hacer si éste le dejaba, la mujer no podría acercarse a tiempo. Si huía, la mujer daba la impresión de no estar interesada en perseguirlo, después de todo parecía que lo que más le preocupaba era aquel gran lobo gris herido.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 05/06/14, 03:40 pm

Observó lo que hacía la mujer... y se calmó muchísimo por ello. De repente volvía a estar en su terreno, se sentía dueño de su situación, no necesariamente en peligro y capaz de huir o imponerse según le viniera en gana. Lo que acaba de ocurrir le permitía concluir una cosa: la mujer seguía siendo humana a pesar de toda la apariencia lobuna, y parecía que habría forma de retornarla a un estado en el que el diálogo fuera posible.

Aparentemente Zeiss no había aprovechado los diez segundos de distracción, porque no se había movido ni un ápice. Sin embargo aquel instante lle había aportado tranquilidad y resolución, algo que valía mucho más que cualquier otra cosa que pudiera hacer en ese momento. Le parecía ahora que ella no iba a intentar subirse al árbol, y aunque lo hiciera Zeiss tenía algo de ventaja por encontrarse en una posición más alta. Se sentía seguro y capaz, y determinó hacer lo que siempre hacía: pasarlo bien en cualquier situación.

- ¿Eres humana? - preguntó, tanteando el terreno - ¿Puedes entenderme?

Acarició con la mano un puñal que llevaba al cinto, procurando que su gesto no pudiera notarse demasiado. No quería resultar amenazador pero tampoco quería quedarse vendido cual pato de feria si ella se movía de golpe con intenciones agresivas.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 09/06/14, 06:20 am

Algo en las facciones de la mujer pareció cambiar aunque mantuvo la agresividad en su mirada. Su cuerpo se relajó sutilmente mientras escrutaba con nuevos ojos al joven que permanecía en el árbol.

- ¿Humana? - Repitió casi gruñendo- No. No… soy humana- Dijo pasándose la lengua por los afilados dientes mostrándoselos con una ligera sonrisa torcida.

En ese momento el lobo herido gruñó de nuevo con agresividad. Uno de los hombres heridos se había arrastrado hasta él y alzaba un cuchillo en la mano. Con una velocidad pasmosa, la mujer llegó hasta él dejando escapar un violento grito y, sin mediar palabra, clavó sus dientes en la yugular del hombre, desgarrando la carne y permaneciendo unos segundos de más pegado a su cuello. El joven pudo ver como la mujer tragaba su sangre mientras la vida del hombre se desvanecía.

Con la boca manchada y la sangre goteando por su barbilla se arrastró hasta el lobo con una mirada dulce y preocupada, acariciándole con una ternura sobrecogedora. Alzó entonces la cabeza y miró directamente al joven.

- Tú… ¿Ayudar?- Preguntó señalando la daga que permanecía clavada en el muslo del lobo.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 09/06/14, 02:39 pm

¡Vaya! Se había equivocado en lo de humana. Los dientes afilados los había pasado por alto, y mira que eran bastante vistosos y amenazantes.

-Mm, ¿humanoide? ¿Licántropo? - comenzó a indagar, como si de un juego se tratara.

Pero el gruñido del lobo le interrumpió. Zeiss alzó la vista y vio, siempre ágil a la hora de analizar situaciones, su oportunidad para hacer algo. Comenzó a ponerse en pie, listo para saltar y detener él al soldado... Pero no llegó a más. Con una velocidad pasmosa, la mujer se le adelantó y clavó los dientes en la yugular del hombre. Siguió un grito aterrorizado y un forcejeo que fue breve, pero escalofriante.

- Oh, ¡vamos! -se exclamó Zeiss con cierto disgusto - ¿Tenías que hacer eso? ¿No pensaste en su mujer, sus hijos, todos sus queridos amigos que estarán esperándole? Mal, eso está mal.

Lo último dicho con el tono con el que uno se dirige ya sea a un niño pequeño o a un animal. Pero dudaba que ella le escuchara realmente, visto cómo estaba ocupada sorbiendo la sangre del hombre. No, definitivamente no era humana; Zeiss se disculpó mentalmente por su obvio error al haberla considerado como tal. "Estoy entre vampiro y licántropo", pensó, exteriorizando físicamente su duda moviendo ambas palmas extendidas como si se tratara de una balanza que no está segura de su peso.

- Yo ayudar, siempre ayudar -interrumpió aquel gesto cuando la mujer volvió a dirigirse a él -. Yo ser amigo número 2 de los lobos; número 1 ser tu, yo no competir en eso.

Con un gesto ágil que no transmitió ni un momento de duda, Zeiss se dejó caer del árbol. Hizo una nota mental de que debía enseñarle a aquella mujer a conjugar los verbos, pero de momento se daba con un canto en los dientes por poder iniciar una comunicación.

- No armado - indicó mostrando ambas palmas abiertas mientras avanzaba hacia lobo y mujer, pero sin disminuir el ritmo de sus pasos.

Llegó hasta ambos y se dejó caer de rodillas junto al lobo, al que le hizo un rápido mimo junto al hocico.* Se mordió la lengua para no seguir hablando, por mucho que le gustara hacerlo. No quería atosigar excesivamente a aquella mujer y provocarle una reacción violenta por la cual el episodio terminara como una carrera desesperada por los bosques. En su lugar, sacó de su zurrón las hierbas, y le indicó a la mujer por gestos que el lobo debía comerlas. Como prueba de buena fe, al hacer esto él también tomó un poco de las mismas, y después las dejó en el suelo al alcance de ella.

*Tu controlas esta parte... si Chelsie o el lobo decidieran atacar a Zeiss, él saltaría hacia atrás, en cuyo caso edito ;)pero quería avanzarlo un poco más ya que estaba.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 11/06/14, 05:29 am

La mujer fruncía el ceño y arrugaba el hocico cada vez que alguna palabra salía de la boca de aquel muchacho proyecto de contrabandista. Había algo en su mente que se activaba y algo en sus gestos que se desconectaba y poco a poco sus facciones parecían recuperar una expresión propia de una mujer algo enfadada y muy preocupada. No obstante, no dijo ninguna palabra más y se limitó a observar con ojo crítico y atento los movimientos del joven.

