Censo
Últimos temas
» Abyss Gate [Élite]
30/07/17, 09:41 am por Delin

» Adonde me lleven los sueños
27/07/17, 04:19 pm por Seizan

» Mientras la Dama esta distrída... ~~♫ [Kirill]
26/07/17, 07:30 pm por Kirill

» Olvido de hombre muerto
04/07/17, 04:49 pm por Katt

» Rumbo a Moselec (Trama 3)
27/04/17, 07:32 pm por Narrador

» Vestigios del pasado
20/02/17, 01:01 am por Alexandra Whiskers

» El plan de reclutamiento
18/02/17, 08:46 am por Maximilian Magnus

» El discurso del recaudador
19/01/17, 06:31 pm por Erin

» Quiero un tema!
10/01/17, 05:15 pm por Delin

Noticias
  • 13/04/16 ♒ ¡¡¡Nueva Trama!!!"Se reclutan piratas y maleantes varios" aquí.
  • 24/03/16 ♒ Conclusión de la Segunda Trama aquí!


  • Fecha Actual: Mes de Enki, 4994, II Era
PearlHook University 28_194846_96xb13Rol Psiquiátrico UnstSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasMariollette Empire ~ ROL
Afiliados normales
KirillAdmin ♒ MP!
ChelsieAdmin ♒ MP!
LisandotMod ♒ MP!
DelinMod ♒ MP!
SophitiaColab ♒ MP!
CyrianColab ♒ MP!
Años Activos

Conquistador

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 22/08/09, 02:10 pm

Un sistema feudal, quizá tendrían más cosas en común Imeria y Jasperia de lo que se había imaginado en una primera instancia pero decidió guardarse el comentario para un mejor momento.

La costa era fácil para caminar no había muchas cosas que pudieran ser un obstáculo, y con el cansancio que lograba percibir de sus acompañantes quizá sería mejor llevar un paso lento, al menos la ventaja que le veía a un lento llegar es que podría saber más acerca de las visitas.


-Vaya una pena escuchar que no han podido cumplir su misión pero espero que pronto pueda conseguirlo y evitar que haya una guerra civil en vuestro lugar de origen.

Por unos segundos sintió pena por Alex, ella entendía la frustración que podía causar el no llevar a buen término una misión asignada y si era algo tan importante que podía evitar que el Reino se sumiera en una destructora Guerra Civil…bueno seguramente no era poca la presión que sentía. Debía de tratar de alejar su mente de esos malos pensamientos y que se enfocara en resolver un problema a la vez.

-Imeria es de vasta extensión con muchas creencias o solamente domina una?

La curiosidad que sentía de repente se veía reflejada en algunas palabras pero casi de inmediato y como si se diera cuenta de ello, el tono cambiaba al mismo frío y distante con el que se sentía más cómoda, quizá con ello mantendría la conversación enfocada en otras cosas.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 24/08/09, 11:09 am

Alex caminaba tirando la mitad del cuerpo para adelante, pero no por el cansancio físico si no para evitarlo. Intentaba llevar bien el contrapeso de su equipo, pero para caminar bastante rato, era mucho mejor andar haciendo contra peso. De vez en cuando se ayudaba con las manos en las rodillas para avanzar en zonas mas dificiles.

-No creo que haya problemas, mis hombres son muy capaces; se reorganizarán y buscarán a alguien digno de apaciguar la guerra. No estoy preocupado ahora mismo por eso...- Seguía caminando. Veía por donde iban los tiros, pero no entendía porqué le costaba tanto. Era lógico, era de una orden y por ende, de creencias muy concretas. Solo esperaba que no fueran como las órdenes de su Imeria natal.

-En Imeria no existe la libre creencia. Solo se cree en un dios, una única iglesia... algunos nos negamos a creer en algo; pero tenemos que cumplir los preceptos si no queremos ser acusados de herejía. Pero cada vez somos mas los que hemos perdido la fé en cualquier tipo de camino a la salvación. Aunque supongo que aqui las cosas también serán distintas, con elfos y enanos...-

En cualquier caso, la cosa iba yendo no del todo mal para Alex. Era una manera de pagar por el servicio... información por servicios.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 24/08/09, 03:14 pm

Sonrió, de una manera mucho más abierta de la que le hubiera gustado admitir pero había todavía muchas cosas que le causaban gracia. La primera de ellas el hecho de que sin importar dónde te encontraras siempre te ibas a topar con una religión predominante que temiendo perder su poder (que no la salvación de las almas/espíritus) se dedicaba a hacer desaparecer las otras creencias que podrían encontrarse arraigadas en la mente de los pobladores. La segunda que al parecer Alex no se sentía cómodo por completo hablando de ello, quizá debería explicarle que no lo va a juzgar, después de todo eran extranjeros…claro que si decidían quedarse de forma indefinida las cosas podrían cambiar.

-Entiendo perfectamente el sentido de sus palabras, por favor si en algo le incomodan mis preguntas no tiene más que decirlo.

La sutileza no era algo que se le diera con soltura a Anaïs, de hecho el tratar de controlar su curiosidad la ponía en aprietos pues debía buscar las palabras adecuadas para que no la vieran con cara de bicho raro, claro está que al mostrarles a Thenidiel casi el 90% de las personas hablaba sin tapujos.

-Aquí también tenemos una religión predominante, algunas menores y solamente una secta…

No le gustaba hablar de la secta, había demasiadas cosas en juego como para ventilar la frustración que sentía el no poder investigar más de ella antes de borrarla del mapa. Suspiró, órdenes eran órdenes por lo que si algún día era llamada a ser parte de la Torre no le quedaría más remedio que arrasar con todo.

-En unos kilómetros encontraremos un riachuelo donde podremos descansar y rellenar sus cantimploras, será una pausa corta prefiero tratar de avanzar lo más que podamos antes de que caiga la noche.

Además quizá sería mejor el que no los cansara demasiado, siempre era mejor estar alerta y además así podría sentir más ganas de charlar.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 25/08/09, 12:48 pm

Alex intentó alzarse un poco, teniendo que agarrarse a un arbol para no caerse por el desbalance repentino; tras lo cual se reincorporó con bastante rapidez.

-No es molestia, pregunta lo que quieras de Imeria, responder es lo menos que podemos hacer- Alex lo dijo con un tono seguro de que no había puntos negros que no le importara tratar. Mas bien era un "quid pro quo", ella le estaba llevando a un lugar donde entendería el funcionamiento de aquellas extrañas islas, y lo menos que podía hacer Alex era lo propio con respecto a Imeria y las preguntas de aquella semielfa. Alex pensó para sus adentros que ojalá todas las semielfas fueran como aquella mujer.

-Me parece una buena idea, toda esta humedad me está matando- Alex estaba sudando profusamente. El esfuerzo de cargar todos esos kilogramos normalmente no le suponía mucho problema, y ahora tampoco, pero entre la molestia y que su armadura estaba pensada para el frio extremo, ahora mismo estaba sudando como un pollo.

