Censo
Últimos temas
» Adonde me lleven los sueños
04/04/18, 08:55 pm por Lisandot

» Sentimientos encontrados
22/02/18, 10:03 pm por Songèrie

» El fin de un viaje y el comienzo de otro.
04/02/18, 03:16 pm por Florangél

» Vini, saquei, marchi
30/01/18, 06:23 pm por Narrador

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
30/01/18, 06:01 pm por Narrador

» Trama 3 . Se reclutan piratas y maleantes varios
30/01/18, 05:58 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
30/08/17, 06:51 pm por Auria

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
30/08/17, 01:33 pm por Sophitia

» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Cenizas de Ur

Ir abajo

Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 08/03/14, 03:19 pm

FDI. Titulo posiblemente provisional

No se había esperado que todo aquello pasara en la taberna por su culpa. Vera había ido a Ur Shalasti para buscar a Kirill, porque había averiguado al fin que él se encontraba allí. ¿Cuánto tiempo había requerido llegar tan cerca? Y sin embargo había vuelto a meterse en problemas… Había causado una pelea en la taberna, y aquello la llenaba de vergüenza. Todo porque había pensado que necesitaba escolta para ir hasta Ur Nagrath.

¡Pues no la necesitaba! Era una mujer hecha y derecha. Y que se le escapara una lágrima mientras pensaba esto no significaba nada. Iba a estar bien. No tenía miedo. Incluso las mujeres más valientes lloran un poco, cuando nadie las ve.

Pero a ella todo le salía tan mal... La posibilidad de llegar a la montaña y no encontrar a Kirill en ningún lugar hacía que sus piernas se sintieran débiles por mucho esfuerzo que ella pusiera en avanzar. Le había visto zarpar desde Adysium, sin duda. Ella misma, con sus propios ojos, y recordarlo le inspiraba fuerza, pero también duda. No cuestionaba que hubiera sido su hermano a quien hubiera visto a bordo de un barco… pero por dentro tenía miedo de perder aquella oportunidad y no encontrarle nunca más.

Vera caminaba rápido, demasiado rápido; como si temiera que alguien fuera a seguirla. Ur Nagrath quedaba al frente, lejano y amenazador en lo alto. A su alrededor se extendía el bosque aullante, del cual había oído toda clase de historias demasiado cargadas de imaginario como para ser ciertas. Historias de monstruos, antiguos males que se ocultan entre las ramas, cultos extraños que moraban en el volcán. Al leerlo y escucharlo, Vera había dudado que se tratara de algo cierto e, inesperadamente, se había mostrado una muchacha llena de valentía, dispuesta a demostrar que aquello eran sólo patrañas.

Lo que tenía frente a ella no le daba miedo en parte porque temía más que su búsqueda fuera en vano. No era lo mismo leer sobre el bosque aullante que verlo, con sus ramas retorcidas como debido al sufrimiento que se acumulaba bajo la arboleda. Pero por el momento, con la verguenza de lo que había ocurrido en el muelle, Vera se fijaba más en lo que dejaba atrás que en lo que quedaba delante.

Vera era una incauta. Ur Nagrath era la montaña más alta del archipiélago, y sólo por eso habría resultado un reto para una mujer sola y en absoluto preparada.
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 09/03/14, 04:57 pm

- ¿Así que Ur Shalasti? - Se preguntaba Brünne hace algunos días, antes de decidirse partir hacia aquella isla volcánica. Estaba siguiendo un rumor sobre un chico bajito de capucha blanca, esperando encontrar algún indicio mas sólido del paradero de Gonzalvus. Lamentablemente no tenía mucho material en el que trabajar mas que en eso que oyó en la taberna del muelle.

Se tomó un barco en el puerto de Moramaile, siguiendo las indicaciones de uno de los tripulantes que decía haber visto a este encapuchado. La descripción aproximada era alguien de escasa altura, silencioso y bastante reservado en todo el viaje de ida. Esto dejó al asesino satisfecho y finalmente convencido, decidió emprender viaje con ellos. También le serviría para conocer un nuevo lugar y aprovechar estas vacaciones auto impuestas.