Éste se había excedido de confianza con el lobo, pero se limitó a gruñirle y mostrarle los dientes como aviso. Ayudarle sí, tratarle como a su perrito no. La mujer por su parte, apunto estuvo de saltar encima del joven cuando vio que iba a sacar algo de la bolsa de cuero y, como no, arrugó de nuevo el hocico al contemplar las hierbas. Las cogió con cuidado después de ver como él se metía algunas en la boca, las olfateó y miró con ojo crítico. Y, después, se las acercó al morro al gran lobo que, aunque sin muchas ganas y con resignación, comenzó a masticarlas.

- ¿Para qué servir?- Dijo la mujer entonces- ¿Tú qué hacer para ayudar?-.

Justo a sus espaldas comenzó a escucharse un extraño zumbido que al principio fue prácticamente inaudible para el joven, pero que pronto él también escuchó. Sonaba a una mezcla lejana de gritos, metal y vegetación cayendo y el aire traía un ligero olor a madera quemada. Parecía que el Capitán no había reconocido su derrota y ahora buscaba venganza quemando parte del bosque y haciendo que sus hombres (o quizás los pocos habitantes que quedaban en el pueblo) se armaran y montaran una gran cacería.

La mujer se puso en pie casi de un salto. Olfateó el aire y aguzó el oído.
- Muchos. Aquí pronto. Nosotros irse- Cogió al lobo entre sus brazos poniendo el máximo cuidado para no hacerle daño y no mover el puñal que seguía allí clavado y dirigió su mirada al joven-. También tu venir- Le dijo más como orden que como sugerencia- Ayudar-.

*Caminaron deprisa, adetrándose entre la espesa vegetación y trazando una línea que a veces dibujaba círculos y que parecía intentar borrar sus propias huellas o, como poco, despistar a quien pudiera seguir un rastro. La mujer no paraba a esperar y el lobo soltaba pequeños gruñiditos cada vez más aquejado de dolor. LLegaron a una zona donde la vegetación y las rocas se entremezclaban hasta el punto que parecía imposible seguir avanzando.
El lobo gruñó y movió las orejas como si quisiera decirle algo y la mujer pareció contestarle de la misma manera mientras apartaba unas grandes hojas y dejaba al descubierto la entrada a una pequeña cueva desapareciendo en ella después.

Off Rol:
*Adelanto un poco. No he puesto que les acompañas como tal, eso ya depende de ti si vas con ellos o les sigues a escondidas o te vas (en cuyo caso si muere el lobo Chelsie te buscará y te matará Very Happy)
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 12/06/14, 06:58 pm

- Hierbas aliviar dolor - indicó -. Yo sacar puñal cuando dolor pasar gracias a hierbas.

Sonreía mientras lo decía, en parte porque se lo pasaba bien hablando de aquella manera. Ahora tocaba esperar un momentillo a que hicieran efecto, y estaba a punto de aprovechar la oportunidad para ir en busca de soldados moribundos a los que reconfortar cuando escuchó un murmullo lejano. Se mantuvo quieto, intentando identificar exactamente si se trataba de gente armada viniendo, cómo se movían... pero el olor llegó antes. ¿Fuego?

- ¡Qué insensatos! ¡No es época de quema! - se exclamó, aunque no tenía ni las más remota idea de cuándo era época de quema.

Se puso en pie de un salto junto a la mujer, e hizo una reverencia como quien dice "a sus órdenes". Sin embargo, tenía algo que hacer antes de salir corriendo.

- Esperar un momento. Ser un momento, prometer.

No tenía tan mala memoria como para olvidar su intención de ayudar a los soldados heridos, y menos ahora que iba a ir con la mujer salvaje. No quería tener problemas más tarde, que le acusaran de ser un compinche de la bruja de los bosques o algo así, por lo que más valía dejar las cosas claras. Comenzó a buscar por la zona al soldado que había visto desde las ramas, pero en lugar de uno encontró dos.

- Vienen refuerzos - les explicó a cada uno - y voy a moveros de entre los matorrales para que os vean. Dolerá un poco.

Y eso mismo hizo, con tanta prisa que no tuvo consideración alguna por las heridas de aquellos dos hombres, a quienes simplemente arrastró como bien pudo hasta dejarlos a la vista.

- Estaréis a salvo pronto.

Procuró que todo aquello sucediera lo más rápido posible. A mitad esperaba que lo de que los refuerzos estarían allí pronto que decía la mujer fuera verdad - por la vida de los soldados - y medio esperaba que fuera mentira - para tener más tiempo para perderlos de vista e ir con la extraña mujer. La siguió por el bosque hasta la entrada de una cueva, en la cual penetró sin dudarlo.

- ¿Es tu hogar? - preguntó sin ver nada aún al pasar de luz a oscuridad, y decidiendo ir un paso más allá en la comunicación con la mujer al emplear verbos conjugados.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 16/06/14, 05:28 am

La mujer alzó una ceja intrigada al ver la compasión, o lo que ella entendía como tal, del joven. Esperó con relativa paciencia a que terminara de poner a salvo a los hombres y después continuó hasta la cueva sin detenerse.

La cueva no era demasiado grande y apenas había luz en su interior, olía a restos de comida, pajizo húmedo y quizás algo de orín, pero nada desagradable. Cuando los ojos del joven se hicieron a la oscuridad descubrió que en el suelo había pequeñas camas de hierbas y antiguos agujeros escavados en el suelo, no demasiado profundos, pero bien trabajados.

Un par de lobos, posiblemente los dos que habían participado en la escaramuza del bosque, gruñían alertas mientras la mujer se comunicaba con ellos en un lenguaje de gruñidos, movimientos de hocico y orejas y otros gestos corporales. Cuando aquella extraña conversación terminó y una vez que había dejado al lobo tendido en una de aquellas camas, la mujer hizo un gesto al joven para que se acercara.
Fue entonces cuando descubrió que en lo más profundo de la cueva, en otro de aquellos agujeros, un par de cachorrillos eran amamantados por otra loba que seguía los movimientos del joven vigilante.

- Ayudar ahora- Se limitó a decir la mujer señalando al lobo herido-. No contentos contigo, no fiar de ti- Apuntó después mientras se agachaba y acariciaba el hocico del lobo en un gesto tierno. Y como para corroborar sus palabras uno de los lobos gruño enseñándole los colmillos.

Mientras el joven ayudaba al lobo bajo el ojo crítico de la mujer, los lobos se pusieron algo nerviosos. La mujer alzó la vista, alerta, hacia la entrada de la cueva, y fue entonces cuando un sonido de ramitas rotas llegó hasta los oídos del joven.