-¿Sectas? En Imeria cualquier religión que no fuera la fé del rey era perseguida, castigada y erradicada, aunque había y hay cultos que se resisten a caer. Los que mas aguantan son los llamados "Orden de la alta hechicería". Tuve la dudosa suerte de encontrarme con uno de esos cultistas cuando estaba realizando un trabajo para las provincias del norte, algo en un principio sin complicaciones. Tienen la maldita manía de refugiarse en torres, y ademas son un culto totalmente piramidal. Yo creo que son demonios, porque aunque ellos dicen que hacen una cosa que se llama magia; a mi tirar bolas de fuego cuando nuestras cantimploras habían reventado por el agua helada de su interior me parece cosa de demonios...- Alex podía seguir contando batallitas durante muchos días. Para muchos otros soldados y ciudadanos de Imeria, Alex ya había sobrepasado de largo la esperanza media de vida.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 25/08/09, 04:23 pm

Se imaginó el enfrentarse a unos hechiceros que pudieran jugar con opuestos con la facilidad que Alex ponía y sintió deseos de visitar Imeria para encontrarse con alguno de ellos pero no creía que conseguir el permiso fuera fácil, aunque quien sabe quizá alguno de los bastiones sintiera la necesidad de combatir con algo nuevo e interesante.

-Suenan interesantes esos enfrentamientos quizá más tarde podría contarme más de ellos?

No es que estuviera indispuesta a escucharlos ahora pero eran muchas las cosas en las que parecían coincidir Imeria y Jaspia, pero estaba mucho más interesada en aquellas que podrían ocasionar un choque de intelectos.
De reojo notaba la incomodidad con la que los hombres seguían tano la conversación pero más que nada le ponían atención a cada uno de sus movimientos, como si esperaran que tropezara en cualquier momento y poder calmar su lujuria, vengar a sus compañeros o simplemente poder burlarse de ella. Los dejó seguir con sus planes, mientras se quedaran en su mente no tendrían demasiados problemas, ahorita su atención estaba siendo requerida por algo más, no era un elfo sus pisadas eran demasiado pesadas y estaba haciendo mucho ruido por lo que sería difícil que fuera un cazador experimentado, pero no distinguía que era y eso no le agradaba. Se llevó una mano a Thenidiel mientras con la otra se llevaba un dedo a los labios para indicarle a Alex que había que guardar silencio, y después señalo una zona del bosque de la que estaban cerca.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 26/08/09, 05:13 am

Alex se detuvo intentando amortiguar sus pasos sin demasiado éxito. Giró su tronco para, con el brazo izquierdo, indicarle a sus hombres que se pusieran detrás suyo. Cuando huvo asegurado la orden, comenzó a sacar la espada de su abrazadera, en la parte baja de la espalda. Seguia envainada, porque era lo suficientemente larga como para no poder sacarla de su sitio de una sola vez. Al menos, asi podría defenderse mientras estuviera envainada.

-¿Que pasa?- Susurró como susurra un niño en una excursión, temeroso de despertar alguno de sus monitores.

Retiró el cinto de cuero que hacía la función de seguro de su espada. Dependiendo de contra que luchara, sería mas efectivo utilizar su espada a dos manos que no a una y con escudo.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 26/08/09, 12:43 pm

Anaïs trataba de identificar la silueta que se alcanzaba a ver, pero sin demasiado éxito, trató también de buscar el reflejo de castaño que le diría que no estaban solos pero tampoco consiguió verlo. Lo que le daba a entender que o los elfos habían decidido no seguirlos mientras llegaban a la aldea o que simplemente estaban manteniendo su distancia ante este nuevo visitante.

-Hay algo grande, no sé si cazador o presa pero se dirige hacia acá.

La voz fue apenas un susurro que alcanzó los oídos de Alex, Thenidiel ya en posición de defensa, no iba a negar que eran un cuarteto de lo más curioso. Pero, en el mismo instante en el que el silencio empezaba a apoderarse de la zona y dejaba de lado la tensión reinante, una rama se quebró y las pisadas se convirtieron en una carrera completamente en dirección a ellos. El brillo de unos ojos rojizos logró que la elfa maldijera, cómo había podido olvidar a los Brôg, en definitiva tendría que venir más seguido para no perder la práctica en los enfrentamientos con la tribu de ‘osos’.

Es cazador…y muy hábil..

Alcanzó a decir mientras el animal salía del bosque y se paraba en sus patas traseras, gruñendo y mirando fijamente a las presas que tenía enfrente…o sea a ellos. Correr sería una buena idea pero no creía que los hombres llegarían muy lejos, quizá tuvieran mucha más suerte si eran buenos luchadores, al menos tenía la esperanza que Alex lo fuera sino esta expedición sería muy muy corta.

FdI
Estaba pensando en algo así:
Spoiler:
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 26/08/09, 07:25 pm

Alex apenas escuchó lo que le dijo la elfa. Algo de una presa u otra cosa que quizas no tuviera nada que ver. Cuando se decidió a vencer su peso en dirección de la elfa para preguntarle que qué había dicho, un ruido comenzó a ir en su dirección a una velocidad bastante alta. Alex trastabilló y cayó de culo, quedando la vaina de su espada clavada en húmedo suelo. Cuando intentó ponerse depié, la mano de apoyo se le enfangó todavía mas, y cuando se decidió a levantarse con mas presteza, ya se vió con aquello encima de su posición. Alex se sintió tranquilizado. De nuevo se esperaba una gargantúa o una bestia de tamaño colosal, pero esto aun lo podía manejar. Por hábil que fuera o afiladas fueran sus garras, era dificil que pudiera superar una buena guardia con su espada. Si había alguna cosa buena en el tamaño de aquella espada, era que cuando defendías con ella era como poner una viga entre tu enemigo y tu.

Se incorporó con prisa pero no con histeria. No estaba acostumbrado a muchas cosas de aquel lugar, pero a lo que si estaba muy acostumbrado era a abrirse camino a través de las bestias del bosque, y por lo que estaba viendo aquel lugar era un paseo militar comparado con las zonas mas agrestes y peligrosas de Imeria, en las que nació y creció. -¡Virgen santa, parece un gusano quemado a fuego lento!-

Estaba acostumbrado a grandes bestias, pero no a bestias repugnantes como aquellas. El tono de su piel, el brillo... absolutamente todo en aquel ser era digno de provocar arcadas hasta al mas sucio de los mendigos del sur de su tierra natal, una zona deprimida y con un entramado criminal increiblemente arraigado. Alex terminó de desenvainar su espada. Seguramente para sorpresa de la elfa, de una manufactura exquisita, quizas demasiado recargada y, sobretodo, con muestras de haber sido utilizada quizas durante mas tiempo del debido. No tenía nombre porque no era tradición en Imeria honrar las armas, pero si existía un arma imerense que mereciera un nombre, esa era desde luego la espada de los Valenti.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 26/08/09, 07:49 pm

Lo que posiblemente Alex no supiera y que quizá podría explicarle una vez que “terminaran” con este asunto es que los Bôrg no morían con facilidad pues sus órganos vitales no se encontraban en lugares de fácil acceso lo que los elfos habían aprendido hacía centurias.

Observó la espada, si bonita y posiblemente letal si lograban encontrar el lunar que marcaba el lugar, cada Bôrg lo tenía en un lugar diferente lo que era interesante cuando se estaba aprendiendo a luchar y tenías que darte cuenta que cada enemigo era completamente diferente a otro sin importar que provinieran de la misma raza.


-A menos que lo atravesemos donde hay un cambio de piel pueden mantenerse por horas luchando!