Llegaron al puerto mas o menos al atardecer, cuando el sol ya estaba comenzado a descender hacia su poniente. Antes de que el barco zarpe, le comentaron que ese joven parecía tener la intención de adentrarse en la isla para buscar algo, pero ellos no estaban realmente seguros de que. Le recomendaron que pregunte por el muelle, que seguro a alguien no se le había escapado una persona con esa descripción.

Antes de salir del barco, se aseguró la capucha de su capa blanca gigantesca la cual su uso original era para proteger de las tormentas de arena en su hogar natal, ahora le serviría para protegerlo un poco del frío. Acomodó la bolsa que llevaba sobre su hombro, la cual contenía algunas provisiones y decidió salir del barco a preguntar en aquel lugar.

Caminó un poco por ese lugar, preguntando por su compañero hasta cruzarse con Vera. Nota a simple vista que es otra extranjera, como él, pero aún así hace el intento.
- Disculpe, hermosa señorita, ¿Es posible que haya visto a un chico de esta estatura, llevando una capucha blanca? - Le pregunta con suma cortesía. - Estoy buscandolo y he oido que es posible que esté por aquí. -
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 09/03/14, 09:35 pm

Solo estaba en las afueras del pequeño puerto, pero Vera sentía como si hubiera avanzado muchísimo y ya estuviera en plena travesía hacia el volcán. Estaba totalmente metida en sus pensamientos, en los que se entremezclaban la decisión, el miedo, el empeño, la impaciencia, y no se esperaba en absoluto que alguien fuera a sacarla de ellos.

Pegó un respingo como si el hombre que había salido a su paso llevara un puñal en la mano y estuviera amenazándola de muerte. Sus ojos se abrieron mucho y Vera llevó ambas manos a su pecho, recogiéndose sobre sí misma como para protegerse.

Le costó bastante comprender qué quería aquel hombre. Le enfadó que la hubiera parado y no entender nada de lo que quería. ¿Era aquella una nueva estrategia para presentarse a mujeres jóvenes como ella?

- Ruego me disculpe, caballero, ¡pero no tengo tiempo para estas cosas!

Su tono había sido severo, decidido, y miró al hombre como si realmente él hubiera hecho algo malo. El resto de una lágrima recorriendo su mejilla acentuaba de alguna manera las sensaciones que desprendía.

Se apartó de su camino y dio varios pasos más hacia el volcán. Su mente, mientras tanto, comprendió al fin lo que el extraño le había dicho y de golpe los colores subieron a sus mejillas. Se paró en seco sin pensarlo, y entonces se dio cuenta de que no podía retomar el paso e irse tal cual. Se quedó clavada en aquel lugar unos segundos, con el cuerpo como intentando irse hacia delante sin conseguirlo.

"¡Soy horrible!" pensó de si misma. Aquel hombre buscaba a alguien en Ur Shalasti, igual que ella buscaba a Kirill. Si alguien la hubiera tratado como ella acababa de tratarle a él, se habría puesto a llorar sin dudarlo. Sentía como le ardían las mejillas y se mordió el labio, acobardada. Finalmente se dio la vuelta lentamente, con las dos manos juntas frente al regazo. Su mirada intentó clavarse en el hombre, pero no lo consiguió y tuvo que dejarla caer hacia el suelo.

- Lo... ¡Lo siento mucho! No pretendía ser descortés. Ruego me disculpe. A decir verdad no he visto a un chico que siguiera esa descripción. Siento no poder ser de más ayuda...
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 10/03/14, 03:04 am

El asesino sabía que a veces, su gran tamaño le jugaba en contra en algunas cosas. Es común que todos tengan prejuicios contra este tipo de grupo del que inevitablemente formaba parte. Hay gente mala, gente que se aprovecha de esto para hacer daño a las personas pequeños.

Brünne simplemente dió un paso atrás y levantando sus manos a la altura de su cabeza, le mostró sus palmas a la joven en gesto de paz. Aún intentando ser cortez, hay personas que simplemente no pueden evitarlo y en este caso es una verdadera lástima, esa chica era muy bonita.

