Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Junto al mar de nuevo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 23/09/09, 09:42 am

Luthys se veía nervioso otra vez, seria que lo que nos perseguía los había encontrado? Sophitia se sintió inquieta tambien, no estaba muy segura de qué hacer o como reaccionar.
Vio como su compañero se levantaba y le exigía que saliera a la luz a su perseguidor. Con eso quedaba descartado cualquier animal salvaje, o similar. Qué seria entonces?

Pasmada, se quedo mirando como la misma oscuridad tomaba forma, una forma familiar, al menos tenia dos piernas, dos brazos y una cabeza. Termino de formarse en lo que parecía un humano, excepto por las enormes alas oscuras y los ojos rojos. Debía ser un Demonio!

Sintió como Luthys le apretaba al hombro en señal de calma, era verdad, no debía perder el control, respiro varias veces seguidas y se calmo, levanto la frente y miro directamente al Demonio, sin mostrar temor alguno.

- Porque nos sigues? O me vas a decir que es casualidad, que estaba s de paseo por la zona? – Cuando la situación apuraba, la ladrona no era de acobardarse, sino todo lo contrario.

Mientras decía esto, lentamente acomodaba la daga, lista para atacar. No sabia si le podría hacer algún daño, pero al menos no se rendiría sin intentarlo. Miro al semi demonio de reojo en un vano intento de medir sus capacidades, no estaba segura de qué cosas podía hacer, tendría que confiar en él y que las cosas sucedieran.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 23/09/09, 12:12 pm

Luthys notó ese deje de superioridad en la voz del visitante. Y sintió rabia hacia su propia raza.

Antes de que pudiera decir nada, Sophitia lo hizo por él. No le gustó en absoluto que se atreviera a abrir la boca para dirigirse de esa forma a aquel personaje, pero ya era tarde. Esperaba que no se saltara las reglas y que no hiciera daño a ningún humano sin verdaderos motivos.

- Oh, ¿pero qué ven mis ojos? - El tono del demonio era totalmente de burla e incluso soltó una carcajada.- ¿Esta es tu amiguita? Tranquila chica, y deja las manos quietas, no voy a hacerte daño, me lo tienen prohibido.- El demonio hizo una mueca de desacuerdo y prosiguió: - En realidad sólo vengo a echaros de la zona. Me han pedido expresamente que aleje de aquí a todo el que me caiga bien. Y, ¿cómo hacerle un feo a alguien de mi raza? - Guiñó un ojo a Luthys.- Al parecer quieren celebrar un...asunto importante por aquí y no quieren espectadores no deseados.

Al parecer no iba a decir mucho más. Aunque parecía que venía en son de paz, Luthys no terminaba de fiarse de él. Aún así, pensó en seguirle el juego. Hizo un gesto a Sophitia para que le dejara hablar a él y añadió, dando un paso adelante:

- ¿Cuánto tiempo tenemos antes de tener que abandonar la zona?
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 24/09/09, 10:42 am

“Amiguita” podía significar muchas cosas, ninguna de las que se le ocurrieron a la pirata era buena. Quería contestarle con algún improperio, pero sentía que ya había molestado mucho a Luthys, y no quería ser un estorbo.

Tampoco le hacia tanta mella lo que decía el sujeto, al contrario. No conocía a los demonios, pero este en especial le resulto desagradablemente encantador, para su pesar no era buena eligiendo hombres, siempre terminaba con canallas sin corazón, bandidos, y timadores, por supuesto que siempre le terminaban rompiendo el corazón, pero a cambio ella siempre les dejaba una buena cicatriz....Pero no sentimental, sino bien física.

Sin embargo no se dejo obnubilar esta vez, no mucho al menos, se dio cuenta de la señal que le hacia su compañero para que no se metiera en la charla. Bien, él sabia de esas cosas, así que no molestaría. Hizo dar un par de giros a la daga en su mano y luego la guardo en su funda como muestra de buena voluntad.

¿Qué clase de cosas podían estar haciendo un grupo de demonios en un lugar así? ¿Acaso no tenían sus propias dimensiones o algo así para hacer cosas? Sophitia no tenia idea, hasta hace tan solo una hora siquiera creía en la existencia de semejante raza. Se quedo mirando a ambos seres, esperando a que llegaran a alguna clase de acuerdo. Solo esperaba que les dieran suficiente tiempo como para salir del bosque, no quería terminar la noche corriendo de un ejercito de demonios.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 24/09/09, 12:03 pm

Agradeció el comportamiento pacífico de su compañera y le dedicó un guiño.

Por su parte, el demonio, tras contemplarles un momento en silencio, dijo:

- ¿Tiempo? Ya no nos queda tiempo. Vuestra partida debe ser inmediata.

Aunque algo le decía que ese demonio no estaba diciendo la verdad, estaba claro que no iba a abrir su boca para discutir. Suspiró y asintió con la cabeza. Después, se giró y miró a Sophitia.

- ¿Tienes algún problema con partir ahora?- le preguntó educadamente a la chica.

- ¿Problema? - dijo el demonio con gesto molesto - A mí me da igua si está preparada o no, o si quiere o no, o si puede o no. Esto no es una sugerencia, es una orden.

Luthys se rodeó para ver al visitante a la cara. Esa forma de hablar no le había gustado en absoluto. Quiso saltarle al rostro y golpearle, pero no lo hizo. Aunque su interior comenzaba a ser dominado por su lado demoníaco, estaba logrando controlarse. Sabía perfectamente que lo correcto era no discutir con ese personaje, no llevarle la contraria, ni hacer nada que pudiera molestarle.

Inspiró profundamente para controlar mejor su mal humor y dijo:

- No hay problema. Nos vamos en seguida.

Buscó la mirada de Sophitia, deseando encontrar en ella el apoyo necesario.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 25/09/09, 07:47 am

Debía ser algo muy importante para que se tomaran tanto trabajo, o para que se mostraran tan insistentes. Sea lo que fuera no quería verse involucrada, no tenía interés alguno en tener problemas con otras razas, ya tenía suficientes con la suya propia. Si querían que se fueran, eso es lo que harían.

Luthys se comportaba muy considerado al preguntarle antes, pero al parecer no había tiempo para eso, le agarro el brazo de modo firme y le dedico una pequeña sonrisa en muestra de que de todos modos agradecía el gesto, era mas de lo que muchos habían echo por ella. Luego miro al otro demonio de modo frío, se dio vuelta y fue a apagar el fuego que habían dejado en la cueva.

Antes de apagar del todo la fogata quería hacer una antorcha, no le tomaría mas que algunos minutos. Pero no tenia aceite, así que de todos modos no serviría, tendría que caminar por el bosque a ciegas. Sophitia suspiro resignada, echo tierra al fuego, acomodo la madera que había quedado y salió para encontrarse con su compañero.

No tenia nada mas que lo que llevaba puesto, así que no tenia mochila ni nada parecido, se puso las manos en los bolsillos y dijo con tono neutro.

- Listo, vamonos – Al haber apagado toda luz, no podía distinguir bien a los dos demonios. Veía las dos figuras, el oscuro bosque y las estrellas marcándole el camino.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 30/09/09, 02:20 pm

A Luthys le disgustaba bastante tener que marcharse de allí. Era un lugar cómodo y agradable. Un lugar donde una chica como Sophitia debería pasar la noche.

Pero ese maldito demonio no iba a dejar que eso ocurriera. Por este motivo, Luthys no iba discutir. Él tenía claramente las de perder, y no iba darse el lujo de arriesgarse solamente por no querer cambiar de refugio.

- Está bien, nos marchamos.- Luthys comprobó que Sophitia apagaba el fuego y salió fuera con el demonio para esperarla.

Una vez en el exterior, el otro demonio dijo:



- No creo que haga falta decir que puedo comentar la presencia de la joven junto a ti.

Luthys miró al demonio sorprendido de la frase. ¿A qué venía eso?

- No sé a qué te refieres.- dijo intentando no darle importancia.

- Vamos, no disimules. Sabes perfectamente a qué me refiero. - hizo una pausa.- ¿También te has enamorado de ella?

Ovbiavemente, el tono utilizado por el demonio había sido burlón. Luthys se contuvo para no enfurecerse demasiado. No sabía qué decir, por lo que permaneció en silencio unos instantes.

Entonces, fue el otro quien habló.

- Vas a tener que llevarte lejos a esa humana y tener la suerte de no volver a tropezarte conmigo, o tú serás víctima de un chivatazo y ella víctima de los de tu raza.