Thenidiel brillaba con los pocos reflejos que llegaban de la luna, mientras los ojos de Anaïs trataban de encontrar el punto exacto para hacer su corte, aunque claro quizá sería más fácil si el cambio fuera más notorio porque era como pasar de un rojo a un rosa oscuro…
El Bôrg decidió que la espada de Alex no sería tan fácil de evitar y cambiando de dirección se dirigió a los dos hombres detrás suyo, al menos alguno se veía más apetitoso y con menos metal para combinar.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 26/08/09, 08:19 pm

Alex se interponía entre el gusano requemado y sus hombres. No sabía porque pero tenía ganas de provar hasta que punto eran capaz de luchar por horas sin piernas. Era algo que había aprendido hacía tiempo, el hecho de que un tajo horizontal a la mitad del cuerpo solo tenía tres soluciones: Retirarse a gran velocidad hacia atrás, disponer de una gran agilidad para agacharse o saltar por encima del punto medio del cuerpo o verse separado en dos o mas trozos. Alex agarró su espada con ambas manos, llevandose la empuñadura un poco por encima de su cadera. Estaba listo para partir lo que fuera en varios trozos, y aquel Bôrg no iba a ser distinto. Seguiría vivo, pero despues Alex ya se podría divertir con él hasta encontrar la manera de acabar con su existencia.

-Vamos... acercate un poco mas...- Alex habló en voz baja, casi como si quisiera guardarse las palabras para si mismo. Casi se lo comía la lujuria. Era un defecto de Alex, pero formaba parte de su ser, el llevar las cosas a los extremos cada vez que sentia algo de rabia o cualquier sentimiento negativo. Las reacciones de Alex se volvían violentas y/o desproporcionadas en cuestión de segundos, y si aquella cosa no se acercaba pronto, lo mas provable es que fuera Alex el que saltara como un loco a por el Bôrg.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 26/08/09, 09:12 pm

Por más que Alex susurrara, para ella no había muchas cosas que pudieran mantenerse en secreto, sonrió al parecer había juzgado mal en un inicio pero nada como un Bôrg para ayudar a que las primeras impresiones cayeran desplomadas.

EL oso mientras tanto parecía indeciso, los dos hombres que venían por detrás eran los más débiles a su parecer (al menos no tenían espadas tan largas) pero para llegar a ellos tendría que cruzar exactamente por donde se encontraba Alex. Frenó casi en seco tratando de buscar otro camino pero Anaïs estaba moviéndose con rapidez tratando de bloquearle el camino que llegaba al campamento, por más divertido que sería verlo enfrentarse a una bola de marineros no quería arriesgarse a que las cosas acabaran en masacre. Al frenar el Bôrg se paró sobre sus patas traseras gruñendo como si eso fuera a lograr que la adrenalina de la batalla desapareciera, sus ojos pasaban de la semielfa al hombre como si estuviera midiendo quien era el eslabón más débil.

Anaïs trató de examinar el torso del animal, buscando la mancha que les indicaría el lugar exacto al que tenían que aspirar para que muriera por completo, pero de momento parecería que estaba colocada en un lugar más difícil de lo normal.


-Mushu mushu*

EL tono era burlón, hablándole como si se tratara de un perro callejero al que se quiere atraer pero logró el efecto deseado, el oso se dirigió a ella con gruñidos que indicaban que había escogido su primera presa. Cuando giró la cabeza la paladín sonrió, justo en la unión entre el cuello y el hombro había visto la mancha ahora solo necesitaba que Alex tuviera buen control de la espada y que también pudiera ver dónde debía dirigir el ataque, hablar podría hacerle perder la concentración.

FdI
*Mushu mushu es como el ruido que hacen los niños al tratar de acercar a cualquier animal, bueno espero que se entienda ^^'
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 27/08/09, 10:10 am

Alex se impacientaba y, desde su punto de vista, el gusano se había equivocado de presa. Cuando el Bôrg parecía haber decidido su presa, Alex dió un gran salto hacia él, manteniendo la posición de su espada, y cuando huvo alcanzado una distancia óptia (desde su punto de vista), descargó su golpe con toda su fuerza y toda su rabia, un golpe capaz de partir por dos al hombre mejor acorazado de toda la historia de la humanidad. Alex sentía que no había fuerza dentro de la naturaleza, ni fuera de sus leyes, capaz de detener aquel golpe. Alex lo sabía, era muy consciente de sus habilidades y capacidades. No era nada rápido, ni especialmente ágil, era bastante resistente; pero si había algo que destacaba sobremanera en Alex, era su increible fuerza. Desde pequeño fué su capacidad principal, pero ahora que es mayor y ha sobrevivido a mil y una aventuras y que incluso ha excedido la esperanza media de vida de un aventurero imerense; se puede alegar que Alex es una maquina de triturar.

Si aquel bicho seguia de una sola pieza, sería el segundo ser en la vida de Alex en aguantar un corte suyo con tanta entereza. El primero fué un golem bajo el control de un hechicero de la orden. Por lo general, la unica escapatoria lógica de sus golpes era ser mas rápidos que el propio golpe. El grito de rabia, como si el mismisimo demonio acabara de violar a toda su familia, desgarró el silencio que el bosque estaba esgrimiendo en esa situación.

FdI: Te cedo la reaccion del "Bôrg"

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 27/08/09, 02:43 pm

Y ella que pensaba en un ataque refinado, no uno del tipo bárbaro pero supuso que dadas las circunstancias no podría evitarlo. Observó como el Bôrg en el último instante frenaba y trataba de retroceder pero la espada de Alex había hecho un corte lo suficientemente profundo en su costado como para que empezara a sangrar de forma profusa, genial no había algo más difícil de limpiar que su sangre.

-Trate de cortar esa parte clara que hay entre el cuello y el hombro.

Dijo Anaïs mientras trataba de esquivar la sangre y las garras del oso, al que obviamente no le agradó el estar en esa situación lo que hacía mucho más peligroso al animal; era por eso por lo que cuando se enfrentaban a ellos los elfos primero lo observaban tratando de encontrar su mancha, un animal herido era muy peligroso un Bôrg era letal. Las garras eran afiladas y si bien no demasiado grandes si el corte no te mataba posiblemente se te infectaría, no eran muy asiduos de la limpieza. El gruñido que salió de su hocico hacía palidecer (pero por muy poco) el grito de Alex mientras con sus garras trataba de alcanzarlo y tirarle la espada detectándola como la de mayor peligro. La paladín mientras tanto lo rodeaba buscando el momento exacto para atacarle y darle fin de la forma más rápida.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 28/08/09, 07:21 am

El bicho por fin estaba hablando el idioma de Alex. Un garrazo fué dirigido hacia él, siendo su única salida soltar la espada y saltar hacia atrás. La espada había hecho ventosa dentro del gusano, y ahora no había manera de sacarla lo suficientemente deprisa. ¿El cuello? Si veía una decoloración a lado y lado; pero ¿de que le podía servir atacar ahí?

-Oido cocina!- Gritó Alex. Con cierta prisa se colocó el escudo, colocado en la parte trasera de su espalda. Tras esto, saltó hacia el Bôrg; mirando por donde le podrían venir los golpes de parte de ese monstruo. Venían del lado contrario al escudo, por lo que usarlo no era una opción sin dejar la espalda descubierta a la espera del segundo garrazo. Alex se agachó para evitar el golpe fatídico, y gracias a dios que lo hizo, porque lo siguiente fué un garrazo del otro brazo, que lo lanzó al suelo al rebotar este en el escudo. Pero Alex ya había conseguido al menos agarrar su espada e, intentandola desatascar, comenzó a hacer fuerza para hacerla girar en el sentido contrario de las agujas del reloj; pero estaba no solo aprisionado por la ventosa, si no por las entrañas del propio bicho, que con la biscosidad y la presión hacían dificil la extracción de la espada; por mas que tiraba. Lograba acercarla a su liberación con algunos aspavientos violentos, pero no era cosa facil.