Ella simplemente, después de disculparse de forma bastante educada, gritó que estaba ocupada y se retiró. El joven bajo las manos nuevamente y las guardó en su capa, pero justo cuando estaba por irse, vió que la chica se volvía y mirando al suelo, de una manera sincera, le pidió disculpas.

Había sido algo que él no esperaba realmente y lo agarró de improviso. La gente está llena de prejuicios y normalmente son tercos, pero ella no lo parecía.
- Relájate, no pasa nada. Es natural que reacciones así en un lugar como este. - Dijo el hombre con una ligera sonrisa y aún manteniendo la distancia que ella puso entre ellos. - A proposito, ¿Estás bien? No quiero sonar entrometido ni nada, pero en tu rostro puedo notar gran preocupación. -

No se podía hacer nada, Brünne siempre tuvo cierta debilidad con las jovenes bonitas.
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 10/03/14, 10:29 pm

No mirar a los ojos. Mejor no mirar a los ojos. Ni siquiera sabía cuál era la expresión facial de aquel hombre porque no le había podido mirar suficiente tiempo. El suelo parecía mucho más interesante.

"Relájate, no pasa nada..." Sí, quizás debía relajarse, pero era difícil controlar la vergüenza. Volvió a morderse el labio al escuchar aquello... pero no se le pasó el detalle de que el hombre tenía cierto acento. "Es extranjero", pensó. Se preguntó si él notaría el acento de ella, aunque Vera tenía tan poco que fácilmente pasaba por lugareña. La mirada de Vera recorrió el suelo mientras sus pensamientos divergían hacia otro lado.

¿De dónde era? Aquel acento le sonaba, pero necesitaba que él hablara un poco más para distinguirlo. Una pequeña parte de ella, bastante remota, tomaba como cuestión de orgullo el poder averiguarlo.

- ... Ah - dejó escapar cuando se dio cuenta de que el extraño se preguntaba por su estado.

Le miró directamente, sorprendida por que se hubiera dado cuenta de que pasaba algo, y fue entonces cuando pudo ver cómo era. Era alto y atlético; más alto que Kirill, lo que dejó a Vera bastante impresionada, y también más atlético que Alexei. Parecía como uno de aquellos mercenarios que solían hacer malas bromas y acercarse demasiado a ella, pero no hablaba como uno de ellos en absoluto.

Fue consciente de la humedad de la lágrima en su mejilla y acabó de secarla con la yema de los dedos. Al hacerlo volvió a desviar la mirada hacia el suelo.

- Estoy bien. Yo también estaba buscando a alguien y- dudó si añadir algo más, y en un ataque de decisión soltó -... Creo que está en Ur Nagrath. El chico al que buscáis, ¿se trata de un familiar vuestro?

Lo que había estado pugnando por salir de sus labios era un "Y necesito ayuda", pero tampoco podía soltarle algo así a un desconocido, por mucho que lo sintiera. Después de sentir que había estado tan a punto de ponerse en ridículo, desvió la conversación hacia el chico al que buscaba el extraño.
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 13/03/14, 01:59 am

La observó esperando una respuesta mientras ella aún intentaba evadir el contacto visual, pero al parecer, por preocuparse por ella logró que lo mire a la cara. Allí notó sus bonitos ojos color ambar y antes de que apartase nuevamente su mirada, también la lágrima que había creido ver momentos antes, la cual ella seco. Era evidente que algo la estaba perturbando y Brünne debió haber llegado justo en medio de sus cavilaciones.

Posteriormente, se preguntó sobre este comportamiento. Era posible que no sea simplemente por algo de miedo, quizás sea también algo de vergüenza. El encapuchado conocía a hombres que casi le temían a las mujeres, también de estás ultimas con el mismo problema hacia sus contrarios. Sus pensamientos fueron interrumpidos con la voz de la chica, diciendo que estaba bien y que al igual que él, estaba buscando a alguien. Una extraña coincidencia. También parece que no estaba segura exactamente si esta persona estaba allí, por la forma insegura con la que había continuado la frase.