Dicho eso, el demonio desapareció. Un instante antes, Sophitia apareció junto a ellos, preparada. Pero el demonio pronunció las últimas palabra de forma que la joven no las oyera.

Luthys suspiró y cambió el gesto todo lo que pudo para mostrar normalidad.

- ¿Dónde quieres ir?- preguntó.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 01/10/09, 10:02 am

Mientras salía de la cueva e iba a hacia su compañero, le pareció escuchar que hablaban, pero no puedo identificar bien de qué. Lo único palpable era el ambiente tenso que había entre los dos demonios, hablaban bonito y cortésmente, pero parecía como se quisieran sacar los ojos en cualquier momento. Sophitia se pregunto si se llevarían así de mal todos los de su raza.

Inmediatamente después el demonio desapareció, o al menos eso le pareció ver, porque la oscuridad en el bosque, donde no había ni un solo asentamiento humano que iluminara, era total. La dejaba más tranquila el no tener que pelear a oscuras contra un ser de otra dimensión.

- Por el momento siquiera veo bien, así que vayamos a donde te parezca mejor, confío en tu criterio – Dijo mientras le agarraba el codo para que la guíe por la espesura.

Esta era una de las situaciones más extrañas en la que se había metido hasta el momento, estaba caminando del brazo con un demonio en medio de la noche, en un bosque, y encargándole su bien estar ¿No se suponía que ellos eran malvados? Luthys no lo parecía en lo absoluto, era mucho más bueno que cientos de seres humanos que había conocido. Tal vez, los libros exageraban, o directamente mentían, por que les tenían miedo quizás.

- Espero no ofenderte con este comentario, pero no pareces para nada un demonio, o por lo menos no como los que me habían contado – Titubeo un poco, pensando como expresarse – Eres demasiado bueno para ser demonio, eso es...

Era lo mejor que se había podido explicar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 20/10/09, 08:53 pm

(fdi: buenas! espero no molestar mucho ^^ he pensado que puedo ayudar a animar un poco el tema, aunque no sé si Sophitia puede verme >.< Aunque siendo pirata creo que eres capaz de creer que hay algo más allá de lo que ves no? Entre piratas y marineros ya se sabe que las supersticiones y los barcos fantasma ganan la pelea contra la razón xD (corrígeme si me equivoco xD) DE todas formas si no me ves, Luthys sí lo hace y puede salir algo chulo de ahí XD )

Alma flotaba sin rumbo entre los árboles. No sabía dónde estaba, si había huido lo suficiente como para no volver a encontrarse al niño y a las dos mujeres del barco. Se sentía mal por haberse ido de aquella manera. Pero había sentido pánico por un momento y no se sentía con fuerzas de aguantar nada más.

Todo iba de mal en peor, cuando creía que su... ¿no vida? ya estaba perdida. Cuando pensaba que sería un fantasma más, de esos locos que se mantienen sumidos en sus propias fantasías u obsesiones, sin prestar oídos a nada más, resulta que se metía de lleno en un barco maldito lleno de no muertos que podían tocarla, que la habían encerrado. Se sentía extraña, y aquella sensación se había agravado ante la presencia del niño y las dos mujeres.

Necesitaba más que nunca huir, pero una pare de ella, que había despertado después de tiempo que llevaba aletargada, se había rebelado contra esa idea. Aquellas personas la habían tratado bien, ¿por qué huir? No todo tenía que salir mal. No todo tenía por qué ser como siempre.

Pero ya se había ido y ahora se sentía mal por ello. Quizá debería haberse quedado con ellas, quizá habría hecho amigos... Pero en lugar de eso estaba aquí, otra vez escapando presa del miedo a no ser suficientemente buena. De nuevo había ideo en contra de lo que de verdad quería, como cuando dejó que Luthys se marchase.

Se maldecía a si misma en silencio, mientras flotaba sin rumbo, entre y a través de los árboles de aquel bosque que ni siquiera era capaz de ubicar. Su pensamiento vagaba perdido lejos de allí, pero no de vuela al letargo inconsciente sino todo lo contrario: sabía lo que hacía y dónde estaba.

Pero estaba demasiado distraída pensando, por eso no notó las presencias que se acercaban ni oyó la voz hasta que no estuvo justo frente a quien había hablado. Se detuvo justo antes de atravesar a la muchacha de lado a lado.

<< Lo siento >>

Las disculpas eran algo automático, la reminiscencia de la vida que dejó, costumbres que nunca se borran. Luego se fijó mejor en la chica, que quizá no podía verla, o al menos esa era su intención antes de que otra cosa llamara su atención.

Lo primero que percibió fueron las dos alas negras, una oscuridad palpable incluso en aquella penumbra de bosque, imponentes incluso aunque la fantasma no hubiese podido percibir de igual forma con luz que sin ella. Luego, aquella presencia que tan bien conocía.

Alma se alejó de la pareja, un poco trastornada. Ya nos e preocupaba por la chica, sino que miraba a Luthys con los ojos muy abiertos. Aquello no podía estar pasando. Él no podía estar allí, ella había estado evitándolo, huyendo. ¿Cómo era posible?

La fantasma no sabía que hacer. Le vinieron a la mente un millón de recuerdos, a los que había dado vueltas tantas veces. No debía estar allí, se había separado por una razón. Y ella no tenía derecho a aparecer de nuevo de la nada, y a fastidiarlo todo otra vez.

Miró una vez a aquellos ojos rojos antes de ser presa del pánico. Sólo vio una salida: correr. Desaparecer antes de que él la viera, aunque sabía que ya había advertido su presencia. Flotó lo más deprisa que pudo en la única dirección posible: el camino que quedaba a espaldas del demonio y de la chica.


Última edición por Alma Swann el 08/06/10, 10:13 am, editado 3 veces
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 21/10/09, 08:55 am

Se sentía bastante más tranquilo de que la visita de ese demonio hubiera llegado a su fin. Aún no sabía con exactitud cuánto de peligroso podría ser andar por aquel lugar conociendo la presencia de los de su raza... Pero, ahora, la voz de Sophitia llamó su atención y la miró a los ojos mientras ellas hablaba y lo agarraba del codo.

Luthys se sintió extraño con este gesto de la joven. ¿Contacto físico sin miedo alguno con un demonio? No era normal esa actitud. Pero, a pesar de eso, en cierto modo le gustó. Era como si le hiciera sentirse más arropado, más persona, más humano.

Después de dejar en sus manos la decisión del lugar al que irían, tras lo cual, Luthys sonrió ampliamente y le guió un ojo a la joven, Sophitia le dijo algo que ya alguien le había dicho una vez. "Eres bueno para ser un demonio" Palabras parecidas había oído anteriormente, pero no quería recordar nada de eso ahora.

- Vaya, me alegra que pienses que soy bueno.- el sonrió - Pero no vayas a pensarte que soy un sol de persona, ni un ángel - rió ante su estúpido chiste - En realidad no soy tan bueno como piensas.- Su rostro se entristeció, al igual que sus pasos mientras caminaban charlando se hicieron algo más lentos. - Hago daño a las personas que me importan. Has debido de notar que mi comportamiento deja mucho que desear algunas veces. Pues bien, eso llega a pasarme incluso con gente de confianza que me importa de verdad... y acabo haciéndoles sufrir. - Hizo una pausa y prosiguió: - Aunque no lo hago aposta, es sólo que quiera o no quiera, soy un demonio y hay cosas de mi raza que nunca voy a poder cambiar ni siquiera con el mayor de los esfuerzos.

En ese momento, oyó un leve murmullo que decía: " lo siento ", con una voz muy conocida. Cuando alzó la vista buscando, se encontró con su rostro. Era Alma. Lo que sintió en esos momentos no se puede describir, porque fueron una mezcla total de sensaciones diferentes, que añadiéndole que le estaban ocurriendo a un demonio, el grado al que llegaban eran una barbaridad.

Se quedó boquiabierto y parado unos instantes, pero Alma echó a correr.

- ¡Alma! ¡No pueder ir por ahí! ¡Vuelve! - ¡Maldito espectro! Iba a echar a correr cuando noto la presencia de Sophitia a su lado - [b]Es una fantasma amiga mía. Va directa a los demonios. Tenemos que deternerla o podrá meterse en un lío si no están de buen humor.

Dicho esto salió corriendo lo más que pudo, consciente de que tanto a Sophitia como a Alma, era capaz de sobrepasarlas corriendo.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 21/10/09, 11:00 am

Al parecer el contacto le agradaba, era comprensible, si había alguien que supiera lo que se sentía que despreciaran su presencia esa era Sophitia. El contacto con gente que tiene buenas intenciones siempre es agradable.