- Tu no mover-.

La mujer y uno de los lobos salieron fuera de la cueva y, después de unos segundos de silencio y algunos gruñidos bastante desagradables, pareció comenzar una pelea donde solo se escuchaban ladridos.
Minutos más tarde un gran lobo gris evidentemente anciano y que guardaba cierto parecido con el lobo que yacía a los pies del joven, entró en la cueva y dirigió directamente la mirada al joven. Era una mirada penetrante, que parecía buscar algo en lo más profundo del joven y a la vez tan cargada de sabiduría y agresividad que sobrecogía. Detrás de él y con paso lento llegó la mujer y el otro lobo. Ella tenía la cabeza gacha y sangre en los brazos, además de arañazos y un mordisco no muy grave en uno de los brazos.

El lobo, que parecía ser el jefe de aquella jauría, se tumbó en una de aquellas camas, en apariencia relajado pero sin quitar la vista del joven y del lobo herido. La mujer se acercó de nuevo a ocupar su lugar al lado del joven y con un susurro de voz le dijo:

- Ayudar. No tardar. Después irnos- Con una lágrima cayéndole por la mejilla y una expresión triste en el rostro, acarició de nuevo al lobo y éste comenzó a lamerle la herida del brazo.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 16/06/14, 11:06 pm

No veía absolutamente nada, pero no por ello iba a tener más miedo. Se quedó quieto en actitud relajada, en absoluto belicosa, hasta que sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y pudo distinguir al menos la forma de las cosas. Al girarse, la entrada a la cueva era sorprendentemente brillante.

Acudió al gesto de la mujer en cuanto su vista fue capaz de distinguir el movimiento en la penumbra. Se agachó junto al lobo herido y le hizo una caricia reconfortante, ignorando el comentario suspicaz (y en su opinión nada acorde al modelo ideal de anfitriona) que la mujer le había dedicado. Cada cosa a su tiempo, y esta vez Zeiss concentró su atención en rasgar la parte baja de su capa en tiras. Le encantaba esa capa, pero ya estaba muy vieja y si quería pasar por un contrabandista decente se iba a tener que deshacer de ella de todas formas. Ya conseguiría otra de un color similar, o aún más bonito.

Apoyó una mano en el muslo del animal, justo encima de la herida, y esperó unos segundos. El lobo se extrañó de este gesto, claro, y quiso moverse en cuanto sintió que le tocaban, pero Zeiss sin hacer presión volvió a esperar a que estuviese quieto y apoyó otra vez la mano. Con la otra, agarró el arma que tenía clavada.

"No vale la pena hacerlo poco a poco", pensó. Tiró de golpe, sacando del todo el filo, y aunque sintió que el lobo se alarmaba intentó controlarlo. Con el movimiento del animal recibió un zarpazo en el brazo y apartó la cara - cicatriz en el ojo ya tenía una, y no iba a necesitar más. "Por favor, que no me ataquen todos los lobos pensando que le estoy haciendo mal. Tendría gracia. Pero no."

- Calma, calma - usó el tono de voz más reconciliador que conocía, y aprovechando que el lobo no estaba en las mejores condiciones para moverse volvió a apretar por encima de la herida para indicarle que estuviera quieto.

Inmediatamente envolvió el muslo con las tiras de tela. No podía distinguir colores en la oscuridad, pero notaba cómo a medida que rodeaba la herida con aquella venda improvisada esta se iba volviendo húmeda al tacto, algo pringosa. Insistió con una segunda capa de tela encima de la primera.

- No quitar venda - le dijo al lobo -. Importante. Si quitar, mucha sangre.

Lamentablemente no podía hacer nada por desinfectar la herida. No tenía absolutamente nada que pudiera servir para eso.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 18/06/14, 06:03 am

Los lobos gruñeron a la par que el lobo herido, todos salvo aquel lobo viejo que seguía mirando al joven fijamente. La mujer no dejaba de acariciar el suave pelaje gris del herido y hablaba con él en un lenguaje incomprensible para el joven, cuando esté acabó sus curas, se giró para comunicarle algo al resto de lobos que parecieron asentir en un mudo gesto. Después se acercó todavía más al lobo y lo besó con ternura en la cabeza, pareció decirle algo y al joven no le cupo duda de que estaban despidiéndose.

Con lágrimas en los ojos, la mujer se levantó despacio y abrazó a todos y cada uno de los lobos que había en la cueva, a todos salvo al anciano lobo que todavía miraba al joven. Se acercó con cuidado y pareció decirle algo acompañado de una serie de gruñidos, pero el lobo no la dejó continuar, se limitó a gruñirla y a enseñarle los colmillos con enfado. Ella no osó acercarse más y desistió en proseguir la conversación con un gesto respetuoso y triste en la mirada.

Se volvió entonces al joven.
- Vamos- Se limitó a decir dirigiéndose a la salida de la cueva.

***

La mujer no hablaba y tampoco parecía tener ganas de hacerlo. Se limitaba a seguir andando atravesando la espesa selva sin seguir una ruta marcada. Su rostro reflejaba una gran tristeza y pesadumbre y, de vez en cuando, murmuraba palabras incomprensibles y se llevaba las manos a la cabeza en un extraño y calmado gesto de desesperación.

Fue entonces, sin haber transcurrido demasiado tiempo, cuando una lluvia torrencial, propia de aquellas tierras, se les vino encima sin previo aviso. Algunos truenos resonaban en el cielo que se había oscurecido de manera notable y regueros de agua recorrían los pocos pasos que dejaban libres las plantas y los árboles.

La mujer no parecía darse cuenta del peligro que entrañaba quedarse a la intemperie bajo una tormenta de tales características y cuando el joven se dispuso a comentárselo, ella se derrumbó, lloró, pataleó y descargó una furia sobrehumana contra todo lo que la rodeaba. Después de desahogarse y tirar un árbol en el proceso, acompañada de unos rayos, truenos  relámpagos espectaculares, se desplomó desmayada en el suelo. Minutos después el cielo se aclaró y, aunque ya empezaba a esconderse el sol por el horizonte, pareció hacerse de nuevo de día.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 19/06/14, 01:38 pm

Se aburría un poco esperando sin más. En el momento en el que había abandonado todo indicio de miedo los lobos dejaron de ser algo tan excepcional, y observar su modo de proceder y cómo la mujer se despedía de cada uno de ellos carecía por completo de interés. La única pregunta era: ¿por qué la despedida ahora? Podía elaborar unas pocas teorías, pero no tenía manera de proceder en su investigación en aquel momento.