Cuando ya parecía que la tenía, un garrazo fue directo a su cabeza. Parar este era imposible con el escudo, lo mas provable es que acabara con el escudo perforado y su brazo con una herida fea. Alex rotó, casi rebozandose en la sangre del Bôrg, pero no llegó a rotar lo suficiente; ya que el escudo le robaba esa forma cilindrica que le podría haber ayudado a escapar. El grito de dolor no tardó en sucederse. El bicho le hizo un corte profundo que iba desde la mejilla derecha para acabar por separar en dos la oreja y cortarle el pelo. Un sonoro "hijo de puta" bañó el cielo, y la sangre descolorida del Bôrg, tomaba un color mucho mas carmesí.

Alex se enderezó perdiendo bastante sangre y, con todo lo que su pulmón le permitía gritó:


Spoiler:
-¡¡MALDITO HIJO DE LA GRAN PUTA; TE VOY A ROMPER LAS PIERNAS; VOY A ROMPERLE LAS PIERNAS A TUS HIJOS Y VOY A PARTIRLE LA CABEZA A TU JODIDA FAMILIA DE GUSANOS!!-

Tras gritar con todas sus fuerzas, se lanzó a por el Bôrg armado con el arma natural de los humanos: la inconsciencia mas absoluta proviniente de la rabia y el descontrol mas absoluto. Se lanzó a por el gusano y éste, cuando lo vió venir; intentó lanzarle un garrazo en su dirección, que le hizo una pequeña herida a la altura del tabique nasal; gracias a que frenó en seco antes de que le arrancara la cabeza. Pero no paró en seco por no perder la cabeza, eso tan solo fué una casualidad. Lo que Alex buscaba era patear su espada mientras estaba dentro del bicho ese. Ya no quería matarlo solo, quería hacerle sufrir todo lo que pudiese. Quizas, incluso, un poquito mas. La espada tomó un angulo de 45ª con respecto su posición original con motivo de la patada, aprobechando Alex para cogerla con las dos manos y arrancarsela como si del mismisimo Arturo, arrancando la espada de la piedra se tratara.

-Te voy a destripar, maldito gusano!- Alex estaba tan obnubilado con la idea de destrozar aquel bicho que ni sentía el dolor y el escozor de la herida. Era el momento de ponerse bruto, no de pensar en como le quedaría la cara después del corte.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 28/08/09, 02:43 pm

Esto empezaba a complicarse de fea manera, observó como el Bôrg hería a Alex y pudo notar de inmediato como el hombre se volvía salvaje y en definitiva dejaba de lado el sentido común para abalanzarse sobre el oso.

-Diablos…

Lo más rápido que pudo y esquivando las garras del Bôrg llegó hasta su espalda desde donde tenía una limitada visión de la mancha pero al mismo tiempo no tenía que preocuparse porque girara a atacarla; Alex estaba haciendo el mejor trabajo de distracción que había conocido.

El Bôrg gruñía estirándose hacía atrás después de serle arrancada la espada, eso le dio una perfecta oportunidad a Anaïs de ver la mancha con claridad y moviendo a Thenidiel logró sumirla hasta el mango en la mancha. Claro eso no significaba que el asunto estuviera terminado pues el oso se giraba y con las últimas fuerzas que le quedaban trataba de arrancarle algo más que la gabardina a la semielfo. Era cuestión de tiempo realmente, pero al parecer no había logrado perforar todos los órganos vitales así que tendría que mover su espada para hacer mucho mayor daño, aunque claro entre su espada y ella se encontraban dos garras con uñas bastante afiladas.


-Mushu mushu..

Esperaba que Alex recobrara un poco de razón para que intentara o mover a Thenidiel un poco o abrirle más la herida, porque si se seguía lanzando a lo salvaje habría que empaquetarlo en muchas (y pequeñas) cajas de regreso a Imeria.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 29/08/09, 06:23 am

Alex vió como el bicho había encontrado una distracción, y eso le resultaba ventajoso para acercarse sin morir. Alex agarró de nuevo la espada con todas sus fuerzas, y saltando en dirección al oso en guardia media; éste se giró para asestarle un último garrazo. Alex ya estaba harto de esas garras, y con un movimiento barbárico, despiezó el brazo del Bôrg, quedando media extremidad colgando y la otra bastante tocada. En ese momento, giró en dirección contraria al Anaïs. A ella por lo visto se le daba bien ese tipo de cosas mas finas, pero con el peso de la espada, le costaría muchísimos intentos dar en el punto justo.

-Dale caña mientras lo entretengo...- Alex cogió aire después de decir esto, y cuando huvo cargado sus pulmones, los vació en un grito gutural para ganarse la entera atención del gusano. En ese momento Alex se lanzó a por él para estocarle en la cara, movimiento que falló por poco, haciendole un tajo superficial en el cuello. El Bôrg pareció aprovechar la ocasión y le asestó un garrazo que deformó el costado de la armadura y causandole una herida fea por la zona de las costillas. Alex gritó de rabia, y soltando una mano de la espada, agarró el brazo del Bôrg para aprisionarlo. Una vez pudo retenerlo un escaso segundo, redireccionó la hoja de la espada en dirección al brazo del Bôrg, apuntando hacia el brazo.

De nuevo el golpe no fué todo lo contundente que debería de haber sido, pero parecía que el brazo no estaba dispuesto a moverse mas durante un tiempo. Cuando por fin Alex sintió como se deshacía de las armas naturales de aquel bicho, una punzante realidad lo devolvía a su sitio. De la extremidad destrozada, guardaba control de una garra, que no dudó en cruzar de lado a lado el hombro de Alex. Quizas un pulmón dejaría de funcionar de un momento a otro, pero por suerte no se trataba del costado del corazón. Pobre Bôrg, estaba poniendo toda la carne en el asador y lo mas que había conseguido y podía conseguir era herirle seriamente el hombro. Era todo lo lejos que había llegado cualquier bestia. Algunos hombres habían conseguido mas, pero nunca una bestia. Esto no hacía que mereciera para nada su respeto, a ojos de Alex.

Intentó mover el brazo, pero la anestesia del dolor le impedía poco mas que mover levemente la mano. Se movió hacia adelante, escapandose de la garra. El Bôrg se lanzó hacia él, preparado para el duelo de bestias que Alex estaba dispuesto a darle. Comprovaba que ahora ya podía mover el brazo, posiblemente debido a que la garra estuviera tocando algún musculo que, tras liberarse, dejara operativo de nuevo. Alex sabía que no aguantaría mucho contra él, y el cansancio y el dolor se hacían fuertes en él.