No solo era bueno, también muy ameno y conversador, sin duda nadie podría decir que era un demonio. Así que por eso cambiaba de humor tan seguido, al menos eso le había quedado claro, era verdad, las cosas que uno lleva en la sangre no se pueden borrar por mas esfuerzo que uno haga.

- Puede que no seas el ser mas bueno de la tierra, pero no eres más malvado que un humano cualquiera. Quién no ha lastimado alguna vez a un ser querido o ha dicho algo desagradable para arrepentirse luego? A mi me paso miles de veces, y no soy ninguna demonio... Aunque varios te podrían decir lo contrario, jajaja – Se rio relajada mientras recordaba varias situaciones del pasado.

Sintió un fuerte escalofrío recorriéndole la columna por completo, como un viento frío que la traspasaba por entero, sin ponerse a pensarlo Sophitia hizo una rápido movimiento “ahuyenta malos espíritus”, costumbre muy arraigada entre los supersticiosos piratas. Y percatándose de que estaba en medio de un bosque, de noche, en medio de la nada, por primera vez en el día sintió miedo. Porque le daría más miedo un fantasma que la aparición misma de un demonio? Pues... el miedo no tiene una lógica.

Estaba por decirle algo a Luthys, que se había quedado congelado mirando a la nada, cuando grito a algo sobre “No ir por ahí”, y “Una amiga” e inmediatamente echo a correr.
Lo único que se le ocurrió a Sophitia es seguirlo, ya que sola no podría salir jamas del bosque, y no quería encontrarse con la reunión de demonios por error.

Le costaba horrores seguirle el paso, iba muy rápido y la pirata tenia la desventaja de no ver bien, por lo cual se solía llevar por delante cuanta rama, piedra y pozo que se le cruzaba en el camino. Varias veces cayo, y se levantaba lo mas rápido que podía para no perderle, al final, tanto sus rodillas como los codos y las manos estaban llenas de magulladuras y raspones. Ya no veía muy bien por donde estaba el demonio, lo escuchaba gritándole a lo que sea que estaban persiguiendo, se tropezó una vez mas, pero esta vez se quedo allí. Se había torcido un tobillo y le dolía de modo importante.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 21/10/09, 07:07 pm

Alma no quiso saber lo que el demonio gritaba, no quiso darse cuenta de que salía tras ella, sólo quería que olvidara que se acababan de ver, que siguiera con la vida que llevaba.

No le había dado tiempo a evaluarlo, pero después de todo lo que le había dado vueltas al tema, estaba segura que Luthys viviría ahora con ganas, disfrutando de la vida en nombre de aquella a quien había amado. Tenía que estar haciéndolo, porque si no lo que ella había hecho no habría servido de nada. Y si le encontraba ahora...

No podía quedarse, tenía que volverse a marcharse, lo más lejos posible. No estaba preparada para encontrárselo, había demasiadas cosas que le daban miedo de aquel encuentro.

Por eso no prestó atención a su percepción y se dedicó a alejarse de aquel lugar. Hasta que una presencia, demasiado fuerte para ignorarla, la sacudió por dentro. SE paró en seco y miró a su alrededor.

Una decena de ojos ardientes como brasas la miraban desde distintos ángulos. Una veintena de alas negras oscurecían el lugar con un aire siniestro. El aire sabía a muerte y olía a destrucción.

La fantasma se quedó petrificada ante la imponente presencia de los diez demonios, que la miraban llenos de furia y odio. Sus ojos no eran como los de Luthys: lo único que se veía tras aquellas rojas esferas era una brutalidad salvaje más allá del límite de cualquier ser vivo. Y aunque sabía que no podían tocarla, Alma sintió miedo. Más aún que cuando se encontraba en aquel barco fantasma, donde habían podido tocarla y encerrarla.

Aquellos demonios parecían demasiado poderosos, demasiado peligrosos, incluso para ella a la que no podían tocar.

Y no parecían precisamente contentos de encontrarla allí...


Última edición por Alma Swann el 23/11/09, 05:31 pm, editado 1 vez
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 24/10/09, 10:40 am

FDI: Escribí esto ayer, ¿eh? Pero el jodido pc salta atrás y alante cuando le viene en gana xD


Seguía corriendo intentando no perder de vista a Alma y lograr alcanzarla. La muy osada se dirigía directamente al lugar en el que se encontraban los demonios, e iba tan concentrada en correr que ni siquiera notó que había algun ser demoníaco allí, aparte de él, claro.

De pronto recordó a Sophitia, y giró la cabeza para comprobar que le seguía. Pero cuando sus ojos la encontraron algo más atrás, la vió tropezar y caerse después. Volvió la vista hacia el lugar al que Alma se dirigía, pero decidió que era mejor regresar a por la Sophitia.

Corrió en dirección de la chica y cuando llegó preguntó:

- ¿Estás bien? - Dirigió rápidamente la mirada hacia donde estaba Alma, y sin más, cogió a Sophitia en brazos y echó a correr de nuevo.

No podía perder el tiempo, tenía que intentar que Alma no se encontrara de frente con los demonios. Mientras corría no habló, aunque hubiera sido capaz de hacerlo, pero su concentración no se lo permitía.

Aunque, de todas formas, ya era tarde. Se encontraba a unos veinte pasos de Alma, la cual ya estaba delante de una decena de demonios que, dicho sea de paso, no tenían un gesto muy amable. Miró a sus brazos, donde tenía a Sophitia, debía soltarla en algún lugar seguro y sacar a Alma del embrollo en el que se estaba metiendo. Algo desviado a la derecha encontró un árbol que, aunque no era lo que hubiera deseado para la chica, era suficiente. Se acercó a él, soltó con delicadeza a Sophitia junto al tronco y le dijo en voz baja:

- Aquí estarás a salvo. - Echó una rápida ojeada a Alma de nuevo. Realmente estaba preocupado. Después volvió la vista a Sophitia y a su tobillo, el cual parecía comenzar a hincharse.- Te prometo que después intentaré hacer lo posible por curar ese tobillo.- Le lanzó una leve sonrisa fugaz y se marchó de su lado para acercarse a Alma y a los demonios.

Sin embargo, no llegó a acercarse de repente, prefirió observar primero el asunto, no quería ser demasiado lanzado, aún tenía la esperanza de que no ocurriera nada. Y aún los demonios no parecían haber notado su presencia.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 26/10/09, 01:07 pm

Sophitia se toco el tobillo lastimado, al parecer comenzaba a hincharse, pero si le aplicaba algo de frío y un poco de reposo suponía que estaría bien. Intento levantarse despacio para no apoyar el pie usando de apoyo un árbol cercano. En eso estaba cuando vio regresar a Luthys.

- Si, no es... – Antes de que pudiera siquiera terminar la oración, Sophitia se encontraba en los brazos del demonio. Penso en quejarse diciendo algo como “Puedo caminar sola”, pero sabia que el otro no lo había echo con mala intención, y en verdad irían más rápido (a donde fuera que estaban yendo) de ese modo.

Corrió con la pirata en brazos durante un largo trecho, a ella le pareció increíble que no se cansara, no era que se considerara muy pesada, pero una cosa era cargarla y otra era correr mientras la llevaban y sin parar. Se agarro del cuello con fuerza para evitar caerse y no ser un estorbo al momento de pasar por medio de la vegetación.

En cierto momento comenzó a reducir la marcha, y por fin se detuvo por completo en un claro. Comenzó a sentir un frío que congelaba hasta los huesos, cada célula de su cuerpo le decía que corriera de ese lugar, sin darse cuenta apretó fuerte el cuello del demonio, al percatarse de lo que estaba haciendo retiro rápidamente las manos. Volvió a mirar y vio precisamente lo que menos hubiese querido ver, la reunión de los demonios había comenzado y al parecer no estaban contentos con su presencia.

Sophitia se quedo congelada, un temor enorme la invadió de pies a cabeza. Reacciono cuando Luthys la apoyo suavemente cerca de un árbol, no le parecía buena idea meterse con esos tipos, siquiera entendía bien porque estaban allí... Lo único que se daba cuenta es que no podía ser que se quedara atrás temblando como una niña pequeña, eso si que era imperdonable.

Mientras el demonio se alejaba, Sophitia se levanto lentamente, apoyándose en el mismo árbol que la había depositado. Su orgullo no la dejaba quedarse de brazos cruzados...
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 26/10/09, 09:56 pm

Los demonios la acabaron rodeando. Parecían bastante enfadados por la intromisión. Uno de ellos dio un paso adelante.