Siguió a la mujer y caminó con ella, intentando discernir lo que decía de cuando en cuando. Zeiss era paciente, y visto que ella no estaba en total posesión de sus facultades mentales ni con ganas de hablar, no hizo gesto de ir a entablar conversación. La lluvia fue... un contratiempo. Les caló enseguida e hizo considerablemente más difícil avanzar. El ladrón tenía dificultades en seguir el ritmo de la mujer en todo momento, y finalmente decidió interrumpirla cuando, habiendo a penas comenzado la frase, le sobrevino a la mujer alguna clase de ataque.

En ese momento sí que pareció altamente peligrosa. Zeiss se mantuvo prudentemente alejado durante el tiempo en el que ella entró en modo destructivo, y no volvió a acercarse hasta que la vio caer al suelo. Desmayada, ¿eh? Le dio un par de golpecitos en la mejilla para comprobarlo.

A los pocos minutos la lluvia había parado y el sol volvía a hacer acto de presencia, si bien algo bajo. Zeiss había recuperado sus energías con aquella pausa, así que con visible esfuerzo y poniendo expresión de circunstancias ("preferiría no tener que hacer esto, ¡pero qué remedio!") hizo lo posible por agarrar el cuerpo desmayado de la mujer y cargarla. La presencia del sol le había ayudado a recuperar los puntos cardinales, así que pudo dirigirse de nuevo hacia el pueblo de Shake. El proceso fue lento y comenzó a caer la noche antes de que hubiera llegado a la ciudad, con lo que Zeiss estuvo a punto de rendirse en su empeño. Pero luego proseguía: carga, pausa, explorar alrededores, carga... Sabía que a las afueras del pueblo había bastantes casetas abandonadas después de la batalla, y su objetivo era llegar a alguna de estas. Evitó zonas del bosque quemadas y estuvo atento para no cruzarse con partidas de soldados, pero parecía que se habían retirado al caer la noche.

Cuando al fin dio con una caseta estaba totalmente agotado. Encontró una hamaca en la que dejó a la mujer y estuvo a punto de caer muerto en el mismo suelo. Con muchas dificultades se aseguró de cerrar bien la puerta y resistió la tentación de dormir para buscar algo de comida y abrigo por la casa: encontró mantas, algunas frutas y verduras podridas, pan mustio y algunas conservas y frutas pasas que sirvieron para devolverle algo de energía. Cubrió a la mujer con una manta y con el resto se hizo un nido para pasar la noche.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 21/06/14, 06:23 am

A la mañana siguiente, cuando el joven abrió de nuevo los ojos, la mujer había desaparecido. La puerta seguía cerrada, la poca comida que había conseguido encontrar descansaba donde él la había dejado y, aunque tenía una de las roídas mantas colocada por encima, no había ninguna otra señal que indicara que la mujer alguna vez había estado allí.

Unos minutos después, mientras todavía luchaba contra los Oniros por permanecer despierto, la puerta se abrió y un torbellino con aroma florar entró por ella. En la puerta había una mujer de pelo plateado recogido en un complicado pero a simple vista sencillo moño y grandes ojos verdes. Llevaba una túnica no muy larga, sencilla y vaporosa, de color marrón con algún rivete dorado (muy semejante al típico atuendo de la isla), y en sus manos portaba una bandeja y un par de bolsas.

- Buenos días. Veo que ya estáis despierto, no quería importunaros el sueño así que decidí salir a por algo de comer, viendo que habíais elegido cosas tan poco... suculentas- Comentó señalando las frutas y verduras podridas-. Voy a hacer té y he comprado papaya, que parecía bastante buena. También hay bollitos... ¿Cómo se llaman? Bueno, no importa, bollitos rellenos de los que hacen aquí. Coge lo que quieras, pero lávaos un poco las manos antes. Fuera he dejado un cántaro con agua fresca que podéis utilizar-.

La mujer no dejaba de hablar y daba la impresión que ni si quiera necesitaba respirar para coger aire. Mientras departía ella sola se movía de un lado a otro, limpiando casi el chamizo entero, en un intento por adecentarlo. Colocó varias cajas alrededor de una pequeña mesa a la que previamente le quitó el polvo. Buscó alguna clase de recipiente donde pudiera hacer el té y, cuando lo encontró abrió la puerta para salir a hacer un pequeño fuego. Volvió, cogió los bártulos necesarios, y volvió a salir para poner el agua al fuego, no sin antes cortar las papayas y poner los bollitos cuidadosamente colocados sobre la mesa.

- Por cierto, creo que ayer no nos presentamos como es devido. Mi nombre es Chelsie- Dijo plantándose delante del joven, estendiendo su mano y con una sonrisa educada que dejaba a la vista uno de sus afilados colmillos.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 29/06/14, 05:16 pm

Zeiss se extrañó. Normalmente su sueño era ligero, y si alguien se movía a su alrededor solía despertarse. Sin embargo, cuando abrió los ojos se encontró solo, sin rastro de la mujer. "¿Habrá huido de mis encantos?".

Se puso en pie, se estiró y frotó los ojos, y se acercó a la hamaca en la que había estado la mujer en busca de alguna pista. No encontró nada revelador, pero en ese momento se abrió la puerta, dando paso a una mujer elegante, de ojos verdes, pelo limpiamente recogido y vestida con una túnica que nada tenía que ver con los harapos del día anterior.

- Me gustan las frutas maduras - se justificó cuando ella señaló con disgusto los enseres podridos.

Sin embargo lo que ella describía sonaba más apetitoso. Aún estaba un poco somnoliento e internamente extrañado, así que sus reflejos fueron más lentos de lo habitual y dejó que ella hablara y se moviera sin intentar interrumpirla - algo que, de todas formas, parecía que habría sido difícil. Se movía rápido y hablaba con aún más fluidez que el propio Zeiss, hasta el punto de que parecía no estar respirando.

Por pura educación, y no porque lo necesitara, salió a lavarse las manos mientras ella se movía de lado a lado buscando cosas y preparando el té. Y fue con la mano limpia que, tras una exagerada pero elegante reverencia en la que ondeó su capa destrozada, pudo estrechar la de ella.

