Censo
Últimos temas
» Sentimientos encontrados
Ayer a las 10:03 pm por Songèrie

» Adonde me lleven los sueños
Ayer a las 02:57 pm por Lisandot

» El fin de un viaje y el comienzo de otro.
04/02/18, 03:16 pm por Florangél

» Vini, saquei, marchi
30/01/18, 06:23 pm por Narrador

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/01/18, 06:01 pm por Narrador

» Trama 3 . Se reclutan piratas y maleantes varios
30/01/18, 05:58 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Sentimientos encontrados

Ir abajo

Sentimientos encontrados

Mensaje por Kirill el 04/02/18, 07:34 am

Kirill se despertó con una sensación descorazonadora, no recordando con claridad el sueño que le había provocado aquella reacción, Sentía un peso horrible en el pecho, una sensación casi de pánico, una impresión indeleble de que estaba cometiendo el mayor error de su vida.  Se dio cuenta, súbitamente, de que había soñado con la persona que más odiaba en el mundo: la pirata Sophitia.
El sentimiento de desasosiego era tan fuerte que, en aquel momento, habría abandonado todos sus planes y habría puesto rumbo de vuelta  a Jaspia e iniciado una desesperada y absurda búsqueda para encontrar a la pirata. Pero estando en un barco se le antojaba ridícula la idea de irrumpir en el camarote del capitán exigiendo que diese media vuelta. Y sin embargo, aunque la juzgara ridícula e incluso patética, la consideró sin poder evitarlo, y al considerarla se sintió avergonzado de sí mismo. Aún tumbado hizo un esfuerzo por calmarse. ¿Qué, exactamente, había provocado aquello? No es que pensara en Sophitia cada día, ni mucho menos. ¿Acaso había dejado algo pendiente? ¿Por qué la persona a la que más odiaba sería la que le provocaría un deseo de permanecer en Jaspia? No estaba seguro, pero tenía la sensación de que en su sueño... En su sueño no la odiaba...
¡Ridículo! Y sin embargo, ¿con qué otra persona de Jaspia había mantenido una relación cercana, ya sea de confianza u odio? ¿Por qué soñar con Sophitia, por qué ahora que abandonaba Jaspia? Y sobre todo, ¿por qué esa profunda... tristeza?
Aquella sensación no le abandonó tan rápidamente como habría deseado, quizás porque en el barco no había mucha otra cosa que hacer que darle vueltas a los propios pensamientos. Aquel día lo pasó mirando al horizonte, deseando, muy a su pesar, avistar una bandera pirata y sufrir un abordaje. Había algo místico en su sueño y tenía la extraña certeza de que era un presagio, una advertencia que él estaba ignorando.
Pero el contenido exacto del sueño se había desvanecido, y aquel día no ocurrió nada, ni tampoco el siguiente. Kirill se sintió decepcionado sin entender por qué, y la decepción dió lugar al enfado. Determinó que no volvería a pensar en aquel sueño ni aquel sentimiento, y mantuvo sus planes de abandonar Jaspia. Había permanecido en aquel archipiélago demasiado tiempo y no tenía nada que lo atase a él.
Y de esta manera, el viaje prosiguió sin mayor inconveniente.

FDI. ¡Hola! ¡Hace mucho que no escribo!
Este tema (a no ser que alguien mas se meta en el), es en principio un autoconclusivo para darle a Kirill un lugar en el que estar (fuera de Jaspia) en todo este tiempo en el que yo he estado ausente del foro, así como para darle un poquito de desarrollo personal. No es que Kirill se haya ido definitivamente de Jaspia.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 779

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Songèrie el 06/02/18, 03:11 pm

La guerra es una Cosa Muy, Muy Mala. Se mueren muchas personas, otras salen heridas y las que quedan no tienen ni dinero ni ganas de diversiones y pasatiempos, lo que era Muy, Muy Malo para mí. En un buen día apenas podía ganar una que otra pieza de acero con mis malabares y en un mal día… pues no ganaba nada y, ¡malhaya mi suerte!, aparte de mis malabares y las ilusiones - que me resultaban cada vez mejor, pero no me servían de mucho ya que un pan ilusorio no llena la panza – no había nada que supiera hacer lo bastante bien como para que alguien me pagara por ello.

Cada día comía menos y cada día la ropa me quedaba más grande. Si hasta llegué a comerme unos pájaros que Chevalier cazó y me dio, pero ratones… eso sí que no. Llevaba la mar de días así, sin saber qué hacer y dándome cuenta de que la guerra seguía y seguía y que tampoco el circo iba a poder regresar así, cuando recordé que la tía Mimi decía que a los problemas había que torcerles la nariz y tomé la decisión … irme de Jaspia. En otros lugares no habría guerra y podría ganarme la vida con mis malabares y quizás podría encontrar la pista del circo y reunirme con mi gente.