- ¿Qué crees que estás haciendo aquí, maldita estúpida?

Alma no respondió. La mirada del demonio ardía de ira. Sabía que debía aprovechar, darse media vuelta y salir de allí cuanto antes, pero no era capaz.

- ¡Nearoth! - Una voz potente salió de alguna parte entre los árboles sobresaltando tanto a los demonios como a la fantasma. Todos miraron en esa dirección. Alma notó una presencia bastante fuerte en la que no había reparado antes. No podía velo ni distinguirlo más que con su percepción como una sombra que destilaba maldad, aunque le parecía que unos ojos rojos brillaban en algún punto más allá del linde del claro, frente a ella.

- Vamos, Nearoth, déjala tranquila. Ella sólo pasaba por aquí, ¿no es cierto pequeña?- Los demonios parecían un tanto molestos o sorprendidos por aquella declaración, pero se mantenían en sus posiciones, como si aquel fuera su jefe. - Además, quizá la pequeña fantasmita pueda ayudarnos en nuestro pequeño proyecto, ¿no crees?

El tono, una burla de lo que sería un tono amistoso, no le gustó nada a Alma, ni tampoco las miradas del resto de los demonios. El enfado había pasado, y ahora aquellos ojos se veían como una veintena de pequeños fuegos que ardían avivados por el viento en una única dirección: hacia ella.

No le dio mucho tiempo a recrearse con aquellas miradas, porque oyó unos pasos salir de la espesura, desde donde había sonado la voz. Esperaba ver al demonio jefe dirigirse hacia ella, pero no fue así. En lugar de una enorme figura rodeada de sombra vio a un hombre bastante pequeño, de pelo castaño y corto y una extrañas cicatrices en la cara. No había cascadas de oscuridad a su espalda, por lo que Alma no entendió... ¿qué hacía aquel humano allí, en una reunión de demonios?¿Era acaso algo parecido a un rito lo que se estaba celebrando allí y necesitaban sangre? No le cuadraba, porque aquel humano se dirigía directamente hacia el círculo de demonios. Y, aunque sus ojos eran normales, de un color marrón chocolate, su mirada era la de un loco.

El hombre obvió a los demonios, como si no le importase nada su presencia, ni le afectase el aura de opresión que emitían y que seguramente sería percibido por cualquier persona que se acercara lo suficiente, y se dirigió a la fantasma. Se quedó a un par de pasos de ella.

Alma tenía claro que la veía, también que no podía hacerle nada, pero le asustaba su expresión y su papel en lo que los demonios habían insinuado. ¿Qué querían de ella? ¿Quién era aquel hombre? ¿Qué hacían allí esos demonios? ¿Qué estaba pasando?

Durante un momento el silencio reinó. El ambiente era tenso mientras el hombre examinaba a la fantasma, como si la evaluara.

- Demuéstrame cuál es tu poder, médium. Demuéstrame que realmente me sirves. - Dijo el demonio que aún no había dado la cara.

El hombre asintió y compuso una sonrisa maníaca, acentuada por las cicatrices de su cara. Levantó el brazo, dejándolo a unos centímetros de Alma y murmuró unas palabras antes de que ésta pudiese reaccionar.

La fantasma gritó. Aunque no podía hacerlo propiamente dicho, su mente lanzó un alarido que se clavó en las mentes de los demonios y del hombre, que sonrieron aún más, expectantes, y de todo aquel ser sensible a escucharla que se encontrase por los alrededores. Sintió una súbita sacudida, como si le hubiese caído un rayo encima, y le parecía que algo tiraba de ella, como si en la palma del hombre hubiese un agujero negro que la succionara. No podía moverse ni reaccionar. Sólo podía mirar fijamente al hombre, con su sonrisa y su mirada que le decían cuanto estaba disfrutando, y sin poder creer lo que le estaba pasando.

Gritó otra vez cuando otra sacudida la recorrió por dentro, lanzando su queja muda al viento.


Última edición por Alma Swann el 23/11/09, 05:30 pm, editado 1 vez
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 27/10/09, 06:49 pm

Aquella escena lo tenía totalmente tenso. Hubiera echo saltar cualquier aguja que intentaran clavar su piel debido a esta enorme tensión. Observaba cada uno de los movimientos de los demonios, y los de Alma. Obviamente no podía permitirse el lujo de entrometerse sin más en la conversación, pero estaba decidido a hacerlo si observaba cualquier peligro.

Para asegurarse de que la otra persona de la que se sentía responsable, giró la cabeza hacia el tronco del árbol en el Sophitia debía estar. De hecho, estaba, pero no como a Luthys le hubiera gustado: la chica se había levantado y se encontraba apoyada en el tronco del árbol. Su interior demoníaco ardió en deseos de gritarle a Sophitia, pero consiguió callarse, avanzar un poco hacia ella, y decirle con el tono más suave que pudo:

- Será mejor que esperes quieta si no quieres que una panda de demonios acaben contigo en menos de un suspiro.

No añadió nada más, pues una voz nueva procedente del círculo en el que Alma se encontraba había hablado. Luthys se acercó, colocándose en el mismo lugar desde el que antes había estado observando. ¿Qué diantres era eso?

No le gustaba en absoluto la expresión de aquel tipo. Y mucho menos le gustaba aquella conversación, ni aquellas miradas a Alma, y por supuesto, ni aquel acercamiento.

Cuando oyó el grito de Alma en su cabeza notó un escalofrío por todo el cuerpo. Si no corrió hacia ella en ese mismo momento fue porque notó otra cosa: alguien había notado su presencia.

Pero de igual modo, al segundo grito, no pudo resistirlo y salió junto con todos los demonios, colocándose junto a Alma y gritando con furia:

- ¡Dejadla en paz! ¡Es una simple fantasma que no os ha hecho nada malo! ¿Qué queréis hacerle? ¿No creeis que ya tiene bastante sufrimiento?- Hablaba rápido, sin pausas, no quería dar lugar a que nadie le interrumpiera antes de que dijera todo lo que quería decir.- Sea lo que sea, los demonios no atacamos a los fantasmas. Así que dejadla en paz.


Última edición por Luthys el 01/11/09, 09:31 am, editado 1 vez
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 29/10/09, 09:48 am

Se encontraba en pleno proceso de levantarse, cuando vio volver a Luthys, contenta penso que había recapacitado sobre esta locura de meterse con un grupo de demonios. Pero lejos estaba de ser así, solo le... ordenaba? Que no se meta... Pues claro que no se iba a meter, no de modo directo, era valiente, pero no suicida.

- Si, Capitán – Dijo en tono burlón, mientras saludaba como soldado, en un vano intento de aligerar el ambiente.

Luego se volvió a echar en el piso, mientras veía nuevamente como se alejaba, era ligeramente frustrante, pero era mejor pensar antes que actuar en vista de la situación. Dio un suspiro mudo y observo su tobillo, estaba algo inflamado, pero nada mas. Con la daga corto en silencio un pedazo de tela de su cinto rojo y vendo la zona mas afectada, probo de moverlo, el dolo había reducido. Conforme con el resultado se levanto nuevamente, miro al demonio, estaba espiando por entre la espesura, muy concentrado al parecer.

Aprovechando la distracción de todos los protagonistas, se movió despacio y en sigilo hacia otra parte de la espesura, buscaría un lugar ventajoso considerando su estado, y esperaría el momento adecuado para actuar.

Entonces vio lo que todos estaban viendo, o mas bien, no lo vio, pero lo imagino. Todos los demonios no les prestaban atención a ellos como había pensado en un momento, sino en algo invisible... Un fantasma según decían. Sophitia no veía a la supuesta fantasma, pero si sentía los escalofríos típicos que provocan.

Esto resultaba muy extraño, de un momento a otro resultaba que los demonios existían, que conocía a uno, y que también existían los fantasmas, era demasiado para una sola noche, el solo pensarlo hacia que le diera vueltas la cabeza. Ya abría tiempo para recapacitar de lo sucedido mas tarde, ahora tenia que prestar atención.

Un extraño hombre, de mirada desfigurada, y sonrisa sádica, se acercaba al fantasma... que pensaban hacer? Acaso era alguna clase de sacrificio? No entendía nada de lo que estaba sucediendo... El sujeto extendió la mano e hizo algo... algo que provoco gran placer en los demonios. Un lamento casi imperceptible hizo eco en la inmensidad del bosque...