-Ahora, golpea ahora Anaïs...- Aunque Alex ya sentía como aquel bicho iba a sacar todo lo que había dentro de él, Alex decidió que sería buena idea que sacara primero lo peor de él. Agarró de nuevo la espada con las dos manos, sangrando profusamente el hombro al movimiento del brazo. Cuando el gusano estaba mas cerca, todo lo que pudo hacer Alex fué lanzarle la espada al brazo que todabía significaba una amenaza; logrando por fin inutilizarlo, pero sin lograr detenerlo. Alex no pudo hacer otra cosa que abrazar la embestida del Bôrg con los brazos abiertos. Cuantos metros fueron hasta encontrar un árbol, era algo ajeno al interés de Alex. Ahora mismo todo quedaba en manos de Anaïs.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 29/08/09, 03:55 pm

Anaïs observaba como el Bôrg estaba cayendo a pedazos, literal y medía la forma con la que sería mucho más fácil llegar a su espada, claro que gracias a Alex tendría que preocuparse menos por sus garras porque estas parecía que habían encontrado interesante la carne del hombre.

Por desgracia en el mismo momento en el que cargaba contra Alex y el árbol, la elfa se enfilaba hacia ellos sacando una de las dagas que tenía en la pierna, perdiendo por unos centímetros la parte de atrás del cuello.


-Maldito seas..

Se incorporó lo más rápido que pudo mientras evitaba los charcos de sangre que hacían mucho más resbaloso el camino en el que se encontraban. Brincó hatsa encajar la daga en la parte de atrás del cuello y justo cuando estiraba la mano hacia Thenidiel para terminar el trabajo el oso dio un cabesazo hacia atrás dándole de lleno en la cara. Sangre empezó a brotar de su nariz mientras caía de espaldas. Se llevó el dorso de la mano a la nariz y limpió la sangre que brotaba y sus ojos azules tomaron un brillo diferente, ahora sí estaba molesta.

Cuidando de no cometer el mismo error se trepó a la espalda del Bôrg y de inmediato tomó a Thenidiel, moviéndola dentro del cuerpo del animal hasta estar segura que había destruido todos los organos cercanos. EL gutural gruñido que siguió fue la despedida del animal, mientras caía hacia el frente, su cabeza recargándose en el tronco del árbol pero aprisionando a Alex.


-Está bien Alex?

Miró de reojo a los dos hombres que idealmente les hubieran podido ayudar, pero al ver sus rostros supo que un escudero hubiera sido de mucha mayor ayuda. Sacando a Thenidiel y limpiándola con la piel del animal. Después aunque no era la mejor actitud de una dama (había veces en que la vanidad no era tan importante) escupió hacía un lado y limpiaba de nuevo la sangre que manchaba su piel, esperaba que no estuviera rota su nariz, con la adrenalina era imposible comprobar el daño pues el dolor era menor.

-Mínimo ayuden a quitarle el Bôrg de encima para que revise sus heridas..

La voz salió tosca en dirección a los dos hombres que tardaron en coordinar que se estaba dirigiendo a ellos y empezaron a moverse para mover al tremendo animal de encima de su jefe.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 29/08/09, 07:56 pm

Alex veía como todo se movía. Vió que Anaïs le dirigía la palabra, pero no escuchó nada. Tan solo el pitido ensordecedor que le aislaba del mundo. Tenía ganas de vomitar pero su cuerpo no tenía fuerzas para expulsar todo lo que pudiera expulsar. Mientras las imagenes se iban haciendo borrosas, intentó mantener sus ojos abiertos para observar la herida de la que no paraba de emanar sangre a un ritmo mas que suficiente como para preocuparse por su salud. Intentó apartar al enorme y ya difunto animal, pero no podía. Ahora mismo no podría ni caminar si se huviera puesto depié.

Intentó pedir ayuda, pero cuando abrió la boca, una enorme bocanada de sangre salió de sus labios; como si alguien huviera desatascado una tubería; mientras la sangre no paraba de escaparse, junto con su vida, por la nariz. Si no los dos, un pulmón se le estaba encharcando y el corte del hombro era casi seguro que había seccionado completamente una arteria o vena importante. Aunque había sufrido en el pasado heridas peores, nunca se había sentido tan cerca de la muerte, tan cerca del frio tacto al que él había enviado ya a tanta gente y a tantos seres vivos. Lo tenía delante, podía rozarlo con la punta de los dedos y respirar el olor a ceniza. Y lo único que podía describir era ese mareo al notarse como se desconectaba su consciencia de su cuerpo.

Intentaba luchar con toda la volunta que tenía, pero el peso de su cabeza le impedía mantenera erguida. Su corazón estaba pidiendo ayuda a gritos y su alma rezaría por la redención si es que sabía como hacerlo. Entonces, sus brazos se dejaron desplomar en cruz, justo cuando los hombres lo lograban liberar del cadaver del Bôrg. Le llamaron a gritos por el nombre, pero aunque sus ojos estaban abiertos, la conciencia se había acurrucado, muerta de frio, en el fondo de su corazón; tapada con el manto de la inconsciencia. Su corazón latía aun con fuerza, pese al desplome de la presión. Era como si su cuerpo se negara a abandonar el reino de los vivos, para adentrarse en las tierras del mas allá donde habían tantas almas esperando su dulce venganza. Tenía la voluntad necesaria para vivir, pero no los medios para mantener la vida en ese cuerpo durante mucho rato mas.

Si alguien allí quería que viviera, deberían de tratarlo y rápido.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 30/08/09, 03:56 pm

-Alex…?

Al no recibir una respuesta, de inmediato se acercó al hombre envainando a Thenidiel, la cantidad de sangre rozaba ya un límite peligroso. Con cuidado se puso a examinar la herida, no era una arteria (“gracias a la Dama” pensó) pero de todas formas debía tratar de parar la hemorragia para que pudiera cicatrizar el corte. Pero un torniquete no era posible, quizá cauterizar pero no estaba segura que pudieran hacer un fuego con el tiempo que tenían.

-Maldita sea…

De nueva cuenta se sintió observada, y al girar al bosque se encontró con un par de ojos castaños que seguían cada uno de sus movimientos, suspiró odiaba tener que pedir ayuda pero no iba a dejar que muriese simplemente por un Bôrg, tenía demasiadas preguntas aún.

-Alyan…

Susurró, no estaba rogando pero si se notaba un tono de urgencia en su voz sabía que en cualquier batalla habría sacrificios pero consideraba totalmente estúpido el morir así después de haber sobrevivido a una travesía en barco estando a la deriva por meses. Tragó saliva mientras trataba de parar la hemorragia con la manga de su gabardina. Pudo ver de reojo como los dos hombres daban varios pasos hacia atrás, una reacción muy común cuando es la primera vez que se ve a un elfo de la clase de Alyan.

- Suilaid, así que además de Paladín podemos decir que eres hermana de la caridad? Observé la batalla nada refinada si me lo preguntas, has perdido algo de agilidad…

El elfo sonrió mientras le tocaba la nariz con cuidado, como si estuviera revisando que no estuviera rota. Anaïs no rehuyó del toque, ni siquiera se sorprendió que después del saludo en élfico hubiera hablado el lenguaje común de lo humanos, después de todo solamente alguien con ella podía practicar el idioma que para los demás elfos era demasiado bárbaro como para siquiera tratar de pronunciarlo.
Alyan era un elfo de cuento, alto piel blanca con largos cabellos rubios que llegaban hasta su cintura y unos expresivos ojos castaños que observaban pero sin mostrar el mayor interés en nada. Era posiblemente el único elfo en todo Valanderiel por el que Anaïs sentía un profundo respeto y admiración aparte de su madre. Solamente él la había tratado como si su raza mezclada no fuera un problema y siempre la impulsó a llegar tan alto como quisiera; cuando se unió a la Orden de la Dama no dijo ni una palabra para quitarle la idea de la cabeza, con su silenció le dio su aprobación y eso era muy importante y algo que jamás olvidaría.