Pasó a ser el turno de ella para las preguntas. Al cuestionar de quien se trataba la persona que estaba buscando y si era un familiar, Brünne no pudo evitar sonreir. Lo hizo pensar en la relación de amistad que tenía con Gonzalvus. Ese enano no era un simple un amigo, era un hermano para él.

- Se podría decir que si. La persona que estoy buscando es un familiar. - Dijo el gigante, y luego agregó riendo. -Es mas, es como el hermano que nunca tuve. -

Se preguntaba cual sería la reacción del pecoso al escuchar esto y suponía que iba a ser en silencio, como casi siempre. Hubiese asentido a esa idea, oculto en las sombras de su capucha. Este pensamiento le hizo recordar que su capa también tenía una y que en ese momento estaba ocultando algo de su rostro y seguro no lo hacía ver completamente confiable. Decidió quitarsela para que la joven se sintiese algo mas tranquila.

- Disculpa mi descortecía, pero no me presenté. - Dijo el hombre, para luego inclinarse ligeramente en señal de saludo. - Salâm, mi nombre es Brünne. ¿Podría ser lo suficientemente afortunado como para saber su nombre, señorita? -
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 18/03/14, 07:46 pm

"Hermano que nunca tuve"...

Era curioso que en medio de todo aquello se encontrara con un hombre buscando al... hermano que nunca tuvo... Le hizo reflexionar por un momento si Kirill no era para ella también un hermano que nunca había tenido, porque nunca había estado realmente allí. Probablemente aquel extranjero tuviera más relación con su amigo desaparecido que ella con su propio hermano. Aquello era un poco triste de pensar. Y sin embargo a pesar de que su relación debía ser más fuerte... él no parecía preocupado por la desaparición.

La risa del gigante la tranquilizó un poco, pero aquel detalle de que se encontrara tan tranquilo la inquietaba levemente. Y que le dedicara unas bonitas palabras terminó de dejarla sobre pie débil; ¡jamás se le daría bien que le dijeran lindezas, por muchas veces que ocurriera!

- Mi nombre es Vera. Es un placer conoceros - respondió con voz algo trémula y un inicio de rubor en las mejillas.

Inmediatamente carraspeó e intentó mostrarse más fuerte. Y entonces al mirarle otra vez a la cara, súbitamente y como una revelación se dio cuenta de que aquella era su oportunidad. "Este hombre parece un mercenario, y está buscando a alguien". Le palpitó el corazón con fuerza en aquel momento decisivo. Era como el Matagoblins, pero quizás aceptaría un pago menor porque, después de todo, él también tenía interés en rondar por la isla. Vera sintió la adrenalina dentro de ella acelerando su corazón. ¡Negociar! Debía negociar. Pero aquello era algo que hacían los hombres, y Vera no sabía ni cómo empezar a sugerir que Brünne debiera aceptar el trabajo, mucho menos convencerle en fijar un precio por debajo de lo habitual. ¡Era como tener la llave que solucionaría todos sus problemas pero ser incapaz de usarla! Una mezcla de excitación al haber hallado la solución y desesperación por no saber cómo aplicarla.

¡Niña tonta! La emoción se ralentizó aunque su corazón seguía latiendo con fuerza. Dudó al momento de abrir la boca: quizás aquel hombre ni siquiera fuera mercenario. Estaba dando cosas por sentado, y sus cavilaciones se tradujeron en un labio mordido, una expresión de duda y el silencio prolongado del que intenta sacar de sí mismo una frase que no quiere salir. No, era una niña tonta por no atreverse a preguntar, por momentos de duda como aquel que estaba teniendo ahora. Sus ojos estaban muy abiertos debido a la excitación, y la resolución de aquel momento la impulsó a hablar.