Fue entonces cuando Luthys salto desde donde estaba oculto, su rostro reflejaba la inmensa rabia que sentía, y la determinación de luchar.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 30/10/09, 10:53 am

Alma notó como, de repente, quedaba libre de aquella fuerza extraña. Tardó un poco en recuperarse y en ubicarse, y le costó un poco más darse cuenta de que se habían detenido porque Luthys había entrado en escena. Todos los demonios y el médium le miraban con cara de fastidio y una chispa de odio.

No - pensó. ¿Por qué estaba allí? ¿La había oído gritar? ¿Se iba a enfrentar a la misma raza que le había apartado, que le había exiliado y le había quitado su inmortalidad, por ayudarla? La fantasma se sentía aturdida, incapaz de decir nada, de hacer nada, aunque en algún lugar de su corazón sintió un profundo agradecimiento junto con un miedo que cada vez era mayor.

Aquel médium la había atacado sin motivo. ¿Por qué? Por lo que sabía de ellos, los médiums eran personas que podían ver a los fantasmas, por lo general les ayudaban para que pudieran seguir a dónde fuera que ibas cuando morías sin asuntos pendientes. algunos pocos eran capaces de hacer descansar en paz a aquellos fantasmas que se habían vuelto demasiado locos como para pedir ayuda. Pero aquello... Nunca había oído anda de médiums que se aliaran con demonios, porque sólo las personas muy empáticas y sensibles eran susceptibles de conseguir y mantener ese poder.
Pero el hombre que tenía delante había demostrado ser un médium, aunque parecía tan... sádico, tan loco, tan ávido de dolor... Alma se estremecía cada vez que miraba directamente su cara surcada de cicatrices.

- Vaya, vaya, vaya... Mira quién está aquí... -
La voz del demonio jefe sobresaltó a todo el grupo, incluida a la fantasma, entre otras cosas porque sonaba muy cerca. Cuando se fijó un poco mejor, se dio cuenta que el demonio había salido de entre los árboles y se dirigía hacia ellos con una sonrisa sarcástica en la cara y la mirada fija en Luthys.

Era un hombre alto y fornido, con laga cabellera negra y ondulada. Sus rasgos eran armoniosos y duros, y Alma podía ver que debajo de aquellas brasas encendidas había unos ojos color miel. La oscuridad de sus alas le pareció a la fantasma más oprimente que la de los diez demonios que la rodeaban juntos.

- Así que ésta es una pobre fantasma que no ha hecho nada malo y los demonios no atacamos a fantasmas, ¿no? - se encogió de hombros. - No debería sorprenderme viniendo de ti, pero supongo que no me acostumbro a oír a uno de los míos intentado evitar el sufrimiento a alguien, y menos a un mísero y estúpido fantasma. - Resopló y se detuvo en el borde del círculo, donde los demás demonios le habían dejado un hueco. - Querido Luthys, ¿desde cuándo hace falta que alguien... - miró de reojo a la fantasma - …quiero decir, "algo" haga algo mal para que nosotros hagamos o dejemos de hacer daño o de divertirnos a su costa? Realmente esa mujer te cambió demasiado...- negó con la cabeza. Entró en el círculo y se dedicó a pasear entre Luthys, la fantasma y el médium, sin alejarse de los demonios que los encerraban.

- Verás, da la casualidad de que tú no puedes decir lo que hacemos o dejamos de hacer los demonios. - su sonrisa sarcástica se cambió por un gesto de desdén absoluto. Se paró enfrente suyo y le miró directamente- Te recuerdo que, a nuestros ojos, tú no eres más que un paria, y no tienes ni idea de lo que está pasando en nuestro círculo. Así que no te metas. - Se dio la vuelta y comenzó de nuevo a pasear, su expresión recompuesta de nuevo.- Ya te han dado un aviso de mi parte, y voy a ser lo suficientemente generoso como para darte otro. Vete ahora, y llévate a esa muchachita del pie torcido antes de que se me acabe la paciencia...

A pesar de su sonrisa, la amenaza era visiblemente abierta, tanto por su tono como por su mirada. Se sentía importante por haberles dado ese golpe: estaba seguro de que Luthys no sabía que tenía controlada a Sopihtia.

Alma miraba todo aquello con una creciente inquietud. No le gustaban las cosas que había percibido entre líneas. Y tampoco le había gustado el tono con el que había hablado a Luthys, ni en el que había nombrado a la mujer que él más había amado del mundo. Estaba asustada, y el miedo se mezclaba con el enfado hacia lo que aquel demonio estaba haciendo y las ganas de intervenir de alguna forma. Se había estado acercando lentamente a Luthys inconscientemente, y ahora estaba junto a él, un poco por delante, con actitud protectora. Aunque no había olvidado al médium, que ahora sólo tenía ojos para su "jefe", la fantasma tenía su mirada fija en el demonio. Incluso parecía tener un destello de rebeldía y de desafío en la mirada, que a su destinatario no le pasaron inadvertidos.

Miró a los dos, demonio y fantasma durante un momento con un poco de sorpresa.

- Vaya, vaya... ¿Ahora resulta que aparte de enamorarte de humanas estúpidas, te ha vuelto defensor y amigo de los fantasmas? ¡Esto es demasiado incluso para ti, querido amigo! - soltó una risotada que reverberó por todo el claro. Se giró a uno de los demonios que lo secundaban - Tráeme a la humana también. Es una estampa que no puedo perderme.

Dos de los demonios salieron del círculo y fueron hasta el lugar donde estaba Sopihtia, con la intención de agarrarla y llevarla con Luthys y Alma.

Mientras tanto, el jefe seguía hablando, entre risotadas.
- Quién hubiese dicho que tú antes eras un gran compañero, uno de los que mejor se aprovechaban de la gente... - las risotadas cesaron y la conversación adquirió un tono más serio. - ¿cómo te ha ocurrido esto, Luthys? aún no puedo entender cómo pudiste dejar de lado todo lo que habíamos planeado... Habríamos sido grandes, tú y yo... - señaló al resto de los demonios con un gesto de las manos y miró al cielo. - Y ahora, míranos. Yo estoy en camino de ser más grande de lo que nunca pudimos soñar, ¡he recibido órdenes directamente de Lucifer! - Luego bajó las manos y le miró. - Y mírate a tí.-le señaló con una sonrisa irónica. - Das pena.- Se rió otra vez, pero había un deje de amargura en su voz.

Alma no comprendía qué estaba pasando, pero sabía que no le importaban las pullas del demonio. No pudo evitar salir en defensa de su amigo, de la única persona que la había hecho sentir viva después de tanto tiempo. No pudo evitar encararse con él.

<< Tú sí que das pena. Creía que los demonios eran seres inteligentes y egoístas, a los que no les importa nada aparte de ellos mismos. Pero mírate, demostrando lo grande que eres sólo para tapar lo que te molesta estar ahí solo. Separarse de tu camino fue lo mejor que Luthys ha hecho en su vida, maldito bastardo, y no voy a dejar que le critiques por ello. >>


Las palabras botaron de su mente casi sin pensarlas. Sabía que no debía haberlo hecho, no sólo le estaba desafiando sino que le estaba insultando y provocando. Pero tenía que hacerlo. Había estado demasiado tiempo reprimiéndose y la tensión del momento, y el ataque del médium le habían hecho perder el control. Necesitaba sacar aquello que le oprimía en el pecho, y ante todo necesitaba demostrarle a Luthys que estaba de su lado. Pasara lo que pasara, y a pesar de todo.

Los demonios del claro fijaron su vista en ella, amenazantes. El médium miró al jefe, con enfado, como si esperara una señal para poder fulminar a la fantasma. Y el demonio aludido... ése la miró con la frialdad plasmada en su mirada. Los demonios no suelen dejar ver sus emociones, y aquel era una de las mejores pruebas de ello. Durante unos segundos que a Alma le parecieron una eternidad, el demonio la miró. Luego soltó una risotada mayor aún que las anteriores.

- Vaya con la fantasmita. Cualquiera diría que os conocéis de antes, pero hace un rato no estaba por aquí, al menos no contigo, según mis informadores. - La miró con interés. Luego miró a Luthys.

- Creo que estoy empezando a perderme, amigo. ¿Serías tan amable de explicarme quiénes son tus amiguitas y qué hacéis aquí? Empiezo a pensar que hay más de lo que parece detrás de tu presencia aquí....
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 01/11/09, 09:29 am

Luthys escuchó al demonio a la vez que intentaba controlar su enfado. Ahora estaba mucho más cerca de Alma, junto a ella, y, en cierto modo, se sentía algo mejor. Pero, por otro lado, había quedado claro que sabían de la presencia de Sophitia, y eso le preocupaba. Disimuladamente echó una ojeada a la chica, que aún seguía apoyada en el tronco del árbol, totalmente confusa con la escena que estaba presenciando.