-Son extranjeros, la herida no deja de sangrar pero no creo que un torniquete pueda servir de algo y no sé qué hacer.

Odiaba reconocer que estaba perdida, pero de todos los elfos y humanos del mundo, solamente a Alyan le habría reconocido algo así, su orgullo parecía desaparecer estando junto a él.

-Veamos…

El elfo se acercó hasta estar junto a Anaïs y miró fijamente en los ojos de Alex como si quisiera descubrir hasta el más profundo de sus pensamientos, después con cuidado quitó la manga con la que ella estaba tratando de contener la hemorragia, la cantidad de sangre era menor pero ella no sabía si era porque estaba mejorando la herida o si era porque estaba muriendo desangrado. Alyan examinó el corte y susurró algunas palabras mientras sacaba de su cinturón una botellita que parecía tener un líquido verde acuoso. Lo destapó y roció la herida, escocería eso era un hecho pero era la forma más rápida de cauterizar sin tener a la mano una barra de metal ardiente, la semielfa solamente esperaba que se recuperara y después lo golpearía por imprudente.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 30/08/09, 08:01 pm

Music to read: Angels and Men

La fresca brisa marina llenaba el lugar, mientras el cántico de exóticos animales desataba el alma mas atávica de la naturaleza. El aire entraba por la ventana arremolinandose en el interior del cuarto en el que se encontraba, mientras un mechón de pelo le incordiaba, bailando y haciendole cosquillas por toda la cara, pero era demasiado cómoda aquella situación como para cambiarla. El tiempo pasó lentamente, y la inercia del sueño le empujaba a mantenerse entre las frescas ropas de la cama. En un acto atemporal, comenzó a notar un peso sobre su pecho, que se extendió sobre todo su cuerpo. Conocía aquel aroma perfectamente, dulce hasta hacerse empalagoso y ese calor que nunca era incomodo.

Sus ojos apenas se podían acostumbrar a la luz blanca que irradiaba su vista, intentando centrarse en la mancha oscura que tenía encima; tapando el mayor foco de luz con una mano. Su piel era morena, fina y suave. Alex sintió el impulso de acariciarla, mientras ladeaba la cabeza, para deshacerse del molesto mechón. Sus ojos azabache, a juego con su pelo largo y lacio, que se extendía por toda la cama, siguiendo cada pliegue de ropa y cada conturno de su cuerpo. Su vestido era también negro, de una sola pieza y sin mangas. Alex acercó sus labios a la frente de la chica, y con un silencioso beso; intentó incorporarse; estando ella ,demasiado mayor para ser adolescente y demasiado joven para ser mujer, en medio de la trayectoria. Lo interceptó con brusquedad y lo devolvió a la cama de donde, seguramente, ella no quería que se fuera. Sus muñecas estaban bien aferradas contra la almohada, y el pelo de la chica creaba una especie de tunel en el que solo existian ellos dos. Cuando sus dos labios estaban a centímetros de chocar en una simfonía de saliba y desenfreno, el ruido de una puerta abriendose bruscamente los despertó del letargo en el que se encontraban. Dos niños y una niña entraron por la puerta, al grito de "papá, papá!". Aquellos niños eran la alegría de esa casa, el motivo por el que vivía Alex.

En ese momento, dejó de notar el peso de la chica sobre sus piernas. Cuando se apresuró a mirar donde había ido ella; solo el vacío le observaba. Los niños y sus cánticos habían desaparecido, y el blanco deslumbrante de la pared había desaparecido, dejando tan solo un gris pálido. Ahora podía ver las rugosidades de la pared. La cama estaba cubierta por ropas deshilachadas y desgastadas, con un suelo de madera, deformado por años de humedad y goteras. Alex comenzó a entender aquello, alzandose sin impedimento alguno, para asomarse por la ventana y observar a lo lejos uno de los grandes bosques que rodeaba la mansión Valenti. Debajo de su ventana, estaba el grupo de amigos que sobrevivió a la trajedia. Ya olía a sangre en el ambiente, pero su nariz entonces estaba demasiado poco acostumbrada a la guerra. Se giró hacia el interior de la casa, que ahora tenía la apariencia de la mansión donde se crió, tan llena de vida y ahora tan apagada. Salió de su cuarto y bajó las escaleras que estaban al final del pasillo, decorado con cuadros a los lados y una alfombra roja que lo recorría de principio a fin. En el Hall, sus ojos ya estaban sin vida, observando el particular drama que pudo haber ocurrido cuando los soldados entraron en la casa. Sus hermanos, su padre, su madre; todos yacían en el suelo, mientras que los soldados parecían disfrutar del cuerpo aun vivo de sus hermanas mayores o pequeñas. No parecía importarles demasiado.

Al salir de la mansión, Alex caminaba arrastrando los piés. No le había dominado el cansancio, ni se sentía morir. No le dolía ninguna extremidad: su alma se estaba contrayendo ante aquella horripilante verdad. Miró a aquellos ojos azabaches, que no eran otros que los de la chica con la que comenzó toda esta distorsión. No había sentido en esa imagen, no había lógica. Ellos sobrevivieron y ahora estaban allí, como adultos empalados formando una tétrica circunferencia que recorriía toda la plaza del pueblo. Alex a duras penas pudo alzar un brazo para acariciar la cara de aquella chica. Desde que era pequeño siempre le había gustado aquella niña que no parecía hacerle un caso especial. Sentía que tenía que mirar en la hoguera, sabía que era la única manera de avanzar. Pero no podía, su voluntad, su corazón y su mente se habían quebrado por completo.

No quería entender nada mas. Había entendido lo que pensaba que debía entender, y en silencio comenzó a llorar. No huvo gritos, ni graznidos. Ni siquiera un ruido mas allá del leve sollozo de un hombre que acavaba de entender que había renunciado a toda una vida llena de felicidad por huir de un pasado que siempre le perseguía.

Entonces, como si despertara de un hechizo, un grito rompió el silencio de la selva. Intentaba respirar aire, pero le resultaba increiblemente dificil, por lo que hacía grandes esfuerzo en respirar y una cantidad de ruido equitativa. Cuando abrió los ojos, con lágrimas en él, vió a dos formas. Una de ellas era claramente Anaïs, mientras que la otra figura era todo un misterio para él. Nisiquiera veía bien, ya que una fina capa de legañas se había extendido por su ojo, impidiendo una percepción precisa, disipando toda forma que observara. En ese momento, intentó articular alguna palabra, cuando su barbilla se despegó de su pecho, para volver a dejarla caer a peso muerto.

Nadie pudo oir lo que dijo antes de descubrir que no tenía la suficiente entereza como para mantener una sola frase en pié. Quizas los elfos si puedieron percibir en sus labios como se dibujaba la palabra "gracias".


Última edición por Alex el 31/08/09, 06:14 am, editado 1 vez

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 30/08/09, 09:03 pm

Un suspiro salió de los labios de Anaïs, aliviando la tensión que había sentido en los instantes en los que no respondía y ese casi inaudible gracias; Alyan observó la herida y supo que viviría aunque estaría débil algún tiempo en lo que recuperaba toda la sangre perdida. De reojo observó las demás heridas, ninguna lo suficientemente grave que no pudiera curar la semielfa o algún humano con conocimientos básicos de medicina.