- Zeiss Ethesian. Es un placer para un humilde campesino como yo conocer a alguien de su cuna y condición, milady.

"Condesa" era lo que realmente le habría gustado llamarla, por algún motivo. Pero aunque le quedaba claro que no era humana y era de alta alcurnia y buena educación, que tuviera título nobiliario y cuál fuera este no estaba tan claro, y no debía arriesgarse a equivocarse soltando el primero que se le pasara por la cabeza. Eso sí, cualquiera podría haberse dado cuenta de que Zeiss no tenía mucha pinta de "campesino", comenzando por las palmas de sus manos.

- ¿No es cierto que el mercado de Shake está lleno de buenos manjares que comprar? ¿Quizás podríamos desayunar aquí fuera? El día es espléndido.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 12/07/14, 04:15 am

Chelsie se encogió de hombros y, cual torbellino, trasladó todo a la puerta de la calle. Para cuando el joven llegó, ella ya sostenía entre sus manos una taza de té y, apoyada contra la fachada de la casa, contemplaba el ajetreo que empezaba a tener lugar en las calles de la ciudad.

Era sorprendente que aquella mujer de porte noble y mirada serena pudiera ser la misma que la tarde de antes había sido una auténtica salvaje, comportándose como un auténtico miembro de aquella manada de lobos. Su pelo, ahora reluciente, brillaba con los todavía débiles rayos de sol y lucía una piel tersa y firme, sin arañazos o golpes que delataran la pelea en la que había participado la tarde anterior.

- Es indignante- Masculló mirando en una dirección concreta por encima del borde de su taza.

Un grupo de soldados patrullaba al final de la calle. Sus modales, lejos de ser los de unos soldados ejemplares, eran burdos y poco respetuosos con los habitantes de aquel lugar. Uno de ellos había empujado a un comerciante que trasladaba algunos aparejos de pesca para venderlos mientras los otros reían con superioridad. Chelsie se puso en tensión, pero no hizo amago de levantarse.

- El día en que se produjo la batalla- Continuó casi en un susurro-, yo estaba lejos, pero contemplé la crueldad con la que trataron a esta pobre y sencilla gente. Ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba en quedarme al margen-.

En aquel momento apareció el Capitán. Parecía recuperado de la lucha, aunque cojeaba ligeramente. Su gesto no era tan prepotente como el de sus soldados, pero era evidente que despreciaba a la gente tanto como ellos.

- Lo mataré-.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Zeiss Ethesian el 19/07/14, 02:12 pm

La transformación de aquel ser de la noche a la mañana, pasando de una bestia salvaje a una de las mujeres más civilizadas que Zeiss hubiera tenido el placer de contemplar, le sorprendió poco. Fue una especie de "oh" interno, tras el cual el ladrón no dio muchas más vueltas al asunto. Visto que no era humana y la velocidad pasmante con que se movía, bien podía haber utilizado la noche para reconvertirse en una persona adecentada.

- En día en que se produjo la batalla, yo estaba aquí - replicó, con un tono desenfadado y claro que contradecía el apenas susurro de ella -. Pero una sola persona no puede hacer mucho por parar una guerra. Soldados, ya los conoces. Viven para eso. Los de Trinacria serán maleducados, pero los de Ashper eran bastante peores, créeme*.

Recordó por un momento la batalla de Shamataw - o, a sus ojos, la masacre de Shamataw. Solo pudieron salvarse a si mismos y esconderse en el bosque mientras todo ardía, en medio de una fiesta alegre que celebraba la resistencia al invierno. Todo había comenzado con felicidad, pero cuando intentas ignorar el invierno, este viene a ti y te devora.

- Cosas como esa, te abren los ojos - se sinceró, mirando aún a los soldados -. Yo no me mancharé las manos, pero coincido en que deberían irse de aquí; está claro que no están ayudando. Ah - suspiró -, pero hasta que no terminen la guerra da igual hacerlos ir, porque vendrán los otros. Pagan justos por pecadores.

* Asumiendo, como creo que habiamos hecho, que Shamataw ya ha sido liberada por Trinacria.
avatar
Zeiss Ethesian

Cantidad de envíos : 174

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 22/08/14, 03:28 am

- Por lo que puedo ver, no habéis elegido bando aún- Concluyó la vampira y sin esperar replica alguna lo miró con ojo crítico y comenzó a reprenderle-. Estos señores- Inició, como si algo amargo se le hubiera metido de pronto en la boca, señalando a los soldados-, son iguales a sus predecesores. Sus homógeneos eran crueles y mataban a sangre fría sin remordimientos, pero estos matan de hambre a los seres que aquí viven robándoles los pocos suministros que llegan o aprovechándose de lo poco que tienen. No provoques mi ira hablando de las salvajadas que hacen con los cachorros o las jóvenes que osan no quedarse encerradas en sus casas como si de una tumba se tratara...-.

La perorata, pues en aquello acabaron convirtiéndose las palabras de la mujer, la llevaron a un estado de ira, frustración y locura que casi rozaba su anterior aspecto. Se levantó, agitando los brazos, gesticulando hasta con los ojos, dirigiéndose a todo aquel viandante de la ciudad que osara escucharla proclamas de rebeldía, de libertad. Algunos simplemente la ignoraron, agachando la cabeza y huyendo del lugar en un intento de que los soldados no lo relacionaran con aquella loca. Pero otros, aunque disfrazando y escondiendo su atención, grabaron en sus mentes aquellas palabras hasta el punto que tanto la vampira como el joven se sorprenderían cuando aquella noche acudieran a su lado un grupo pequeño de hombres y mujeres dispuestos a "luchar contra el enemigo y ganarse su propia libertad".

Pero en aquel momento nadie osó ni contradecirla ni acallarla ni muchísimo menos apoyarla. La vampira siguió gritando monsergas de levantamiento, ignorando a los soldados que, de tan sorprendidos que estaban, tampoco fueron capaces de reaccionar a tiempo. El Capitán, sin embargo, reprendió a sus soldados y él mismo fue a encargarse del asunto. Por suerte no la reconoció.

- Llevenla a los calabozos-.

Pero la vampira se resistía y seguía gritando hasta que finalmente el Capitán la asió por le brazo apretando ligeramente. Sus miradas quedaron fijas y el Capitán tragó saliva impresionado por una agresiva fuerza que emanaba de ellos.