Aquel demonio que hablaba era uno de sus mejores amigos de toda la existencia. Pero también era otro de los que lo marginaron y desterraron cuando la conoció a ella. Recordaba con claridad muchas de las cosas que habían hecho juntos. Y, ahora, se odiaba por ello.

No quiso pronunciar palabra en todo el rato, pues con todos aquellos demonios alrededor, y teniendo todas las de perder, era mejor mantener la boca cerrada.

Pero Alma no pensó lo mismo. Luthys cerró los ojos en un gesto autómatico mientras pensaba: “maldita fantasma con la boca grande”. Lo cierto es que esperaba que los demonios les atacaran sin más, o al menos él, Gérgal.

Ahora sí era su momento de hablar, y aunque en un primer momento pensó no hacerlo, era consciente de que la vida de Sophitia y la paz de Alma estaban en juego.

- El caso es que nos hemos topado de lleno con todo esto.-Miró a Alma, con un gesto que esperaba que entendiera que debía seguirle la corriente.- Como sabéis, fui desterrado y he llevo varios años de un lado para otro. Mi último destino fue llegar a este reino, donde me encontré con la chica de allí – Señaló a Sophitia.- Por supuesto esta fantasma con la boca grande me acompañaba, en contra de mi voluntad. Al parecer, es una de esas malditas conexiones que nos ocurren a veces con los fantasmas, y como ya sabéis, tengo que cuidar de ella. De ahí que haya salido en su defensa. Pero, conociendo la estúpida forma de ser de los humanos, la fantasma llegó a uno de esos enfados sin sentido que los demonios nunca entenderemos, poco después de encontrarnos con la humana. Entonces, sin más, la vi encaminarse hacia aquí, derecha a vosotros, y como comprenderéis, mi deber era protegerla, al menos hasta que se acabe la dichosa conexión.

Esperaba que ninguna de las dos chicas estropeara la mentira que acababa de soltar. Estaba convencido de que no era demasiado mala, pero no estaba seguro de que llegaran a creérsela. Miró a Alma disimuladamente, en señal de disculpa, pues lo que contó de ella no tenía nada que ver con la verdad.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 02/11/09, 10:38 am

Las cosas solo parecían empeorar a cada momento, seguían saliendo demonios, y por algún motivo cada vez se veían más poderosos. El ultimo en aparecer parecía ser el líder, tenia un aura imponente con un toque de respeto y egocentrismo que hasta un pez de río ciego podría verlo.

Para peor, la fantasma no pudo evitar cerrar el pico al parecer, porque de repente todos la miraron como si les hubiesen insultado a la madre o algo peor. Todos menos el líder, quien la miraba con su ya nombrara presencia seria y autosuficiente. Solo burlas brotaban de su boca. Que la llamaran “muchachita de pie torcido” no le causaba ninguna gracia, pero no por eso iba a lanzarse a decir improperios, no era de valiente, sino de estúpidos hacer cosas así.

Pero ahora entendía un poco mejor lo que relacionaba a la fantasma y a Luthys, también entendía mejor la historia del demonio, parecía ser muy triste. Ya no tenia ni una pizca de influencia sobre ellos? Tenían alguna posibilidad de que los perdonaran una vez mas? Tal vez no, si era así, pelearía antes de rendirse.

Tendría que haber supuesto que no podría ocultarse, pero no perdía nada intentándolo, al menos mantendría su amor propio. Cuando vio a los demonios acercarse guardo su daga en la funda en un solo y grácil movimiento. Intentaron agarrarla de las brazos y llevarla a la fuerza, pero los miro con enfado se resistió y fue caminando sola, con la frente en alto y disimulando la renguera lo mejor posible. Nadie haría que se arrodille, ni un grupo de demonios enojados.

Se paro junto a Luthys por propia voluntad y miro desafiante, no buscando pelea, ni faltando al respeto, sino simplemente demostrando que no se iba a dejar doblegar por mas poderes demoniacos o maldad absoluta que poseyeran.

Debía admitir que las mentiras que dijo su compañero la sorprendieron un poco, pero acostumbrada como estaba a mentir en todo momento, no hizo ni muestra de extrañeza ni mucho menos, simplemente asintió, como dando apoyo a la versión que acababa de oír.

En ningún momento hizo amague de hablar, ni nada parecido, no por el miedo, sino porque confiaba en que Luthys podría solucionar los problemas con su raza de modo razonable, ella era buena negociando por lo general, pero solo con seres humanos o similares.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 09/11/09, 05:53 pm

Gérgal miró a Luthys fijamente, sopesando sus palabras y la verdad que había en ellas. La historia era coherente, de eso no cabía duda, pero le extrañaba que sus muchachos no hubiesen detectado al fantasma antes, si realmente estaba rondando cerca de Luthys, que era lo propio de alguien con una conexión. Finalmente soltó una risotada.

- Así que protegerla, ¿eh? Menudo marrón, amigo. ¿Cómo conseguiste acercarte tato a una persona así para que su fantasma quedase conectado a ti? -A pesar del tono amistoso, había picardía en su voz, como si no se acabara de fiar del todo.

- Quizá pueda ayudarte a librarte de ella. DEspués de todo, tengo los medios necesarios para que su vínculo se rompa... - Añadió, mirando al médium de reojo.


Alma sabía, en el fondo, que Luthys no había dicho aquello porque lo pensara, sino porque quería sacarlos a todos de aquel atolladero. Pero ese saber estaba tan hundido en el fondo de su mente que no fue capaz de rescatarlo.

Llevaba meses, sino años, huyendo, cargando con una pena que n podía demostrar, sin ninguna manera de sacarla fuera. Llevaba más tiempo aún sintiéndose inútil y vacía. Y sola, muy sola. Eran años enteros de desesperación acumulados en el fondo de su corazón, y el ataque del médium la había dejado sin fuerzas, sin ganas. sin la capacidad de controlarse. sólo quería sacar todo lo que llevaba dentro de alguna manera, y todos los que la rodeaban le estaban dando esa solución.

Flotó un poco hacia atrás, separándose de Luthys, quedando más centrada en aquel círculo de demonios.

<< Sí, es cierto, Luthys. ¿POr qué no le dejas que te libre de mí para siempre? Dado que parece que soy incapaz de alejarme sola y si tanto me odias, quizá te vendría bien ayuda. >>


Su pensamiento resonó lleno de rencor, de odio y de furia. Para cualquiera parecería molesta por lo que acababa de oír, como daban por hecho todos los demonios. Pero para alguien que supiera mirar un poco más allá, le sería fácil reconocer la pena y la tristeza que estaba enmascarando tras esa actitud.

<< Vamos, dile que me mate, sigue el instinto de la bestia que llevas dentro. Líbrate de mi para siempre >> Sabía que estaba haciendo daño, pero era incapaz de parar. Había abierto la caja de Pandora, y hasta que no estuviese vacía no la podría volver a cerrar. Como Luthys no contestaba se giró al jefe de los demonios, mirando también la médium que estaba junto a él y la miraba.

<< Nada te impide darle la orden. ¿Acaso necesitas el permiso de Luthys para actuar? Estabas a punto de matarme antes, de probar a tu nueva marioneta, o lo que quiera que estuvieseis probando. ¿Quieres matarme realmente? Adelante, mátame. Hace años que debería estar muerta. Hace años que lo deseé con todo mi corazón, y en lugar de conseguirlo me quedé como estoy. ¿POr qué no me liberas de una vez? Déjame morir completamente y descansar de una maldita vez. ¡MATAME VAMOS! >>

Aquella última frase iba dirigida al médium, que a pesar de todo nos e inmutó. Esperaba órdenes de su maestro, pero este miraba fijamente a la fantasma, con cara de interés y una sonrisa burlona.

- Vaya, ciertamente parece un incordio. ¿Suele ser así a menudo?

<< ¡Esto no va con él! Si de verdad quieres o necesitas matarme, vamos, mátame. Él no puede decidir si yo vivo o si yo muero. ¡Es mi decisión y te digo que me mates! >> Los gritos de Alma cortaron a Gérgal que se giró para estar frente a frente con la fantasma. sus ojos adoptaron una expresión amenazante. Los gritos de los fantasmas resultaban bastante molestos para los que eran capaces de oírlos porque no hay manera de escapar de ellos y resuenan como si te chillasen al oído. Estaba enfadando al jefe, pero ya no podía parar. E repente deseaba que todo aquello acabara, todo lo que había soportado durante tanto tiempo. Su cuerpo etéreo temblaba en el aire.