- Por favor, os ruego no juzguéis mal de mi - Bien, aquel era un buen inicio, le dijo algo dentro de ella. Miraba a Brünne directamente, intensamente, y de alguna manera sacó la fuerza para decir lo que quería decir; sus ojos brillaban -. No quiero presuponer nada, pero vuestro aspecto podría ser el de un mercenario. Y yo estaba buscando uno; necesito que me acompañe al volcán de Ur Shalasti. ¡Y vos buscáis a alguien! ¡Quizás tengamos camino común!
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 23/03/14, 04:04 am

Excelente. Ya sabía su nombre, el cual iba perfectamente con ella. Vera sonaba bien, aunque no era un nombre muy común en Uriod, eso no quitaba de que alguna vez había conocido a alguna chica llamada así. Era un nombre simple pero que transmitía de alguna manera fortaleza.

Brünne notó un cambio en la mirada de la chica, como si hubiese escuchado sus pensamientos y decidiese mostrarselo. Creyó ver una gran decisión formandose dentro de su cabeza, aunque no estaba completamente seguro cual. Simplemente aguardó en silencio para oir lo que ella estaba por decir. La joven prosiguió.

¿Juzgar mal de ella?

Pensó y continuó escuchandola con atención. Lentamente una leve sonrisa comenzó a formarse en su rostro, ¿Asi que la joven creía que era un mercenario a sueldo? Bueno, él se veía como tal, pero tales suposiciones eran algo apresuradas, realmente parecía necesitar una ayuda para encontrar a este hombre. Según lo que leyó y escuchó, los interiores de aquella isla eran algo peligrosos.

- No estuvo muy lejos de mi profesión, señorita Vera. - Comenzó a decir Brünne. No, obviamente no iba a ir soltando por ahí que su trabajo era matar gente, sinó una sutil mentira que tal vez, si uno la miraba desde otro punto de vista, era parcialmente verdad. - No me dedico a ser mercenario a sueldo, sino a guardaespaldas. - No puedo evitar sonreir pero mantuvo una carcajada dentro suyo. La razón porque le parecía tan graciosa esta afirmación, era porque Gonzalvus y él siempre decía eso, que eran guardaespaldas. Era mas que un acuerdo, una especie de extraño chiste interno. Si preguntaban un poco mas, normalmente decían que pertenecía a un gremio el cual entrenaba guardaespaldas y desde ese punto, el límite era solo la imaginación de cada uno.

Llevandose la mano derecha a la barbilla, la izquierda su codo derecho y frunciendo levemente el seño, finjió que pensaba un poco, para luego agregar. - Si quieres podría acompañarte, dado que nuestros caminos parecen coincidir. - Agregó luego, ya con actitud mas relajada. - Además viajar solo siempre es algo aburrido, ¿No te parece? -


Brünne era una de esas personas que da la sensación que se toman la vida demasiado ligera. Parece por momentos completamente despreocupado y tal vez hasta distraido. La verdad es que no le gusta mucho estar sin hacer nada, pero tampoco que lo presionen en un trabajo. Aceptó su puesto de hâfez simplemente porque Athavulfus se lo pidió encarecidamente. No solo le debe mucho a ese hombre, sino que en el momento no parecía tan mala idea. Claro, después de varios días con papeleo, autorizando el movimiento de varios miembros de la casa, sellando algunos documentos y encargandose de otras cosas mas terminó agobiado.

Este viaje promete ser interesante.
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 10/04/14, 07:02 pm

- ¡Guardaespaldas! - se exclamó contenta, juntando ambas manos en un súbito aplauso - Entonces...

Entonces era exactamente lo que necesitaba. ¡Había acertado! No meter la pata le trajo alivio... pero que no respondiera inmediatamente se lo quitó. Le miró expectante mientras él pensaba, mateniendose totalmente inmóvil y conteniendo la respiración. Sintió los segundos más largos de lo que realmente fueron mientras él se rascaba la barbilla.

Por ello suspiró cuando el sí finalmente salió de sus labios. No le aseguraba el camino, no quitaba de en medio los volcanes en erupción de Ur, ni la ceniza, ni los peligros... pero no iba sola. Una parte de ella la reñía internamente por agradecer tanto aquella compañía sin que realmente significara nada. Si les atacaban cualquier desconocido salvaría su propio pellejo antes de ayudarla a ella; si un volcán estallaba estar acompañada no le salvaría la vida... Pero Vera creía creer que aquellos peligros, aquellas posibilidades, sólo existían para quien marchara solo. Sólo tenía ojos para aquella pequeña victoria, aquel sí que acababa de conseguir de un hombre desconocido, claramente tan experimentado en afrontar peligros que ningún percante se atrevería a acercarse a él.