No tenía dinero para el pasaje – mis últimas piezas de acero las gasté en comprar algo de comida para los primeros días del viaje – pero no me asustaba ir de polizón, total ya lo había hecho antes. No fue muy fácil colarme en el barco con Chevalier, mis utensilios para los malabares, un pequeño odre un agua y una bolsita con comida, pero ayudándome con ilusiones conseguí distraer a los marinos que hacían guardia y me metí a la bodega.

Estuve dos días ahí, en un rincón, con Chevalier dándose la gran vida con las ratas que cazaba y yo aburrida como una ostra, hasta que al tercer día no aguante más. Ya no me quedaba agua ni comida y necesitaba moverme y respirar aire fresco, ¡si ni siquiera sabía si ya era de día o de noche!, así que, agarrando firme a Chevy, me aventuré a salir a la cubierta.

avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Kirill el 10/02/18, 05:18 pm

Kirill, consciente de que a partir de ahora tendría que buscarse la vida en un nuevo reino, había procurado ahorrar y había comprado por pasaje una simple litera, no un camarote individual. Había pensado que lo segundo habría sido demasiado caro - y lo era, la guerra había encarecido el pasaje -, que no sería para tanto pasar unos días en los dormitorios comunes. ¡Cuánto se había equivocado! ¡Aquello era un infierno! Si se despertaba durante la noche, le tocaba escuchar a completos desconocidos lloriqueando, hablando en sueños. Y después de cada comida corría el riesgo de que alguien con mareo vomitara ahí mismo. ¿Para qué se molestarían en comer si iban a sacarlo inmediatamente? Desayunar se convertía en un acto inútil.

En el barco se servía el desayuno para todos los pasajeros y los miembros principales de la tripulación al mismo tiempo, temprano, cuando el sol apenas comenzaba a calentar el ambiente por la mañana. Era, quizás, el momento más social del día. Todos se veían las caras y el capitán les daba parte de cualquier actualización en el rumbo, velocidad, distancia por recorrer - números que realmente significaban bastante poco para Kirill, pero que parecía tener a todos los demás entretenidos.

Aquella mañana el mago se levantó con la misma sensación de pérdida que venía persiguiéndole los últimos días. Siguiendo lo que comenzaba a ser una rutina, la consideró sin comprenderla durante largos minutos, y después se levantó, lavó las manos y la cara, y salió a cubierta a observar el horizonte. Más allá de parches de nubes y sol, no había nada que rompiera la monotonía del mar. Cuando tocaron la campana que anunciaba el desayuno, Kirill se apartó de la barandilla y se dirigió de vuelta al interior del navío.

En aquel momento atisbó a una niña que le llamó la atención. En parte por el color rojizo del pelo, y por otro lado porque estaba tan desmejorada que Kirill no pudo evitar preguntarse cómo podían sus padres haberse permitido el pasaje si no podían ni alimentar ni vestir a la niña. No se paró a observarla, sino que siguió caminando hacia el comedor. Pero se dio cuenta de que a esa chica no la había visto durante los desayunos.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 779

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Songèrie el 13/02/18, 07:41 pm

Resultó que ya era de mañana, muy temprano. Sólo había unos pocos marineros a la vista, todos ocupados en sus tareas y ninguno pendiente de si había un polizón a bordo, lo cual era algo Muy Bueno para mí. De todos modos, traté de no hacer ningún ruido y me quedé muy quieta mientras pensaba qué hacer.

En eso estaba cuando un señor muy alto y pálido salió de dentro del barco y se puso a mirar por la barandilla. Que fuera tan pálido me llamó mucho la atención: me recordaba a Zoltan el Grande, un mago que estuvo una temporada en el circo. Él era muy pálido también y tenía un número muy bueno en el que se convertía en murciélago. A la gente le gustaba ese número, pero, de todos modos, el abuelo Leo lo echó; creo que porque era muy perezoso, dormía todo el día y sólo salía de noche.

El Señor Pálido no me vio al principio, porque estaba mirando al mar, pero luego sonó una campana y él se dio la vuelta y entonces sí me vio. ¡Me llevé un susto! Pero él siguió caminando como si nada y se metió en el barco de nuevo. Ahí me volvió el alma al cuerpo y me di cuenta de que dentro del barco se oían voces y movimiento, como si muchas personas fueran a un solo lugar. Se me ocurrió que quizás eso significaba ¡desayuno! y mis tripas casi crujieron de hambre.