Con cuidado tomó la cantimplora y mojó su manga limpiándola primero de la sangre y después con cuidado frotando el rostro de Alex, al menos con eso evitaría confundirlo con un bárbaro y atravesarlo con Thenidiel….aunque claro está en cuanto recuperara la conciencia se encargaría de patearle el trasero, ningún soldado se hubiera comportado así acaso su armadura solamente era para aparentar?


-Se recuperará, será mejor que vayas con uno de esos al río para que no se queden sin agua, ningún Bôrg se acercará mientras el cadáver de este esté aquí.

Anaïs no se movió de su lugar aunque con una mirada le indicó a Alyan que no confiaba ni un ápice en los hombres que estaban ahí, parecían petrificados y sus ojos demostraban que no dudarían en huir o matar por salvar su pellejo sin importar que fuera su líder que estaba herido por que ellos no movieron sus espadas.

-Le has agarrado cariño al hombre eh? No te preocupes yo me quedaré no creo que intenten nada..

La voz fue un susurro, inaudible para los humanos y con cierto tono de burla que no le pasó desapercibido a la Paladín, pero solamente le dirigió una mirada de pocos amigos que claramente decía “ya verás cuando estemos solos” incluso los hombres pudieron notar el aura agresiva y el frío que logró provocarles escalofríos

-Tú ven conmigo, toma las cantimploras de Alex y de tu compañero, iremos por agua y veremos si conseguimos algunas frutas o peces para comer. Mientras tanto el otro empezará a montar el campamento no voy a arriesgarme a mover a A…l herido antes de tiempo

Alyan trató de disimular una risa pero el sonido alcanzó los oídos de la semielfa que de inmediato le dirigió una nueva mirada, antes de girarse y empezar a caminar. Los hombres se quedaron parados en us lugar sin saber que debían hacer, justo empezaban a considerar la idea de volver al campamento principal cuando la voz de Alyan sonó de forma fuerte y de jefe.

-Qué no escucharon? Hagan lo que dice ahora

Los hombres trastabillaron mientras uno recogía con prisas las cantimploras y el otro buscaba ramas para un fuego y de las mochilas que llevaban una manta para crear una tienda. Anaïs caminaba rápidamente casi olvidándose de que estaba guiando a un hombre mientras las palabras de Alyan resonaban en su cabeza y ella tenía un debate mental:

-Tomarle cariño a un hombre? Pero que clase de persona cree que es ella? Tendría más posibilidades de tomarle cariño a uno de los perros que rondan la ciudadela antes que a un hombre, además es uno de las enseñanzas de la Dama el ayudar a los necesitados, si estábamos en batalla y fue demasiado imprudente pero que iba a hacer? Dejarlo que el Bôrg lo devorara en una tierra extranjera cuando aún no cumplía su misión? Maldita sea porque se alteraba tanto`? **

Respiró profundamente varias veces, antes de llegar al riachuelo y con el sonido regresar a la realidad; se detuvo y giró para ver dónde venía el hombre, si tardó unos minutos y al llegar se dejó caer iba más rápido de lo que pensaba. Se desabrochó la gabardina para enjuagarla en el río, dejando al descubierto su esbelto pero bien formado cuerpo con unos pantalones negros también y una blusa sin mangas negra.


-Toma el agua río arriba de donde estoy lavando esto, queremos agua limpia. Y ve si encuentras unos frutos rojos del tamaño de duraznos son nutritivos y llenadores.

.-.-.-.-
Mientras tanto Alyan se había quedado supervisando como ponían el campamento y como reaccionaba Alex una vez que la sangre recorriera su cuerpo de nueva cuenta, En esos momentos pudo examinarlo sin sentir culpabilidad, después de todo se veía inconsciente, pero le causaba curiosidad el hecho de que fuera extranjero y que Anaïs se viera preocupada, quizá el dejarla rodearse de humanos por tanto tiempo le estaba afectando su juicio. Sonrió esta sería una plática muy interesante con su madre.

FdI
** esto es pensado
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 31/08/09, 08:23 am

Ahora todo en lo que pensaba, era en volver a aquella habitación blanca. Algo vacío había nacido dentro de él, notando como si el vacío reclamara llenarse con todo lo que pudiera poner en él, pero todo lo que le quedaba era el amargo recuerdo de lo que vivió durante unos instantes. Ya no sabía si huir de su ciudad fué la mejor idea, si huir de los sentimientos era mejor que luchar contra lo que los provocaba.

Deber. Honor. Honestidad. ¿Que deber le motivaba? ¿Que honraba?¿Hacia quien podía ser honesto si no lo era ni consigo mismo?. Aquel vacío no hacía mas que engullir todo su ser. Odiaba admitirlo, pero era un cobarde; un cobarde que solo sabía matar. Cuando algo le asaltaba en un terreno mas allá del físico, la única opción que encontraba era alejarse de aquello que le provocaba sensaciones que, agradables o desagradables, desconocía. Podía tener un cuerpo extraordinario, pero no dejaba de ser mas que un hombre herido emocionalmente. Muy poca gente conocía el pasado de Alex, y menos aun son capaces de entender lo que ha pasado para llegar donde está, a lo que ha renunciado por huir, lo que ha llegado a apartar para seguir corriendo el linea recta, sin observar nada mas que lo que tenía delante. Había algo que le bloqueaba, y no había nada mas frustrante en aquella oscuridad que no poder reconocer lo que era.

¿Realmente había querido agradecer a Anaïs y al extraño que le salvaran la vida? Había sido un acto reflejo, inconsciente. Quería quedarse eternamente en aquella cama, entre las blancas sábanas de tacto fresco y aquella chica. Quería vivir eternamente en aquel tunel de filamentos oscuros que solo tenía dos extremos que cada vez se hacían mas próximos. Quería perderse entre aquellos niños que jugaban, lloraban y bailaban. Quería sentirse vivo, quería sentir el mundo entero bajo sus pies, quería respirar todo el aire del mundo en una sola aspiración. Quería soñar con aquellas paredes blancas, con aquella paradisiaca plalla del cabo Renkins, a escasos metros de la colina que escapaba, escarpada, de la selva que no dejaba de pelearse con la playa. Quería ir con ellos a las montañas heladas del norte, jugar con ellos a algún juego sin mas sentido que el de la diversión.

Pero ya no podía soñar con lo que había vivido hace un rato. Quería preguntarse por que, pero al instante ya no le interesaba la respuesta.

Abrió los ojos, parpadeando repetidamente para deshacerse de lo que le estorvaba para tener una visión clara de lo que ocurría. Sentía un dolor en el hombro que le paralizaba por completo. Era como si le estuviese clavando mil agujas de dentro hacia afuera, como si alguien le huviera hechado sal en la herida, y no era una sensación agradable. Seguramente le habrían puesto un hierro al rojo vivo en la herida, no era la primera vez que sentía la sensación, aunque esta vez era mas profunda. No estaba del todo recuperado y su cabeza daba vueltas. Parecía que mantenerla encima de los hombros era una de las mayores proezas a las que se huviera tenido que enfrentar. Con voz trémule, intentó hablar; pero parecía que cada palabra arrastrara hacia afuera todo el vacío que sentía.