- ¡Prometo pagaros! No tengo mucho, pero...

Inmediatamente desplazó la bolsa que llevaba colgando atravesada sobre el hombro y comenzó a buscar en su interior. Se escuchó un tintineo y Vera sacó unos pocos ducados... Ni más ni menos que cuatro, en realidad. Era todo lo que tenía, junto con poca calderilla. Ni siquiera se había planteado cómo saldría de la isla si gastaba aquel dinero, pero se lo ofreció a Brünne.

- ... es lo que tengo. Por favor, aceptadlo.
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 15/07/14, 03:34 am

(FDI: WOW!!! Me re olvidé de este tema!!! Disculpame Iso!!! T_T)

La alegría y emoción de la joven de ojos color ambar le sacó una sonrisa. Parecía estar realmente necesitada en cruzar aquella isla hacia su destino y aquello hizo que no pueda evitar preguntarse quien era tan importante como para lograr que una señorita como Vera quisiese afrontar tantos peligros en un lugar como ese para encontrarlo.

Ella sacó una bolsa que llevaba colgando y revisó apurada el interior, sin antes comenzar a prometerle que le iba a pagar el trabajo. Luego del ruido que hacen algunas monedas chocando entre si, finalmente sacó el dinero que llevaba. Nada mas ni nada menos que 4 monedas de esas tierras. Si no se equivocaba, eran llamadas ducados.

Terminando la frase que había comenzado, le ofreció lo que Brünne adivinó por la expresión en el rostro de la chica que era lo último que le quedaba.

Se sintió en un gran dilema, dado que no podía despojar de todo el dinero a aquella bonita muchacha, pero tampoco rechazar la oferta, dado que no solo los guardaespaldas no trabajan gratis, sino también porque ofendería a Vera y aquello no le apetecía. Una idea se le cruzó por la cabeza y casi no pudo evitar reprimir una sonrisa, pero necesitaba estar serio para sonar creible.

Se inclinó ligeramente y fingió pensar un poco mas, tomando la misma pose que antes, rascando su barbilla. - Si, si. Me parece una buena recompenza. - Finalmente dijo, para luego agregar. - Pero ahora mismo no puedo aceptarlo, señorita Vera. Primero tiene que llegar sana y salva a su destino. Finalmente allí, podré aceptar el pago con tranquilidad, antes no se sentiría correcto. -

Intentó sonar lo mas convincente que pudo mientras se explicaba. Actualmente no tenía problemas monetarios dado que no había llegado hace mucho tiempo y aún cuando no llevaba gran cantidad de dinero este le alcanzaba para algunos meses con buena administración.

- Asi que podemos comenzar el viaje en cuanto usted lo desee, mientras no tenga ningún asunto que resolver antes de partir, por supuesto. - Agregó finalmente Brünne, en el tono cordial con el que siempre se dirigía a Vera, pero antes de dar el tema por saldado, una duda resurgió en su cabeza y no puedo evitar preguntar. - Si no supone mucha molestia, ¿Podría saber a quién está buscando, señorita Vera? -
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 19/07/14, 02:30 pm

¡Oh! ¡Otra pausa, otro momento de sufrimiento! Brünne inspeccionó las monedas y se demoró un segundo en darle una respuesta, lo que la asustadiza Vera interpretó casi inmediatamente como un no. Aún recordaba la risa del matagoblins cuando le dijo que aquel dinero no era suficiente, y tener que volver a escuchar algo así la llenaba de pánico.

¡Sin embargo la respuesta de Brünne fue tan diferente! Vera sintió cómo se llenaba de agradecimiento, puesto que no aceptar el pago hasta el final también significaba que se fiaba de ella y que no la abandonaría a medio camino por las monedas. Realmente esta posibilidad a penas se había pasado por la cabeza de la joven, quien era confiada y fácil de engañar, pero a pesar de todo se sintió inmensamente agradecida, y unas lagrimillas se subieron a sus ojos. "No, no, no eres una niña" se reprendió. Así que lo que hizo fue instaurar una enorme sonrisa como pocas veces había tenido ocasión de mostrar en su vida.