- Mire, veo que usted es de buena cuna, señorita. No me gustaría montar un espectáculo en este lugar que fuera indigno de su posición. Así que si usted es tan amable de tranquilizarse y mantener la calma para no alterar a la población le estaría eternamente agradecido. Sino me veré obligado a arrestarla-.

La vampira, sin embargo, no dio muestras de haberle comprendido.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 02/04/16, 03:58 pm

De hecho, no dio ni una sola muestra de ello.
Ella seguía y seguía, atrayendo a su vera la atención de cada vez más viandantes que, o bien atraídos por el alboroto o bien por las palabras, se congregaron allí ante la sorpresa del Capitán. Éste, que si bien no era muy listo, tampoco era un necio, rápido se dio cuenta de que la situación podía írsele de las manos. Lo que nos faltaba...¡Una sublevación popular! pensó, y con avidez intentó que los soldados hicieran su trabajo. Cuando la vampira llegó al cúlmen de su arenga, tan encendida como estaba, un portentoso y ensordecedor trueno hizo que el silencio se adueñara del lugar. Tal fue el estruendo que causó que hasta la propia mujer calló y miró confundida el cielo, momento que aprovechó el Capitán para lanzar (casi literalmente) a los soldados sobre ella.

- ¡Se acabó la tontería, señora! Usted me va a acompañar a los calabozos... ¡Y el resto -dijo girándose a los allí emplazados- se van a hacer lo que sea que hagan, que aquí no hay más que ver! ¡Ale, circulen!-. Y dicho aquello, los soldados se llevaron casi en volandas a la vampira, que todavía mascullaba y se resistía a ser conducida a los calabozos.

Tras la marcha de la mujer, lo que ocurrió en la plaza, lamentablemente no puedo contároslo, pero sí puedo intentar explicar lo que poco después ocurrió en el desvencijado e improvisado fuerte que servía a los soldados de Trinacria como base. El mal llamado fortín, no era demasiado amplio. Sus paredes intercalaban piedra y robustos troncos y se había aprovechado una pequeña elevación del terreno para construir una especie de torre de vigía que parecía estar a punto de venirse a bajo. Sea como fuere, hay que perdonarles, ellos hicieron lo que pudieron. Su mejor defensa se encontraba en el mar, donde los galeones esperaban pacientes el próximo movimiento de Ashper... Pero ese es otro tema. Obviamente tampoco contaban con la sublevación de los shamatanos y poco después de todo Cessele... pero ese también es otro tema. Centrémonos pues, en los ya mencionados calabozos.

Como decía, aquella obra que pretendía ser una fortaleza no podía contar con unos calabozos como los que podríamos tener en mente, más bien eran poco espaciosos chamizos construidos a base de adobe, piedras y troncos que contaban con un pequeño ventanal en la puerta y un pseudocatre y un cubo en su interior. Y allí fue donde acabó la vampiresa.

Sorprendentemente, durante cerca de un par de horas permaneció en silencio, caminando tranquilamente por el reducido espacio como quien pasea por un hermoso jardín. Cada poco, echaba un vistazo al exterior, fulminando con la mirada a los soldados que hacían guardia y, girando altivamente la cabeza, volvía a ignorarlos y continuaba su paseo. Así fue hasta que el Capitán hizo acto de presencia en el patio.

- ¡¡Oh Capitán, mi Capitán!!- Gritó-. Me va usted a perdonar, señor, pero ¿cree que estos aposentos son adecuados para una dama? No crea que no agradezco la gentileza de su gente por darme un lugar donde dormir, pero me comprenderá si le digo que este lugar... Digamos, que huele mal y no es del todo confortable...- El Capitán puso los ojos en blanco y continuó su camino, pero no se libró del discurso de la mujer-. De veras espero que la comida, al menos, sea digna de mi persona. ¡Un banquete como los dioses mandan! ¡Apropiado para una condesa como yo!- Sacó ambos brazos por la pequeña ventana, apoyándose en ella relajadamente, y dirigiéndose a los soldados de la puerta continuó- ¿Qué me decis, perritos? ¿Os apuntais al guateque?-. Obviamente no dejó escapar la oportunidad de mostrarles sus afilados colmillos que, como poco, no pasaron desapercibidos para uno de ellos (extremadamente supersticioso, debo decir) que quiso dar aviso al Capitán. Éste, lo ignoró.

- Pero señor...- Titubeó- Creo que ésta mujer no es... una mujer-.
- ¡¡Tonterías!! Y no tengo tiempo para esta cantidad de paparruchadas estúpidas... ¡Andaos con ojo, que tenemos a un fugado! ¡Y es peligroso! Yo jugándome el puesto y éstos teniendo miedo de una mujer... ¡Increible!- Concluyó, mientras Chelsie dejaba escapar una debil risilla.

Querid@ "aquienseapunte"::
Lo he dejado de tal forma que podáis meteros como gustéis; estando en uno de los calabozos, robando comida del fortín, siendo el susodicho fugado... Lo que ustedes quieran ¡pero saquen a Chelsie de ese maldito lugar! No es sitio para una condesa ¬¬
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Katt el 03/04/16, 10:03 am

Katt había llegado a ese reino hacía unos meses y nada más oír del paraíso de Shamataw decidió que tenía que verlo con sus propios ojos. Lo malo fue que justo al poco de llegar había dado comienzo una guerra y la destrucción de la ciudad y sus alrededores, se había quedado para ayudar a algunos habitantes y movida por la curiosidad de que se sentía viviendo en guerra.

Primero llegaron unos soldados, después otros… pero la situación no había mejorado mucho para el ciudadano de a pie. Los últimos soldados que se quedaron, supuestamente para ayudar a defender y reconstruir Shama, abusaban de su autoridad y dejaban a las personas sin comida que llevarse a la boca.

Llevaba varios días infiltrándose por las noches en el fortín y robando comida a los soldados para dársela a los habitantes de Shama a escondidas, pero esa noche la habían atrapado y había dado con sus huesos en una de aquellas cabañas. Por el momento no había hecho ningún intento de fuga, analizaba el terreno y a los soldados y no paraba de preguntar y preguntar sin obtener muchas respuestas.