- No agotes mi paciencia pequeña estúpida. Bastante he aguantado ya, bastante he escuchado y bastante me he contenido a mí y a mis hombres. Si no fuera porque hoy estoy de buen humor me habría dado igual que apareciese tu amiguito y su chica. Ahora mismo estarías sufriendo una eternidad de tormento infinito para que yo pudiese disfrutar de tu poder como fantasma. Así que no me provoques demasiado, porque no pienso dejar que me digas lo que tengo que hacer.

El resto de demonios habían notado la furia de su jefe y habían cerrado un poco el cerco. Gérgal recompuso su expresión y se giró a Luthys.

- ¿Sabes? creo que ella tiene razón. Debería acabar con esto de una vez y quizás así podamos charlar tranquilos un rato.

Hizo un gesto con la mano.

El médium se preparó para atacar otra vez.


Última edición por Alma Swann el 23/11/09, 05:24 pm, editado 2 veces
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 09/11/09, 07:00 pm

Aprovechó un momento de silencio para mirar a Sophitia, poner una mano en su hombre y susurrarle:

- Intenta permanecer tranquila.- Estaba seguro de que la chica no sabía muy bien que estaba ocurriendo, sobre todo porque ella no era capaz de oír ni ver a Alma. Se sentía fatal por tenerla allí junto a él, expuesta a lo que fuera que ocurriese al final. Esperaba, al menos, poder protegerla como se merecía.

Fue justo en ese instante de sus pensamientos cuando oyó a Alma y se quedó boquiabierto, literalmente. ¿Qué quería la dichosa fantasma ahora? ¿Por qué se comportaba así?... Oh, oh... ¿Se lo habría creído? ¿De verdad pensaba que él la odiaba? Ni mucho menos era eso lo que sentía por ella. Se trataba del ser que le sacó del abismo en el que se hallaba sumergido. Era mucho más que un fantasma para Luthys.

Deseó poder decírselo, aunque fuera sin voz, a través de su mente, pero no estaba seguro de hasta qué punto eran ambos capaz de tal cosa. Prefirió no arriesgarse.

La cosa empezó a ponerse seria cuando Alma comenzó a cambiar el tono para rogar a aquellos seres que la mataran. Luthys no quería hablar, no estaba seguro de saber pronunciar las palabras correctas en aquellos momentos.

Mientras todos permanecían pendientes de la conversación entre Gérgal, Alma y... bueno, la observación de ello de Luthys, un demonio bajito y algo pasado de peso se acercaba sigilosamente a Sophitia. Sin más, la olisqueó cual perro, él no olía mal, pero verdaderamente se trataba de un demonio imponente por su presencia. Instantes después, comenzaba a introducir una de sus manos por los huecos que encontraba entre la ropa de la chica. Todo eso, sin el más mínimo ruido que los demás presentes, excepto Sophitia, pudieran oír.

Justo entonces, Gérgal agitó su mano dando una orden.

- Espera, Gérgal- intervino Luthys, intentando aparentar la calma que no poseía, dando un paso adelante.- ¿Qué vas a hacer con ella? Es que... a ver, al parecer...- Ciertamente no sabía qué decir, todas sus ideas sonaban estúpidas.- Se ve que que nuestra unión no acaba hasta que pase el tiempo justo para que ella haya pasado el riesgo de volverse loca, como les ocurre a muchos fantasmas.- En su interior, se dijo: "si no lo está ya, claro".- [b]Por eso mismo, creo que será mejor que olvidemos esto y nos vayamos. Ha sido todo un mal entendido, ¿no te parece?
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 16/11/09, 08:57 am

Intentar mantenerse tranquila? Ja! Eso si era gracioso, solo tenia que evitar que un grupo de enojados demonios dispuestos a arrancarle las tripas y hacer nudos con ellas la intimidaran, pan comido.

Al poder escuchar solo la mitad de la charla, a Sophitia le costaba entender bien que pasaba. Pero otra vez sintió ese escalofrío tan desagradable ¿Seria que la fantasma otra vez estaba triste? No se habría creído lo que había dicho Luthys, verdad? Le dieron ganas de agarrarla por sus hombros fantasmales y sacudirla, ¿porque demonios se creía que estaban allí parados? Rio por dentro por haber pensado ese ultimo comentario, tal vez por los nervios también.

El demonio jefe se estaba enojando, y no parecía que la cosa fuera a mejorar “Si no fuera porque hoy estoy de buen humor me habría dado igual que apareciese tu amigito y su chica.” Momento “su chica” ese comentario no le gusto, ella no era de nadie, a lo sumo podría decir que su señor era el mar ¿Quien se creía que era ese maldito cornudo?

Sophitia también estaba llegando a su limite de paciencia, se estaba portando bien, estaba soportando los múltiples insultos que le habían propinado, tanto físico como verbal, pero ya faltaba poco para que mandara todo al.... No volvería a hacer el mismo chiste mental.

¿La fantasma estaba pidiendo que la mataran? No sabia que eso fuera posible, pero el único humano aparte de ella que había en el lugar parecía feliz de seguir lastimando a la chica. Bah, no se podía llamar humano a un ser así, su mirada perdida, su sonrisa macabra, no estaba en su sano juicio.

Y entonces...sintió un roce por el costado, distraída como estaba al principio no se fijo. Se dio vuelta un segundo y vio una especie de demonio que la olisqueaba como si fuera un perro. Su primer instinto fue patearlo, pero no sabia que tanto ofendería eso a los demás. Además, no era un perro, era un demonio, no sabia de lo que seria capas.

La pirata estaba allí parada, soportando estoicamente el olfateo, cuando comenzó a sentir una mano que se metía por varios lugares. Su cara comenzó a ponerse colorada, la sorpresa y la indignación se reflejaban en su rostro. No habían muchos huecos por donde meter la mano, no tenia bolsillos, ni mochila, solo quedaba unas pocas opciones.

En un solo y rápido movimiento empujo al demonio regordete de encima suyo mientras sacaba el cuchillo y gritaba – ¡¡¿Qué crees que haces?!! – Sophitia dejo salir la furia que la embargaba desde que había escuchado el primer insulto a su persona
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Alma Swann el 18/11/09, 10:10 pm

Ante la intervención de Luthys, Gérgal frenó la orden y el médium, con fastidio, detuvo la letanía que habría desatado su poder.
El demonio jefe no prestó atención al desencanto de su subordinado, sino que se dedicaba a observar a Luthys con el ceño fruncido.

- Un vínculo muy extraño el vuestro.- hizo una pausa y dio un pequeño paso hacia Luthys. - Nunca he oído hablar de algo semejante, de hecho.

Mantuvo su vista fija en su ex-compañero durante unos instantes que parecieron eternos.

- ¿No me estarás mintiendo, verdad viejo amigo? Sería un acto demasiado humano incluso para ti, ¿no crees? - de repente una sonrisa sarcástica apareció en su cara, salpicada de la fiereza de quien acaba de encontrar algo de lo que disfrutar de verdad. - NO puede ser cierto. -Soltó otra carcajada que resonó en todo el lugar. - ¿Sabes lo que te pasaría si se enteran arriba de que eres tan condenadamente humano, querido amigo? Ya te castigaron una vez, esto podría ser el punto final de tu historia. - De nuevo una risotada enorme. - Me parece que voy a disfrutar con esto amigo Luthys. Creo que le ahorraré a Lucifer el solucionar tu problema, ocupándome yo mismo. No puedo dejar que un demonio tan poco demoníaco ande por ahí desacreditando a toda su especie, no en los tiempos que corren, con lo que nos traemos entre manos...

Sonrió con macabro placer mientras desenvainaba su espada de la vaina que llevaba colgada en la espalda. Su arma: una hermosa espada demoníaca cuya hoja, para ojos capaces de ver más allá de las apariencias, era negra como el ala de un cuervo y al mismo tiempo centelleaba como si estuviera prendida en llamas.

Por suerte para Luthys, justo en ese momento Sophitia gritó. Gégal se giró, junto con todos sus súbditos, para saber a qué se debía aquella intromisión.

Al demonio jefe no le gustó lo que vio.

- ¿qué clase de demonios sois que no sois capaces de mantener a raya a una asquerosa humana? ¿Es que tengo que hacerlo yo todo para que se haga bien?- miró con furia al demonio que había caído al suelo por el empellón de la chica. Levantó su espada, se acercó al rechoncho demonio que se intentaba levantar y se la clavó sin miramientos. - Estoy harto de los ineptos.