Tenía susto de seguir al Señor Pálido dentro del barco, no fuera cosa que me pillaran, pero Chevalier tomó la decisión por mí. Muy campante siguió al Señor Pálido y yo no tuve más remedio que seguirlo a él. Y así llegamos a una sala en que había varias personas sentadas a mesas muy largas y ¡estaban comiendo!

Tenía que conseguir desayuno para mí, pero no podía llegar y pedirlo, tenía que robarlo. Y para robarlo, tenía que conseguir distraer a esas personas, hacer que miraran en una dirección que no fuera la entrada, tomar el desayuno de quien estuviera más cerca y luego salir disparada. Así que me puse manos a la obra y me concentré en crear la ilusión de una sirena que cantaba muy lindo, sentada en una roca, como en algunos cuentos que me contaba mamá, sólo que no estaría en el mar sino dentro del barco.

Me llevó un poco de tiempo, pero al fin conseguí que una sirena pequeña – todavía no conseguía hacer ilusiones muy grandes – y rubia apareciera cantando al otro extremo de la sala.
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Kirill el 17/02/18, 10:18 pm

Kirill estaba concentrado comiendo su desayuno lentamente, a pequeñas cucharadas para hacerlo durar más, cuando el habitual murmullo de conversaciones en el comedor comenzó a silenciarse. ¿Acaso había decidido el capitán dar el parte diario más temprano de lo habitual? El mago miró hacia la mesa de los oficiales y los vio a todos boquiabiertos y confusos. Es más, todos estaban mirando en la misma dirección.

Al fin se dio cuenta de que se escuchaba una tenue voz de mujer, y en un lado de la sala identificó su proveniencia: una pequeña sirena. ¿Qué demonios?

Los pasajeros habían interrumpido su desayuno y observaban embelesados aquella inesperada aparición, con una mezcla de temor y reverencia, sin atreverse a moverse. Frente a aquella inmovilidad, un caos silencioso cundió entre los tripulantes, quienes corrían de lado a lado. Recordando historias de sirenas, unos se armaban, otros se tapaban los oídos, y otros tantos intentaban protegerla.

- ¡Si interrumpes su canto se enfurecerá! - escuchó Kirill susurrar apresuradamente a un marinero cercano, quien estaba deteniendo a otro presto a atacar aquella aparición.

Uno de los oficiales se había levantado y acercado lentamente a la sirena, con la espada desenfundada, mientras esta continuaba cantando. Parecía a punto de lanzarse a aprehenderla pero no acababa de reunir el coraje necesario, y ninguno de los marineros se atrevía tampoco a detenerle dado su estatus superior en el navío. Era un extraño status quo en el que todo el barco se vio inmovilizado.

Menos unos pocos como Kirill, que seguía comiendo. O aquel gato que pasó corriendo por un lado de la sala. O la chiquilla pelirroja que aprovechó aquella distracción para servirse desayuno sin que la vieran. El mago vio todo esto y le pareció curioso, pero su humor en aquel momento era mayormente indiferente, distraído como estaba en sus propias cavilaciones.

Y entonces el oficial reunió el valor necesario, y echándose hacia delante para agarrar a la sirena se exclamó:
- En nombre del Rey…
Pero su mano atravesó a la sirena sin tocarla, y el discurso se interrumpió a mitad.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 779

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Songèrie el 21/02/18, 08:48 pm

La sirena ilusoria que creé tuvo resultados inesperados para mí. Había esperado que la gente se sorprendiera con su aparición y la estuviera mirando el tiempo suficiente como para que yo pudiera conseguir mi desayuno, pero pasó más que eso. Algunos se asustaron, otros como que querían atacarla y otros defenderla… Perdí algunos segundos mirando el barullo que yo misma había armado, pero pronto recordé mi Misión Principal: el desayuno. Tan rápido como pude, que la sirena no iba a durar mucho, agarré una escudilla con gachas de avena y unos panes con manteca.

No todo el mundo se había distraído con mi sirena, sin embargo. Unos pocos siguieron comiendo como si tal cosa, incluyendo al Señor Pálido que me estaba mirando. Cuando me di cuenta me asusté un poco, pero a él parecía importarle un pepino lo que yo estaba haciendo, lo que hizo que me cayera la mar de bien. Por eso no resistí la tentación de sonreírle y hacerle una reverencia como cuando terminaba mi número de malabares, antes de marcharme de ahí junto a Chevalier, que había encontrado un arenque no sé dónde…

Alcancé a escuchar que alguien decía “En nombre del Rey…” y nuevas exclamaciones de asombro y creo que de miedo y me figuré que la sirena se había desvanecido por fin, así que me apresuré en desaparecer a mi vez junto con mi gato, rumbo al lugar donde almacenaban el agua.y pensando que la próxima vez atacaría la cocina. Seguro que habría menos gente y más cosas para comer y todo sería más fácil.
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Kirill Ayer a las 01:20 am

Kirill escupió el desayuno que tenía en la boca cuando vio a la chiquilla sonreír y hacer una reverencia. Se empezó a reír y se atragantó. Los tripulantes estaban alarmadísimos gritando e intentando decidir qué había pasado y de quién era la culpa, y que Kirill se empezara a partir de risa en aquel momento no le pareció a nadie divertido ni razonable.