Aburridos de sus preguntas los soldados ya ni siquiera se giraban a mandarla callar, simplemente la ignoraban, aunque ella no cejaba en su empeño de preguntar se había acomodado en el interior pensando cómo hacer para saber lo que quería. Pero entonces le pareció que oía la voz de otra mujer y su tono era bastante desafiante, se asomó por el ventanuco pero no fue capaz de verla. Y necesitaba conocerla, vaya que si, las palabras de aquella mujer despertaron su curiosidad y oír lo que aquel soldado le decía a su capitán solo hizo que la curiosidad se convirtiera en necesidad de saber.

Sin pensárselo dos veces, metió la mano en el escote y sacó la ganzúa de emergencia que siempre llevaba escondida, abrió la cerradura de su cabaña y salió sin preocuparse de si había o no soldados vigilando, o de si la podían atacar y se encaminó directa a donde había oído la voz que había despertado su curiosidad.

Cuando empezó a notar que los soldados se abalanzaban sobre ella, echó a correr transformándose en pantera y se ocultó entre las sombras y los tejados. Perfecto, nuevamente había metido la pata, si tan solo se hubiera parado unos minutos a pensar antes, pero tenía que conocer a esa mujer y no iba a cambiar de opinión ahora. En cuanto pudo se acercó de nuevo a la cabaña y, esta vez sí, vigilando que nadie mirara levantó las patas delanteras para asomarse por el ventanuco. Movida ahora por la necesidad de preguntarla quien era y como había acabado allí y… bueno tantas cosas, volvió a su forma humana aprovechando que los soldados aun la buscaban, saco de nuevo la ganzúa y abrió la puerta de la cabaña.

Entró dentro cerrando tras de sí y se acercó a la mujer.

- Hola! ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? ¿Cómo llegaste? ¿Es cierto que no eres humana? ¿Qué eres entonces? ¿Por qué te han encerrado? ¿Estabas sola? ¿Te abandonaron tus compañeros?...

Las preguntas salían sin censar, sin darle tiempo a responder, todas se agolpaban en su cabeza y, no pudiendo contenerlas, salían disparadas una detrás de otra.
avatar
Katt

Cantidad de envíos : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 07/04/16, 05:29 am

Chelsie no tenía un olfato prodigioso, pero se enorgullecía de poseer un olfato, digamos, selectivo. Este sentido, tan olvidado a veces, es el que mejor ayuda a la memoria a largo plazo y la vampira tenía mucho cuidado con su uso; más de 400 años de historia, olfateando millones y millones de fragancias hacían que evocara recuerdos de los que no podía asegurar su veracidad. Para colmo, algunos de ellos se solapaban con otros y resultaba dificil no solo ubicarlos si no también diferenciarlos. Así que Chelsie había perfeccionado una técnica que le permitía diferenciar olores, sin que vinieran a su mente demasiados recuerdos y la abrumaran.

Por eso, cuando aquella muchacha abrió la puerta y entró a la pequeña estancia, el aire se impregnó de un aroma salvaje que anegó toda la habitación. A la mente de la vampira llegaron recuerdos de humedad, exceso de verde y, sobre todo, peligro. Alzó una ceja y frenó su tranquilo paseo por el cuarto. Observó de arriba a abajo a la recién llegada; poca ropa, pensó, demasiado provocativa para su gusto. El exceso de naranjas no le disgustó, después de todo su color favorito era el rojo sangre y los tonos cálidos le llamaban considerablemente la atención. Su forma de moverse y de hablar quería recordarle algo, pero no supo ubicar exactamente qué. Y sus palabras, finalmente, le sacaron del análisis. Chelsie intentó frenarlas alzando una mano.

- Señorita, creo que ha olvidado sus modales fuera de la estancia. Primero y ante todo, debería usted llamar a la puerta antes de entrar. Tendremos que mejorar el pedir permiso, por supuesto, pero el toc toc no debe olvidarse nunca- Comentó tranquilamente alzando un dedo en su dirección-. En segundo lugar, ya que no nos conocemos, debería empezar por presentarse debidamente; ¿nombre? ¿rango? ¿especie? ¿profesión? ¿alguna enfermedad contagiosa? Todo es importante en una salutación, sobre todo si su interés es mayor que el de su interlocutor. Vayamos pues por partes y comencemos de nuevo- Se inclinó entonces a modo de saludo y cambiando su tono de maestra por uno más cordial pero excesivamente educado, continuó-. Buenos días tenga, señorita. ¿Quién sois y qué os trae por mis aposentos?-.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Katt el 07/04/16, 10:28 am

Los modales tan refinados y la forma tan cortés y educada de hacer que Katt parara su verborrea y sus ansias de saber, la dejaron tan descuadrada que se quedo sin palabras por unos instantes, con la boca abierta que no llegó a emitir la siguiente pregunta. Era la primera vez que alguien en lugar de mandarla “por ahí cerca”, de acobardarse y responder asustados, o de recibir indiferencia, la trataba con tanta educación y la ponía en su lugar recordándola su falta de modales.

Cuando por fin cerró la boca y su cerebro volvió a activarse, analizó la reprimenda. ¿Cómo era eso de llamar a la puerta cuando uno estaba encerrado? Se rió para sí misma, esa mujer le empezaba a caer bien y tenía aún más ganas de saber sobre ella. ¿Y eso de “sus aposentos”? Pero a ver, ¿estaría haciéndose la valiente? ¿Acaso no sabía dónde se encontraba? ¿O es que había perdido la cabeza?

- Buenos días tenga usted, mi nombre es Katt. Un placer conocerla - Presentarse y ser un poco educada no estaba de más, sobre todo si con eso conseguía que aquella mujer respondiera a sus preguntas, o enterarse de algo más. – Creo que no tenéis muy claro que, aunque esto parece una cabaña, es en realidad una celda, esto no son aposentos reales ni nada, y no creo que nadie llame para entrar. ¿Cómo habéis acabado aquí?

Una a una… una a una… preguntas de una en una… que suele funcionar mejor… una a una… contener sus ganas de saber solía ser un esfuerzo consciente y, normalmente no era algo que controlara mucho tiempo, a pesar de repetirse a sí misma que era mejor, la curiosidad siempre se imponía a todo lo demás.

Fuera podía escucharse el movimiento de los guardias aun buscándola, aunque gran parte de ellos ya volvían a sus posiciones en las puertas de las cabañas utilizadas como celdas. Si el capitán se enterara de que habían abandonado todos sus puesto de guardia les iba a car un buen rapapolvo, por no hablar de que ahora no solo había un fugitivo, si no encontraban pronto a la cambiaformas tendrían que informar al capitán de la nueva fuga.
avatar
Katt

Cantidad de envíos : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Chelsie el 09/04/16, 02:23 pm

Chelsie frenó su paseo al que había dado comienzo de nuevo después de su reverencia. Alzó las cejas observando a su alrededor como si lo estuviera viendo por vez primera e indiferente, se encogió de hombros.