-¿Quien anda ahí?-

Había algo mas que el dolor y el cansancio en su voz, pero solo alguien que conociera muy bien a Alex podría notarlo y ese tipo de personas hacía mucho tiempo que habían desaparecido de su vida.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 31/08/09, 02:56 pm

El modesto campamento estaba casi listo, el hombre se había encargado de poner una manta como techo y de crear un fuego que mantuviera a los demás habitantes de la isla alejados, Alyan se mantenía de pie de frente a Alex observando cada una de sus reacciones como si estuviera midiendo los deseos de seguir en este mundo. Muchas veces aunque estuviera todo a su favor si el enfermo no deseaba mejorarse simplemente no había poder que lo sacara de ahí, en eso las palabras llegaron como un suave susurro, el hombre ni se inmutó fijando sus ojos en las llamas como si temiera que el elfo pudiera comerlo solo con la mirada.

-Saludos, soy Alyan, Anaïs fue por agua y a conseguir algo de comida, voy a revisarle el hombro así que no se mueva.

Sabía que no tenía fuerzas para moverse, pero no quería que por un ataque de adrenalina tratara de atacarlo, no es que no pudiera vencerle pero eso complicaría su herida y seguramente el humor de Anaïs no mejoraría en nada. Revisó el hombro y la herida estaba ya cauterizada y poco a poco el color en el rostro de Alex volvía, dándole a entender que el flujo recobraba poco a poco un nivel saludable.

-Tardará en recuperarse pero no creo que tengo problemas de movilidad..de todas formas será mejor que trate de dormir.

La voz era pausada, y aunque se notaba un dejo de preocupación no se reflejaba en los ojos que aprecían enfocados en estudiar todo lo relacionado con Alex, ignorando por completo al otro hombre, después e todo los cobardes no merecían ni un ápice de reconocimiento.

.-.-.-

Anaïs había acabado de lavar su gabardina y estaba usándola como ‘bolso’ para recoger las frutas pues el hombre estaba bastante negadito para siquiera ayudar por lo que le encargó que mejor llenara las cantimploras y sirviera de guardia. Cuando hubo recolectado lo suficiente (los arbustos estaban cargados) se acercó al río, no les vendrían mal unos peces pero tardaría bastante y no quería dejar a Alyan solo tanto tiempo, no porque pudiera estar en peligro pero si el humano hacía algo para disgustarlo las cosas no pintarían bien.

-Con esto tendremos suficiente por un día en lo que se recupera el herido, de todas formas el camino es fácil si hay que recoger más.

Empezó a caminar de regreso un poco más lento pero no lo suficiente como para que el hombre no sintiera que estaba en un entrenamiento hasta la muerte.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Alex el 31/08/09, 08:58 pm

Alex no dejaba de sentir esa sensación en el hombro, como si alguien huviera decidido templar una hoja virgen en su hombro. Cada vez iba mejorando su percepción visual y ahora ya podía diferenciar detalles en los rasgos de Alyan. Debía de ser un elfo, ya que como había pronosticado era bastante parecido a un humano, pero tenias formas mas alienas que las de Anaïs -Alyan... tu debes de ser un elfo, ¿no?- Alex dejó escapar una risa bastante afectada, como el resto de la oración. Miró en dirección al cielo, bloqueado por la manta que le descubría el techo. Odiaba admitirlo, pero lo mas provable es que no se pudiera levantar para mirar las estrellas.

-Señor Alyan... ¿crees que podría levantarme?- Aunque sabía la respuesta, hizo la pregunta. Quizas le sorprendería, ¿quien sabe? Ahora mismo necesitaba estar solo, pero lo mas provable es que todo lo que pudiera lograr lo obtuviera con una noche de solido descanso. La brisa ahora mismo era fresca y el ruido del mar bañaba la mente de hasta el mas espitoso, relajando hasta un punto laxante la mente. Solo escucharlo vaciaba la mente y el espiritu de quien estuviera dispuesto a relajarse. El aroma de la zona le recordaba a su sueño, a aquel sueño que nunca fué.

-Chicos... ¿estais ahí?- Ante aquella pregunta, nadie respondió; dando Alex por sentado que ya se habían ido. Quería hablar con Alyan a solas, pero no estaba seguro de tener la entereza psicologica necesaria en esos mismos momentos para hacerla y, sobre todo, para afrontar sus respuestas. Quizas este sitio fuera la manera definitiva de escapar de Imeria sin sentirse mal consigo mismo; aunque creía ser consciente de saber que el fantasma de su vida pasada le perseguiría toda la vida. Incluso, aunque fuera sorprendente para ellos, él fué antaño un noble de la casa de los Valenti. Quizas lo unico de valor en todo lo que Alex representa, sea su propio apellido, fruto de epocas pasadas.

Alex

Cantidad de envíos : 56

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Anaïs el 31/08/09, 09:24 pm

-No es conveniente que se mueva aún, cuando llegue Anaïs puede tratar de convencerla. Uno de los hombres fue con ella el otro parece absorto en la fogata..

Alyan sonrió, seguramente imaginándose la reacción de Anaïs al escuchar la pregunta, si bien le iba a Alex le iba a dejar recostarse para que durmiera, por supuesto el elfo no le iba a dar más información sería mucho más interesante el ver que lo intentara sin conocimiento previo de las reacciones.

Ruidos de pasos se acercaban, uno pesado y lento y el otro rápido y si no fuera por el entrenado oído de Alyan pasaría desapercibido. Apareció primero la semielfa, llevando la gabardina hecha bolita pero ya con la cara limpia, al menos esperaba que no le saliera un morado que le cubriera la nariz tras el golpe; detrás el hombre que parecía había dejado sus pulmones hacía varios metros pues llegó a sentarse de forma ruidosa junto al otro sin siquiera soltar las cantimploras. Lo único que llenó al ambiente unos instantes fue su pesada respiración y murmullos entre ambos hombres que llegaban a la perfección a los oídos de Alyan y Anaïs pero que no les daban importancia…al menos de momento pasarían desapercibidos.


-Cómo se encuentra?

En sus ojos se notó el alivio de verlo despierto aunque fueran solo milésimas de segundo lo que duró en ellos, después la actitud fría y alejada aparecía de nueva cuenta lo que ayudó a que la semielfa se moviera con más libertad, dejando las frutas en el suelo y acercándose a Alex y Alyan.

-Por cierto quería preguntarte algo el herido.

Anaïs giró sus ojos hacía los de Alyan, el tono de voz que había usado era sospechoso, demasiado sospechoso como si esperara diversión de lo que Alex pudiera presentar. Levantó una ceja y después se dirigió al hombre tratando de mirar de reojo el rostro del elfo si había planeado algo le tocaría una larga y amena plática con ella al caer la noche.

-Dígame Alex… matizó el nombre para que Alyan lo escuchara, una cosa es que ella se refiriera a él como “el herido”, “el imprudente”, “el loco” pero tenía un nombre y lo usaría por educación -Estaremos aquí un día mínimo en lo que recupera fuerzas, cerca hay agua y comida suficiente para los cuatro…

Si era soldado agradecería la actualización del estado en el que se encontraban así era ilógico el siquiera pensar en moverlo para llegar a la aldea humana, estaría atascado con ella por un día más de lo previsto al menos, lo suficiente para que ella pudiera saciar su curiosidad. Miró atentamente los ojos de Alex esperando la pregunta la verdad es que no tenía ni idea de que podría preguntarle, así que de forma paciente esperó; Alyan también cambiaba su vista de Alex a Anaïs esto sería interesante para él la interacción entre un humano y la semielfa una ocasión imprevista pero positiva.
avatar
Anaïs

Cantidad de envíos : 164

Volver arriba Ir abajo

Re: Conquistador

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.