- Busco a mi hermano, Kirill - se encontraba a gusto con el desconocido, y no dudó en responder a su pregunta -. Le seguí desde nuestra patria, de donde tuvo que huir hace unos años. ¡Ya casi le he encontrado! Le vi en un barco yendo de Adysium a esta isla, y una vez aquí me informaron de que le vieron yendo hacia su centro.

Estuvo a punto de contarle más cosas, pero se contuvo por no ser impertinente hablando demasiado. Era tal alivio haber encontrado a alguien que estaba demasiado presta a abrirse y hablar, algo que no había tenido mucha ocasión de hacer en los últimos años.

- Allí - señaló uno de los antiguos volcanes, aparentemente calmado pero tan imprevisiblemente activo como todos los demás.

De camino al volcán tenían que caminar sobre ceniza, atravesar parte del bosque aullante, y finalmente encontrar a Kirill en aquella montaña. Las llanuras de ceniza ocultaban peligros, pero nada comparado con las deformidades que podían esperar bajo los árboles. Por supuesto, todo aquello no eran más que meras historias para Vera, quien no se permitió creerlas.
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 26/07/14, 08:38 pm

Aquella bella sonrisa que Vera le dedicó al encapuchado hizo que este no pudiese evitar sonreir también, como si su alegría fuese contagiosa. Le parecía bien que, aún cuan un viaje era tan peligroso, su cliente, por así decirlo, estuviese de tan buen humor. Dada su naturaleza tranquila, no le hubiese agradado ver preocupación en el rostro de la que sería su acompañante en este viaje.

¿Así que su hermano? Tenía sentido, aunque el guarda espaldas esperaba otra respuesta. Algo así como que buscaba a su amado o tal vez a su padre. Normalmente cuando una joven bonita como Vera, si estaba recorriendo los muelles y tabernas ella sola buscando a alguien que la escoltaze atravez de una isla peligrosa donde se contaban historias terribles, era para buscar a su prometido. O quizás había oido muchas historias.

La joven finalmente apuntó hacia la dirección donde tenían que dirigirse y Brünne, al ver que no tenían ningun asunto que saldar antes de salir, con una sonrisa despreocupada e inclinando hacia un lado la cabeza señalandole a Vera que el viaje iniciaba, comenzó a caminar el sendero que los llevaría hacia la supuesta ubicación del hermano perdido, o por lo menos eso esperaba.

Asi que que iniciaron finalmente la caminata, siguiendo el sendero imaginario que la joven trazó al apuntar hacia aquellas motañas. Habían algunas cosas que Brünne tenía debilidad y ciertamente el frío era una de ellas. Cada tanto, alguna brisa, levantando un poco de ceniza, corría por allí. Una de estas ligeramente mas fría que la anterior hizo, luego de acariciar el rostro del hombre, que se coloque nuevamente la capucha.

Se mantuvo un rato en silencio, contemplando sus alrededores. Aún cuando el lugar no parecía especialmente bonito, el asesino sabía que, al igual que los desiertos aparentemente aburridos de su tierra natal, este sitio seguro tenía lugares interesantes además de aquellas tierras de tonos grisaceas.

- Esto me recuerda un poco a Uriod. - Comenzó a decir Brünne, un poco aburrido por mantenerse tanto en silencio e intentando iniciar conversación con la joven. - No hay mucha diferencia entre un desierto de arena con uno de ceniza, ¿No es así? - Dijo luego, sonriendo y mirando a Vera.
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Vera el 31/07/14, 08:42 pm

La idea que se habría hecho Vera de una isla sembrada de volcanes activos habría sido de un lugar yermo y cálido. Lo primero era cierto, pero justamente por ello no así lo segundo: la falta de vegetación de aquel paisaje constituido de roca negra y ceniza hacía que el viento llegara fácilmente hasta ellos, cargado del polvo de la tierra y del frío del mar. Pero era la segunda vez que Vera se encontraba en aquella isla y además se había informado extensivamente: venía por ello bien preparada, con una mochila con comida ligera, algo de agua, y suficiente abrigo. Se arrebujó en su capa en cuanto sintió los primeros vientos, y como hizo su compañero, se subió la capucha para intentar proteger sus ojos del ataque de la ceniza.