- Estoy aquí, es mi cama, mi cubo, mi ventana… Son mis aposentos- Concluyó como si no entendiera a lo que se refería aquella muchacha de las falsas orejas.

Aún así, cambió levemente el gesto, y al segundo arqueó las cejas sorprendida, como si acabara de darse cuenta de algo demasiado importante. Decidida recorrió los dos pasos que le separaban del pequeño ventanuco y se aferró a aquellos endebles barrotes con fuerza y un semblante de ira.

- ¡Capitán! ¡Capitáaan!- Gritó con una fuerza terrible. El par de soldados que hasta hacía poco vigilaban su puerta no se encontraban demasiado lejos y en seguida se giraron hacia allí- ¡Exijo ver al Capitán! Acabo de decirme que estoy presa… ¡Presa yo!¡Una condesa! Jamás he visto tal deleznable trato ante una persona de mi estatus-.

Sacudió los barrotes y giró el pomo de la puerta, para su sorpresa, ésta se abrió. La pequeña tiene recursos, pensó, dirigiendo una mirada cómplice a la muchacha. Y ni corta ni perezosa, con sus andares altivos y feroces, salió resuelta al exterior desperezándose. Los soldados, paralizados durante unos segundos, en seguida pretendieron frenarla, pero ella levantó una mano y chasqueando la lengua en un gesto negativo, los paró en seco.

- Ah, no, no, no, mis queridos perros. Esa no es forma de tratar a una dama- Descubrió sus dientes que brillaron ligeramente- Después de todo, quizás sí haya un buen banquete-.

El soldado supersticioso, reprimió un grito y no hizo intento por moverse, pero su compañero apenas dejó hablar a la mujer e ignorando por completo la advertencia se avalanzó hacia ella con la espada desenvainada. La vampira hizo una finta y esquivó el ataque con elegancia. Aquel par de soldados no parecían grandes guerreros, posiblemente el Capitán había infravalorado a ambas (quizás por ser mujeres como parecía haber dejado claro anteriormente) y no creía que hicieran falta más que dos soldados.

- Conque tienes ganas de jugar, eh perrito-.

Un par de esquivos más y en seguida lo tuvo entre sus brazos. Una malvada sonrisa afloró en sus labios y lamiéndole la yugular le dijo algo al oído antes de clavar los colmillos en su cuello. En poco menos de medio minuto el soldado cayó desmayado al suelo, y el otro pobre, salió corriendo despavorido en busca de su capitán.

- No te preocupes- dijo girándose hacia la muchacha mientras se limpiaba con un pañuelito los restos de sangre de sus labios-. Solo se va a echar una laaaarga siestecita- Sonrió cambiando el gesto de su cara en uno amable y cariñoso, el mismo con el que había estado hablando antes con la muchacha-. ¿Qué os parece si nos vamos y continuamos con la charla?-.

En realidad, todo había pasado mucho más rápido de lo que he podido transcribirlo. Lo importante es que la vampiresa parecía volver a ser la despistada mujer que había encontrado Katt dentro de aquel cuartucho diminuto. Una mujer con rostro altivo, pero educado, que tendía su brazo para que la muchacha se lo agarrara y, juntas, como dos viejas amigas, dieran un tranquilo paseo.

Un paseo que acabaría pronto, porque en pocos segundos comenzaron a escucharse voces en el patio; el soldado había dado el aviso al capitán y éste parecía organizar varias batidas para capturar a todos los que en ese día funesto habían decidido escaparse de sus calabozos. Les iba a costar mucho salir de aquel pequeño fortín sin tener que luchar de nuevo.
avatar
Chelsie

Cantidad de envíos : 1022

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Katt el 09/04/16, 06:27 pm

- Eh… si…

Iba a decirla que todo era cierto, era su cama , su cubo, su ventana… pero no podría salir cuando quisiera, ni la tratarían con cortesía, pero vio como su gesto cambiaba y se encaminaba a la ventana y decidió esperar a ver qué pasaba.

¡Así que una condesa! ¡Qué interesante! ¿Qué habrá hecho para dar con sus huesos en una celda? ¿Por qué no se había dado cuenta hasta ahora de que era presa? ¿Se podía ser tan ingenuo o tan despistado? No pienso separarme de ella, si se va, yo también.

Cuando la condesa abrió la puerta fue detrás de ella, pero se quedó parada observando la escena con la boca abierta: su amenaza, su rapidez, la expresión cuando mordió el cuello del soldado todo transcurrió en unos instantes pero había sido fascinante. Aquella mujer debía ser un vampiro o algo así. Pegó un saltito de emoción, ahora sí que se ponía interesante, se pegaría a ella como una lapa, necesitaba saber más cosas.

- Oh, vamos! Al menos dime cómo te llamas, luego iremos donde quieras… – se quedó pensativa un instante mientras se colgaba del brazo que la ofrecia- aunque antes tendría que encontrar mis armas… - miro a su alrededor buscando algo – …creo que la dejaron en aquella cabaña – señaló una cabaña que estaba en dirección a las voces – allí es donde tienen más cosas requisadas a los presos y parte de la comida que les roban… y prometí llevarles algo de comida a una familia… que lo necesita desesperadamente

Vale si, la cosa estaba complicada, no solo los soldados estaban alerta y las buscaban, ella además le pedía a aquella mujer que la acompañara en su locura y pusiera aun más en riesgo su vida ¿Vida o no-vida? Otra pregunta más anotadaPese a todo. Si ella decidía marcharse volvería otro día a buscar lo que necesitaba, cuando su curiosidad estuviera satisfecha.

Los escasos segundos que tardó el localizar la cabaña y comentarle todo a la condesa, las voces se convirtieron en soldados que empezaban a salir de varios rincones. Algunos de ellos, viendo a su camarada en el suelo, titubearon durante unos instantes si echar a correr o quedarse a pelear. Era ahora o nunca, o corrían a la cabaña o corrían a la salida, al cualquier caso, tendrían que pelear.
avatar
Katt

Cantidad de envíos : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo despertar...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.