Consiguió recomponerse y aún con una sonrisa en los labios se cruzó de brazos, observando todo aquel ajetreo. Ahora que se fijaba un poco, estaba claro: la sirena no era real, y por eso había desaparecido en el aire. Pero aquello era difícil de comprender para la mayoría de mequetrefes que no se habían cruzado con magia en su vida. Una chiquilla que no tendría ni 15 años dejaba en ridículo a todo un barco. Aquel evento le alegró mucho el día, e incluso la semana.

Salió del desayuno un poco más satisfecho de lo habitual, y con ganas de ver cuál sería la siguiente ilusión que usaría la chica en aquel barco. ¿Por qué habría hecho aquello? Se paró a pensar. No se le ocurrían muchas opciones; probablemente no quería ser vista, sería un polizón o estaría evitando a alguien.

Así que hizo lo que le parecía más razonable: no decírselo a nadie y comenzar a buscarla por el barco.
Pasó media mañana de aquella manera, deambulando tranquilamente. Primero la buscó en zonas comunes, a la vista, pero tras mirar varias veces se convenció de que estaba realmente escondida. En el proceso se dio cuenta de que no era el único recorriendo el barco: unos cuantos tripulantes hacían lo mismo, aunque no sabían exactamente lo que buscaban. ¿Qué pasará cuando encuentran a un polizón tan lejos de la costa? ¿Lo tirarán al mar? Kirill no tenía ni idea.

Estaba considerando qué haría él si encontrara a un polizón en su barco - así de aburrido estaba que preguntas como aquella le entretenían por horas -, cuando deambulando por el interior del barco vio a un gato. Recordaba haber visto uno en las dos ocasiones en las que había visto a la pelirroja, pero no se había fijado lo suficiente como para poder reconocerlo.

- ¿Hola? - preguntó en voz alta, dubitativamente y sintiéndose un poco tonto.


Caminante, no hay camino
avatar
Kirill

Cantidad de envíos : 779

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Songèrie Ayer a las 10:03 pm

Jugar a las escondidas es muy divertido, pero no tanto cuando, si te pillan, te pueden hacer caminar por el tablón. Eso era lo que Anders, el tragasables, que había sido marinero alguna vez y viajado en muchos barcos, decía que les hacían a los polizones cuando los agarraban. Anders nunca nos explicó bien que tenía de malo caminar por el tablón, pero de la forma en que lo contaba, no te quedaban ganas de averiguarlo.

Para no tener que caminar por el tablón, me quedé bien escondida en la bodega mientras me zampaba mi desayuno. Oía gente ir y venir, y como parecía que buscaban algo, me imaginé que buscaban a mi sirena y tentada estuve de hacerla aparecer de nuevo, pero me aguanté las ganas porque hacer ilusiones cansa un poco y seguro que necesitaría hacer algunas para esconderme cuando volviera a salir a cubierta.

Y es que después de dos días en la bodega hasta unas pocas horas se me hacía mucho tiempo para estar ahí. Quería salir a cubierta, ver el mar y a los animales marinos que Anders nos contaba que podías ver en alta mar, que es cuando ya estás muy lejos de la costa: ballenas, delfines, pulpos, krakens… No, krakens mejor no, que podían comerse el barco con todos nosotros adentro.

Como sea, no podía salir hasta que ya nadie buscara a nadie, así que me comí mi desayuno, eché una siestita y luego me puse a practicar algunos malabares para hacer tiempo. Estaba de lo más contenta ensayando con mis balones con Chevalier como público, cuando alguien dijo ¿Hola? Se me cayeron todos los balones y me quedé como de piedra, pero el traidor de Chevy dijo “miau” y se fue hacia donde venía la voz. ¡Malhaya mi suerte!  fue lo primero que pensé cuando lo vi hacer eso, pero luego me di cuenta de que no lo hubiera hecho de existir peligro, así que me moví y me asomé para ver quien era ¡Era el Señor Pálido!

- Hola – contesté vacilante, agarrando a Chevy y dispuesta a salir a escape si era necesario - ¿Les dirás que estoy aquí?
avatar
Songèrie

Cantidad de envíos : 61

Volver arriba Ir abajo

Re: Sentimientos encontrados

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.