Se mantuvieron en silencio un momento mientras el paisaje se repetía ante ellos. Era realmente un desierto, tal como hizo notar Brünne.

- ¿Uriod? - le llamó la atención aquel nombre.

Recordó entonces que ni quince minutos antes había estado esforzándose por reconocer el exuberante acento del extraño, sin haberlo conseguido al final. Uriod era el lugar.

- Nunca he estado en un desierto de arena - reconoció -, pero conocí a una mujer de Uriod en una ocasión. ¡Hablaba con vuestro mismo acento! Debería haberlo reconocido. Me habló de vuestro desierto, de cómo los oasis se esconden entre las dunas y los zorros blancos salen al paso, y me contó algunas historias y leyendas.

Sin embargo cuando miraba a su alrededor, no podía ver la árida belleza del desierto que le había evocado la mujer de Uriod. Sólo ceniza y roca negra; sin zorros blancos ni oasis ocultos. No había nada en aquel paisaje que no evocara la muerte.

- ¿Es cierto que los genios del desierto provocan espejismos a quien se pierde en él? - miró a Brünne al preguntárselo, curiosa, manteniendo aún una distancia respetuosa a él mientras andaba. Lo hacía sin notarlo apenas, con la fuerza de la costumbre, por una cuestión de decoro.
avatar
Vera

Cantidad de envíos : 44

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Brünne el 12/11/14, 12:22 am

Habían varias cosas que le gustaban a Brünne; le gustaba el pescado, el sake, luchar a puño limpio y contar y escuchar historias, en especial historias sobre magia.
Vera seguramente notó la gran sonrisa del hombre, el cual comenzó a hablar contento.
- En Uriod se dice que hay unos seres invisibles que habítan el desierto. - Comenzó el asesino, aún portando su sonrisa. - Entre aquellas criaturas, los djinn. - Hizo una pausa, se aclaró la garganta y con gesto serio comenzó a recitar volviendo mas grave su voz de barítono y haciendo un poco mas llamativo su acento. - Hemos creado al hombre de barro arcilloso, maleable. Mientras que a los djinn los habíamos creado ya tiempo atrás, de fuego de viento abrasador. - Se quedó un rato en silencio y luego río despreocupadamente.

- Los genios, como los llaman aquí, son seres misteriosos, bromistas, embaucadores y que pueden llegar a ser realmente malvados. ¡Hay muchas historias sobre djinns y son realmente interesantes! - El guardaespaldas se dió cuenta que se estaba emocionando demasiado y tuvo que bajar la voz. - Bebaxshid... disculpadme, me dejé llevar. - Metió su mano dentro de su capucha y se rascó nerviosamente la nuca, sin evitar desviar la vista algo avergonzado.

El encapuchado recordaba en varias oportunidades haber oido a Edigar criticar su falta de seriedad, con lo que Brünne siempre respondía riendo y contestando "Ser serio no es divertido". Aún luego de haber conseguido uno de los mas altos puestos al que un hashshashiyyín podía conseguir, Brünne no cambió mucho. Se decía que era el hâfez mas joven y tranquilo, aunque era de esperarse escuchar eso de los mismos que habían visto a su predecesor, Manifred "el severo".

- Señorita Vera, disculpe mi curiosidad pero me gustaría saber de donde proviene usted. - Preguntó el joven, nuevamente volviendo a su actitud cortés.

(FDI: Disculpá que tardé tanto en responder, ¡Tuve la madre de las sequías mentales! Que digo la madre, ¡¡¡La abuela!!! Pero volví... por ahora :O)
avatar
Brünne

Cantidad de envíos : 18

Volver arriba Ir abajo

Re: Cenizas de Ur

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.