Miraba ahora a la pirata con odio, le acababa de estropear su gran momento. Y pocos son capaces de entrometerse en los planes de un demonio y salir indemnes. Gérgal se acercó a ella en dos zancadas y la agarró por el cuello con una fuerza sobrehumana que ella no puedo rechazar.

- ¿Que te crees tú que estas haciendo? ¿Te crees con derecho a arruinarme la noche, a entrometerte en mis asuntos? ¿Cómo te atreves, sucia humana? - La soltó con fuerza, haciéndole perder el equilibrio y luego la empujó con una mano para que cayera definitivamente al suelo.

-No aguantaré ni una sola interrupción más, ni un solo error más, ¿lo habéis entendido? - Miraba ahora a sus demonios, que asentían preocupados por sus pellejos. Levantó la espada, dispuesto a clavársela a Sophitia. - Nadie se interpone en mi camino. ¡NADIE!

Un silencio sepulcral se adueñó del ambiente.

A sólo unos pasos de allí, la fantasma asistía a los acontecimientos sin darse cuenta de nada. Alma estaba completamente ausente desde la intervención de Luthys,
Porque estaba preparada para volver a sentir aquella fuerza succionadora tirar de ella de nuevo. Quería sentirla para poder olvidar lo que provenía de su propio interior. Pero no estaba preparada para aquel intento a la desesperada de Luthys. Incluso en su estado alterado era capaz de distinguir la preocupación que había llevado a su amigo a ir tan lejos. Sólo para salvarla.

Su máscara de furia se deslizó lentamente dejando al descubierto la tristeza, la pena y el dolor que se agolpaban dentro de s cuerpo translúcido intentando salir... pero sin conseguirlo. Se quedó flotando, con las manos colgando junto a su cuerpo y la cabeza gacha, como una muñeca rota que espera su turno en un estante, esperando a que alguien la vea y la repare o se deshaga de ella de una vez por todas. Así se sentía, tanta emoción acumulada que se creía incapaz de soportarla ni un minuto más.

Ojala hubiese podido llorar. Lo sentía todo tan dentro, pugnando por salir desde el fondo de su alma...

<< Lo... lo siento... >>

La espada de Gérgal se paró en seco a medio camino. Todos los demonios parecieron sorprenderse de oír aquella voz tan suave, aquellas palabras tan dubitativas y temblorosas, tan llenas de sentimiento que casi dibujaban lágrimas en el aire silencioso y en las mentes de los que fueron capaces de distinguirlas. Aquello quedaba demasiado fuera de lugar en la atmósfera de opresión y terror que ellos intentaban crear. Estaban cuanto menos sorprendidos ante aquella inesperada reacción de la fantasma.
Pero eso no importaba, porque una persona de los presentes fue capaz de comprender las palabras, una persona fue capaz de escucharlas en el fondo de su corazón, porque era a quien estaban destinadas.

<< Por favor... por favor... no te vayas... >>

Alma se desplomó en el suelo, no flotaba sobre él sino que parecía sentada, con la cabeza ante ella, tocando el suelo con la frente y tapándose la cara con las manos.


Última edición por Alma Swann el 23/11/09, 05:16 pm, editado 1 vez
avatar
Alma Swann

Cantidad de envíos : 298

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Luthys el 22/11/09, 04:20 pm

Notaba como iba enfureciéndose por dentro, cada vez más. Mientras Gérgal hablaba, Luthys mantenía la vista fija en el suelo, tratando, por todos los medios, no mostrar sentimiento alguno. Deseaba golpear a ese canalla y salir de allí sin más, pero no podía hacerlo.

Por más que Gérgal dijera, él no iba a abrir la boca. Ya había dicho bastante y, de momento, no parecía haber servido de mucho.

“¿El punto final de mi historia? Mi historia ya acabó cuando ella murió, ¿qué sabrás tú?”, pensó mientras Gérgal lo amenazaba.

De pronto, escuchó el grito de Sophitia. Se giró rápidamente hacia ella y se acercó a ella. Con sus manos bajó el arma de la chica y miró con todo el odio del mundo al rechoncho demonio. Después volvió a colocarse en el lugar de antes, pues Gérgal se acercaba a Sophitia.

Se sentía como un maldito cobarde, sin hacer nada y viendo como sufrían aquellas dos chicas por su culpa y en manos de los de su raza.

Su interior hervía de furia cuando el demonio que una vez fue su amigo levantó del cuello a Sophitia y empuñaba la negra espada dispuesto a clavársela.

Pero fue entonces cuando Alma se hizo notar. Y Luthys la notó más que nadie. Se sintió desdichado al verla tan triste, tan arrepentida... tan lejos. Se acercó a ella lentamente cuando se desplomó en el suelo. Pero, antes de llegar, se dirigió a Gérgal, con una voz totalmente clara y cortante, no daba paso a respuesta alguna:

- Se acabó. Yo mismo me presentaré ante Lucifer si es necesario, pero nuestra estancia aquí ha terminado. Mátame si quieres, pero no voy a volver a agachar la cabeza. Despreciádme si queréis – dijo dirigiéndose a todos los demonios – pero es el camino que he elegido y se me concedió vivir con esta decisión, así que no os debo nada. Dejadnos marchar en paz.

Se agachó junto a Alma y le susurró:

- Nos vamos de aquí. Ya hemos tenido suficiente, sobre todo tú. No voy a irme a ningún lado...- le costaba terminar la frase, y lo hizo con voz tan baja que sólo Alma fue capaz de oírlo- y mucho menos sin ti.

Se levantó de nuevo y miró a Sophitia, le indicó con un gesto que se acercara a él y dijo de nuevo a los demonios:

- Decidle a vuestro señor que estaré gustoso de presentarme ante él si es necesario, no tiene más que avisarme de ello.

Y dicho eso, se volvió a mirar a sus dos compañeras, aún temeroso de la reacción de los demonios, pero mucho más contento consigo mismo. La reacción de Alma ante el problema le había llegado fondo. Ver así a su amiga le había hecho plantar cara a esos malditos demonios y poner fin a aquella situación.

Si por ello iba a morir, estaba orgulloso de que así fuera.
avatar
Luthys

Cantidad de envíos : 889

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Sophitia el 25/11/09, 09:36 am

No llego siquiera a terminar de reaccionar, en un momento estaba casi abalanzándose sobre el demonio rechoncho, al siguiente su cuchillo estaba en el suelo y el jefe demonio la tenia por el cuello. No lograba respirar bien, quería agarrar su otro cuchillo, pero si se soltaba de la mano del demonio no podría respirar, se concentro en inhalar y exhalar lo mejor que podía, mientras el odio se reflejaba con intensidad en su mirada. Le estaba hablando, quería contestarle algún insulto, pero apenas podía respirar.

- No serás.... No serás tu quien me diga....que puedo y que ...no puedo hacer, asqueroso monstruo. Hago... lo que se me da en gana - Logro apenas vocalizar, si iba a morir, al menos diría todo lo que quisiera antes.

Cuando ya sentía que perdía la conciencia fue arrojada al suelo sin mas, comenzó a toser sin control al recibir la primer bocanada de aire fresco, tenia lagrimas en los ojos que no la dejaban ver bien, aunque nadie podría haber afirmado si las lagrimas eran producto del odio, del miedo o del ahogo. Vio como el horrible ser levantaba su espada ¿así es como iba a terminar todo? No había logrado conseguir su barco, era lo único que lamentaba, eso y no poder dar algo mas de batalla antes del final. Luego escupió a los pies de su verdugo.

- De mi para ti – Dijo con una sonrisa torcida

De pronto una oleada de frío intenso le congelo hasta la sangre ¿seria la fantasma otra vez? Su tristeza era casi palpable, su dolor era profundo. Sophitia no lograba entender el por que de tanta tristeza, si era un fantasma ya tendría que haberse ido hace mucho, o no? ¿Qué era lo que le quedaba por hacer en el mundo terrenal? Escucho al Luthys decir un valiente discurso, ya era hora penso Sophitia y rio un poco por dentro, se había tardado en mostrarse como era en realidad.

Al ver el gesto se levanto, algo despacio, pero sin ayuda, luego tomo su daga del suelo y la volvió a su funda, mientras se unía a Luthys. Al estar junto al él le apoyo una mano en el hombro en señal de apoyo y de comprensión. Ya era hora de irse.
avatar
Sophitia

Cantidad de envíos : 953

Volver arriba Ir abajo

Re: Junto al mar de nuevo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.